La Era del Reino es la Era de la Palabra (Fragmento I)

En la Era del Reino, Dios usa la palabra para iniciar una nueva era, para cambiar los medios de Su obra, y para realizar la obra de la era entera. Este es el principio por el cual Dios obra durante la Era de la Palabra. Él se hizo carne para hablar desde diferentes perspectivas, permitiendo que el hombre pueda en verdad ver a Dios, quien es la Palabra manifestada en la carne, y Su sabiduría y maravilla. Este tipo de obra se realiza para lograr mejor los objetivos de conquistar al hombre, perfeccionar al hombre y eliminar al hombre. Este es el verdadero significado del uso de la palabra para llevar a cabo el trabajo en la Era de la Palabra. A través de la palabra, el hombre llega a conocer la obra de Dios, el carácter de Dios, la esencia del hombre, y a qué debe el hombre entrar. A través de la palabra, toda la obra que Dios quiere realizar en la Era de la Palabra es lograda. A través de la palabra, el hombre es revelado, eliminado y probado. El hombre ha visto la palabra, oído la palabra, y ha tomado conciencia de la existencia de la palabra. Como resultado, el hombre cree en la existencia de Dios; el hombre cree en la omnipotencia y en la sabiduría de Dios, así como en un corazón de Dios lleno de amor hacia el hombre y Su deseo de salvarlo. Aunque la palabra “palabra” es simple y ordinaria, la palabra procedente de la boca de Dios encarnado, sacude todo el universo; Su palabra transforma el corazón del hombre, las nociones y el antiguo carácter del hombre, y la antigua apariencia del mundo entero. A través de las edades, sólo el Dios de hoy en día obra de tal manera, y sólo Él habla y salva al hombre de ese modo. A partir de este momento, el hombre vive bajo la guía de la palabra, pastoreado y provisto de la palabra; vive en el mundo de la palabra, vive entre las maldiciones y bendiciones de la palabra de Dios, y aún más personas, viven bajo el juicio y el castigo de la palabra. Estas palabras y estas obras son todas por causa de la salvación del hombre, cumpliéndose así la voluntad de Dios, y cambiando el aspecto original del mundo de la antigua creación. Dios creó el mundo con la palabra, guía a los hombres de todo universo con la palabra, los conquista y los salva con la palabra. Al final, Él utilizará la palabra para llevar al conjunto del viejo mundo a su fin. Sólo entonces será que el plan de gestión se complete enteramente. A lo largo de la Era del Reino, Dios usa la palabra para llevar a cabo Su obra y lograr los resultados de Su obra; Él no realiza maravillas ni hace milagros; Él simplemente hace Su obra a través de la palabra. A causa de la palabra, el hombre es nutrido y provisto; a causa de la palabra, el hombre adquiere el conocimiento y la experiencia verdadera. En la Era de la Palabra el hombre ha recibido bendiciones verdaderamente excepcionales. Los hombres no sufren ningún dolor de la carne y simplemente disfrutan de la abundante provisión de la palabra de Dios; no es necesario que busquen o viajen, y ven la aparición de Dios en la comodidad, lo escuchan hablar personalmente, reciben Su provisión, y lo ven personalmente realizando Su obra. En épocas pasadas, el hombre no era capaz de disfrutar de tales cosas, y estas son bendiciones que nunca podía recibir.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

EN LA ERA DEL REINO, LA PALABRA LO CONSIGUE TODO

I

En la Era del Reino, Dios inicia una nueva era con la palabra. Él cambia los medios de Su obra, obra en toda la era con la palabra. Este es el principio por el cual obra Dios en la Era de la Palabra. Él se encarnó para hablar desde diferentes posiciones, para que el hombre vea realmente a Dios, la Palabra manifestada en la carne, y vea Su maravilla y Su sabiduría. Esta obra es para conseguir mejor los objetivos de conquistar al hombre y perfeccionarlo, y de eliminarlo. Esto es lo que realmente significa usar la palabra para obrar en la Era de la Palabra, en la Era de la Palabra. Con la palabra, el hombre conoce la obra de Dios y también Su carácter. Con la palabra, el hombre conoce su esencia, y sabe qué debería emprender. Toda la obra de Dios en la Era de la Palabra se realiza a través de la palabra. Y el hombre es revelado, es eliminado, y probado a través de la palabra.

II

El hombre ve la palabra, escucha la palabra, y conoce la existencia de la palabra. Así cree en la existencia de Dios, Su omnipotencia y sabiduría, cree en el corazón de Dios lleno de amor por el hombre y en Su deseo de salvar al hombre. Aunque la "palabra" es común y simple, la palabra de la boca de Dios encarnado estremece el cielo y la tierra, cambia el corazón del hombre, sus nociones y su antiguo carácter, y el viejo mundo.

III

A través de las eras, sólo el Dios de hoy obra, habla y salva al hombre de esta forma. Entonces, el hombre vive guiado por la palabra, pastoreado y provisto por la palabra. Todos los pueblos viven en el mundo de la palabra, en las maldiciones y bendiciones de la palabra de Dios. La palabra juzga y castiga a más personas. Las palabras y obras son para salvar al hombre, para cumplir la voluntad de Dios y cambiar el viejo mundo. Dios creó el mundo, guía a los hombres a través del universo, los conquista y los salva con la palabra. Y al final de los tiempos, traerá con la palabra el fin a todo el viejo mundo. Tras conseguirlo, Su plan de gestión habrá concluido, concluido por completo.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado