61. Principios de la creación de iglesias

(1) Dondequiera que veinte o más personas hayan aceptado realmente la obra de Dios y expresado un deseo de vida de iglesia, se puede fundar una iglesia.

(2) La fundación de una iglesia solo se debe hacer bajo la dirección de líderes de la iglesia, diáconos encargados de la difusión del evangelio o diáconos encargados del riego.

(3) Una vez que una iglesia ha seleccionado a sus líderes y diáconos, estos presiden toda su obra y son responsables de ella y de resolver todos sus problemas.

(4) Una iglesia se puede llamar como el lugar donde está ubicada y, después de su fundación, el número de sus congregantes puede fijarse según las condiciones locales.

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Los principios de la creación de iglesias son los siguientes: Se puede crear una iglesia siempre que haya un grupo de 10-20 personas que acepten la obra de Dios, hayan redactado una carta de solicitud de ingreso formal en la iglesia y estén dispuestas a cumplir con su deber. Si solo hay aproximadamente una decena de recién llegados que deseen reunirse, se puede instaurar un lugar de asambleas, pero no una iglesia. Quienes no hayan solicitado formalmente su ingreso en la iglesia únicamente podrán participar en las asambleas; no se consideran miembros formales de la iglesia. Las iglesias deben ser creadas personalmente por sus líderes, un diácono de evangelización o un diácono que riegue a los recién llegados. La poca familiaridad entre los recién llegados a la vida de la iglesia impide la celebración de elecciones. Por ello, los primeros líderes y diáconos de las iglesias para recién llegados se han de nombrar previo debate de varias personas que conozcan a estos. Este es el período de prueba; está plenamente justificada la celebración de elecciones entre seis y doce meses después, cuando todo el mundo se conozca. Cuando se cree una iglesia, sus líderes recién nombrados deberán celebrar un encuentro de oración. En este encuentro, primero se hará un anuncio formal de la creación de la iglesia, tras el cual comenzará la oración. Cada persona orará ante Dios, anunciará que cree formalmente en Dios Todopoderoso, que se va a incorporar a la iglesia y que está dispuesta a someterse a la obra de Dios, a aceptar la verdad, a purificarse y a hacer todo lo que esté en su mano para proclamar a Dios y dar testimonio de Él. También podrá contarle a Dios sus deseos y aspiraciones y hablarle desde el corazón. Con las oraciones de los elegidos concluirá la creación de la iglesia. Durante el período inicial tras la creación de una iglesia para recién llegados, los líderes de distrito ordenarán a otras personas que los rieguen y ayuden a dirigir la vida de la iglesia. Además, se ha de dar sustento a los recién llegados que realmente crean en Dios, amen la verdad y tengan aptitud para que logren comprender la verdad y entren en la realidad de esta lo antes posible. Transcurrido un año, los recién llegados que sean líderes y diáconos podrán asumir la responsabilidad de guiar formalmente la vida de la iglesia.

No hay un límite máximo de número de miembros de las iglesias para recién llegados en el extranjero. Deben tener al menos 50-100 miembros. Si los recién llegados consideran difícil la celebración de asambleas porque hay demasiados miembros, siempre que sea posible elegir a unos líderes adecuados se puede crear otra iglesia si así se solicita. El principio más importante de la creación de iglesias es tener a las personas adecuadas en puestos de liderazgo, lo cual es clave. La iglesia puede recibir el nombre de alguna ubicación local, como las iglesias de Corinto, Éfeso y demás que constan en la Biblia. Una vez creada la iglesia, se pueden configurar grupos de asamblea en función de dónde vivan los recién llegados. Si los recién llegados están demasiado dispersos y no les es posible celebrar asambleas juntos, pueden reunirse, hablar y contactar por internet.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

El nivel organizativo de la iglesia está compuesto por entre cinco y seis personas, de las cuales hay al menos dos líderes (tres líderes sería mejor) que sirven en coordinación, sin distinción de rango. Además hay tres diáconos: uno de predicación del evangelio, otro de asuntos y un tercero para el riego. La vida eclesiástica es dirigida directamente por los líderes de la iglesia.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Con respecto a esos lugares con más de 20 nuevos creyentes, en general, una iglesia puede establecerse después de que hayan mantenido la fe durante 3 a 6 meses. Con respecto a los que no buscan, los que no pueden discernir claramente si creen verdaderamente en Dios o los que no poseen una buena humanidad, su admisión en la iglesia debe retrasarse por un tiempo de más observación. Si los nuevos creyentes son individuos desconocidos entre sí o si son familia, parientes, amigos de los hermanos y hermanas y si están actuando bien, entonces pueden ser aceptados en la iglesia después de haber creído en Dios durante 3 meses. Después de establecer la iglesia, si se descubre que hay algunas personas que no son fiables, deben organizarse los grupos de reunión con cierta sabiduría con el fin de poner a todas las personas no fiables en un grupo para que puedan seguir siendo observadas.

Los principios y condiciones para establecer una iglesia para los nuevos creyentes no religiosos son que deben estar equipados con el sentido común mínimo que un cristiano debe tener: 1. Deben reconocer, de corazón, que sólo Dios Todopoderoso es el único Dios verdadero que creó los cielos, la tierra y todas las cosas y que sólo Él es el Señor de todas las cosas en el universo. 2. Deben ser conscientes de que la fe en Dios tiene el propósito de alcanzar la salvación, escapar de los pecados, escapar de la influencia de Satanás, volverse totalmente a Dios, obedecer a Dios y adorar a Dios, sólo entonces les hará ganar la vida eterna su fe en Dios. 3. Los que creen en Dios deben aferrarse el nombre del Dios verdadero, sin adorar a ídolos ni a espíritus malignos, y deben abandonar a todos los dioses falsos y espíritus malignos. 4. No deben participar en actividades políticas. Deben seguir las leyes de su país, pero sus creencias no deben estar limitadas por ningún país, gobierno ni partido político. Deben obedecer a Dios y no seguir a las personas. 5. Los cristianos deben aprender a ser sabios, ya que todos ellos son responsables de proteger la obra y los intereses de la casa de Dios o, de lo contrario, no merecen la gracia de Dios. Después de que hayan entendido estos asuntos, puede establecerse una iglesia para ellos o pueden ser aceptados en otras iglesias. Si no tienen entendimiento con respecto a estos asuntos, el establecimiento de la iglesia o su aceptación en la iglesia deben retrasarse.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior: 60. Principios de comunicación de la verdad-palabra de Dios

Siguiente: 62. Principios de las elecciones de la iglesia

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro