App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

123. Los principios de aislar a las personas fuera de la iglesia

1. Aquellos que han sido arrestados y luego puestos en libertad, primero deben ser aislados de la iglesia por tres a seis meses, independientemente de las circunstancias, en caso de peligro potencial;

2. Aquellos que frecuentemente perturban e interrumpen la vida de iglesia, que no hacen caso de la disuasión y que se niegan a enmendar sus caminos después de ser podados y tratados, pueden ser aislados;

3. Los falsos líderes y colaboradores que tienen una mala humanidad, que tienen muchas transgresiones y una mala reputación, pero que no son personas malvadas, deben ser reemplazados y aislados para que se puedan examinar a sí mismos;

4. La iglesia sólo puede aislar a alguien con la aprobación de más del 80 por ciento de las personas en toda la iglesia. Esta decisión se puede levantar si la persona de verdad se arrepiente.

Las palabras relevantes de Dios:

Aquellos entre los hermanos y hermanas que siempre están mostrando su negatividad son lacayos de Satanás y perturban a la iglesia. Estas personas deben ser expulsadas y eliminadas un día. […] Aquellos en la iglesia que ventilan su conversación venenosa, aquellos entre los hermanos y hermanas que difunden rumores, fomentan la desarmonía y forman grupitos deben ser expulsados de la iglesia. Pero estas personas han sido restringidas porque esta es una era diferente de la obra de Dios, porque están condenados a ser objetos de eliminación.

de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Tu espíritu debe ser agudo y tus ojos deben estar abiertos. Comúnmente, aquellos cuyas intenciones y objetivos no son correctos, aquellos que aman ser vistos por otros, aquellos que están ansiosos por hacer cosas, los que son propensos a interrumpir, los que son fuertes en la doctrina religiosa, los lacayos de Satanás, etc., cuando estas personas se levantan, se convierten en dificultades para la iglesia y el comer y beber de los hermanos y hermanas no llega a nada; cuando te encuentres con este tipo de personas haciendo su juego, expúlsalas inmediatamente. Si no cambian a pesar de las repetidas amonestaciones entonces sufrirán mucho. Si aquellos que persisten obstinadamente haciendo lo suyo vienen en su propia defensa y tratan de encubrir sus pecados, la iglesia debe sacarlos inmediatamente y no darles espacio para maniobrar. No hay que perder mucho intentando salvar poco, y hay que mantener los ojos en el panorama completo.

de ‘Capítulo 17’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Notificación especial de precaución: los líderes y colaboradores de cualquier nivel que hayan sido arrestados y posteriormente puestos en libertad, independientemente de las circunstancias, deben ser aislados para la reflexión y relevados temporalmente de todo su deber. Al menos entre de tres a seis meses después, se dispondrá el trabajo adecuado para ellos de acuerdo con su comportamiento. Sus deberes originales serán restaurados si realmente poseen la obra del Espíritu Santo. Esto se implementa para prevenir que los espías del gran dragón rojo se infiltren en la iglesia y pongan en peligro al pueblo escogido de Dios.

de “Notificación Especial” en La comunión de los de arriba

Aquellos que han actuado alocadamente, provocando influencias en extremo negativas que causaron un serio daño a la obra de la iglesia mientras cumplían con su deber, que se negaron a aceptar y obedecer y no se arrepintieron tras ser podados, tratados y estrictamente disciplinados, deben ser aislados para la reflexión. Durante el aislamiento, sólo pueden realizar tareas de predicación del evangelio. Aquellos que han causado caos durante un período prolongado sin arrepentirse de verdad ni admitir culpabilidad son personas realmente malvadas que deben ser expuestas por el pueblo escogido de Dios debido a sus malas obras y su naturaleza satánica, y luego aisladas para la reflexión. Si todavía se niegan a arrepentirse y admitir culpabilidad, pueden ser totalmente expulsados de la iglesia y abandonados por el pueblo escogido de Dios. Aquellos que constantemente hacen el mal y causan el caos deben ser expulsados.

de ‘Sólo mediante la verdadera obediencia a la obra de Dios puede uno entrar en la realidad de la verdad’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de Iglesia de Dios Todopoderoso Versión práctica”

1. Aquellos que adoran los cotilleos y a menudo difunden nociones y falacias durante la congregación deben ser podados y tratados. Pueden ser aislados si se niegan a rectificar su conducta.

2. Los discapacitados mentales que carecen de la capacidad de recibir, cuyas calidades son demasiado deficientes, que no pueden entender la verdad en absoluto, no deben ser obligados a unirse a la congregación. Si tales personas insisten en unirse a la congregación, no deben ser aisladas contra su voluntad mientras sean obedientes y no causen disturbios.

3. Aquellos que siempre hablan por sí mismos y usan sofismas durante la congregación, o siempre dan testimonios con motivos ocultos, impurezas, analogías descabelladas e intenciones fraudulentas, son esencialmente engañosos y carecen de cambio. A pesar de haber creído en Dios durante años, son hipócritas que no hablan de corazón ni hacen lo que predican. Alardean de sí mismos para que otros los admiren y den falsos testimonios para engañar a otros, así que deben ser podados, tratados y expuestos. Si no se arrepienten, sino que continúan dando falsos testimonios para engañar a otros (esto se refiere a dar siempre falsos testimonios para engañar a los demás y hacerse visibles en lugar de dar testimonio de Dios), entonces se puede emprender la revelación, el argumento y la réplica específicos para humillarlos completamente. Si aun así desobedecen, deben ser aislados durante al menos medio año para determinar si deben reanudar la vida de iglesia basándose en el grado de su arrepentimiento. Aquellos con espíritus malignos obrando sobre ellos o aquellos cuya humanidad es demasiado deficiente deben ser podados y tratados si siempre causan trastornos a la vida de la iglesia. El pueblo escogido de Dios puede unirse para imponerles restricciones y aislamientos, incitándolos a arrepentirse y cambiar. En el caso de que aun así no obedezcan, se puede imponer el aislamiento o la expulsión.

de “Vida de iglesia y los arreglos de la obra 2011” en de La comunión de los de arriba

7. Los principios de implementación de la iglesia para aislar y expulsar a las personas

Es naturalmente justificable que la iglesia aísle y expulse a la gente. Como muchos líderes y colaboradores han alterado el orden normal de la vida de la iglesia y han dañado a muchas personas al abusar de su autoridad para aislar y expulsar a la gente, se suprimió su autoridad para nombrar, aislar y expulsar a las personas. Sin embargo, el poder de la iglesia para aislar y expulsar a la gente está justificado y debe preservarse. La condición previa es que la aplicación se base en el principio de los arreglos de la obra de los de arriba. No se debe permitir que los líderes y los colaboradores individuales encuentren vacíos legales y aprovechen el poder de la iglesia para atacar, tomar represalias en contra el pueblo escogido de Dios o culparlo. El aislamiento que la iglesia hace de las personas consiste en separar a los individuos amenazadores de la comunidad general de la iglesia para que estos estudien espiritualmente en soledad debido a su continuada alteración de la vida de la iglesia, una alteración que ha interferido en el pueblo escogido de Dios evitando que este coma y beba de la palabra de Dios y entienda la verdad. Esta es la verdadera intención del poder de la iglesia para aislar a la gente. Si alguien no ha perturbado sistemáticamente la vida de la iglesia, no se le puede imponer el aislamiento, sin importar cuáles sean sus problemas personales. Imponer el aislamiento o expulsión a alguien por parte de una iglesia se refiere principalmente a la decisión de aislar o expulsar, aprobada por más del 80% de la comunidad de la iglesia, en vez de que a la decisión del líder o de la minoría. Hay una estricta distinción entre el aislamiento o la expulsión de alguien por parte de los líderes y por parte de la iglesia. La autoridad de los líderes para aislar y expulsar a la gente ha sido suprimida, pero el poder de la iglesia para aislar y expulsar a la gente está justificado, y nunca será prohibido. Una persona que merece ser aislada y expulsada por la iglesia es principalmente alguien que perturba constantemente la vida de la iglesia, se comporta mal, se niega a prestar atención a los consejos y cambiar su forma de actuar, lo que en última instancia hace necesario que la iglesia se ocupe de ella imponiendo el aislamiento. Concretamente, una persona aislada o bien es un individuo malvado o bien irracional. La manera de aislar es dejando que esa persona se quede con los de su propia clase. A falta de sus semejantes, se le dejará estudiar espiritualmente en casa. En resumen, no se le permite participar en la vida de la iglesia. En la actualidad, la implementación de la congregación de los Grupos A y B ha erradicado básicamente el problema del aislamiento de personas. Esas personas irracionales que no buscan en absoluto la verdad, sino que se comportan mal, son congregadas en un grupo. Esto es muy beneficioso para el pueblo escogido de Dios. Si las personas aisladas son rechazadas incluso por el Grupo B, este tipo de personas pueden ser expulsadas. Antes de expulsar a alguien, la iglesia debe confirmar que tal persona carece de humanidad y que no busca la verdad en absoluto, que no tiene remedio y es totalmente incapaz de contribuir con ningún servicio, que es un pedazo de basura totalmente dañina e inútil. Sólo una persona así puede ser expulsada, junto con los otros cinco tipos de personas. Naturalmente, esto debe ser aprobado por más del 80% de la comunidad de la iglesia. Esta es la manera correcta de implementar el poder de la iglesia para aislar y expulsar a personas.

de “Doce asuntos urgentes que las iglesias de todas las áreas deben solucionar” en La comunión de los de arriba

Anterior:Los principios de discernir toda clase de personas malvadas

Siguiente:Los principios de asociarse con el sexo opuesto

También podría gustarte