155. Principios para tratar al Gobierno en el poder

(1) Es necesario discernir si el Gobierno en el poder está compuesto por creyentes en Dios o por incrédulos. Si se oponen a Dios, entonces son demonios y no se les debe obedecer.

(2) Se han de observar las políticas y leyes nacionales; no deben infringirse. Sin embargo, si estas van en contra de los principios de la fe, no deben obedecerse.

(3) Se han de obedecer todas las políticas y leyes de una nación democrática, excepto aquellas que hacen a la gente pecar contra Dios y ofenderlo, esas no deben obedecerse.

(4) Se debe ejercer discernimiento respecto a todas las políticas y leyes perversas de una dictadura. Es preciso contemplar el trasfondo de su verdad y esencia.

Versículos bíblicos como referencia:

“El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama” (Mateo 12:30).

“Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres” (Mateo 12:30).

Las palabras relevantes de Dios:

¿Quién es Satanás, quiénes son los demonios y quiénes son los enemigos de Dios, sino los opositores que no creen en Dios? ¿No son esas las personas que son desobedientes a Dios? ¿No son esos los que verbalmente afirman tener fe, pero carecen de la verdad? ¿No son esos los que solo buscan el obtener las bendiciones, mientras que no pueden dar testimonio de Dios? Todavía hoy te mezclas con esos demonios y tienes conciencia de ellos y los amas, pero, en este caso, ¿no estás teniendo buenas intenciones con Satanás? ¿No te estás asociando con los demonios? Si hoy en día las personas siguen sin ser capaces de distinguir entre lo bueno y lo malo, y continúan siendo ciegamente amorosas y misericordiosas sin ninguna intención de buscar la voluntad de Dios y siguen sin ser capaces de ninguna manera de albergar las intenciones de Dios como propias, entonces su final será mucho más desdichado. Cualquiera que no cree en el Dios en la carne es Su enemigo. Si puedes tener conciencia y amor hacia un enemigo, ¿no careces del sentido de justicia? Si eres compatible con los que Yo detesto y con los que estoy en desacuerdo, y aun así tienes amor o sentimientos personales hacia ellos, entonces ¿acaso no eres desobediente? ¿No estás resistiéndote a Dios de una manera intencionada? ¿Posee la verdad una persona así? Si las personas tienen conciencia hacia los enemigos, amor hacia los demonios y misericordia hacia Satanás, ¿no están perturbando de manera intencionada la obra de Dios? Esas personas que creen solo en Jesús y no creen en Dios encarnado durante los últimos días, y aquellas que verbalmente afirman creer en Dios encarnado, pero hacen el mal, todas son anticristos, sin mencionar a aquellas que ni siquiera creen en Dios. Todas estas personas serán objetos de la destrucción.

Extracto de ‘Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Qué trato dar a la legislación nacional: Hay que discernir este asunto de acuerdo con la verdad. Las leyes no son la verdad, sino simples preceptos con los que los países mantienen la estabilidad del régimen. En nuestra fe en Dios hemos de considerar Sus palabras como la verdad; todo ha de basarse en las palabras de Dios. Los cristianos deben respetar las leyes legítimas decretadas por los gobiernos nacionales, pero en absoluto las leyes que violen las palabras de Dios y la verdad, especialmente las que se opongan a la fe, se opongan a Dios y lo condenen. Obedecer dichas leyes es traicionar a Dios y ponerse del lado de Satanás. La fe en Dios, por ejemplo, es un principio incuestionable, y cuando los países la supriman y restrinjan, debemos oponernos decididamente a estas leyes inicuas. Las leyes inmorales e injustas no deben respetarse, sino recibir una oposición decidida.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Cómo tratar con los funcionarios estatales: Hay que discernir este asunto de acuerdo con la verdad. Hay funcionarios buenos y malos, benevolentes y malvados. Debemos respetar a los buenos funcionarios y a los que realmente logran cambios para el pueblo. Los funcionarios que se oponen a Dios, lo condenan y persiguen son demonios malignos, y debemos odiarlos y maldecirlos. Sin embargo, hoy en día seguimos viviendo bajo el campo de acción malvado y oscuro de Satanás, por lo que hemos de ser inteligentes: actuar con inteligencia y conocer la realidad. Si hay funcionarios y empleados públicos dispuestos a creer en Dios y aceptar el camino verdadero, debemos predicarles el evangelio y llevarlos ante Dios para que puedan alcanzar la salvación; esto concuerda plenamente con la voluntad de Dios.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

¿A qué hace alusión el “gobierno de Satanás”? ¿Se someten los partidos gobernantes de distintos países a Dios o a Satanás? Los que se someten a Satanás pertenecen a las fuerzas de Satanás. Si idolatras a un partido gobernante satánico, si tu obediencia al partido gobernante satánico es absoluta y sigues a los líderes satánicos, perteneces a Satanás, vives bajo su campo de acción. Por ejemplo, el gran dragón rojo gobierna China. Si estás a favor del gran dragón rojo, gritas "¡Viva el gran dragón rojo!", lo idolatras y te sometes a él, vives bajo el campo de acción de Satanás. Sea cual sea el sistema social que idolatres o en el que tengas una fe ciega, si idolatras, sigues y obedeces a políticos y partidos gobernantes satánicos, vives bajo el campo de acción de Satanás. Es así porque estos políticos pertenecen a Satanás, no a Dios; no obedecen ni adoran a Dios, así que, al idolatrarlos, sigues e idolatras a Satanás. Por lo tanto, si un cristiano se une al partido gobernante satánico, eso significa que idolatra a las fuerzas de Satanás, que sigue a Satanás, y su fe en Dios es falsa.

Extracto de “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida”

Las políticas formuladas por el gran dragón rojo realmente no buscan la gobernanza del país ni beneficiar al pueblo. Se oponen totalmente a Dios y son diametralmente opuestas a la verdad, con lo que revelan la esencia inicua del gran dragón rojo, perversa y contraria al cielo. ¡El gran dragón rojo no es más que una banda de reaccionarios! Debes tenerlo claro. Si te odian, matan y atacan, son espíritus malignos y su esencia es inicua; si se portan bien contigo, si te hacen pequeños favores, si te benefician de diversas maneras, siguen siendo espíritus malignos y, además, inicuos. Cuando te queda clara su esencia, ya no estás cohibido por el hecho de que sean superficialmente buenos o malos contigo. Para poder descubrir la verdadera esencia del gran dragón rojo, no has de juzgarlo únicamente por lo que pregona, sino por sus actos y su efecto. Lo principal es fijarse en cómo trata a Dios y todas las verdades expresadas por Dios, y en cómo trata a los creyentes y seguidores de Dios; será entonces cuando descubrirás su horrendo rostro. Para discernir al gran dragón rojo, debes considerarlo en función de todas las verdades expresadas por Dios; sin entender la verdad, esto nunca será posible.

Extracto de “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida”

Anterior: 154. Principios para tratar a los incrédulos

Siguiente: 156. Principios de la obediencia a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro