App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Fe y Vida

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

El misterio de la “resurrección de un hombre muerto”

Li Cheng

Hermanos y hermanas, ¡paz a vosotros! Gracias al Señor por Sus preparativos que nos han permitido comunicar las verdades de las Escrituras aquí. Que el Señor nos guíe. Hoy, quiero hablaros a todos sobre el tema de la “resurrección de un hombre muerto”.

Como saben todas las personas que creen en el Señor, la “resurrección de un hombre muerto” se refiere al tiempo en el que el Señor Jesús regresa. Es también una situación que nosotros como cristianos esperamos ver con impaciencia. Ahora bien, ¿cómo puede resucitar un “hombre muerto”? Muchas personas pensarían en el capítulo 37, versículos 5-6 del libro de Ezequiel: “Así dijo el Señor Jehová a estos huesos: He aquí, yo haré que entre aliento en vosotros, y viviréis. Y pondré tendones entre vosotros, y traeré carne sobre vosotros, y os cubriré con piel, y pondré aliento en vosotros, y viviréis; y sabréis que yo soy Jehová”. En el Evangelio de Juan capítulo 6, versículo 39, el Señor Jesús dijo: “Y esta es la voluntad del Padre que me ha enviado, que de todo lo que él me ha dado no pierda yo nada, sino que lo resucite en el ultimo día”. En el capítulo 15 del libro de 1 Corintios, los versículos 52-53 dicen: “En un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la trompeta final: porque la trompeta sonará, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque esto corruptible debe vestirse de incorrupción, y esto mortal debe vestirse de inmortalidad”. Además, si las personas leen el significado literal de la Biblia, creerán: en los últimos días, cuando el Señor esté a punto de descender, ocurrirán muchas cosas grandes y milagrosas. Con Su omnipotencia, Él resucitará los cuerpos de los santos que han estado durmiendo durante generaciones. Él los resucitará de sus tumbas, de debajo de la tierra o del mar. Se dará nueva vida inmediatamente a los miles de esqueletos que ya se han descompuesto debajo de la tierra o del mar. La descomposición desaparecerá mágicamente y ellos entrarán en la gloria. ¡Qué espectacular sería esta escena! […] Estas son también nuestras perspectivas e imaginaciones sobre la “resurrección de un hombre muerto”. ¿Cómo se cumplirá esta profecía? ¿Va a ser realmente tan milagrosa como imaginamos que va a ser? ¿Cumplirá el Señor este asunto conforme a nuestras imaginaciones?

Todos sabemos que la sabiduría de Dios es más alta que los cielos. Lo que Dios hace sobrepasa nuestros pensamientos e imaginaciones. En la Biblia, se ha registrado: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos, dijo Jehová. Porque tal como los cielos son más altos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos que vuestros pensamientos” (Isaías 55:8-9). Como creaciones delante de Dios, somos insignificantes e inferiores como el polvo. Nunca podremos comprender la obra de Dios. Esto es parecido a los registros en la Biblia del Señor Jesús hablando con Nicodemo sobre la verdad del nuevo nacimiento: “Si un hombre no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). Nicodemo entendió las palabras del Señor Jesús en un sentido literal. Creyó que “nuevo nacimiento” significaba salir de nuevo del vientre de la madre. Al usar su cerebro e imaginación, entendió un asunto espiritual como si fuera un asunto del mundo material. Esta clase de aceptación es muy errónea. Además, cuando el Señor Jesús habló con una mujer samaritana, le dijo: “Pero quienquiera que beba del agua que yo le daré nunca tendrá sed” (Juan 4:14). En ese momento, la mujer samaritana no entendió lo que el Señor Jesús estaba diciendo. Ella pensó que el agua que el Señor estaba ofreciendo era la misma que los hombres bebían. Como consecuencia, ella dijo: “Señor, dame esta agua, para que no tenga yo sed, ni venga aquí a sacarla” (Juan 4:15). Realmente, el “agua” a la que el Señor Jesús estaba refiriéndose era la palabra del Señor. Él se estaba refiriendo al agua de vida. La mujer samaritana sólo entendió el significado literal de lo que el Señor Jesús dijo y de esta forma, malinterpretó el significado. A partir de esto podemos ver que la palabra de Dios es la verdad. Esta oculta el misterio de la obra de Dios. Si Dios no revelara estos misterios, nuestro entendimiento sería muy limitado. De igual manera, si sólo entendemos el significado literal de la profecía de la “resurrección de un hombre muerto”, ¿no estaríamos cometiendo el mismo error que Nicodemo y la mujer samaritana? Por tanto, cuando se trata de profecías, debemos mantener la reverencia, buscar más, no interpretar el texto literalmente, no apoyarnos en nuestras imaginaciones y nociones para decidir y además, no apoyarnos en nuestro propio significado personal para explicarlas.

Ahora bien, ¿a qué se refiere la “resurrección de los muertos”? ¿A qué se refieren “hombre muerto” y “hombre vivo”? Durante miles de años, ni una sola persona ha podido responder claramente a esta pregunta. Sólo Dios puede abrir estos misterios. Ahora, Dios ya ha regresado en la forma de Dios Todopoderoso encarnado. Él ha expresado millones de palabras y revelado todos los misterios que están dentro de la Biblia. Echemos un vistazo juntos a las palabras de Dios Todopoderoso. Él dice: “Dios creó al hombre, después de esto Satanás lo corrompió, y esta corrupción ha convertido a las personas en cuerpos muertos, y así, después de que hayas cambiado, serás diferente a esos cuerpos muertos. Son las palabras de Dios las que dan vida a los espíritus de las personas y hacen que vuelvan a nacer, y cuando los espíritus de las personas vuelvan a nacer habrán cobrado vida. La mención a “muertos” se refiere a los cadáveres que no tienen espíritu, a personas en quienes su espíritu ha muerto. Cuando a los espíritus de las personas se les da vida, ellas cobran vida. Los santos de los que antes se hablaba se refieren a las personas que han cobrado vida, aquellas que estuvieron bajo la influencia de Satanás pero que lo derrotaron. […] Originalmente el hombre que Dios hizo estaba vivo, pero debido a la corrupción de Satanás, el hombre vive en medio de la muerte, y vive bajo la influencia de Satanás, y así estas personas se han convertido en los muertos que no tienen espíritu, se han convertido en enemigos que se oponen a Dios, se han convertido en las herramientas de Satanás, y se han convertido en los cautivos de Satanás. […] Los muertos son los que no tienen espíritu, que son insensibles en extremo y que se oponen a Dios. Además, son los que no conocen a Dios. Estas personas no tienen la más mínima intención de obedecer a Dios, sólo se rebelan contra Él y se oponen a Él y no tienen la más mínima lealtad. Los vivos son aquellos cuyos espíritus han vuelto a nacer, que saben obedecer a Dios y que son leales a Dios. Poseen la verdad y el testimonio y sólo estas personas son agradables a Dios en Su casa. Dios salva a los que pueden cobrar vida, que pueden ver la salvación de Dios, que pueden ser leales a Dios y que están dispuestos a buscar a Dios. Él salva a los que creen en la encarnación de Dios y creen en Su aparición” (‘¿Has cobrado vida?’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Las palabras de Dios Todopoderoso nos han explicado qué significan “persona muerta” y “persona viva”. En el principio, Dios creó a los antepasados de la humanidad, Adán y Eva. Ellos eran seres humanos con espíritu. Eran personas meticulosas e inteligentes y podían manifestar a Dios y honrarlo. Después, fueron tentados por Satanás para que comieran del fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal. Como consecuencia, se llenaron del veneno de Satanás. Ya no se dedicaron a Dios ni le obedecieron. Habían perdido la imagen del hombre que Dios había creado en el principio. Aunque sus cuerpos seguían vivos, a ojos de Dios, ellos ya se habían convertido en personas muertas sin espíritu. Actualmente, estamos siendo corrompidos de una forma cada vez más profunda por Satanás. Estamos llenos de caracteres corruptos satánicos como arrogancia, egoísmo, traición, malicia y avaricia. Se ha llegado al punto en el que nos enfrentamos a algo que no es conforme a nuestras nociones, nos quejamos a Dios, lo juzgamos, nos resistimos a Él y lo traicionamos a Dios. A ojos de Dios, somos personas muertas sin espíritu. A partir de esto, podemos ver que “persona muerta” se refiere a los que están viviendo bajo la influencia de Satanás, a los que tienen naturalezas corruptas que se resisten a Dios y a los que son enemigos de Dios. Alternativamente, “persona viva” se refiere a los que se han desprendido del carácter satánico corrupto, los que han restaurado su conciencia y sentido, los que entienden a Dios, los que obedecen a Dios y los que aman a Dios. Estas personas tienen un lugar para Dios en su corazón. En todos los asuntos, pueden buscar la verdad, comprender las intenciones de Dios, poner en práctica la verdad de las palabras de Dios y no confiar más en las reglas de vida de Satanás. Son personas que han triunfado sobre la influencia de Satanás y han regresado a Dios. Son personas vivas con espíritu y que han sido verdaderamente resucitadas de los muertos.

Después de entender la diferencia entre “persona muerta” y “persona “viva”, algunos hermanos y hermanas pueden preguntar: ¿cómo se cumplirá la profecía de la “resurrección de un hombre muerto”? Antes de responder a esta pregunta, echemos un vistazo a un ejemplo. Aunque nuestros pecados hayan sido expiados y perdonados por el Señor Jesús, la raíz de nuestro pecado aún no ha sido resuelta. Seguimos viviendo dentro de un carácter corrupto satánico. Cometemos pecados y los admitimos un día sí y otro también. Por ejemplo: somos incapaces de acatar los mandamientos de Dios y de poner en acción las palabras de Dios. Somos como esas personas en el mundo secular que siguen las tendencias del mundo, deseando riqueza y placer carnal. Somos arrogantes y engreídos, deshonestos y traicioneros, y egoístas y vulgares. Estamos controlados por nuestra naturaleza satánica. Frecuentemente contradecimos a Dios y nos resistimos a Él. Nos gusta revelarnos a nosotros mismos en medio de las multitudes. Damos testimonio de nosotros mismos de forma que los demás nos consideren muy bien y competimos por estatus con Dios. Para nuestro beneficio personal, podemos hacer cosas traicioneras, mentir para engañar a las personas y luchar abiertamente y manipular encubiertamente con otros. Incluso podemos jurar en falso y hacer promesas vacías delante del Señor. Aunque nuestra boca dice que amamos al Señor, esencialmente, estamos negociando con el Señor. Externamente, estamos trabajando duro, desechando y gastando, pero estamos haciendo estas cosas con la esperanza de negociar el otorgamiento y la bendición de Dios. Creemos en Dios, pero no lo honramos como grande. No tenemos un lugar para el Señor en nuestro corazón. En su lugar, adoramos a las celebridades, a grandes personas, pastores y ancianos, etc. Si no podemos purificar nuestro carácter corrupto, ¿cómo podemos convertirnos en personas vivas y cómo podemos alcanzar la aprobación de Dios y entrar en el reino de los cielos? Como consecuencia, seguimos requiriendo que Dios represente un paso más de la salvación.

El Señor Jesús dijo: “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Sin embargo, venga él, el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad: porque no hablará por su propia cuenta; sino que todo lo que oiga, eso hablará: y él os mostrará las cosas que han de venir” (Juan 16:12-13). Claramente, Dios regresará en los últimos días para expresar la verdad y llevar a cabo la etapa final de Su obra de conceder vida al hombre. Las palabras de Dios Todopoderoso dicen: “Si las personas quieren convertirse en seres vivientes, y dar testimonio de Dios, y que Dios los apruebe, deben aceptar la salvación de Dios, se deben someter gustosamente a Su juicio y castigo y deben aceptar gustosamente la poda y el trato de Dios. Sólo entonces podrán poner en práctica todas las verdades que Dios exige, y sólo entonces obtendrán la salvación de Dios y verdaderamente se convertirán en seres vivientes” (‘¿Has cobrado vida?’ en “La Palabra manifestada en carne”). En los últimos días, con el fin de salvarnos de la influencia de Satanás, Dios se ha encarnado de nuevo. Él usa el nombre de Dios Todopoderoso para desarrollar Su obra de juicio que empieza desde Su casa. Nosotros hemos experimentado el juicio y la reprensión, el trato y la poda, y las pruebas y el refinamiento de las palabras de Dios. Entendemos verdaderamente el hecho de nuestra propia resistencia y contradicción de Dios y nuestra naturaleza y esencia satánicas. Al mismo tiempo, tenemos un poco de entendimiento del carácter justo y santo de Dios. Vemos que la salvación de Dios es muy práctica. Además, odiamos y traicionamos nuestro propio carácter corrupto. Estamos dispuestos a poner la verdad en acción, confiar en las palabras de Dios para vivir como seres humanos, desechar nuestro carácter corrupto y satisfacer las intenciones de Dios. Hemos recibido las verdades que Dios expresa y las hemos convertido en nuestra vida. Hemos alcanzado la verdadera obediencia a Dios, el amor por Dios y vivimos una forma verdaderamente humana. Así es como una “persona muerta” puede cambiar en una “persona viva”. Esta es la resurrección de los muertos. Esto también cumple las palabras del Señor Jesús: “Y esta es la voluntad del Padre que me ha enviado, que de todo lo que él me ha dado no debo perder nada, sino que lo resucite en el ultimo día” (Juan 6:39). Claramente, la “resurrección” se cumple mediante la obra de juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días y no es tan sobrenatural como las personas imaginan que es. Hermanos y hermanas, lo que Dios quiere son personas vivas y no muertas. Sólo las personas vivas pueden honrar a Dios y dar testimonio de Él. Sólo las personas vivas son aptas para heredar la promesa de Dios –entrar en el reino de los cielos–. ¡Siempre que aceptemos la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días, experimentemos las palabras de juicio y reprensión de Dios y aceptemos la verdad como nuestras vidas, podemos ser resucitados de los muertos!

¡Gracias a Dios! ¡Toda la gloria pertenece a Dios!

Anterior:Establecer una relación normal con Dios|Como cristiano, ¡asistir regularmente a las reuniones no se puede descuidar!

También podría gustarte