Los principios de resolver la negatividad

1. Debes abordar todos los problemas de acuerdo a las palabras de Dios y a la verdad, reconocer que todos lo que Dios hace es por la salvación y el amor para el hombre y debes ser capaz de negarte a ti mismo y de abandonar la carne;

2. Debes reconocer la esencia y la raíz de la negatividad. Ser negativo es rechazar y oponerse a la verdad, y ser negativo y quejarse es desafiar a Dios y traicionar a Dios;

3. Debes orar a Dios y buscar captar la voluntad de Dios con el objetivo de conocer la obra de Dios, entender la voluntad y los requisitos de Dios y dejar atrás la negatividad;

4. Es demasiado peligroso vivir en un carácter satánico, ya que serás capaz de ser negativo y de desafiar a Dios en cualquier momento. Debes buscar la verdad para que la realidad de la verdad, positiva y correcta, pueda dominar.

Palabras relevantes de Dios:

Dios perfecciona al hombre de varias maneras y, como resultado, es posible para ti ser perfeccionado en todos los asuntos. No sólo puedes ser perfeccionado en términos de lo positivo, sino también en lo negativo, enriqueciéndote de esta manera. […]

[…] Si deseáis ser perfeccionados por Dios, debéis aprender a experimentar todas las cosas y ser esclarecidos en todo lo que enfrentáis. Cuando te enfrentes a algo, sea malo o bueno, debes beneficiarte de ello y no debes transformarte en alguien pasivo. No importa lo que sea, deberías poder considerarlo desde el punto de vista de Dios y, no analizarlo y estudiarlo desde la perspectiva del hombre (esto supone una desviación en tu experiencia). Si así es tu experiencia, tu corazón absorberá las cargas de tu vida, vivirás constantemente a la luz del semblante de Dios, y no te desviarás fácilmente en tu práctica. Este tipo de hombre tiene grandes perspectivas.

de ‘Promesas a aquellos que han sido perfeccionados’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si las personas siempre tienen esta visión en ellas, se sentirán internamente esclarecidas y cómodas; estarán seguras de estos asuntos. Tú dirás: “Dios no me está haciendo daño ni se burla deliberadamente de mí, ni me humilla. Aunque Él pronuncie algo con dureza y golpee el corazón, es por mi propio bien. Aunque Él hable tan duramente, sigue salvándome y siendo considerado con mis debilidades. Él no me está castigando con los hechos. Yo creo que Dios es salvación”. Si de verdad tienes esta visión, no llegarás al punto de huir. En tu conciencia puedes sentir que estás equivocado, puedes sentir condenación, que no deberías tratar a Dios de esa forma. Piensa en toda la gracia que has obtenido, todas las palabras que has oído; ¿podrías escucharlas en vano? No importa quién huya, tú no puedes. Otras personas no creen, pero tú debes hacerlo. Otras personas abandonan a Dios, pero tú debes defenderlo y dar testimonio de Él. Otros difaman a Dios, pero tú no puedes. Por muy severo que Dios sea contigo, debes seguir tratándolo bien. Deberías corresponder a Su amor y tener conciencia, porque Dios es inocente. Su venida a la tierra desde el cielo, para obrar entre la humanidad, ya fue una gran humillación. Él es santo, sin la más mínima inmundicia. Venir a una tierra de inmundicia, ¿cuánta humillación ha soportado Él? Obrar en vosotros es por vuestro propio bien. Si eres inconsciente en tu trato hacia Él, ¡sería mejor morir una muerte temprana!

de ‘La relevancia de salvar a los descendientes de Moab’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si amas realmente a Dios, y no satisfaces a la carne, verás que todo lo que Él hace es correcto y muy bueno, y que Su maldición de tu rebeldía y el juicio de tu impiedad son justificados. Habrá momentos en los que Dios te castigue y discipline, y produzca un entorno para templarte, obligándote a venir delante de Él. Siempre sentirás que lo que Dios está haciendo es maravilloso. Por tanto, te parecerá que no hay tanto dolor, y que Dios es maravilloso. Si complaces las debilidades de la carne y dices que Dios va demasiado lejos, siempre sentirás dolor, estarás deprimido, confundido respecto a toda la obra de Dios, y parecerá que Él no se compadece en absoluto de las debilidades del hombre ni es consciente de sus dificultades. Por tanto, te sentirás miserable y solo, como si hubieras sufrido una gran injusticia, y esta vez comenzarás a quejarte. Cuanto más complaces las debilidades de la carne de esta forma, más sentirás que Dios va demasiado lejos, hasta que las cosas empeoran tanto que niegas Su obra, comienzas a oponerte a Él, y te llenas de desobediencia. Así pues, debes rebelarte contra la carne y no complacerla: tu esposo, tu esposa, tus hijos, tus planes, tu matrimonio, tu familia, ¡nada de eso importa! Tienes que tomar esta determinación: “En mi corazón sólo está Dios, y debo hacer todo lo posible para satisfacerlo, y no a la carne”. Si siempre posees tal determinación, cuando pongas en práctica la verdad, y te apartes a un lado, serás capaz de hacerlo con muy poco esfuerzo.

de ‘Sólo amar a Dios es realmente creer en Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Todos vosotros tenéis el siguiente estado: flojos, desmotivados, no dispuestos a pagar un precio o esperar pasivamente. Algunas personas incluso hacen quejas; no entienden las metas y la importancia de la obra de Dios y les es difícil buscar la verdad. Tales personas detestan la verdad y, al fin de cuentas, serán eliminadas. Ninguna de entre ellas puede ser hecha perfecta y ninguna será salvada. Si las personas no tienen un poco de resolución para resistir la influencia de Satanás, ¡no hay nada que se pueda hacer por ellas!

de ‘Práctica (7)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Debes entrar desde el lado positivo. Si esperas pasivamente, sigue siendo negativo. Debes ser proactivo en cooperar conmigo; sé diligente y nunca perezoso. Siempre está en comunión conmigo y ten una intimidad más profunda conmigo. Si no entiendes, no seas impaciente por los resultados rápidos. No es que no te diré; quiero ver si confías en Mí cuando estás en Mi presencia y si dependes de Mí con confianza. Siempre debes permanecer cerca de Mí y poner todos los asuntos en Mis manos. No regreses en vano. Después de estar cerca de Mí por un período de tiempo sin saberlo, Mis intenciones te serán reveladas. Si las captas, entonces estarás realmente cara a cara conmigo y verdaderamente habrás encontrado Mi rostro. Estarás bastante claro y estable en tu interior y tendrás algo en qué confiar, y también tendrás poder además de confianza. También tendrás una senda adelante y todo te resultará fácil.

de ‘Capítulo 9’ en “La Palabra manifestada en carne”

El Espíritu Santo tiene una senda que recorrer en cada persona, y a cada una le da oportunidades de ser perfeccionada. A través de tu negatividad, se te hace conocer tu corrupción y, después, al desechar la negatividad, encontrarás una senda para practicar, y este es tu perfeccionamiento. Además, por medio de la dirección y de la iluminación continuas de algunas cosas positivas en tu interior, cumplirás proactivamente tu función, crecerás en percepción, y ganarás discernimiento. Cuando tus condiciones son buenas, estás especialmente dispuesto a leer la palabra de Dios, a orar a Él, y puedes relacionar los sermones que oyes con tus propios estados. En ocasiones así, Dios te esclarece e ilumina en tu interior, y hace que te des cuenta de algunas cosas del aspecto positivo. Este es tu perfeccionamiento en el aspecto positivo. En los estados negativos, eres débil y negativo, y sientes que no tienes a Dios, pero Él te ilumina, y te ayuda a encontrar una senda para practicar. De esto sale la consecución de la perfección en el aspecto negativo. Dios puede perfeccionar al hombre tanto en los aspectos positivos como en los negativos. Depende de si puedes experimentar y de si buscas que Dios te perfeccione. Si verdaderamente buscas que Dios te perfeccione, entonces lo negativo no te puede quitar nada, sino que te puede traer cosas que son más reales y te puede hacer más capaz para saber qué es lo que falta dentro de ti y más capaz para comprender tus estados reales y ver que el hombre no tiene nada y no es nada; si no experimentas pruebas, no sabes esto, y siempre vas a sentir que estás por encima de los demás y que eres mejor que todos los demás. A través de todo esto vas a ver que todo lo que pasó antes, Dios lo hizo y Dios lo protegió. La entrada a las pruebas te deja sin amor ni fe, te falta la oración y no puedes cantar himnos; y, sin darte cuenta, en medio de esto llegas a conocerte. Dios tiene muchos medios para perfeccionar al hombre. Emplea toda clase de ambientes para tratar con el carácter corrupto del hombre y usa varias cosas para poner al hombre al descubierto; en un sentido trata con el hombre, en otro pone al hombre al descubierto y en otro revela al hombre, escarbando y revelando los “misterios” en las profundidades del corazón del hombre, y mostrándole al hombre su naturaleza revelando muchos de sus estados. Dios perfecciona al hombre a través de muchos métodos —por medio de la revelación, el trato, el refinamiento y el castigo— para que el hombre pueda saber que Dios es práctico.

de ‘Sólo los que se enfocan en la práctica pueden ser perfeccionados’ en “La Palabra manifestada en carne”

Se podría decir que tus muchas experiencias de fracaso, de debilidad, y los momentos de negatividad son pruebas de Dios para ti. Esto se debe a que todo procede de Dios, todas las cosas y todos los eventos están en Sus manos. Si fracasas, eres débil y tropiezas, todo se sustenta en Dios y Él lo tiene agarrado. Desde el lado de Dios, esto es una prueba para ti, y si no lo puedes reconocer, esto se convertirá en tentación. Existen dos clases de estados que las personas deberían reconocer: uno procede del Espíritu Santo, y el otro probablemente de Satanás. En un estado, el Espíritu Santo te ilumina y te permite conocerte, detestarte y arrepentirte así como ser capaz de tener amor genuino por Dios, y de disponer tu corazón para satisfacerlo. El otro estado es que te conoces, pero eres negativo y débil. Podría decirse que esto es el refinamiento de Dios. Podría decirse también que es la tentación de Satanás. Si reconoces que esto es tu salvación de parte de Dios, que ahora estás increíblemente en deuda con Él, y si desde ahora intentas compensarlo y no caes ya más en tal depravación; si pones tu esfuerzo en comer y beber Sus palabras, si siempre consideras que eres deficiente y que tienes un corazón que anhela, esta es la prueba de Dios. Después de que el sufrimiento haya terminado y una vez que avances de nuevo, Dios seguirá dirigiéndote, iluminándote, esclareciéndote, y nutriéndote. Pero si no lo reconoces y eres negativo, si te limitas a abandonarte hasta la desesperación, si piensas de esta forma, la tentación de Satanás ha caído sobre ti. Cuando Job pasó por pruebas, Dios y Satanás estaban apostando entre sí y Dios permitió que Satanás afligiera a Job y lo pusiera a prueba. Aunque era Dios quien probaba a Job, fue realmente Satanás quien cayó sobre él. Para Satanás, él estaba tentando a Job, pero este estaba del lado de Dios; de no haber sido este el caso, Job habría caído en tentación. Tan pronto como las personas caen en la tentación, caen en el peligro.

de ‘Los que serán hechos perfectos deben someterse al refinamiento’ en “La Palabra manifestada en carne”

No seas un seguidor pasivo de Dios, y no busques lo que te hace curioso. Al no ser ni frío ni caliente, tú mismo te castigarás y retrasarás tu vida. Te debes deshacer de esa pasividad e inactividad, y volverte adepto de buscar las cosas positivas, y vencer tu propia debilidad para que puedas ganar la verdad y vivir la verdad. No hay nada temible en tu debilidad, y tus deficiencias no son tu mayor problema. Tu mayor problema y tu mayor deficiencia son que no eres ni caliente ni frío, y tu falta de deseo por buscar la verdad. El mayor problema con todos vosotros es una mentalidad cobarde por la cual estáis felices con las cosas como están y esperáis pasivamente. Este es vuestro mayor obstáculo, y el mayor enemigo en vuestra búsqueda de la verdad.

de ‘Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Hoy día, no debes prestar atención a las cosas negativas. Primero tienes que dejar de lado, e ignorar, cada cosa que pueda hacerte sentir negativo. Cuando estés manejando asuntos, debes mantener un corazón de búsqueda y tanteo, y mantener un corazón de obediencia a Dios. Siempre que descubráis cualquier debilidad en vosotros mismos, pero no estéis sujetos a su control y llevéis a cabo la función que deberíais, esto es un movimiento positivo hacia adelante. Por ejemplo: los hermanos y hermanas más viejos tienen nociones religiosas, pero tú eres capaz de orar, de someterte, de comer y beber la palabra de Dios, y de cantar himnos… En una palabra, independientemente de lo que seas capaz de hacer, de las funciones que seas capaz de llevar a cabo, haz un uso pleno de ello con toda la fuerza que puedas reunir. No esperes pasivamente. Ser capaz de llevar a cabo tu obligación para la satisfacción de Dios es el primer paso. Entonces, cuando seas capaz de entender la verdad y de entrar en la realidad de la palabra de Dios, habrás sido perfeccionado por Él.

de ‘Acerca de que todos cumplan su función’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si tu corazón está verdaderamente callado delante de Dios, no te molestará nada de lo que esté ocurriendo en el mundo exterior, ni habrá persona, evento o cosa que te ocupe. Si tienes entrada a esto, entonces esos estados negativos o todas las cosas negativas, como las concepciones humanas, la filosofía de la vida, las relaciones anormales con las personas y los pensamientos de tu corazón desaparecerán de manera natural. Al estar siempre meditando en las palabras de Dios, al acercarse siempre tu corazón a Él, y ocuparse con Sus palabras actuales, esas cosas negativas se quitan sin que te des cuenta. Cuando las nuevas cosas positivas te ocupen, las viejas cosas negativas no tendrán lugar, así que no les prestes atención. No es necesario que hagas esfuerzos e intentes controlarlas. Céntrate en estar callado delante de Dios, come y bebe más de Sus palabras y disfrútalas; cántale más himnos de alabanza, y deja que Él tenga la oportunidad de obrar en ti, porque, en el presente, Dios quiere perfeccionar personalmente a las personas, quiere ganar tu corazón, Su Espíritu conmueve tu corazón; si vives delante de Dios, y sigues la guía del Espíritu Santo, satisfarás a Dios.

de ‘Acerca de acallar el corazón de uno delante de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: Los principios de defender la obra de Dios en los deberes propios

Siguiente: Los principios de protegerse contra lo absurdo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro