163. Principios de la debida consideración a la organización del trabajo

(1) La organización del trabajo, los sermones y las enseñanzas plasman la dirección de la obra del Espíritu Santo y la voluntad actual de Dios. Hay que aceptarlos, obedecerlos y ponerlos en práctica.

(2) En el correcto cumplimiento del deber, es preciso acatar estrictamente los principios de la organización del trabajo. No se deben hacer las cosas como plazca, por los propios medios de uno, siguiendo así la senda de los anticristos.

(3) La organización del trabajo, los sermones y las enseñanzas tienen la iluminación y el esclarecimiento del Espíritu Santo. Se consideran conocimiento humano y nunca deben suplantar las palabras de Dios ni considerarse como tales.

(4) La organización del trabajo, los sermones y las enseñanzas se han de ejecutar de forma rápida y concluyente, sin atajos, para asegurarse de que se alcanza la obra del Espíritu Santo y se cumple eficazmente con el deber.

Las palabras relevantes de Dios:

En su trabajo, los líderes y obreros de la iglesia deben prestar atención a dos cosas: uno es realizar su trabajo exactamente según los principios estipulados en los arreglos de la obra, nunca violar esos principios ni basar su trabajo en nada que pudieran imaginar o en sus propias ideas. En todo lo que hagan deben mostrar interés por la obra de la casa de Dios y siempre poner sus intereses primero. Otra cosa, que es la más crucial, es que en todas las cosas se deben enfocar en seguir la guía del Espíritu Santo y hacer todo estrictamente siguiendo las palabras de Dios. Si sigues pudiendo ir en contra de la guía del Espíritu Santo, o si sigues tercamente tus propias ideas y haces las cosas de acuerdo con tu propia imaginación, entonces tus acciones constituirán una resistencia muy seria contra Dios. Con frecuencia, darle la espalda al esclarecimiento y a la guía del Espíritu Santo sólo conducirá a un callejón sin salida. Si pierdes la obra del Espíritu Santo, entonces no podrás trabajar, y si te las arreglas para trabajar de alguna manera, no lograrás nada. Estos son los dos principios fundamentales que acatar mientras trabajas: uno es llevar a cabo tu trabajo exactamente de acuerdo con los arreglos de lo Alto, así como actuar de acuerdo con los principios que se han sido presentados por lo Alto; el otro es seguir la guía del Espíritu Santo que está dentro de ti. Una vez captados estos dos puntos, no tenderás tanto a cometer errores.

Extracto de ‘Los principios fundamentales de obra para los líderes y obreros’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

En el trabajo y en los asuntos de la iglesia, además de obedecer a Dios, debes seguir las instrucciones del hombre usado por el Espíritu Santo en todas las cosas. Hasta la más mínima infracción es inaceptable. Cumple de manera absoluta y no analices si algo es correcto o incorrecto; lo correcto o incorrecto no tiene nada que ver contigo. Solo preocúpate por la obediencia total.

Extracto de ‘Los diez decretos administrativos que el pueblo escogido de Dios debe obedecer en la Era del Reino’ en “La Palabra manifestada en carne”

Hay algunos que son demasiado arrogantes en su actitud hacia los arreglos de obra de lo Alto. “Lo Alto hace las disposiciones del trabajo”, piensan, “y nosotros estamos aquí abajo, haciendo el trabajo. Algo de lo que se dice y algunas de las tareas se pueden implementar de manera flexible, pueden alterarse cuando llegan a nosotros. Después de todo lo Alto solo se dedica a hablar, y nosotros somos los que hacemos la obra práctica. Entendemos la situación en la iglesia, lo Alto no, así que podemos hacer lo que queramos con la gente y la obra de la iglesia que se nos encargan, son nuestras. Podemos hacer lo que nos plazca, nadie tiene derecho a interferir”. Para tales personas, el principio de servir a Dios es este: “Si creo que algo es correcto, tomaré nota de ello; si creo que algo no es factible, lo ignoraré. Puedo resistirme a ti si quiero, o ir en tu contra, y no tengo que implementar o llevar a cabo nada que no quiera. Si algo que dices me parece inadecuado, lo editaré y, una vez filtrado, lo transmitiré. Nada que no haya aprobado yo puede ir a la imprenta”. En todos los demás lugares difunden los arreglos de lo Alto en su forma original, pero esta persona envía su versión editada de las disposiciones del trabajo a la gente de la zona que dirigen. Tales personas desean siempre dejar a Dios de lado, y quieren desesperadamente que todos los sigan y crean en ellos. Bajo su punto de vista, Dios no es su igual en ciertos aspectos, ellos también deberían ser Dios, y todos deberían creer en ellos. Esa es la naturaleza de lo que hacen. Si entendierais esto, ¿aún llorarías cuando se retira y sustituye a una persona semejante? ¿Sentirías compasión por ellos? ¿Seguirías pensando: “Lo que hace lo Alto es innecesario e injusto, cómo podría lo Alto despedir a alguien que ha sufrido tanto”? ¿Por quién han sufrido? Han sufrido por su propio estatus. ¿Están sirviendo a Dios? ¿Están cumpliendo con el deber? ¿Son leales y sumisos a Dios? No son más que lacayos de Satanás, y su obra es el dominio del diablo; destruye el plan de gestión de Dios y perturba Su obra. ¿Qué clase de fe es esa? ¡No son más que un diablo, un anticristo!

Extracto de ‘¿Qué es ofender a Dios?’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Algunas personas son capaces de obedecer los arreglos hechos desde lo Alto, aunque no puedan entender ciertas partes. Dicen: “Todo lo que Dios hace es correcto y tiene sentido. Incluso si no podemos entenderlo, nos sometemos a ello. ¡Lo que no haremos es juzgar a Dios! Si algo no nos parece correcto, obedecemos en cualquier caso. Somos humanos con mentes humanas, ¿qué sabemos nosotros? Así que solo seguimos y nos sometemos a los arreglos de Dios hasta que llegue el día en que los entendamos. Incluso si ese día no llega, nos someteremos voluntariamente. Somos humanos y debemos someternos a Dios. Eso es lo que se supone que debemos hacer”. Sin embargo, otros no son así. Cuando ven lo que se hace desde lo Alto, su primera reacción es investigarlo. Dicen: “Dios, vamos a echar un vistazo a esto que Tú dices y requieres. Lo primero está bien, pero lo segundo no tanto. Te lo voy a arreglar yo”. ¿Acaso alguien que dice esto tiene un corazón que reverencia a Dios? Puede ser que tengan nociones sobre algo que hace Dios, y por lo tanto no llevan a cabo Sus arreglos en la iglesia, sino que circulan libremente sus nociones entre sus hermanos y hermanas, de tal modo que les hacen tener nociones sobre Dios. En primer lugar, tal persona no puede proporcionar la verdad; en segundo, difunden nociones y; en tercero, hacen que otros tengan nociones sobre Dios y se opongan a lo que Él hace, y tratan de hacer que Él actúe de manera diferente, de modo que, al final, Dios pueda ceder ante ellos. Hay quienes harían tales cosas con la esperanza de disipar las nociones de la gente, haciendo que Dios ceda y actúe de manera diferente para satisfacer a la gente. Si tal persona sintiera remordimiento y llorara después de hacer tales cosas, ¿podría ser considerada como una persona con un corazón de reverencia a Dios? Algunas personas son un poco fervientes e ignorantes en su servicio a Dios; se te puede perdonar por ello. Sin embargo, si continúas actuando así, habrás hecho el mal a sabiendas, lo cual es un pecado más grave y mayor, ¡y una cosa terrible! Si vuestro punto de vista sobre estos asuntos es simplista, y sentís que no significan mucho, entonces estás destinado a ofender a Dios algún día. He visto a algunas de estas personas; aunque no sean purgadas, sus desenlaces ya estaban decididos desde el principio.

Extracto de ‘¿Qué es ofender a Dios?’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Fragmentos de sermones y comunicaciones para referencia:

Los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba representan los nuevos pasos y la dirección de la obra del Espíritu Santo. Por tanto, líderes y colaboradores de todos los niveles deben seguir de cerca los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba para comunicar la verdad y cumplir sus deberes. Este es un principio de servir a Dios y también la senda correcta del servicio. Uno que se desvíe de los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba para hacer sus propias cosas, perturba e interrumpe la obra de Dios. Tal persona es alguien que resiste a Dios. Si una persona no puede llevar a cabo su deber de acuerdo con los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba, no sabrá si sus acciones son buenas o malas y si se conforman con la voluntad de Dios. Por lo tanto, los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba son un espejo que refleja si los líderes y colaboradores están entrando a la realidad. Aquellos que pueden aceptar los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba en todo momento, son personas que pueden aceptar la verdad y entrar a la realidad. Si alguien ve que los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba no están de acuerdo con sus propias nociones o siente que estas cosas exponen o niegan sus acciones y conducta, y por tanto se enoja a causa de la vergüenza y más bien juzga y condena los arreglos de la obra de los de arriba como falsos, entonces esto es suficiente para probar que esta persona resiste y odia la verdad, que está tratando de proteger su propia posición y que insiste en descender por la senda equivocada. Sin duda alguna es un líder falso o un anticristo. Algunos líderes y colaboradores odian especialmente la verdad. Si los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas se conforman con sus propias nociones y son beneficiosos para ellos, los considerarán como reales, los aceptarán y los transmitirán. Pero si los arreglos de la obra no se conforman con sus propias nociones o son desventajosos para ellos, los juzgarán como falsos y se negarán a aceptarlos o los detendrán. Esto es puramente un acto de Satanás. Medir que algo sea verdadero o falso en base a si beneficia su propia fama, ganancia y estatus es demasiado absurdo. Semejante punto de vista es puramente el de Satanás y no posee la realidad-verdad en absoluto. Las personas que no aman la verdad sólo confían en sus propias nociones para considerar las cosas y definitivamente no son personas que busquen la verdad. Se puede decir con certeza que los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba son la obra presente del Espíritu Santo y provienen del esclarecimiento del Espíritu Santo para todo el pueblo escogido de Dios. La obra que proviene del Espíritu Santo puede, por supuesto, revelar a una persona y también puede dirigir y guiar a todos aquellos que buscan la verdad para entender la verdad y entrar a la realidad. Para medir que los líderes y colaboradores en todos los niveles de la iglesia estén cumpliendo sus deberes de acuerdo con la voluntad de Dios, se debe ver si realmente aceptan y obedecen los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba y si hacen su trabajo y cumplen sus deberes de acuerdo con ellos. Si, al final, un líder o colaborador aún no puede aceptar ni obedecer los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba, entonces se puede estar seguro de que esta persona es un líder o colaborador falso y debe ser expulsado. Si un líder o colaborador puede aceptar los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba, entonces podrá comunicar la realidad-verdad en la iglesia, podrá coordinarse con la obra del Espíritu Santo y guiará al pueblo escogido de Dios a la realidad-verdad.

Cualquier cosa comunicada por los líderes y colaboradores sólo logrará resultados y obtendrá la aprobación del pueblo escogido de Dios si se conforma completamente con los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba. Si lo que los líderes y colaboradores comunican no puede seguir de cerca los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba, entonces su trabajo no podrá seguir el ritmo de la nueva luz y de los nuevos pasos de la obra del Espíritu Santo. Si las cosas de las que las personas hablan están demasiado obsoletas y no siguen el ritmo de la obra presente del Espíritu Santo, y si tampoco buscan la verdad, será totalmente imposible que ellas tengan la obra del Espíritu Santo. El trabajo de semejantes personas definitivamente no tendrá ningún beneficio para el pueblo escogido de Dios y la vida de iglesia sólo podrá ser un charco de agua estancada. Todos aquellos que no puedan seguir el ritmo de la obra presente del Espíritu Santo ni aceptar los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba, están en peligro y podrían fácilmente ser eliminados. Por consiguiente, los de arriba les solicitan a los líderes y colaboradores de todos los niveles de la iglesia que sigan de cerca los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba para comunicar la verdad y hacer el trabajo real. Sólo esto es el servicio que se conforma con la voluntad de Dios. Si también tienen la obra del Espíritu Santo, entonces serán capaces de lograr resultados auténticos. Por lo tanto, que una persona pueda o no aceptar y obedecer los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba, es un símbolo que revela si obedece la obra de Dios o si está caminando la senda de un anticristo. Sólo siguiendo estrictamente los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba al trabajar y cumplir su deber, es ser una persona que realmente sigue a Dios y obedece la obra de Dios. Sólo tal persona recibirá la confirmación de la obra del Espíritu Santo y poco a poco entrará a la realidad-verdad para ser perfeccionada y apta para el uso de Dios. Se puede decir que todas aquellas que se opongan a los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba, no son personas que busquen la verdad y son falsos líderes y anticristos. No hay duda al respecto. Que alguien pueda o no aceptar los arreglos de la obra, sermones y enseñanzas de los de arriba es extremadamente revelador.

Extracto de “Una recopilación de los perceptos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior: 162. Principios de obediencia a la iglesia

Siguiente: 164. Principios para llegar a conocer a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro