149. Principios para tratar las festividades y costumbres sociales

(1) Las costumbres sociales tradicionales provienen de la humanidad corrupta. Son trucos que Satanás emplea en el hombre, y no fueron mandato de Dios.

(2) Los creyentes en Dios no deben seguir o prestar mucha atención a las costumbres sociales de la humanidad corrupta. En cambio, deben promover cosas positivas, y permitir que la verdad florezca y revele su esplendor.

(3) Es lícito estar adecuadamente alegre cuando se celebra un día festivo, pero no se debe permitir que interfiera en la conveniente tarea de cumplir con el deber. Hacer lo que satisface a Dios es la auténtica alegría.

(4) Cuando se acuda a distintos lugares para cumplir con el deber, se deben adoptar las costumbres sociales locales de cada lugar y adaptarse al entorno. No hay que dejar, sin embargo, que tales cosas se apoderen de uno.

Las palabras relevantes de Dios:

Las actividades supersticiosas en las que se involucran las personas son lo que Dios más aborrece. Incluso ahora, muchos siguen siendo incapaces de desprenderse de ellas, y piensan que son decretos de Dios y, hasta la fecha, no han podido deshacerse de ellas. Asuntos como los arreglos de las fiestas de boda o el ajuar para las jóvenes parejas, los regalos en efectivo, los banquetes y maneras similares con las que se celebran las ocasiones felices; las viejas frases se fueron transmitiendo y todas las actividades supersticiosas sin sentido, que se realizan por los muertos y las exequias funerarias, todas estas cosas son aún más detestables para Dios. Él odia incluso el día de adoración (incluyendo el Sabbat, que guarda el mundo religioso), y las relaciones sociales y la comunicación mundana entre los hombres son cosas que Él aborrece y rechaza todavía más. Ni siquiera la Fiesta de la Primavera y el Día de Navidad, de todos conocidos, han sido decretados por Dios, por no mencionar los juguetes y las decoraciones para todas estas festividades sagradas (copla antitética, petardos, farolillos, la Santa Comunión, regalos y celebraciones navideñas). ¿Acaso estas festividades no son ídolos en la mente de las personas? El partimiento del pan en el Sabbat, el vino y el lino fino todavía lo son enfáticamente más. Todos los diversos días de fiestas tradicionales en China, como la festividad del día del dragón que levanta la cabeza, el festival del barco dragón, la fiesta de mitad del otoño, la de Laba y la del día de Año Nuevo, y las fiestas del mundo religioso, como la Pascua, el día del Bautismo, el día de Navidad, todas estas festividades injustificables han sido organizadas y transmitidas desde los tiempos antiguos hasta la actualidad por muchas personas. La rica imaginación y la ingeniosa idea de la humanidad son las que han permitido su transmisión hasta hoy. Parecen estar libres de defectos, pero en realidad son trucos que Satanás le hace a la humanidad. Cuántos más Satanás vivan en una localidad, y más obsoleta y atrasada sea esta, más profundamente arraigadas están las costumbres feudales. Estas cosas atan en corto a las personas, sin permitirles movilidad alguna. Muchas de las festividades del mundo religioso parecen exhibir gran originalidad y parecen crear un puente hacia la obra de Dios, pero en realidad son los lazos invisibles de Satanás que atan a las personas para evitar que lleguen a conocer a Dios, las ingeniosas estratagemas suyas. De hecho, cuando una etapa de la obra de Dios ha acabado, Él ya ha destruido las herramientas y el estilo de ese tiempo, sin dejar rastro alguno. Sin embargo, los “creyentes devotos” siguen adorando a esos objetos materiales tangibles, pero relegan al fondo de su mente lo que Dios tiene sin estudiarlo más, aparentemente llenos del amor a Dios, pero habiéndole echado en realidad fuera de la casa mucho antes y habiendo sentado a Satanás en la mesa para adorarlo. Los retratos de Jesús, la Cruz, María, el Bautismo de Jesús y la Última Cena, son cosas que las personas veneran como al Señor de los Cielos, mientras claman una y otra vez “Señor, Padre celestial”. ¿No es todo esto una broma? Hasta hoy, Dios odia muchos dichos y actos similares que se han transmitido entre la humanidad; le obstruyen gravemente a Dios el camino por delante y, además, causan inmensos reveses a la entrada de la humanidad. […]

La mejor manera de cambiar el carácter humano es corregir las cosas profundamente envenenadas que están en las profundidades del corazón de las personas, permitiéndoles empezar a modificar su pensamiento y su moralidad. En primer lugar, los seres humanos necesitan ver con claridad que todos estos ritos, actividades, fechas, y festividades religiosas son detestables para Dios. Deberían liberarse de estos lazos de pensamiento feudal y erradicar todos los vestigios profundos de su propensión a la superstición. Todos estos forman parte de la entrada de la humanidad. Tenéis que entender por qué Dios conduce a la humanidad a salir del mundo secular y a alejarse de las normas y las regulaciones. Esta es la puerta para vuestra entrada y, aunque estas cosas no tengan nada que ver con vuestra experiencia espiritual, son las cosas principales que os bloquean la entrada, vuestro conocimiento de Dios. Forman una red que enreda a las personas.

Extracto de ‘La obra y la entrada (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿Qué cosas están incluidas en la cultura tradicional? ¿Se incluyen las festividades que celebran las personas? Por ejemplo: el Festival de la Primavera, el Festival de los Faroles, el Día de Limpieza de Tumbas, el Festival del Barco del Dragón, así como el Festival de Fantasmas y el Festival de Medio Otoño. Algunas familias celebran incluso los días en que los mayores llegan a una cierta edad, cuando los niños cumplen un mes de vida o 100 días, entre otras cosas. Estas son todas fiestas tradicionales. ¿No tienen estas festividades un trasfondo de cultura tradicional? ¿Cuál es el núcleo de la cultura tradicional? ¿Tiene algo que ver con adorar a Dios? ¿Tiene algo que ver con decir a las personas que practiquen la verdad? ¿Existen festividades para que las personas ofrezcan sacrificios a Dios, vayan a Su altar y reciban Sus enseñanzas? ¿Hay alguna festividad así? (No). ¿Qué hacen las personas en todas estas festividades? En los tiempos modernos se las considera como ocasiones para comer, beber y divertirse. ¿Cuál es la fuente subyacente a la cultura tradicional? ¿De quién procede la cultura tradicional? (De Satanás). Viene de Satanás. En el trasfondo de estas festividades tradicionales, Satanás inculca ciertas cosas en el hombre. ¿Cuáles son estas cosas? Asegurarse de que las personas recuerden a sus ancestros; ¿es esta una de ellas? Por ejemplo, durante el Día de Limpieza de Tumbas, las personas limpian las tumbas y ofrecen sacrificios a sus antepasados, para que las personas no los olviden. Asimismo, Satanás se asegura de que las personas recuerden ser patriotas, como por ejemplo el Festival del Barco del Dragón. ¿Y qué hay del Festival del Medio Otoño? (Reuniones familiares). ¿Cuál es el trasfondo de las reuniones familiares? ¿Cuál es su razón de ser? Es para comunicarse y relacionarse emocionalmente. Por supuesto, ya sea celebrando el Nuevo Año Lunar o el Festival de los Faroles, existen muchas formas de describir las razones de fondo de esas celebraciones. Independientemente de cómo se describan esas razones, cada una de ellas es la forma en que Satanás inculca su filosofía y su pensamiento en las personas, de manera que estas se aparten de Dios y no sepan que Él existe: ofrecen sacrificios a sus antepasados o a Satanás, o comen, beben y se divierten para satisfacer los deseos de la carne. Cuando se celebra cada una de estas festividades, los pensamientos y las opiniones de Satanás se plantan en lo profundo de la mente de las personas sin que estas se enteren siquiera. Cuando las personas alcanzan la edad de cuarenta, cincuenta o más años, estos pensamientos y los puntos de vista de Satanás ya están profundamente arraigados en sus corazones. Además, las personas hacen todo lo posible para transmitir estas ideas a la siguiente generación indiscriminadamente y sin reservas, sean correctas o incorrectas. ¿No es cierto? (Sí). ¿Cómo corrompen esta cultura tradicional y estas festividades a las personas? ¿Lo sabes? (Las personas se ven limitadas y atadas por las reglas de estas tradiciones, de manera que no les queda tiempo ni energía para buscar a Dios). Este es un aspecto. Por ejemplo, todo el mundo celebra el Nuevo Año Lunar; ¿te sentirías triste si no lo hicieras? ¿Existe alguna superstición a la que sigues apegado? ¿Acaso no sentirías: “No celebré el Año Nuevo y como el día del Nuevo Año Lunar ha sido horrible; no será malo todo este año”? ¿Acaso no te sentirías incómodo y un poco asustado? Incluso algunos que no han hecho sacrificios a sus ancestros en años, soñarán de repente que una persona fallecida les pide dinero. ¿Qué sentirán en su interior? “¡Qué triste que esta persona que ya no está necesite dinero! Quemaré algunos billetes por ellos, si no lo hago, no estaría bien. Podría causarnos problemas a los vivos, ¿quién puede predecir cuándo golpeará la tragedia?”. Siempre habrá esta pequeña nube de miedo y preocupación en sus corazones. ¿Quién les hace sentir esta preocupación? (Satanás). Satanás es la fuente de esta preocupación. ¿No es esta una de las formas en las que Satanás corrompe al hombre? Usa diferentes medios y excusas para controlarte, amenazarte y atarte, para que caigas en el aturdimiento, cedas y te sometas a él. Así es como Satanás corrompe al hombre. A menudo, cuando las personas son débiles o no son plenamente conscientes de la situación, pueden hacer algo descabellado sin proponérselo; es decir, caen involuntariamente en las garras de Satanás y podrían hacer algo sin querer y sin saber lo que están haciendo. De esta forma corrompe Satanás al hombre. Incluso hay bastantes personas ahora que son reticentes a deshacerse de las tradiciones culturales profundamente arraigadas, que sencillamente no pueden renunciar a ellas. Cuando son débiles y pasivos, en especial, pueden desear celebrar este tipo de festividades y desean encontrarse con Satanás y satisfacerlo de nuevo, para así poder traer consuelo a su corazón. ¿Cuál es el trasfondo de estas tradiciones culturales? ¿Está la mano negra de Satanás manejando los hilos detrás del escenario? ¿Está la naturaleza malvada de Satanás manipulando y controlando las cosas? ¿Está Satanás controlando todo esto? (Sí). Cuando las personas viven en una cultura tradicional y celebran este tipo de festividades tradicionales, ¿podríamos decir que este es un entorno en el que Satanás las está engañando y corrompiendo y, además, que son felices de ser engañadas y corrompidas por Satanás? (Sí). Esto es algo que todos vosotros reconocéis, algo que ya sabéis.

Extracto de ‘Dios mismo, el único V’ en “La Palabra manifestada en carne”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Hay algunas preferencias de quienes pertenecen a Satanás que se deleitan en el pecado; están completamente desprovistas de sentido y son cosas aburridas y sin valor. ¿Te gustan estas clases de cosas? ¿Las has abandonado o sigues viviendo en ellas? Por ejemplo, la festividad secular del Día de San Valentín o Halloween, ¿qué clases de festividades son? ¿Sigues celebrándolas? Estas festividades de los incrédulos no están en absoluto en sintonía con la verdad y sólo pueden corromper cada vez más a las personas. Si una persona no puede renunciar a ellas, eso simplemente demuestra que no tienen a Dios en su corazón. Las personas que tienen aversión por estas cosas en su corazón pueden abandonarlas; pueden abstenerse de seguir las tendencias del mundo y sólo buscan una vida de humanidad normal. Todas estas cosas que Satanás prefiere no nos gustan y nos distanciamos de ellas. Cuando las vemos, se nos revuelve el estómago, tenemos náuseas y nos repugnan; no tienen sentido. Pero a todos los incrédulos, especialmente a los ostentosos, les gustan esas cosas —todos ellos viven en ellas y sienten que son muy agradables, novedosas, nobles y maravillosas—. ¿No significa eso que su espíritu es inmundo? En ciertas festividades, las personas del mundo envían ciertas clases de flores o hacen ciertas cosas, ¿qué utilidad tiene eso? ¿Tiene sentido? No tiene sentido en absoluto. ¿Estáis interesados en esas cosas? También os molestan, ¿verdad? Establezcamos una nueva clase de vida. Los incrédulos pueden tener su propio estilo de vida y nosotros tendremos el nuestro. Como entendemos muchas verdades y podemos hacer cosas que tienen sentido, cosas que están en sintonía con la voluntad de Dios, nuestra vida de humanidad se enriquece. Hay muchas personas que no están interesadas en la vida de los incrédulos, pero tampoco tienen una vida nueva, así que sienten que su vida es muy aburrida. Lo mejor es que entiendan algunas verdades y después sabrán cuáles son las cosas con sentido que deben hacer y qué cosas significativas deben elegir hacer. ¿Cuáles de ellas pueden traer felicidad a las personas? ¿Lo sabes? Cuando hacemos cosas que permiten a las personas experimentar variedad en su vida, vivir plena, alegre y felizmente, tal como hablar sobre la verdad, cantar alabanzas a Dios, llevar a cabo actividades que tengan sentido y tener pasatiempos apropiados, entonces podemos vivir felizmente, incluso mejor que los incrédulos. Si podemos buscar la voluntad de Dios en todas las cosas que tienen relación con la verdad y podemos lograr la obediencia a Dios, esta es la semejanza de una persona que puede ser salvada. Tener la semejanza de una persona que puede ser salvada también es poseer una vida humana apropiada, una vida de obediencia y adoración a Dios. Entonces las personas podrán tener verdadera alegría y disfrute en lo profundo de su alma. Ganamos felicidad y disfrute entendiendo la verdad y poniéndola en práctica, y confiamos en vivir delante de Dios para un verdadero disfrute en nuestro espíritu. Este disfrute es mucho más grande y satisfactorio que el de vivir en el pecado. La alegría de vivir en el pecado es superficial y es espiritualmente vacía y dolorosa. Disfrutar de las palabras de Dios, vivir en ellas, poder practicar la verdad y satisfacer a Dios son placeres que están en lo profundo del espíritu y proveen consuelo. Por eso cuanto más puede una persona practicar la verdad y vivir delante de Dios, más tiene la semejanza de un humano, más regenerada está en su aspecto espiritual, más luz tiene en su rostro y más semejanza humana llega a tener. ¿Cómo puede vivirse la semejanza de un humano? Esta se vive confiando en las palabras de Dios y viviendo delante de Dios. Si entiendes la verdad, tendrás profunda satisfacción y consuelo en tu corazón y podrás sentir que Dios está contigo. Tendrás verdadera alegría y paz en tu corazón y, si las tienes, tu rostro mostrará una imagen genuina y tu carácter en la vida también empezará a experimentar una transformación. En ese momento, otras personas pensarán que pareces muy normal, que tienes la semejanza de un humano. Pensarán que tu aspecto espiritual es maravilloso, que irradias alegría y que tus expresiones son dignas y decentes. Cuanto más vean esto las personas más pensarán que eres santificado.

Extracto de “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida”

Anterior: 148. Principios para tratar las tendencias mundanas

Siguiente: 150. Principios para tratar la cultura tradicional

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp