62. Principios de las elecciones de la iglesia

(1) Antes de unas elecciones, es necesario comunicar sobre la verdad y comprender los principios. Se debe elegir a líderes y obreros capaces de hacer obra práctica, según las disposiciones de la obra.

(2) Durante unas elecciones, es necesario practicar la verdad y tratar a las personas de manera justa. No hay que dejarse llevar por la emoción ni por afinidades o antipatías personales sino votar de manera imparcial según los principios.

(3) Toda persona en una iglesia tiene derecho a votar en unas elecciones y derecho a ser elegida. Nadie puede privar arbitrariamente a otro de su derecho a votar y ser elegido.

(4) No se permite a nadie designar un candidato unilateralmente, y es necesario garantizar que al menos el 80 % de los miembros de una iglesia vote en unas elecciones para que estas sean válidas.

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Las elecciones democráticas de la iglesia para los líderes y colaboradores conciernen al acontecimiento fundamental del pueblo escogido de Dios para entrar en la vía correcta de la creencia en Dios. Conciernen directamente al acontecimiento fundamental de la vida de iglesia, Cuando se eligen buenos líderes y colaboradores, la vida de iglesia será buena. Si los falsos líderes y anticristos toman el poder, traerán desastres a la iglesia y el pueblo escogido de Dios estará en peligro y será acosado. ¿Consideras que no son importantes los desastres causados por los falsos líderes y anticristos a las iglesias en diversos lugares? El pueblo escogido de Dios debe saber que la forma en que se traten las elecciones de la iglesia importa mucho y debe tratarlas con seriedad. Los siete principios de las elecciones democráticas de la iglesia que el pueblo escogido de Dios debe entender y cumplir se anuncian a continuación:

1. Todos los del pueblo escogido de Dios en la iglesia (excepto los expulsados) tienen el derecho de elegir y ser elegidos. Nadie tiene derecho a interferir con el derecho de los del pueblo escogido de Dios a elegir y ser elegidos.

2. Cuando la iglesia celebre elecciones, se le debe notificar a todos los del pueblo escogido de Dios y todos deben participar (se refiere a la votación). Se considera que quienes sepan de las elecciones pero que no participen en ellas, pierden voluntariamente sus derechos. Nadie tiene derecho a seleccionar un grupo de personas para llevar a cabo las elecciones ni a excluir a un grupo de personas para que no participe en ellas. Cualquiera que prive a otros de su derecho a votar o les prohíba hacerlo es una persona perversa que viola los derechos humanos y se resiste a la verdad.

3. En las elecciones de la iglesia, no se permite a nadie designar un candidato, ni incitar ni obligar deliberadamente al pueblo escogido de Dios a votar siguiendo la voluntad de una persona determinada. Este es un acto en contra de los derechos humanos y de la verdad. Antes de las elecciones, sólo se permite comunicar la verdad y predicar los principios para practicarla. Esta es la forma apropiada de comunicar la verdad y de llevar a cabo los deberes propios. Por tanto, cualquier resultado de las elecciones conseguido por incitación, engaño o coacción de las personas en el voto no es válido.

4. La cantidad de votantes que participen en las elecciones de una iglesia debe ser de más del 80% de sus miembros. Para los distritos y regiones, la cantidad de votantes participantes puede ser temporalmente el número máximo alcanzable que dicten las circunstancias. En el caso de que algunos del pueblo escogido de Dios no puedan participar en la votación porque no se les haya notificado, esas elecciones en particular no serán válidas.

5. Nadie tiene derecho a sustituir ni quitar a ningún líder o colaborador elegido justa y debidamente, independientemente de los problemas que pueda tener este, a no ser que existan problemas especiales no conocidos por el pueblo escogido de Dios. Bajo esta circunstancia, la destitución debe ser aprobada por más del 80% del pueblo escogido de Dios con el fin de llevar a cabo una elección extraordinaria.

6. Las elecciones democráticas de líderes y colaboradores ha sido institucionalizada. El ejercicio es de un año. Nadie tiene derecho a ascender, asignar o sustituir a un líder o colaborador en cualquier nivel nombrado a partir de unas elecciones de la iglesia. Si un líder o colaborador electo ha cometido graves transgresiones en el oficio que lo incapacitan para seguir trabajando, puede celebrarse una elección extraordinaria después de que la mayoría del pueblo escogido de Dios lo apruebe.

7. A partir del día en que la casa de Dios promulgó la plena implementación del sistema electoral de la iglesia, ningún líder o colaborador tiene derecho a designar o escoger líderes de la iglesia para cualquiera de los niveles. Los líderes de todos los niveles de la iglesia deben ser elegidos. Esta es la regla administrativa de la casa de Dios que nadie tiene derecho a enmendar. Quienquiera que viole esta regla administrativa será castigado como el anticristo.

Después de implementar los siete principios para la elección democrática de líderes y colaboradores de la iglesia, líderes y colaboradores de todos los niveles y los del pueblo escogido de Dios deben cumplir con la práctica en consecuencia. Los del pueblo escogido de Dios tienen derecho a supervisar a los líderes y colaboradores en todos los niveles para que se lleven a cabo las elecciones según los siete principios. Los del pueblo escogido de Dios pueden unirse para restringir y detener a cualquier líder o colaborador en cualquier nivel que viole estos siete principios. Si alguno de ellos se niega, pueden apelar a los líderes superiores. Esto es un acto justo para mantener la obra de la iglesia. Todos los del pueblo escogido de Dios deben apoyar y cooperar. Sólo implementándolo de esa manera pueden restringirse la perturbación y la conducta violenta de los falsos líderes, colaboradores y personas perversas. La iglesia tiene la autoridad para expulsar a cualquier persona perversa que haya sido claramente expuesta en las elecciones de la iglesia si ella es incapaz de arrepentirse y admitir sus pecados. Sin embargo, debe informar su acción para que esta sea aprobada.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Todo el pueblo de Dios debe entender que hacer un buen trabajo de elegir líderes de iglesia es una cosa importante que afecta la posibilidad de que cada una de las personas del pueblo escogido de Dios pueda o no ser salvada. Todo el pueblo escogido de Dios debe tener esta actitud: escoge a quienquiera que pueda llevarte a la vía correcta de creer en Dios; escoge a quienquiera que pueda guiarte a ser salvado por Dios. Independientemente de cómo solían tratarte, debes dejar de lado tus rencores personales y emitir un voto totalmente imparcial. Si crees verdaderamente en Dios, entonces en aras de ser salvado por Dios, debes elegir correctamente a los líderes y diáconos de iglesia. Votar basándote en emociones y deseos personales sólo te hace daño y podría arruinar tu vida. Eso no logrará ningún beneficio ni vela por el interés de nadie del pueblo escogido de Dios. Cuando elije líderes y diáconos de iglesia, todo el pueblo escogido de Dios debe aprender a ser considerado con la voluntad de Dios y aprender a practicar la verdad. No votes emocionalmente, deja de lado los rencores personales y actúa de acuerdo con los principios. Sólo haciéndolo así estás conformándote a la voluntad de Dios y asumiendo la responsabilidad de tu propia vida. ¡Veamos quién puede defender la verdad y emitamos un voto justo! Después de que cada iglesia haya cumplido y comunicado esto apropiadamente, puede elegir oficialmente sus líderes y diáconos de iglesia. Las elecciones deben ser celebradas y supervisadas por colaboradores del distrito. Designar líderes y diáconos por elección es justo y razonable. Por un lado, resuelve el problema de las dsignaciones inapropiadas ordenadas por líderes de niveles superiores y, por el otro, evita que líderes inadecuados continúen ejerciendo. Esto es beneficioso tanto para la obra de la iglesia como para el pueblo escogido de Dios. En el pasado, la proporción de personas calificadas designadas por líderes de distrito era demasiado baja. Había demasiadas desviaciones, principalmente porque la corrupción de la humanidad es muy profunda. Todos los que no han sido salvados ni perfeccionados no son adecuados. Este hecho es innegable. Así pues, los líderes y diáconos de iglesia deben ser elegidos democráticamente y no deben ser designados directamente por ninguna persona. Esta forma muestra la responsabilidad de la iglesia hacia el pueblo escogido de Dios. Después de que los líderes y diáconos de iglesia sean elegidos, serán directamente alimentados, provistos y apoyados por los líderes y colaboradores del distrito. Si la persona elegida no logra llevar a cabo ninguna obra real después de un tiempo, puede celebrarse una nueva elección para su posición. También pueden celebrarse nuevas elecciones para las posiciones de diáconos elegidos que sean inadecuados. Pero celebrar elecciones es el método correcto, el cual debe defenderse y no abandonarse nunca. La obra de Dios ofrece a las personas libertad de elección. A partir de ahora, los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia serán elegidos por el pueblo escogido de Dios y todos los no aprobados por el pueblo escogido de Dios deben ser expulsados. Una persona elegida que es revelada más adelante cuando se encuentra con pruebas debe ser eliminada y el pueblo escogido de Dios debe votar de nuevo por alguien nuevo. Las designaciones personales hechas por los líderes son mayormente incorrectas y tienen menos oportunidades de éxito, mientras que la mayoría de los elegidos por el pueblo escogido de Dios son relativamente correctos y tienen una mejor oportunidad de éxito. Esto es un hecho.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Antes de que se celebren unas elecciones, cada iglesia debe reunirse de tres a cinco veces para comunicar la verdad, para que el pueblo escogido de Dios entienda la importancia de las elecciones y sepa que elegir un buen líder es realmente bastante relevante para que cada uno de los del pueblo escogido de Dios reciba la salvación. Si el líder elegido resulta ser una persona malvada, un falso líder o un anticristo, la vida de iglesia del pueblo escogido de Dios en su totalidad saldrá perdiendo. ¿Por qué? Como el plazo para cada líder elegido es de un año, si el líder es una persona malvada, no habrá vida de iglesia a lo largo de este año. ¿Acaso no salen perdiendo todos los del pueblo escogido de Dios? Por tanto, que la iglesia pueda o no elegir a un buen líder implica la cuestión de que tengas o no vida de iglesia en ese año, de que tu creencia en Dios en ese año pueda llevarte a entender la verdad, lo cual desde luego está íntimamente relacionado con la entrada en la vida de cada persona escogida de Dios. Si la verdad se comunica claramente a este respecto, los del pueblo escogido de Dios darán importancia a las elecciones. Meditarán y pensarán seriamente para ver qué persona es adecuada para el liderazgo, quién puede resolver más problemas prácticos y qué persona comunica mejor la verdad. Emitirán su voto en consecuencia después de meditarlo. ¿Te beneficia esto directamente? Si votas según el desempeño externo de las personas o según tus imaginaciones y nociones, eso será problemático. Supones que pueden hacer los recados porque tienen una motocicleta, supones que son apasionados y están dispuestos a trabajar para Dios, pero no son adecuados para el liderazgo porque no entienden la verdad. Un líder debe tener entendimiento de la verdad porque no es su función guiarte al caminar. Su función es guiarte a entender la verdad, a comer y beber la palabra de Dios y entrar en la realidad, a entrar en la senda correcta de la creencia en Dios para ser salvado, a entrar en la senda correcta de la creencia en Dios. Así pues, elegir un líder no es un asunto simple. No es que cualquiera que haga los recados pueda actuar como un líder, que quien tenga un conocimiento elevado pueda ayudar a otros a entender la verdad ni que cualquiera que sea elocuente pueda resolver problemas. Más bien, debe entender la verdad y poseer una buena humanidad. Un falso líder no tiene la obra del Espíritu Santo. ¿Por qué no? Porque siente que es culto y elocuente, que está dispuesto a trabajar por Dios y hacer recados, así que Dios no lo tratará desfavorablemente si continúa creyendo así en Él. En consecuencia, no busca la verdad. Como no busca la verdad, no tiene la obra del Espíritu Santo. Sin la obra del Espíritu Santo, ¿qué problemas puedes resolver para el pueblo escogido de Dios a pesar de lo bien que hagas los recados? ¿Qué beneficios puedes ofrecer al pueblo escogido de Dios? Alguien que tenga pasión, que sólo pueda hacer recados, no puede ser un líder. Para ser un líder, una persona debe entender la verdad. Cuando veas a alguien que entienda la verdad, tenga realidad y buena humanidad, que pueda comunicar con el pueblo escogido de Dios y resolver cualquier dificultad que este tenga. Si eliges a una persona así para liderar, eso no sólo será beneficioso para tu propio crecimiento en la vida, sino que también lo será para que todo el pueblo escogido de Dios entre en la vida. Por tanto, debes tener principios al elegir un líder. No puedes sopesarlo según tu imaginación sin principios. Para determinar quién puede ser un líder, no puedes guiarte por quién es pudiente, puede hacer recados, tiene una gran pasión y puede dejarlo todo a un lado. Estas personas no pueden resolver los problemas.

Extracto de “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida”

El alcance de las personas que participen en las elecciones de la iglesia debe ser, por supuesto, el mayor posible; las elecciones no se pueden hacer sólo entre un pequeño grupo de personas. En las elecciones de líderes y diáconos de una iglesia debe participar todo el pueblo escogido de Dios en esa iglesia y sólo será efectiva si la tasa de participación es de al menos el 80%. Algunos lugares adoptan elecciones en las cuales sólo las personas del grupo A pueden votar. Esto realmente es absurdo e injusto. Todo el pueblo escogido de Dios en la iglesia tiene el derecho a votar y ser escogido. Aparte de las personas que deben ser expulsadas o segregadas, todas las demás personas tienen el derecho a participar en las elecciones. Nadie tiene el derecho a restringir esto. Las personas pueden renunciar voluntariamente a su derecho, pero está mal que un líder o colaborador restrinja a cualquier grupo de personas de participar en una elección. La casa de Dios no debe permitir esto. Las elecciones de la iglesia no deben permitir que nadie designe a un candidato. Todos en la iglesia tienen el derecho a votar y el derecho a ser escogidos y a nadie se le permite designar al grupo de candidatos. Este es el absurdo método de elección del gran dragón rojo y la casa de Dios nunca lo debe adoptar. Designar candidatos es la forma en que lo hace Satanás y debe ser rechazada por el pueblo escogido de Dios. La realización de las elecciones de la iglesia se debe construir sobre los fundamentos de confiar en el pueblo escogido de Dios. La opinión mayoritaria del pueblo escogido de Dios debe ser precisa y correcta, aún más que la opinión de cualquier líder o colaborador. Todas aquellas que no tienen fe en el pueblo escogido de Dios y sólo creen en sus propias opiniones, son personas arrogantes y engreídas que no tienen razón. Todas aquellas que siempre designan candidatos para las elecciones de la iglesia son personas egoístas y despreciables que tienen motivos ocultos. Como la iglesia lleva a cabo reuniones de grupos pequeños, la mayoría de las personas no se conocen. Así que, cada grupo puede elegir primero a una persona internamente y, al final, todos los escogidos en cada grupo pueden reunirse para tener reuniones por un día o dos antes de elegir a los líderes y diáconos de la iglesia. Esto básicamente finaliza la elección.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

La casa de Dios estipula que el pueblo escogido de Dios de todas las iglesias (excepto las personas que están a punto de ser expulsadas) tiene derecho a votar y ser elegido. Hay varias circunstancias especiales que deben manejarse con flexibilidad:

1. Si ciertos líderes y colaboradores previamente sustituidos con una humanidad relativamente buena han tenido experiencias reales, un progreso sustancial en la vida en los últimos años y pueden resolver problemas comunicando la verdad, tales personas están más cualificadas para ser elegidas como líderes y colaboradores. La obra de Dios para salvar a las personas se basa en la última actuación de la persona, no en si esta ha tenido o no transgresiones en el pasado.

2. Los del pueblo escogido de Dios que han sido buscados por las autoridades y a quienes se ha negado la vida de iglesia en los últimos años, deben participar en la vida de iglesia y disfrutar del derecho al voto y ser elegidos si no se han visto sometidos a indagaciones e investigación en los últimos uno o dos años. Lo acontecido varios años antes no debe tratarse como inmutable. Lo contrario es parecido a acusar y atrapar injustamente a las personas.

3. Actualmente (en los pasados seis meses), una persona que no pueda llevar a cabo el deber a causa de estar buscada o investigada por las autoridades o afligida con enfermedades graves, puede votar si quiere participar en las elecciones (no es necesario asistir personalmente). A pesar de tener el derecho de ser elegida, carece de las cualificaciones para serlo. También hay una situación en la que una persona ha cometido un número considerable de actos promiscuos o se ha involucrado en actos homosexuales durante un corto período en el pasado pero se ha arrepentido verdaderamente y ha actuado bastante bien. Tal persona también es idónea para ser elegida siempre que pueda llevar a cabo la obra real como líder o colaborador.

4. Si una persona con una humanidad relativamente buena y capacidad de trabajo contrae una enfermedad infecciosa, siempre que la misma no afecte a su trabajo, puede servir plenamente como líder o colaborador. Cuando las personas que entran en contacto con ella puedan evitar la infección, no habrá efecto en su trabajo. Si su salud es demasiado precaria para trabajar, entonces no está cualificada para servir como líder o colaborador.

5. En unas elecciones, cuando un hombre y una mujer estén completamente cualificados, no hay necesidad de elegir dos hombres o dos mujeres. Las elecciones pueden celebrarse de esta forma, pero cuando se trate de llevar a cabo deberes juntos, la mezcla de un hombre y una mujer debe evitarse.

6. Los jefes de asuntos de regiones y distritos y los directores de la predicación del evangelio son colaboradores y deben ser elegidos anualmente para el plazo de un año. Todos los líderes y colaboradores deben ser elegidos y no se debe permitir que sean escogidos por los líderes. Los que lleven a cabo deberes especiales deben ser seleccionados por medio del acuerdo entre líderes y colaboradores. No nay necesidad de exponerlo abiertamente a toda la iglesia. En particular, el personal involucrado en los servicios de seguridad debe ser seleccionado por medio del acuerdo entre líderes y colaboradores y no debe ser expuesto abiertamente a toda la iglesia.

Cuando una iglesia haya elegido a sus líderes y obreros en todos los niveles, toda su obra entrará en el buen camino y el pueblo escogido de Dios podrá participar en la vida de iglesia y cumplir con el deber con normalidad. Entonces, podrán competir de manera justa mientras cumplen con los deberes y practican la verdad sin ser restringidos por nadie. El pueblo escogido de Dios apoyará y escogerá a quien practique la verdad y posea la realidad; no hay necesidad de ganarse el favor de nadie o dejarse aconsejar por los demás. Deben estar firmes completamente en base a la realidad-verdad; de esta manera, surgirá una auténtica vida de iglesia y el pueblo escogido de Dios será liberado verdaderamente.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior: 61. Principios de la creación de iglesias

Siguiente: 63. Principios de la elección de líderes y obreros

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro