148. Principios para tratar las tendencias mundanas

(1) Es necesario tener claro que las tendencias del mundo surgen de las fuerzas malignas de Satanás. Son, en esencia, cosas negativas que niegan a Dios y son hostiles a la verdad.

(2) Las tendencias del mundo son una gran fuente de pecado y libertinaje. Debes percibir su maldad e inmundicia, no sea que caigas en ellas.

(3) Es preciso creer que las tendencias del mundo son trucos que Satanás emplea en el hombre para hacerle rechazar y oponerse a Dios. Seguir las tendencias del mal equivale a buscar la propia destrucción.

(4) Al creer en Dios, uno debe buscar la verdad, llegar a temer a Dios y rechazar el mal, y vivir por la verdad-palabra de Dios. Solo así puede uno librarse de las fuerzas de Satanás.

Las palabras relevantes de Dios:

Satanás corrompe al hombre a través de las tendencias sociales. “Las tendencias sociales” incluyen muchas cosas. Algunos preguntan: “¿Quieren decir las últimas modas, los cosméticos, peinados y alimentos gourmet?”. ¿Son estas las cosas consideradas tendencias sociales? Estas son una parte de las tendencias sociales, pero no vamos a hablar de ellas ahora. Solo deseamos hablar de las ideas que las corrientes sociales producen en las personas, la forma en que las hacen comportarse en el mundo, y las metas y la perspectiva de vida que generan en los seres humanos. Son muy importantes; pueden controlar e influenciar el estado mental del hombre. Estas tendencias surgen una tras otra y todas ellas conllevan una influencia malvada que degenera continuamente a la humanidad, provoca que las personas pierdan conciencia, humanidad y razón, rebaja su moral y su calidad de personalidad cada vez más, hasta el punto de que se puede incluso afirmar que la mayoría de las personas no tienen ahora personalidad ni humanidad, ni conciencia, ni mucho menos razón. ¿Cuáles son, pues, esas tendencias? No las puedes ver a simple vista. Cuando sopla el viento de una tendencia en el mundo, tal vez solo un pequeño número de personas se convertirán en iniciadoras de esta. Empiezan a hacer este tipo de cosas, luego aceptan este tipo de idea o este tipo de perspectiva. La mayoría de las personas, sin embargo, en medio de su inconsciencia seguirán estando continuamente infectadas, asimiladas y atraídas por esta clase de tendencia de forma inconsciente, hasta que la aceptan sin darse cuenta y de forma involuntaria, y todos quedan sumergidos en ella y son controlados por ella. Una tras otra, esas tendencias hacen que las personas, que no tienen un cuerpo y una mente fuertes, que no saben qué es la verdad y no pueden distinguir entre cosas positivas y negativas, las acepten felizmente, así como los puntos de vista sobre la vida y los valores que provienen de Satanás. Aceptan lo que este les dice sobre cómo plantearse la vida y la forma de vivir que Satanás les “concede”, y no tienen la fuerza ni la capacidad, y, mucho menos, la conciencia para resistirse. Así pues, ¿qué son realmente esas tendencias? He escogido un simple ejemplo para que podáis llegar a entender. Por ejemplo, en el pasado, las personas dirigían sus negocios de modo tal que no se engañaba ni a viejos ni a jóvenes, y vendían artículos al mismo precio, independientemente de quién comprara. ¿No se transmite aquí un indicio de conciencia y humanidad? Cuando las personas obraban así, de buena fe al dirigir su negocio, se puede ver que seguían teniendo cierta conciencia y humanidad en ese tiempo. Pero con la exigencia creciente del hombre de tener más dinero, sin darse cuenta, las personas llegaron a amar cada vez más el dinero, la ganancia y el placer. En resumen, llegaron a considerar el dinero como más importante que antes. Cuando las personas ven el dinero como lo más importante, inconscientemente descuidan su reputación, su renombre, su prestigio y personalidad; ¿no es así? Cuando te metes en negocios, ves a otras personas que usan diversos medios para estafar a las personas y hacerse ricas. Aunque el dinero ganado es deshonesto, cada vez son más y más ricos. Aunque se dediquen al mismo negocio que tú, toda su familia disfruta de la vida más que tú y te sientes mal, y protestas para ti mismo: “¿Por qué no puedo yo hacer eso? ¿Por qué no puedo ganar tanto como ellos? Tengo que pensar en una forma de hacer más dinero, de que mi negocio prospere”. A continuación, haces tu mejor esfuerzo por reflexionar acerca de cómo hacer mucho dinero. Según la forma habitual de hacer dinero, vender las cosas al mismo precio para todos los clientes, el dinero que consigues se gana en buena conciencia. Sin embargo, esta no es la manera de hacerte rico pronto. Bajo la urgencia de obtener beneficio, tu pensamiento experimenta una transformación gradual. Durante esta transformación, tus principios de conducta también empiezan a cambiar. Cuando engañas a alguien por primera vez, tienes tus reservas y dices: “Esta será la última vez que engaño a alguien, no volveré a hacerlo. No puedo engañar a las personas. Engañar tiene graves consecuencias. ¡Me traerá muchos problemas!”. Cuando engañas por primera vez a alguien, tu corazón siente algunos escrúpulos; esta es la función de la conciencia del hombre: hacer que tengas escrúpulos y te reproches, de manera que cuando obres así, lo sientas poco natural. Sin embargo, después de haber tenido éxito engañando a alguien, ves que ahora tienes más dinero que antes y crees que este método puede resultarte muy beneficioso. A pesar del apagado dolor en tu corazón, todavía te apetece felicitarte por tu éxito, y te sientes algo contento contigo mismo. Por primera vez apruebas tu propia conducta y tu propio engaño. Después, una vez que el hombre ha sido contaminado por este engaño, es lo mismo que aquel que se involucra en el juego y después se convierte en jugador. Sin darte cuenta, apruebas tu propia conducta engañosa y la aceptas. En tu inconciencia, consideras que el engaño es una conducta comercial legítima y el medio más útil para tu supervivencia y tu sustento; piensas que, al hacer esto, puedes hacer una fortuna rápidamente. Esto es un proceso: al principio, las personas no pueden aceptar este tipo de comportamiento y menosprecian esta conducta. Después empiezan a experimentar con esta conducta probándola a su manera, y su corazón empieza a transformarse poco a poco. ¿Qué tipo de transformación es esta? Es una aprobación y la admisión de esta tendencia, de esta idea infundida en ti por la tendencia social. Sin darte cuenta llegas a sentir que si no engañas a las personas al hacer negocios con ellas, estarás peor; sientes que, si no engañas a las personas, es como si hubieras perdido algo. Inconscientemente, este engaño se convierte en tu alma misma, en tu pilar, y en un tipo de comportamiento indispensable que es un principio en tu vida. Después de que el hombre ha aceptado esta conducta y este pensamiento, ¿no causa esto un cambio en su corazón? Tu corazón ha cambiado, ¿ha cambiado, pues, tu integridad también? ¿Ha cambiado tu humanidad? ¿Ha cambiado tu conciencia? (Sí). Sí, cada parte de la persona experimenta un cambio cualitativo, de su corazón a sus pensamientos, hasta el extremo de ser transformada desde el interior. Este cambio te lleva cada vez más y más lejos de Dios y te alineas más y más con Satanás, y eres más y más semejante a él.

Extracto de ‘Dios mismo, el único VI’ en “La Palabra manifestada en carne”

“Por dinero baila el perro” es una filosofía de Satanás y prevalece en toda la humanidad, en cada sociedad humana. Podríais decir que es una tendencia, porque se ha introducido en el corazón de todos y cada uno. Desde el principio, las personas no aceptaban este dicho, pero luego lo aceptaron tácitamente cuando entraron en contacto con la vida real, y empezaron a sentir que estas palabras eran de hecho ciertas. ¿Acaso no es este un proceso que usa Satanás para corromper al hombre? Quizás las personas no entiendan este dicho en el mismo grado, pero cada uno tiene diferentes grados de interpretación y reconocimiento de este dicho en base a cosas que han acontecido a su alrededor y a sus propias experiencias personales, ¿no es ese el caso? Independientemente de cuánta experiencia tenga alguien con este dicho, ¿cuál es el efecto negativo que puede producir en el corazón de alguien? Algo es revelado por medio del carácter humano de las personas en este mundo, incluyéndoos a todos y cada uno de vosotros. ¿Cómo ha de interpretarse esto que se ha revelado? Es la adoración al dinero. ¿Es difícil eliminar esto del corazón de alguien? ¡Es muy difícil! ¡Parece que la corrupción del hombre por parte de Satanás es realmente profunda! Entonces, después de que Satanás utilice esta tendencia para corromper a las personas, ¿cómo se manifiesta en ellas? ¿Os parece que no podríais sobrevivir sin dinero en este mundo, que pasar un solo día sin dinero sería imposible? El estatus de las personas y el respeto que imponen se basan en el dinero que tienen. Las espaldas de los pobres se encorvan por la vergüenza, mientras que los ricos disfrutan de su elevada posición. Se alzan llenos de soberbia, hablando en voz alta y viviendo con arrogancia. ¿Qué aportan a las personas este dicho y esta tendencia? ¿No es cierto que mucha gente realiza cualquier sacrificio en su búsqueda del dinero? ¿No sacrifican muchos su dignidad y su personalidad en la búsqueda de más dinero? Además, ¿no pierde mucha gente la oportunidad de cumplir con su deber y seguir a Dios por culpa del dinero? ¿No es esto una pérdida para las personas? (Sí). ¿No es Satanás siniestro al usar este método y este dicho para corromper al hombre hasta ese punto? ¿No es una artimaña maliciosa? Conforme pasas de la objeción a este dicho popular a aceptarlo finalmente como verdad, tu corazón cae por completo en las garras de Satanás y, por tanto, sin darte cuenta acabas viviendo por este dicho. ¿En qué grado te ha afectado este dicho? Podrías conocer el camino verdadero, y podrías conocer la verdad, pero no tienes poder para buscarla. Puedes conocer claramente que las palabras de Dios son la verdad, pero no estás dispuesto a pagar el precio o a sufrir para ganar la verdad. En su lugar, sacrificarías tu propio futuro y destino para oponerte a Dios hasta el final. Por mucho que Dios diga, por mucho que haga, por mucho que te des cuenta de que Su amor por ti es profundo y grande, mantendrás tozudamente tu propio rumbo y pagarás el precio por este dicho. Es decir, este dicho ya controla tu conducta y tus pensamientos, y preferirías que controlara tu destino antes que renunciar a él. Acaso el hecho de que las personas actúen así, de que estén controladas y manipuladas por este dicho, ¿no es una demostración de que la corrupción del hombre por parte de Satanás es efectiva? ¿No son esto la filosofía y el carácter corrupto de Satanás arraigándose en tu corazón? Si te comportas así, ¿no habrá conseguido Satanás su objetivo? (Sí). ¿Ves cómo ha corrompido Satanás así al hombre? ¿Puedes sentirlo? (No). No has visto ni sentido esto. ¿Ves aquí la maldad de Satanás? Satanás corrompe al hombre en todo tiempo y lugar. Imposibilita que el hombre se defienda de su corrupción, y lo deja desamparado contra ella. Hace que aceptes sus pensamientos, sus puntos de vista y las cosas malas que provienen de él en situaciones en las que no eres consciente y no reconoces lo que te está pasando. Las personas aceptan estas cosas y no hacen ninguna excepción. Las valoran y se aferran a ellas como a un tesoro, dejan que las manipulen y jueguen con ellas; así es cómo la corrupción del hombre por parte de Satanás se vuelve cada vez más profunda.

Extracto de ‘Dios mismo, el único V’ en “La Palabra manifestada en carne”

Satanás usa estas tendencias sociales para atraer a las personas, paso a paso, hasta que entran en un nido de diablos, para que aquellos que se enreden en las tendencias sociales aboguen, inconscientemente, por el dinero y los deseos materiales, la maldad y la violencia. Una vez que estas cosas han entrado en el corazón del hombre, ¿en qué se convierte este? ¡El hombre se convierte en el diablo, Satanás! ¿Por qué? Porque ¿qué inclinación psicológica existe en el corazón del hombre? ¿Qué adora el hombre? Empieza a complacerse en la maldad y la violencia, sin mostrar placer por la belleza, la bondad, y mucho menos la paz. Las personas no están dispuestas a vivir la vida sencilla de la humanidad normal, sino que en su lugar desean disfrutar de un alto estatus y de gran riqueza, gozar de los placeres de la carne, no escatimar esfuerzo alguno para satisfacerla, sin restricciones, sin lazos que las retengan; en otras palabras, de hacer cualquier cosa que deseen. Por tanto, cuando el hombre está inmerso en estas clases de tendencias, ¿puede el conocimiento que has aprendido ayudarte a liberarte? ¿Puede tu conocimiento de la cultura tradicional y las supersticiones ayudarte a escapar de este nefasto dilema? ¿Pueden la moral y las ceremonias que el hombre conoce ayudar a la gente a ejercer control? Tomemos como ejemplo, el “Clásico de Tres Caracteres”. ¿Puede ayudar a que las personas saquen los pies del lodazal de estas tendencias? (No, no puede). Por tanto, el hombre se vuelve cada vez más malo, arrogante, condescendiente, egoísta, y malicioso. Ya no hay afecto entre las personas ni amor entre los miembros de la familia, y ya no hay ningún tipo de comprensión entre parientes y amigos; las relaciones humanas están caracterizadas por la violencia. Cada persona busca usar métodos violentos para vivir en medio de sus congéneres; aseguran su propio pan diario usando violencia y ganan posiciones y obtienen beneficios usando violencia, y usan medios violentos y malvados para hacer todo lo que quieren. ¿No es terrorífica esta humanidad? (Sí).

Extracto de ‘Dios mismo, el único VI’ en “La Palabra manifestada en carne”

Aunque muchos jóvenes creen en Dios no pueden librarse de los malos hábitos de jugar juegos de computadora y asistir a los cafés internet. ¿En qué tipo de cosas consisten generalmente los juegos de computadora? Contienen mucha violencia. Los videojuegos pertenecen al reino del diablo. La mayoría, después de jugar a estos juegos durante mucho tiempo, ya no puede hacer ningún trabajo real: ya no quiere ir a la escuela, trabajar o pensar en su futuro; menos aún, pensar en su vida. ¿Qué cosas ocupan ahora los pensamientos y las almas de la mayoría de los jóvenes en el mundo? Comer, beber y jugar videojuegos. Todo lo que dicen y piensan es inhumano. Ya no se pueden usar las palabras “sucio” ni “malo” para describir las cosas en las que piensan; muchas de ellas no son cosas humanas. Si hablas con ellos acerca de los asuntos de la humanidad normal o de un tema relacionado con ella, no pueden soportar oír hablar de eso, no están interesados, no están dispuestos a escucharlo y tan pronto como lo oyen ponen los ojos en blanco y lo toman con desagrado. No comparten un lenguaje común ni temas comunes con la humanidad normal, pero cuando están con otras personas que son como ellos encuentran cosas de las que hablar. La mayoría de los temas acerca de los cuales hablan giran en torno a juegos, comer, beber y divertirse. Aquellos que siempre discuten estos temas tienen el corazón lleno de estas cosas. ¿Qué perspectivas futuras tienen? ¿Tienen alguna perspectiva futura? ¿Se pueden involucrar en las actividades en las que la humanidad normal debería involucrarse? Estas personas no se esfuerzan en estudiar y si se les obligase a trabajar duro en un empleo, ¿estarían dispuestas a hacerlo? En cuanto las hicieses trabajar, ¿qué pensarían? Pensarían: “¿Qué caso tiene trabajar? Este trabajo es muy agotador. ¿Por cuánto tiempo tengo que hacerlo? Jugar videojuegos es mucho más divertido, relajante y placentero. ¿Qué obtendré si trabajo? Si trabajas, todavía sigues comiendo solo tres comidas al día, ¿no es verdad? ¡No te he visto que sea mejor! Es grandioso jugar a videojuegos; en cuanto me siento frente a la computadora, tengo todo lo que necesito. ¡Tengo un mundo virtual y vivir en él es suficiente para mí!”. Además, si los hicieses trabajar de 9 a 5, haciendo que lleguen a tiempo al trabajo y trabajen horas fijas, ¿cómo se sentirían? ¿Estarían dispuestos a atenerse a esos horarios? Cuando alguien siempre está jugando a videojuegos y perdiendo el tiempo en la computadora, su voluntad desaparece y se vuelve decadente; no tiene humanidad normal. Se llena con la violencia y la matanza de estos juegos y con las cosas del mundo virtual. Las cosas de la humanidad normal han sido eliminadas de ellas por estos juegos, y han sido llenadas y ocupadas por dichos juegos, y sus pensamientos han sido ocupados por ellos; estas personas se han vuelto decadentes. A los incrédulos tampoco les gustan estas personas, pero en el mundo actual de los incrédulos, estos jóvenes no tienen adónde ir; sus padres son incapaces de manejarlos, sus maestros no pueden hacer nada con ellos; no hay nada que el sistema educativo de ningún país pueda hacer acerca de esta tendencia excepto sucumbir a ella. El diablo Satanás hace estas cosas con el fin de tentar a las personas y llevarlas a la depravación. Aquellos que viven en el mundo virtual, no tienen ningún interés en nada que tenga que ver con la vida de la humanidad normal; no están de humor para trabajar ni estudiar. Solo están preocupadas por ir al mundo virtual como si estuvieran siendo seducidas por algo. En cuanto se aburren o están haciendo algún trabajo adecuado, quieren más bien jugar a videojuegos y jugar a videojuegos gradualmente se convierte en su vida entera. Jugar videojuegos es como tomar un tipo de droga. Una vez que alguien comienza a ser adicto a jugar juegos, se vuelve difícil alejarse de ello y es muy difícil dejarlo. Así pues, independientemente de si son personas jóvenes o mayores, una vez que adquieren este mal hábito, se vuelve difícil dejarlo. […] Si los videojuegos fueran necesarios para la humanidad normal, si fueran la senda correcta, entonces, ¿por qué las personas no los pueden dejar? ¿Cómo pueden las personas ser cautivadas por ellos hasta tal grado? Esto prueba una cosa: que no es una buena senda. Navegar en línea por esto o por aquello, ver algunas cosas que no son saludables y jugar a videojuegos, nada de esto es una buena senda. No es la senda correcta.

Extracto de ‘Los creyentes deben empezar por comprender las tendencias malvadas del mundo’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

En la sociedad actual, ¿está tentada la gente con frecuencia? Está tentada a cada paso: toda clase de tendencias malvadas, todo tipo de aforismos, opiniones e ideas de toda índole, infinidad de engaños e incitaciones de diversos tipos de personas, sus muchos rostros demoníacos... Todo esto te tienta. Si no te dotas internamente de ciertas verdades y te falta auténtica estatura, no descubrirás estas cosas, cada una de las cuales será un peligro, una tentación, para ti. Por un lado, te falta la verdad, así que no puedes descubrir el rostro satánico de distintos tipos de personas ni vencerlas; por otro, sin la realidad-verdad no puedes resistirte a ninguna tendencia malvada, a ninguna opinión inicua ni a ninguna idea o aforismo absurdo. Cuando te suceden estas cosas, son como una ola de frío, que como mínimo te resfría y en el peor de los casos te provoca un golpe de frío. Cuando te provoca un golpe de frío, podrías llegar a morir y tal vez renuncies a tu fe. Cuando no tengas la verdad, apenas unas palabras de aforismos satánicos te engañarán y confundirán en el mundo de los incrédulos; no sabrás si creer en Dios o no, ni si está bien hacerlo. Quizá en la reunión de hoy te encuentres en un buen estado, pero mañana vuelves a casa, ves dos episodios de una telenovela de amor en la televisión y te engancha. Por la noche te vas a dormir, te olvidas de orar, no piensas más que en cuándo emitirán el siguiente episodio y no dejas de ver la telenovela. A los dos días de empezar a verla, Dios ha desaparecido de tu corazón. Te has sumergido por completo en la serie y te preguntas: “¿Cuándo voy a tener un romance apasionado? ¡Eso haría que toda mi vida valiera la pena!”. ¿Tienes estatura si dos episodios de una serie pueden cambiar tu perspectiva? Aceptas muy pronto los aforismos de Satanás. ¿Crees tener la estatura necesaria para resistirte a estas tendencias malvadas? Estás en un invernadero por la gracia de Dios. No olvides tu estatura: eres flor de invernadero, incapaz de soportar el viento y la lluvia. Si la gente no es capaz de resistir estas tentaciones, si no las ve tal como son, Satanás la puede arrebatar en cualquier momento o lugar: así de pequeña y lamentable es la estatura de la gente. Como te falta la realidad-verdad, como no comprendes la verdad, todos los aforismos de Satanás son como veneno para ti; una vez que entran en tus oídos, no te los puedes sacar. Dices que no los escucharás, pero ¿cómo no vas a hacerlo? ¿Vives en un vacío? Cuando los oyes no te puedes resistir, no puedes aguantar y te hundes en ellos. Estas cosas pueden controlar tu vida, tus pensamientos y tu conducta; pueden controlarlo todo en ti, pueden dirigir tu vida entera y hasta impedirte que te presentes ante Dios, en cuyo caso todo habrá terminado para ti y quedarás apartado.

Extracto de ‘La senda surge al meditar la verdad con frecuencia’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

¿Por qué se dice que, si deseas evitar la tentación, hay ciertas situaciones en las que no deberías meterte y ciertas personas con quienes no deberías tener contacto? Tomemos el ejemplo de Job. Temía a Dios y se apartaba del mal; este era el tipo de estatura y de realidad que poseía, por lo que no debería haber tenido miedo de caer en ninguna tentación. Incluso si hubiera asistido a algunos banquetes, no habría podido decir ni hacer fácilmente nada que fuera un pecado contra Dios. ¿Por qué, entonces, Job no asistía a ellos? Temía a Dios y se apartaba del mal con medidas y métodos con los que se ponía bajo la protección de Dios, se abstenía de pecar y no lo disgustaba; tenía algunas maneras humanas de obrar. En algunas situaciones, el hombre no sabe controlar su naturaleza corrupta, y es precisamente en este tipo de situaciones en las que la tentación es demasiado grande como para resistirla. La gente puede pecar y disgustar a Dios en cualquier momento y lugar. Es decir, tu pequeño corazón temeroso de Dios, tu pequeña fe en Él y tu pequeña determinación no pueden alejarte de la tentación ni impedir que peques contra Dios en medio de ella. Por tanto, hay ciertas situaciones en las que no debes meterte, y así te librarás de la tentación.

Extracto de ‘Para resolver el propio carácter corrupto, la persona debe tener una senda específica de práctica’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Vosotros estáis ahora llevando a cabo vuestros deberes en la familia de Dios y, en este ambiente, los hermanos y hermanas siempre están juntos, aquellos a tu alrededor todos son creyentes y aquí puedes creer en Dios conscientemente. Si sólo tú fueras tomado y puesto entre los incrédulos y se te hiciera estar con ellos, ¿aun así serías capaz de tener a Dios en tu corazón? (No.) Entonces, ¿qué estaría en tu corazón? Si estuvieras con ellos, ¿no te volverías, entonces, de una manera muy fácil exactamente igual que ellos? Entonces dirías: “¡Oh Dios, protégeme!”. Y pensarías: No hay problema, Dios me protege. “¡Oh Dios, cuídame!”. Y otra vez pensarías: Dios me cuidará. Cuando cometes un pequeño error, dices: “Oh Dios, por favor perdóname, hice esto mal”. Puedes orar de esta manera hoy y orar de esa manera mañana y a medida que el tiempo pasa, sin darte cuenta no sentirás culpa, no sentirás nada en absoluto y te preguntarás: “¿Dios? ¿Qué Dios? ¿Por qué no he visto a Dios?”. Cambias poco a poco. ¿Por qué cambias tan fácilmente? De hecho, no es que cambies sólo en ese momento, es que no tienes la realidad de la verdad en este preciso momento y todavía no te has purgado de los pensamientos, carácter, entendimiento y puntos de vista que pertenecen al mundo y a Satanás. Estas cosas todavía están dentro de ti y todavía dependes de ellas para vivir; es sólo que ahora estás en la familia de Dios. Desde afuera, parece como si estuvieras creyendo en Dios y llevando a cabo tu deber pero en realidad el carácter corrupto y las opiniones y los pensamientos de Satanás dentro de ti todavía no han sido purgados. Así que tu estatura es muy pequeña, todavía estás en una fase peligrosa, todavía indeciso e inseguro. Primero necesitas reconocer qué cosas son malas, cuáles son sus peligros, por qué Satanás hace estas cosas, qué cambios pasan dentro de las personas que aceptan estas cosas, a qué venenos son susceptibles, en qué se pueden convertir, qué clase de persona requiere Dios que el hombre sea, cuáles cosas son de la humanidad normal, cuáles son positivas y cuáles son negativas. En el lado negativo, debes reconocer estas cosas. En el lado positivo debes cooperar activa y positivamente en el cumplimiento de tu deber, ofrecer tu sinceridad, ofrecer tu lealtad, no ser oportunista ni involucrarte en el ilusionismo, no usar las formas de los incrédulos para hacer tu deber ni usar las formas ni las filosofías de los incrédulos en tu acercamiento a tu deber o a las tareas que se te dan. Después debes entrar en todos los aspectos de la verdad y gradualmente lograr un entendimiento con respecto a Dios y a Su carácter. De esta manera experimentarás sin darte cuenta un cambio adentro: Habrá más cosas positivas dentro de ti y menos cosas negativas; habrá más proactividad y menos pasividad dentro de ti. También te volverás más discernidor que antes. Cuando tu estatura haya crecido a este grado, tu habilidad para discernir los asuntos en el mundo exterior, los asuntos del mundo, habrá crecido. Supón que ves una caricatura, serás capaz de ver qué tipos de venenos les pasará a aquellos que la ven, con qué cosas Satanás quiere empapar a las personas y lo que del hombre quiere erosionar por medio de este método y esta tendencia. Gradualmente serás capaz de entender completamente estas cosas. Después serás capaz de observar esa caricatura sin ser envenenado y como resultado tu discernimiento crecerá. Sólo cuando ese tiempo llegue genuinamente tendrás estatura.

Extracto de ‘Los creyentes deben empezar por comprender las tendencias malvadas del mundo’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Es fácil seguir las tendencias malvadas del mundo, seguir el propio carácter corrupto hasta la depravación. No es fácil aspirar a ser una persona que tenga la verdad-realidad, con sentido de la justicia, conciencia y razón, y tendrás que sufrir mucho para lograrlo. Sin embargo, si estás decidido a ello y amas las cosas positivas, si tienes corazón y espíritu y eres una persona decente, creerás que vale la pena padecer este dolor y no lo temerás. Si no amas las cosas positivas, sino las tendencias malvadas y las cosas que ama la gente mundana, tal vez te cueste un poco recibir la verdad y no estés dispuesto a padecer dicho dolor porque crees que no vale la pena. Esto se debe a que no ganarás nada, ni dinero ni recompensas, y el beneficio será invisible a tus ojos. ¿No es esta la mentalidad de los incrédulos? Querer ver siempre el beneficio material ante sus ojos es la mentalidad de los incrédulos. ¿Os encontráis alguna vez en esos estados? Si las personas se encuentran alguna vez en ese estado, deben saber cómo reflexionar acerca de él y entenderlo, y aceptar que Dios las desenmascare y analice, a la vez que aceptan Su juicio y castigo. En esta época inicua en que se vive en medio de tendencias tan malvadas, no es fácil ser buena persona; tampoco lo es ser alguien con sentido de la justicia, aún más difícil es ser una persona que tenga la verdad-realidad, ¡y lo es más todavía ser alguien que tema a Dios y se aparte del mal! Ello depende de la determinación de la gente para padecer dolor y de hasta qué punto ame las cosas positivas, la justicia, la equidad y la rectitud. Si el amor de tu corazón por estas cosas es algo promedio, pensarás: “Tanto si tengo estas cosas como si no, está bien. De todos modos, vivir en el mundo no significa que vaya a morir. Además, seguir las tendencias malvadas no me complica la vida. ¿No está bien vivir así? ¡Continuaré viviendo mi vida como sea!”. Si esta es la clase de mentalidad que tienes, tal vez no puedas progresar. Es decir, tu decisión de buscar la verdad no es muy firme ni tampoco lo es tu entusiasmo por amar las cosas positivas y ser una persona con sentido de la justicia, así que es posible que no recibas la verdad. Con todo, no es que no pueda recibirla nadie; depende de cómo la busque cada individuo y de su entusiasmo. ¿Cuán grande es vuestro entusiasmo? ¿Cuán profundo es vuestro entendimiento de este mundo inicuo y de la humanidad malvada? ¿Cuán profundamente habéis sufrido la esclavitud, las cadenas y el daño de vuestro carácter corrupto? ¿Cuán grandes son vuestro amor y vuestro anhelo por las cosas positivas? Tenéis un deseo tan pequeño que es un átomo de anhelo en vuestro corazón. Sin embargo, anhelar no es lo mismo que amar, y ese amor es lo que debéis ser capaces de lograr. Esto tampoco es fácil. Si eres verdaderamente capaz de amar y anhelar estas cosas desde el fondo de tu corazón, aceptas el juicio y castigo mientras buscas la verdad y sabes renunciar a tus intereses personales, no te preocupará mucho padecer semejante dolor ni pagar ese precio en el intento. Si tu grado de amor por las cosas positivas es algo promedio, te arrepentirás cuando renuncies a estas cosas. No tendrás el valor de hacerlo y te costará mucho renunciar a ellas. Haz balance de todo esto, lo cual te exige una evaluación. ¿Una evaluación de qué? De lo que manifiestas y expresas en todos los sentidos; de cómo actúas; de lo que te guardas dentro ante las cosas positivas; de cómo te las planteas; del tipo de actitud que tienes; de si tienes el corazón centrado; de cómo reacciona este ante las tendencias malvadas o la gente malvada que hace cosas malas; de cómo las abordas; de si te gustan, te complacen y las anhelas, o si te lanzas a ellas, no puedes dejarlas de lado o las detestas y te dan asco; de la clase de persona que eres... Estas son las cosas que revelará tu evaluación. ¿Y qué haces después de esta evaluación? Debes corregirte y esforzarte por ser capaz de buscar las cosas positivas y la verdad.

Extracto de ‘Solo quienes practican la verdad temen a Dios’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Se está volviendo cada vez más como un mundo de regocijo y esplendor; el corazón de las personas se siente atraído a él y muchas personas están atrapadas y son incapaces de librarse de él; una gran cantidad de personas será engañada por los que están involucrados en superchería y brujería. Si no te esfuerzas por progresar, no tienes ideales y no te has arraigado en la senda verdadera las mareas crecientes de pecado te arrastrarán. China es el país más atrasado de todos, es la tierra donde el gran dragón rojo se encuentra enroscado, tiene la mayor cantidad de personas que adoran ídolos y que están involucradas en la brujería, tiene la mayor cantidad de templos y es un lugar donde residen los demonios inmundos. Naciste de esto, fuiste educado por eso y arraigado en su influencia; has sido corrompido y torturado por esto, pero después de ser despertado, lo abandonaste y Dios te ganó por completo. Esta es la gloria de Dios y, por eso esta etapa de la obra tiene gran importancia. Dios ha hecho una obra de tan grande escala, ha hablado tantas palabras y Él, en última instancia, os ganará por completo; esta es una parte de la obra de la gestión de Dios y vosotros sois el “botín de la victoria” de la batalla de Dios con Satanás. Cuánto más entendáis la verdad y mejor sea vuestra vida de iglesia, más será postrado el gran dragón rojo. Estos son asuntos del mundo espiritual, son las batallas del mundo espiritual y cuando Dios es victorioso, Satanás será avergonzado y caerá. Esta etapa de la obra de Dios tiene una importancia tremenda. Dios hace la obra de tal magnitud y salva completamente a este grupo de personas; para que puedas escapar de la influencia de Satanás, vivir en la tierra santa, vivir en la luz de Dios y tener el liderazgo y la guía de la luz. Entonces tu vida tiene sentido. Lo que coméis y vestís es diferente a lo de los incrédulos, disfrutáis las palabras de Dios y lleváis una vida significativa, y ¿qué disfrutan ellos? Disfrutan sólo el “legado ancestral” y su “espíritu nacional”. ¡No tienen el menor vestigio de humanidad! Vuestros vestidos, palabras y acciones, todo es diferente de lo suyo. En última instancia, escaparéis por completo de lo vil, ya no seréis atrapados en la tentación de Satanás y ganaréis la provisión diaria de Dios. Siempre debéis ser precavidos. Aunque vivís en un lugar inmundo, no estáis manchados con la inmundicia y podéis vivir juntos a Dios, recibiendo Su gran protección. Dios os ha escogido entre todos en esta tierra amarilla. ¿No sois las personas más bendecidas? Eres un ser creado, debes por supuesto adorar a Dios y buscar una vida con significado. Si no adoras a Dios, sino que vives en tu carne inmunda entonces, ¿no eres sólo una bestia con un vestido humano? Como eres un ser humano, ¡te debes consumir a ti mismo por Dios y soportar todo el sufrimiento! El pequeño sufrimiento que estás experimentando ahora, lo debes aceptar con alegría y con confianza y vivir una vida significativa como Job y Pedro. En este mundo, el hombre usa la ropa del diablo, come la comida del diablo, trabaja y sirve bajo el dominio del diablo, pisoteado completamente en su inmundicia. Si no captas el significado de la vida o obtener el camino verdadero, entonces, ¿qué significado tiene vivir así? Vosotros sois personas que buscáis la senda correcta, los que buscáis mejorar. Sois personas que os levantáis en la nación del gran dragón rojo, aquellos a quienes Dios llama justos. ¿No es eso la vida con más sentido?

Extracto de ‘Práctica (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 147. Principios para tratar a las esposas, esposos e hijos

Siguiente: 149. Principios para tratar las festividades y costumbres sociales

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro