App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Selecciones clásicas de sermones y enseñanza sobre la entrada a la vida

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

Varios aspectos de los problemas que se deben resolver para entrar en la realidad de la verdad

¿Cómo entrar en la realidad de la verdad?

Si las personas tienen muchas impurezas dentro de ellas, ¿no se deben resolver estas impurezas? Cuando careces de estatus, hay una pregunta sobre si eres capaz de cumplir con tu deber como ahora. ¿No te debe quedar claro si puedes llevar a cabo tu deber y defender la obra de Dios como ahora cuando no eres un líder? Si eres un líder de la iglesia y nadie nunca tiene una sonrisa para ti y hay los que tratan contigo, que te desprecian y se ríen de ti, ¿sigues siendo capaz de tener lealtad a Dios? Este es un problema real, ¿no es así? Algunas personas sólo son apasionadas en el cumplimiento de su deber cuando están rodeadas por el sonido de la adulación; cuando otros se ven complacidos de verlas y de saludarlas con una sonrisa, trabajan duro y son insensibles a la adversidad y, por esto, creen que son leales a Dios. Pero, ¿es confiable semejante lealtad? ¿Puedes seguir siendo así cuando nadie nunca te sonríe y existen los que hacen afirmaciones sobre ti y te denigran, que incluso dicen que tienes motivaciones y objetivos personales, que el cumplimiento de tu deber y el gasto para Dios son pocos sinceros y no conmemorados por Él? ¿Puedes seguir siendo leal a Dios entonces? ¿Puedes seguir llevando a cabo tu deber? ¿Puedes seguir buscando la verdad y tratando de corregir tus errores? Si es así, entonces eres leal a Dios, eres alguien que genuinamente busca la verdad, que tiene hambre y sed de justicia, y seguramente serás salvo y hecho perfecto. Si alguien sólo lleva a cabo su deber en medio del sonido de la alabanza, cuando todos le aplauden, lo halagan, lo elogian y se ven complacidos de verlo, entonces no hay confiabilidad en esto. Algunas personas piensan para sí mismas: “¿Qué piensa de mí el hombre usado por el Espíritu Santo? Si piensa bien de mí, entonces hay esperanza para mí. Si no, entonces sería mejor que renunciara; si no piensa bien de mí, si trata conmigo, entonces me volveré negativo y no llevaré a cabo mi deber”. ¿Qué hay de tales personas? ¿Poseen verdadera estatura? Están bajo la influencia de una persona. ¿Es razonable decir que cuando el hombre usado por el Espíritu Santo te mira favorablemente, posees la verdad? No lo es. El hombre usado por el Espíritu Santo es un hombre; él no es Dios. La forma en la que actúa hacia las personas en ciertos asuntos no representa a Dios, y si trata contigo y te poda, esto simplemente muestra que el amor de Dios ha venido sobre ti y lo debes aceptar de parte de Dios porque esto es correcto. ¿Qué muestra si no trata contigo, si nunca trata contigo? Que eres problemático: tu estatura todavía tiene que revelarse. O bien, muestra que tu estatura es muy pequeña. ¿Crees que es bueno que no traten contigo? No lo es. Para algunas personas es algo bueno cuando tratan con ellas; es beneficioso para el crecimiento de su vida. Aunque le pueda parecer mal al hombre, cualquier cosa que haga que tu vida crezca y que te permita mantenerte firme es realmente buena. Cualquier cosa que no haga que tu vida crezca o que te haga caer o que te haga pasivo y que te haga fallar y que te aleje de Dios y te haga abandonar a Dios y darle la espalda a Dios, es realmente malo, incluso si parece bueno ¿No es esta la manera correcta de ver las cosas? No veas las cosas desde los conceptos del hombre. La forma en que ves las cosas se debe basar en si son beneficiosas y edificantes para el crecimiento de tu vida; mirar las cosas desde esta perspectiva está de acuerdo con la voluntad de Dios. Algunas personas siguen siendo tratadas. El de arriba trata con ellas y los líderes y colaboradores de la iglesia también tratan con ellas para que estén sujetas a adversidades, refinamiento y tormento. Por un tiempo son negativas y débiles, hay oscuridad dentro de sus corazones y no pueden encontrar la senda, pero finalmente llega el día en que, con la obra del Espíritu Santo y con la guía de las palabras de Dios, tienen una senda y tienen fe. Entonces, ¿qué decís, es bueno o malo que tales cosas les ocurran y que sufran esta adversidad? Debes ver claramente que lo que externamente causa dolor y refinamiento a la carne es beneficioso para el crecimiento de vida; es bueno. Hoy en día hay los que han experimentado ciertas cosas, especialmente aquellos que han padecido cierto trato y poda y han experimentado ser tratados directamente por el de arriba y tales personas sienten que su fe en Dios ha mejorado, que han llegado a un punto de inflexión en su entrada en la vida y sólo entonces son conscientes de la importancia de buscar la verdad y entrar en la realidad. Sienten sencillamente cuán vaga, vacía y carente de realidad solía ser su creencia en Dios y que esa no era la senda. Así que, ¿qué piensas ahora? ¿Tratar y podar es algo bueno? Algunos dicen: “Es algo bueno cuando alguien es tratado y podado por el de arriba”. Pero, ¿es algo bueno cuando eres denunciado o tratado y podado por los hermanos y hermanas? Lo es. Siempre es algo bueno cuando tu carne corrupta está sujeta a dificultades y refinamiento. ¿Cuál es la clave? Si eres alguien que busca la verdad; si realmente eres alguien que busca la verdad, entonces siempre es algo bueno. Algunas personas preguntan: “¿Es algo bueno o algo malo que mi madre y mi padre murieran?”. Si la muerte de tu madre y de tu padre hizo que tu vida creciera, entonces esto, también, es algo bueno; si no murieron y tu vida nunca creció, entonces eso no sería algo bueno. ¿No es este el caso? Esta es una experiencia objetiva; no tenemos elección en las consecuencias de lo que nos sucede. Cuando los padres mueren, este es un entorno que es establecido por Dios y no es algo que las personas puedan elegir. Entonces, en tu corazón, debes agradecer a Dios por quitar estas trabas y obstáculos que están frente a ti, para permitirte servir a Dios de tiempo completo. Este es un ambiente establecido por Dios, es hecho por Él, y no es algo que las personas pidan; todo lo que es arreglado por Dios y de Su voluntad es bueno y su efecto final es positivo. Así que hoy, ¿es algo bueno o algo malo cuando hay ciertos entornos que causan problemas e interferencias en nuestro trabajo? En tanto que busques la verdad, dichos entornos se convertirán en algo bueno, pero si no buscas la verdad, se convertirán en algo que estará en tu camino, una piedra que te haga tropezar. Si eres alguien que busca la verdad entonces, al final, aunque tengas que pasar por todas las adversidades y que soportar todo tipo de dificultades, nada estará en tu camino y, finalmente, llegarás a tu destino. ¿No es bueno esto? Si no eres alguien que busque la verdad, entonces tan pronto como te encuentres con una adversidad, te derribará, te parará en seco y para siempre serás apartado de Dios. Por lo que, cuando te encuentres en ciertos entornos, no tendrás forma de superarlos si no tienes la verdad y si careces de fe. Dios usa estas dificultades para hacer perfecta nuestra fe, para permitirnos obtener la verdad y el verdadero conocimiento de Dios, lo que finalmente hace que nuestras vidas crezcan entonces, ¿en qué se han convertido estos obstáculos y dificultades? Sirven para ayudar a que nuestras vidas crezcan. ¿No es esto algo bueno? Sin tales entornos, obstáculos y dificultades, ¿podría crecer tu vida? ¿Podrías obtener tantas verdades? ¿Podrías obtener tanta sabiduría? No podrías. Por lo que, en entornos donde todo marcha sobre ruedas, en los que sólo hay paz y tranquilidad, tales entornos no pueden edificar a las personas, no las pueden hacer perfectas. ¿No es así? Para llevar a cabo bien su deber, la personas siempre están buscando un entorno en el que todo marche sobre ruedas, uno en el que no exista la más mínima adversidad y cada aspecto se ajuste a sus conceptos e imaginación, pero ¿podrían ser hechas perfectas bajo tales circunstancias? No podrían. Por lo que cuando nos sucedan diferentes dificultades, tribulaciones y obstáculos, si finalmente nos hacen obtener la verdad y sabiduría y, al final, llegamos a conocer la omnipotencia de Dios y Su obra, llegamos a entender la voluntad de Dios y ver el amor de Dios, entonces tales situaciones se convierten en algo bueno y, cuando lo hacen, estas experiencias se convierten en nuestro verdadero testimonio de Dios. Algunas personas preguntan: “¿Ser arrestado es algo bueno? ¿Es algo bueno sufrir persecución y tribulación?”. Lo es. ¿Qué se produce en nosotros cuando estamos en un entorno hostil por un largo tiempo? Verdadera fe y resistencia. Sin verdadera fe, hace tiempo que nos habríamos caído; sin verdadera fe, ¿quién arriesgaría su vida en la búsqueda de la verdad? Nadie. ¿Está bien no tener fe? En tales entornos, las personas se comienzan a preguntar si este es el camino o si es un camino falso. Si es el camino verdadero, uno en el que puedan ser salvas y hechas perfectas de verdad, vale la pena sin importar cuánta adversidad tengan que soportar. Si es el camino falso, entonces no vale la pena. Y así, cuanto más peligroso es un entorno, más difícil es y cuanta más adversidad implique, más personas buscan la verdad, y cuanto más investiguen si este es el camino verdadero o el camino falso, más cuidadosamente examinan las palabras de Dios y más buscan la verdad, y cuando entienden la verdad y obtienen la obra del Espíritu Santo, tienen fe en Dios. Mira: ¿no ha crecido tu fe como resultado? Tales entornos te obligan a buscar la verdad y a examinar el camino verdadero, por lo cual nace en ti la verdadera fe, lo que finalmente hace que digas: “Creeré hasta el final, aunque tenga que morir”. ¿Qué es esto? Esta es la fe verdadera. Los incrédulos dicen: “Vosotros tontos, ¿vale la pena correr un riesgo tan grande para creer en un Dios vago?”. Y tú respondes: “No soy estúpido. ¿Podría tener tal creencia si no lo hubiera pensado bien? ¿Crees que soy estúpido?” Mira, en tales entornos, ¿no crece tu fe cuanto más es templada? Además, nuestra resistencia se produce. El gran dragón rojo, este diablo, hace todas esas cosas malas y lo despreciamos, pero no lo podemos vencer; ¿qué hacemos? No hay nada que podamos hacer excepto soportar. Tenemos sólo una convicción: aquellos que soportan hasta el final serán salvos. Al soportar contra el gran dragón rojo, debemos buscar la verdad, buscar el conocimiento de Dios y, mientras soportamos sin parar, obtenemos la verdad y nuestra determinación crece cada vez más. ¿Y qué crea en nosotros tal resistencia? La capacidad de soportar es uno de los elementos más importantes de la humanidad por lo que qué extraordinaria es tal resistencia: muestra fortaleza en tu vida y que eres capaz de sufrir adversidades. Con el fin de llevar a cabo la voluntad de Dios, para obtener la verdad y para lograr la salvación, eres capaz de soportar cada adversidad e injusticia. ¿Qué tipo de vida es esta? Esta es una vida de verdad, de propósito, de gran sabiduría. No es una de miopía. Tal es la sabiduría requerida por aquellos que hacen grandes cosas; deben ser capaces de tolerar cualquier cosa y poseer la máxima resistencia. La resistencia de Dios es aún mayor. Nuestra resistencia nace de la persecución del gran dragón rojo. Por tanto, ya no seremos tan frágiles, seremos capaces de sufrir todo tipo de adversidad e innumerables penurias no nos abatirán; al final, nos mantendremos firmes. Entonces, ¿qué piensas? ¿Son realmente fuertes las personas así? Tales personas tienen verdad y humanidad. ¿Podría tal resistencia producirse en un entorno cómodo? En tales entornos no hay medios para que nuestra resistencia sea hecha perfecta. Cuando existe libertad de creencia, las personas son libres de creer en Dios sin restricciones, ¿cómo podríamos llegar a poseer resistencia? Sólo en el entorno de la persecución del gran dragón rojo se puede crear resistencia en nosotros. Es el entorno perfecto para hacernos perfectos. Ahora ves porqué al gran dragón rojo se le permite ejercer poder, ¿sí? Esto fue ordenado por Dios, que el gran dragón rojo se usaría para prestar semejante servicio, ¿sí? Cuando los escogidos de Dios sean hechos perfectos, el servicio del gran dragón rojo habrá llegado a su fin y Dios comenzará a castigarlo, primero derrocándolo y destruyéndolo en China. ¿Ves que estos días han llegado ahora? …

Algunas personas dicen: “Yo sólo escucho a Dios. Obedezco sólo a Dios y no hago como nadie más dice”. Al hacerlo, pueden entrar a la realidad de la verdad más rápidamente y ser hechas perfectas tan pronto como sea posible. ¿Existen tales personas? ¿No es esto lo que dicen los anticristos? ¿Y cuál de ellos ha sido hecho perfecto? Podrían decir que han sido hechos perfectos pero ellos mismos se han convertido en anticristos. Para todos los que dicen: “Sólo obedeceré a Dios; no escucharé a nadie más, sólo escucharé a Dios”, cuanto más dicen tales palabras, más se oponen a Dios. Para las apariencias externas, tales palabras parecen correctas, pero ¿qué hay en cuanto a la esencia? Se oponen a Dios sobre todo, porque Dios los llama a obedecer al hombre usado por el Espíritu Santo pero no lo hacen; Dios designa a este hombre para que guíe a la personas, pero ellos no hacen como Él les pide. Nadie se opone a Dios más de lo que lo hacen ellos, por lo que, aunque parezcan escuchar a Dios y obedecerlo más, de hecho, se oponen a Él por encima de todo, ¿sí? Porque tales personas sólo obedecen la superficie de las palabras de Dios y no obedecen la esencia de Sus palabras. Las palabras de Dios piden que, además de obedecer a Cristo, en el trabajo de la iglesia las personas deben obedecer al hombre usado por el Espíritu Santo. Tales palabras se incluyen en los decretos administrativos de Dios y, si no las cumplen, están violando los decretos administrativos de Dios y dejando al Espíritu Santo sin medios para obrar. Por consiguiente, se oponen a Dios por encima de todo. ¿Qué se manifiesta en aquellos que realmente temen a Dios y obedecen las palabras de Dios? Dicen: “Obedeceré lo que sea que digan las palabras de Dios. Obedeceré todas las palabras de Dios, incluyendo Sus palabras de que las personas deben obedecer el liderazgo del hombre usado por el Espíritu Santo; lo obedeceré todo, porque estas son las palabras de Dios”. Decir esto es completamente correcto. No sólo se conforma externamente con las palabras de Dios, sino que también se conforma con las palabras de Dios en esencia. ¿Dónde se manifestó la oposición de Pablo a Dios? En la superficie, él cumplió y obedeció las palabras de Dios, sin embargo, se opuso a su esencia; estaba desafiando el esclarecimiento y la iluminación interiores del Espíritu Santo y se había convertido en alguien que se oponía a Dios. ¿Ser alguien que obedece a Dios es tan simple como las personas imaginan? Esta es una verdad muy importante. La verdad tiene su propia realidad inherente. No violes la realidad de la verdad; si uno viola la realidad de la verdad, viola la esencia de la verdad. No pienses que si lo que uno dice parece correcto externamente, de acuerdo con las palabras de Dios y en conformidad con los conceptos de las personas, entonces obedece a Dios. De hecho, tales personas se oponen a Dios por encima de todo, nadie es más peligroso y son anticristos; ves esto ahora, ¿sí? ¿Realmente es tan fácil entrar a la realidad de la verdad? Con base en los conceptos y las imaginaciones del hombre, para las apariencias externas tales palabras parecen correctas; de hecho, violan la verdad, se oponen a Dios. Las personas no pueden discernir y no se percatan de eso. ¿Creéis que estos anticristos son listos o tontos? Ahora ves, ¿sí? ¿Creéis que es realmente fácil que ocurran cambios en el carácter de vida de alguien que tenga la naturaleza de un anticristo, que no se someta a nadie? ¿Qué cosas deben padecer? Deben padecer el juicio y castigo de las palabras de Dios. ¿Y hasta qué punto deben experimentar el juicio y castigo de las palabras de Dios? Deben obtener el verdadero conocimiento de la esencia de su naturaleza y el verdadero hecho de su corrupción. Sólo cuando realmente se conozcan a sí mismos y realmente vean lo que son, su experiencia y conocimiento de las palabras de Dios habrán pasado la prueba. Además, deben padecer trato y poda. ¿Cuál es el efecto que se logra por tratar y podar? Uno escuchará las palabras de quien sea que se conformen con la verdad y sólo escogerá lo que se conforme con la verdad, no quién lo esté diciendo. “Independientemente de quién trate conmigo y me reproche, si lo que dice concuerda con la verdad, entonces obedeceré; independientemente de cómo se vean o de lo carentes que estén de conocimiento, si lo que dicen se conforma con la verdad, escucharé y obedeceré. No me veo como alto y poderoso, no soy nada. En este preciso momento veo a todos como mejores que yo. Siempre y cuando puedan practicar y obedecer la verdad entonces, aunque sean personas sin educación, aún son mejores que yo, ya que en mi naturaleza me opongo a Dios. Si ellos pueden obedecer a Dios, entonces me someteré a ellos.” Cuando eres tratado y podado hasta este punto, entonces el efecto se logra. En este punto tu arrogancia y santurronería han desaparecido y finalmente te dices tú mismo: “Aunque mi líder sea un joven de veinte años, si tiene la experiencia, entonces lo obedeceré”. Si una niña de 15 ó 16 años es líder y es capaz de enseñar el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo, entonces también la obedeceré”. ¿Creéis que tal obediencia es fácil? ¿Lo pueden hacer las personas con un estallido de duro esfuerzo? Esto es sólo algo que puedes lograr después de experimentar muchas veces el fracaso, el trato y la poda. Sólo entonces verás realmente lo que eres y te conocerás verdaderamente y ya no te tendrás en alta estima; dejarás de confiar en ti mismo y, como resultado, dejarás de ser santurrón. Yo también solía ser arrogante y engreído y no me inclinaba ante nadie. Cuando pienso en ese momento, veo cuán profundamente corrompido estaba, igual que vosotros hoy. Cuando sufrí el trato y la poda de Dios y fui directamente expuesto por Sus palabras, fue angustiosamente doloroso y lloré muchas lágrimas secretas, pero poco a poco llegué a conocerme, a despreciarme y al final comencé a negarme y dejé de confiar en mí mismo. Escuché a cualquiera que dijera lo que era correcto, sentí que era mejor escuchar a los demás que escucharme a mí mismo, y algunas veces lo que otros decían parecía estar mal, pero también pensé que si parte de eso era correcto, debería escuchar y, al llegar a este punto, mi arrogancia y santurronería desaparecieron. Para resolver nuestra arrogancia y santurronería debemos sufrir mucho dolor y derramar muchas lágrimas. Y así hoy, respeto a quienquiera que haya sido elegido líder. Digo: “Aunque parezcan comunes y corrientes en apariencia, tienen sus fortalezas”. Y cuando descubro que alguien ha transgredido, no sólo me centro en sus transgresiones, ya que es normal que transgredan y sin duda también tienen sus puntos fuertes; es sólo que aún no he descubierto lo que son. Cuando considero a las personas correctamente, no las subestimo y no siempre me tengo en alta estima, soy capaz de respetar a los demás. Entonces puedo reflexionar sobre lo que otros dicen y no negarlo ciegamente. No me atrevo a confiar en lo que imagino y pienso que podría estar equivocado, que podría cometer un error. “Antes, ¿no siempre confiaba en que tenía razón y no terminó esto en fracaso?” Así que no me atrevo a confiar en mí mismo. Incluso cuando he pensado detenidamente en algo, no me atrevo a confiar en mí mismo y siempre estoy indeciso. Cuando alguien dice algo que suena mal, no me atrevo a negar por completo que sea correcto, y cuando alguien dice algo que suena bien, no me atrevo a creer que sea absolutamente correcto y estoy constantemente buscando y examinando y, en particular, no me atrevo a creer que estoy en lo cierto, prefiero confiar en los demás y no confiar en mí mismo, no me atrevo a creer que tengo la razón y que estoy en lo correcto incluso cuando confío en otros y termina en fracaso. Cuando lo que experimentas ha llegado a este punto, entonces estás más o menos allí. No confías en tus opiniones subjetivas. Ni siquiera estás seguro de las cosas de las que estás seguro. El tuyo es un estado de absoluta negación de ti mismo y no te atreves a ser demasiado confiado. Si algo que alguien más dice suena un poco raro, aun así estás dispuesto a darle un poco de consideración, a confiar en eso un poco más; es mejor confiar en los demás que confiar en ti mismo, hay más seguridad en esto y no terminarás tomando la senda equivocada. Debes experimentar el trato y la poda hasta este punto ya que todos los que están demasiado seguros de sí mismos no han experimentado suficiente trato y poda. La entrada a la vida ¿no se logra experimentando? Las personas cuyas experiencias son demasiado superficiales no han ganado nada. No tienen ni verdad ni realidad. Aquellas cuyas experiencias son profundas pueden captar la realidad de la verdad y en esos momentos su práctica de la verdad es correcta y están poseídas de la realidad.

Anterior:La senda hacia la práctica para entrar en la vida y lograr un cambio en el carácter

Siguiente:Cómo buscar la verdad y entrar en su realidad

También podría gustarte