App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

102. Los principios de reportar a los líderes y colaboradores

1. Se debe determinar que el Espíritu Santo de ninguna manera está obrando. Se debe obtener la corroboración y el apoyo de varias personas que entiendan la verdad. Entonces se puede seguir el debido proceso para reportarlos;

2. Si se descubre que un líder o colaborador ha violado seriamente los arreglos de la obra, cometido el mal o reprimido al pueblo escogido de Dios, debe ser denunciado y expuesto;

3. A un líder o colaborador que tenga transgresión o que muestre corrupción, se le debe prestar ayuda con amor. Si rechaza aceptar la verdad, entonces puede ser denunciado, expuesto y reemplazado;

4. Si un líder o colaborador comete mucho mal, revelando su verdadera naturaleza, y se revela que es una persona perversa o un anticristo, debe ser denunciado, expuesto, despedido y expulsado.

Comunión del hombre:

(3) Sobre el debido proceso de denunciar a los falsos líderes y colaboradores

Hay tres principios para distinguir e identificar a los falsos líderes y colaboradores: 1. Debe ser absolutamente seguro que la obra del Espíritu Santo está ausente; 2. Mala humanidad y reputación; 3. Descuidar su deber, no llevar a cabo obra práctica y cometer mucho mal.

Es el método más preciso para distinguir a los falsos líderes y colaboradores según los tres principios anteriores. Aquí, el pueblo escogido de Dios debe tener claro que los líderes y colaboradores en general cometen transgresiones y muestran corrupción pero no son necesariamente falsos líderes ni falsos colaboradores. Transgresión no es lo mismo que maldad. Su naturaleza es diferente. Transgresión es hacer algo incorrecto, tomar el camino erróneo o elegir a la persona equivocada con un juicio nublado mientras que el malvado está haciendo cosas malas de forma compulsiva a sabiendas e intencionadamente. Por tanto, mientras que es normal que un hombre tenga transgresiones, la que hace toda clase de mal habitualmente es una persona malvada. Si se descubre que cualquier líder o colaborador encaja con estos tres principios, es un falso líder o colaborador.

El debido proceso para denunciar a un falso líder o colaborador es el siguiente: cuando existen suficientes testimonios y evidencias al enumerar los hechos, según los tres principios, con la corroboración y apoyo de varias personas que entiendan la verdad, el susodicho líder o colaborador puede ser denunciado a los superiores. La denuncia a un líder de distrito pequeño puede emitirse al grupo de toma de decisiones de distrito. La denuncia a un miembro de un grupo de toma de decisiones de distrito puede emitirse al grupo de decisiones pastoral. Si los líderes y colaboradores de todos los niveles no reaccionan y son lentos en sus acciones, la denuncia puede emitirse directamente al hombre usado por el Espíritu Santo. Este es el procedimiento adecuado para denunciar a un falso líder o colaborador que deben seguir los líderes y colaboradores de todos los niveles y el pueblo escogido de Dios. Si el problema es particularmente grave y se expone claramente que alguien es un falso líder o colaborador que ha cometido mucho mal y ha suscitado el enojo público, el pueblo escogido de Dios tiene el derecho de destituirlo directamente. Si un líder de cualquier nivel intenta proteger a esta persona, también puede ser destituido directamente. Sin embargo, para ser implementado, esto debe hacerse con suficiente base factual, con evidencias convincentes y claras que las personas puedan identificar. Si los hechos materiales son insuficientes, si no son convincentes para las personas, están regados con otros elementos o mezclados con ficción, entonces la parte denunciante es cuestionable. Es probable que el líder o colaborador esté siendo incriminado por personas malvadas. El pueblo escogido de Dios debe poder distinguir sin ser engañado ni explotado por personas malvadas. No debe acusar injustamente a un buen hombre ni absolver a un hombre malvado. Debe acatar el principio de la verdad para agradar a Dios.

de ‘Veinte problemas que deben ser resueltos cuando la obra de la iglesia se embarca en la vía correcta’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

En quinto lugar, los problemas sobre los líderes y colaboradores de cualquier nivel que reprimen, condenan, corrigen e incriminan a otros deben resolverse. Además de la necesidad de exponer, tomar medidas contra las personas malvadas que han cometido mucha maldad y tratarlas, los problemas de los que tienen una humanidad bastante pobre y mala deben resolverse comunicando la verdad para lograr los efectos de ayudar y apoyar a los demás con amor. Si se descubre que un líder o colaborador ha reprimido, condenado, corregido e incriminado deliberadamente al pueblo escogido de Dios, se le debe tratar y corregir duramente. Si es incapaz de arrepentirse, debe ser sustituido. Los que reprimen, condenan, corrigen e incriminan a los demás son invariablemente personas malvadas y auténticos falsos líderes. Las características de los falsos líderes y anticristos son la crueldad, la insidia y la propensión a corregir a los demás. Cuando ellos trabajan, quebrantan gravemente los arreglos de la obra. Incluso interpretan las cosas fuera de contexto y las hacen todo lo contrario, con total desconsideración por la verdad cuando resuelven problemas. No tienen en absoluto amor por el pueblo escogido de Dios. Tales personas malvadas carecen definitivamente de la obra del Espíritu Santo. Son absolutamente falsos líderes y colaboradores que necesitan ser eliminados.

de ‘Sólo mediante la verdadera obediencia a la obra de Dios puede una persona entrar en la realidad de la verdad’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Ahora todas las iglesias tienen personas similares a las que estaban en el “grupo de Coré”. No están haciendo nada bueno, luchan por poder y beneficios, y crean caos y disturbios en las iglesias en todas partes. Son simplemente obstáculos y escollos de la casa de Dios. Estas personas no tienen un ápice de amor por la verdad y, además, no practican la verdad. Sus caracteres satánicos nunca cambian y se especializan en oponerse a la casa de Dios. Su ambición de establecer su propio reino independiente nunca muere y siempre están planeando su vuelta. Ellas son, precisamente, las que están causando el caos en todas partes ahora mismo. Dondequiera que haya caos está la presencia del mal y la maldad de los demonios. Esta es exactamente la clase de conducta parecida a la que presentó el “grupo de Coré”. Todas aquellas personas que no pueden obedecer verdaderamente los arreglos de la obra de los de arriba y que se resisten intencionadamente a la persona utilizada por el Espíritu Santo y que pueden hacer sus propias cosas pertenecen a la misma categoría que el “grupo de Coré”. Todas estas personas se consideran anticristos y los elegidos de Dios deben aprender a distinguirlas y denunciar y exponer a estos demonios. Todas las personas malvadas que interrumpen y perturban la obra de Dios y hacen toda clase de maldades se consideran demonios. Si las personas malvadas y los demonios implicados en las actividades de la iglesia por todas partes no son denunciados y expuestos por aquellas personas que conocen su verdadera naturaleza, los elegidos de Dios sólo podrán ver sus intenciones mediante la observación a largo plazo y esto retrasará la obra de la casa de Dios. Por lo tanto, cualquiera que vea las intenciones de las personas malvadas y de los demonios debe alzar la voz y exponerlos en aras de proteger la obra de Dios, y no debe actuar como si no tuviera nada que ver con él y no decir nada. Las personas malvadas ciertamente no se arrepentirán porque Dios no salva a las personas malvadas. En consecuencia, cualquiera que conozca la verdadera naturaleza de las personas malvadas o que vea demonios perturbando a la iglesia debería exponerlos con valentía y cooperar con los elegidos de Dios para castigar a estas personas malvadas y demonios. Sólo entonces son personas consideradas con las intenciones de Dios y que protegen Su obra. Cualquiera que vea la verdadera naturaleza de las personas malvadas y de los demonios, pero que no los exponga, es cómplice de sus malas acciones y se verá involucrado por ellos. Por lo tanto, la eliminación de todas las personas malvadas y de los demonios es una obligación ineludible de los elegidos de Dios, que nunca deben dudar de hacer lo correcto y de eliminar todos los obstáculos y escollos en aras de expandir el evangelio y hacer la voluntad de Dios. Los elegidos de Dios deben tenerlo claro: todas aquellas personas como el “grupo de Coré” serán destruidas.

de ‘La difusión de la obra del evangelio es la voluntad ansiosa de Dios’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

En cuanto a las personas con buena humanidad que realmente buscan la verdad, aunque tengan errores, cometan transgresiones y muestren corrupción, la familia de Dios no las investigará sino que les permitirá que continúen practicando. El propósito es dar a las personas oportunidades de desempeñar su deber, llevar a cabo la obra y ser cultivadas. Sólo serán quitadas y sustituidas si realmente no pueden llevar a cabo la obra. Entre todos los líderes y colaboradores que han sido eliminados en el pasado, tanto si dio la impresión de que eran falsos líderes o colaboradores, como si fueron determinados como tal por el pueblo escogido de Dios, la familia de Dios sólo condena finalmente a esos falsos líderes que son personas malvadas y anticristos. Esos falsos líderes y colaboradores con una humanidad bastante buena o mala fueron tratados con indulgencia y ayudados con amor. Sólo los falsos líderes y anticristos incorregibles son abandonados, condenados y eliminados. Algunos falsos líderes y colaboradores originales que realmente se habían arrepentido fueron elegidos de nuevo por el pueblo escogido de Dios como líderes y colaboradores. Todo esto muestra que la obra de Dios es para salvar personas al máximo nivel. Los que fueron totalmente eliminados y vetados por la familia de Dios son falsos líderes que pertenecen a los malvados y los anticristos. Debido a su naturaleza malvada, estos anticristos y falsos líderes no aman en absoluto la verdad. Incluso la detestan y traicionan. Esa es la razón por la que son irredimibles. No es la familia de Dios la que hace difícil la vida de estas personas. Lo hace el hecho de que Dios deteste al diablo Satanás y a las personas falsas y malvadas. Esos malvados que cometen habitualmente maldad son Satanás el diablo. Los malvados serán sin duda imprecados y castigados. Esto lo decide el carácter justo y santo de Dios.

de ‘Sólo mediante la verdadera obediencia a la obra de Dios puede una persona entrar en la realidad de la verdad’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Es necesario implementar la supervisión sobre los líderes y colaboradores de todos los niveles. Si se descubre que han cometido maldad o reprimido al pueblo escogido de Dios, pueden ser denunciados en cualquier momento por estos problemas. Los identificados como falsos líderes y colaboradores pueden ser persuadidos para que renuncien voluntariamente. Aquellos de quienes se haya descubierto que han mostrado su naturaleza y esencia malvadas deben ser impugnados, quitados y vetados. Esto es coherente con la verdad que debe ser tratada apropiadamente por los líderes y colaboradores de todos los niveles.

de ‘Doce asuntos urgentes que las iglesias de todas las áreas deben solucionar’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Anterior:Los principios de cómo tratar a las personas que han creído en Dios por muchos años y han sido expuestas

Siguiente:Los principios de discernir si uno tiene o no la obra del Espíritu Santo

También podría gustarte