Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo (Fragmento V)

Los que buscan y los que no buscan son ahora dos clases diferentes de personas y son dos clases de personas con dos destinos diferentes. Los que buscan el conocimiento de la verdad y practican la verdad son las personas a quienes Dios va a salvar. Los que no conocen el camino verdadero son demonios y enemigos; son los descendientes del arcángel y van a ser destruidos. Incluso los creyentes piadosos de un Dios ambiguo ¿no son también demonios? Las personas que tienen una buena conciencia pero no aceptan el camino verdadero, son demonios; su esencia es de resistencia hacia Dios. Los que no aceptan el camino verdadero son los que resisten a Dios; incluso si estas personas sufren muchas dificultades, aun así, van a ser destruidas. Los que no están dispuestos a abandonar el mundo, que no pueden soportar separarse de sus padres, que no pueden soportar deshacerse de sus propios deleites de la carne, todos son desobedientes a Dios y todos van a ser destruidos. Cualquiera que no crea en Dios encarnado es demoniaco; es más, va a ser destruido. Los que creen, pero no practican la verdad, los que no creen en el Dios encarnado, y los que de ningún modo creen en la existencia de Dios, van a ser destruidos. Cualquiera que sea capaz de permanecer es una persona que ha pasado por la amargura del refinamiento y ha permanecido firme; esta es una persona que verdaderamente ha padecido pruebas. Cualquiera que no reconozca a Dios es un enemigo; es decir, ¡cualquiera dentro o fuera de esta corriente que no reconoce a Dios encarnado es un anticristo! ¿Quién es Satanás, quiénes son los demonios y quiénes son los enemigos de Dios sino los detractores que no creen en Dios? ¿No son esas las personas que son desobedientes a Dios? ¿No son esas las personas que verbalmente afirman creer, sin embargo tienen falta de la verdad? ¿No son esas las personas que sólo buscan el obtener las bendiciones, pero no pueden dar testimonio de Dios? Todavía puedes codearte con esos demonios hoy y hacer hincapié en la conciencia y el amor con estos demonios; pero, ¿no se considera esto como extender las buenas intenciones a Satanás? ¿No se considera como asociarse con los demonios? Si hoy en día las personas todavía no son capaces de distinguir entre lo bueno y lo malo, y todavía a ciegas hacen hincapié en el amor y la piedad sin que para nada tengan la esperanza de buscar la voluntad de Dios y que de ningún modo puedan tener el corazón de Dios como el suyo propio, sus finales serán mucho más desgraciados. Cualquiera que no cree en el Dios en la carne es un enemigo de Dios. Si puedes hacer hincapié en la conciencia y el amor de un enemigo, ¿no te falta un sentido de justicia? Si eres compatible con los que Yo detesto y con los que no estoy de acuerdo, y aún así haces hincapié en el amor o en los sentimientos personales de ellos, ¿no eres por eso desobediente? ¿No estás resistiendo a Dios de una manera intencional? ¿Posee una persona como esta la verdad? Si la gente hace hincapié en la conciencia a los enemigos, hace hincapié en el amor a los demonios, y hace hincapié en la compasión a Satanás, ¿no está interrumpiendo de manera intencional la obra de Dios? Esas personas que creen sólo en Jesús y no creen en Dios encarnado durante los últimos días, y aquellas que verbalmente afirman creer en Dios encarnado pero hacen el mal, todas son anticristos, no digamos ya aquellas personas que no creen en Dios. Todas estas personas van a ser destruidas. El estándar por el que el hombre juzga al hombre se basa en su comportamiento; uno cuya conducta es buena es una persona justa y uno cuya conducta es abominable es malvado. El estándar por el que Dios juzga al hombre se basa en si la esencia de alguien lo obedece; uno que obedece a Dios es una persona justa y uno que no obedece a Dios es un enemigo y una persona malvada, independientemente de si el comportamiento de esta persona es bueno o malo, o si el discurso de esta persona es correcto o incorrecto. Algunas personas desean usar las buenas obras para obtener un buen destino en el futuro y algunas personas desean usar un buen discurso para comprar un buen destino. Las personas falsamente creen que Dios determina el resultado del hombre de acuerdo a su comportamiento o su discurso y, por lo tanto, muchas personas buscarán usar esto para ganar un favor temporal por medio del engaño. Las personas que más tarde sobrevivan al reposo, todas habrán soportado el día de la tribulación y también habrán dado testimonio de Dios; todas serán personas que cumplen su deber y tienen la intención de obedecer a Dios. Los que simplemente desean usar la oportunidad de servir para evitar practicar la verdad no van a poder permanecer. Dios tiene estándares apropiados para el arreglo de los resultados de todas las personas; Él no simplemente toma estas decisiones de acuerdo a las palabras y conductas de alguien, ni tampoco las toma de acuerdo con su comportamiento durante un solo periodo de tiempo. Para nada va a ser indulgente con toda la conducta malvada de alguien debido al servicio pasado que haya hecho para Dios, ni tampoco va a perdonar de la muerte a alguien por un gasto momentáneo para Dios. Nadie puede evadir la retribución debida a su maldad y nadie puede cubrir su malvada conducta y, por lo tanto, evadir el tormento de la destrucción. Si alguien puede hacer en verdad su propio deber, entonces esto quiere decir que es eternamente fiel a Dios y no busca recompensas, independientemente de si recibe bendiciones o sufre desgracias. Si las personas son fieles a Dios cuando ven bendiciones, pero pierden su fidelidad cuando no pueden ver bendiciones, y al final todavía son incapaces de dar testimonio de Dios e incluso son incapaces de hacer su deber como deberían, estas personas que una vez prestaron servicio a Dios fielmente van a ser destruidas. En resumen, las personas malvadas no pueden sobrevivir a la eternidad ni tampoco pueden entrar en el reposo; sólo los justos son los maestros del reposo. Después de que la humanidad entre en el camino correcto, las personas van a tener vidas humanas normales. Todas harán sus respectivos deberes y serán absolutamente fieles a Dios. Se librarán por completo de su desobediencia y de su carácter corrupto y vivirán para Dios y por causa de Dios. Carecerán de desobediencia y resistencia. Van a poder obedecer por completo a Dios. Esta es la vida de Dios y el hombre y la vida del reino, y es la vida del reposo.

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado