¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina? (Fragmento I)

Como alguien que cree en Dios, debes entender que, en la actualidad, al recibir la obra de Dios en los últimos días y toda la obra del plan de Dios en ti, en verdad has recibido una exaltación y salvación inmensas de Dios. Toda la obra de Dios en el universo entero se ha centrado en este grupo de personas. Él ha dedicado todos Sus esfuerzos a vosotros y ha sacrificado todo por vosotros; Él ha reclamado y os ha dado toda la obra del Espíritu sobre todo el universo. Por eso es que os digo que sois afortunados. Más aún, Él ha desplazado Su gloria de Israel, Su pueblo elegido, a vosotros, con el fin de lograr que el propósito de Su plan se manifieste completamente a través de vuestro grupo de personas. Por lo tanto, vosotros sois los que vais a recibir la herencia de Dios, y aún más, vosotros sois los herederos de la gloria de Dios. Tal vez vosotros recordáis estas palabras: “Porque esta pequeña aflicción, que es momentánea, obra en nosotros un peso de gloria que sobrepasa todo y que es eterno”. En el pasado, vosotros habéis oído esta sentencia, sin embargo, nadie comprendió su verdadero significado. Hoy en día, vosotros conocéis bien el verdadero significado que ella posee. Estas palabras reflejan lo que Dios logrará en los últimos días. Y serán cumplidas sobre aquellos cruelmente afligidos por el gran dragón rojo en la tierra donde se encuentra. El gran dragón rojo persigue a Dios y es el enemigo de Dios, por lo que, en esta tierra, los que creen en Dios son sometidos a humillación y persecución. Es por ello que estas palabras se volverán ciertas en vuestro grupo de personas. A medida que la obra se lleva a cabo en una tierra que se opone a Dios, toda Su obra se encuentra con un obstáculo desmesurado, y muchas de Sus palabras no pueden cumplirse en el momento oportuno; por lo que la gente es refinada a causa de las palabras de Dios. Esto también es un elemento de sufrimiento. Es muy arduo para Dios llevar a cabo Su obra en la tierra del gran dragón rojo, pero es a través de esta dificultad que Dios realiza una etapa de Su obra para manifestar Su sabiduría y acciones maravillosas. Dios aprovecha esta oportunidad para hacer que este grupo de personas sean completadas. Debido al sufrimiento de la gente, su calibre, y todo el carácter satánico de la gente en esta tierra impura, Dios lleva a cabo Su obra de purificación y conquista, de manera que, al hacerlo así, Él pueda obtener la gloria y ganar a los que dan el testimonio de Sus obras. Esta es la relevancia completa de todos los sacrificios que Dios ha hecho para este grupo de personas. Es decir, Dios hace la obra de conquista sólo a través de los que se oponen a Él. Por tanto, sólo al hacerlo de esta manera, el gran poder de Dios puede manifestarse. En otras palabras, sólo los que están en la tierra impura son dignos de heredar la gloria de Dios, y sólo esto puede dar prominencia al gran poder de Dios. Por eso digo que la gloria de Dios se obtiene en la tierra impura y de aquellos que viven en su interior. Esta es la voluntad de Dios. Esto es igual a la etapa de la obra de Jesús; Él solamente podía ser glorificado entre aquellos fariseos que lo persiguieron. Si no hubiese sido por dicha persecución y por la traición de Judas, Jesús no habría sido ridiculizado o calumniado, ni mucho menos crucificado, y por tanto nunca hubiese obtenido la gloria. Dondequiera que Dios obra en cada era, y dondequiera que Él realiza Su obra en la carne, Él obtiene la gloria allí y allí también se gana a quienes Él tiene la intención de ganar. Este es el plan de la obra de Dios, y esta es Su gestión.

Extracto de “¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina?”

Vosotros recibiréis la herencia de Dios

I

Como creyente en Dios comprende, al recibir Su obra en los últimos días, has recibido gloria y salvación al obrar Dios Su plan en ti. La obra de Dios en el universo se centra en ti. Todos Sus esfuerzos ha dedicado a ti. Dios ha sacrificado todo por ti. Te ha otorgado la obra del Espíritu. Sois los afortunados, tenéis la suerte. Dios ha traído gloria de Israel para manifestar en vosotros Su plan, los herederos de Su gloria y legado. Sois los afortunados, tenéis la suerte. Dios ha traído gloria de Israel para manifestar en vosotros Su plan, los herederos de Su gloria y legado.

II

Antes, escuchabas pero no entendías el significado auténtico de estas palabras: “Por nuestra leve aflicción, que es momentánea, nos obra sobremanera un eterno peso de gloria”. Eres plenamente consciente del significado que tiene. Estas palabras se cumplirán en los últimos días, sobre aquellos cruelmente afligidos por el gran dragón rojo, el enemigo de Dios. Porque persigue a Dios, los creyentes de esta tierra sufren tormento. Por eso la promesa de Dios se realizará en ellos. Sois los afortunados, tenéis la suerte. Dios ha traído gloria de Israel para manifestar en vosotros Su plan, los herederos de Su gloria y legado. Sois los afortunados, tenéis la suerte. Sois los afortunados, tenéis la suerte.

III

Dios hace Su obra en una tierra que se le opone; Su obra sufre obstáculos, Sus palabras no pueden cumplirse pronto. Su gente se refina mientras aguardan y sufren. La obra de Dios es difícil en la tierra del gran dragón rojo. Por esta lucha pasa la obra de Dios para manifestar Su sabiduría y acciones maravillosas, completar a esta gente. Por su sufrimiento y pobre calibre, su carácter satánico en esta tierra impura, Dios obra para purificar, purificar y conquistarlos, para ganar gloria y testigos de Sus obras. Es el significado de Su sacrificio. Dios conquista por quienes se oponen a Él, manifestar Su poder. En la tierra impura, sólo sus habitantes son dignos de heredar Su gloria.

IV

El poder de Dios es grande, se revelará en esta tierra impura, como es Su voluntad. El poder de Dios es grande, se revelará en esta tierra impura, como es Su voluntad. El poder de Dios es grande, se revelará en esta tierra impura, como es Su voluntad. El poder de Dios es grande, se revelará en esta tierra impura, como es Su voluntad. Sois los afortunados, sois los afortunados, tenéis la suerte.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado