App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Selecciones clásicas de sermones y enseñanza sobre la entrada a la vida

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

1. Sermones y enseñanza acerca de la Palabra de Dios “Conocer a Dios es el camino hacia el temer a Dios y apartarse del mal” (I)

En relación con la senda para conocer a Dios

Cada uno de vosotros deberíais examinar de nuevo vuestra vida de creencia en Dios para ver si, en la búsqueda de Dios, habéis verdaderamente entendido, verdaderamente comprendido y verdaderamente llegado a conocer a Dios”. “Examinar de nuevo vuestra vida de creencia en Dios”. Primero, qué examinar es lo primero. Lo segundo es: “si sabéis realmente qué actitud tolera Dios a los diversos tipos de seres humanos”. Este también es muy importante. Este es el contenido de conocer a Dios y no se puede ignorar. Lo tercero es: “si vosotros entendéis verdaderamente qué está obrando Dios en vosotros y cómo define Él cada uno de vuestros actos”. Lo cuarto es: “Este Dios, que está a tu lado, guiando la dirección de tu progreso, ordenando tu destino, y supliendo tus necesidades, ¿cuánto comprendes y cuánto conoces realmente de Él en el análisis final?”. Lo quinto es: “¿Sabes lo que Él obra en ti cada día?”. Lo sexto es: “¿Conoces los principios y propósitos sobre los que Él basa cada uno de Sus actos?”. Lo séptimo es: “¿Sabes cómo te guía Él?”. Lo octavo es: “¿Conoces los medios por los cuales provee para ti?”. Lo noveno es: “¿Conoces los métodos con los que te dirige?”. Lo décimo es: “¿Sabes lo que Él desea obtener de ti y lo que desea conseguir en ti?”. Lo decimoprimero es: “¿Conoces la actitud que Él toma ante las variopintas formas en las que te comportas?”. Lo decimosegundo es: “¿Sabes si eres una persona amada por Él?”. Lo decimotercero es: “¿Conoces el origen de Su gozo, ira, tristeza y deleite, los pensamientos y las ideas detrás de ellos, y Su esencia?”. Lo decimocuarto es: “¿Sabes, finalmente, qué clase de Dios es este Dios en el que crees? ¿Son estas y otras preguntas por el estilo algo que nunca has comprendido o en lo que nunca has pensado?”. Lo decimoquinto es: “En la búsqueda de tu creencia en Dios, ¿has aclarado tus malentendidos acerca de Él, mediante un verdadero reconocimiento y experiencia de la palabra de Dios?”. Lo decimosexto es: “¿Has llegado a una sumisión y una preocupación genuinas después de recibir la disciplina y el castigo de Dios?”. Lo decimoséptimo es: “¿Has llegado a conocer la rebeldía y la naturaleza satánica del hombre y has obtenido un mínimo de entendimiento acerca de la santidad de Dios, en medio de Su castigo y de Su juicio?”. Lo decimoctavo es: “¿Has comenzado a tener una nueva perspectiva de la vida bajo la dirección y el esclarecimiento de las palabras de Dios?” Lo decimonoveno es: “¿Has sentido, en medio de las pruebas enviadas por Dios, Su intolerancia a las ofensas del hombre, así como lo que Él exige de ti y cómo te está salvando?” .

Desde dentro de la palabra de Dios vemos que Dios tiene en total diecinueve preguntas para nosotros. Todas estas preguntas son cosas que el pueblo escogido de Dios debe reconocer, entender y saber. Si no tienes ninguna experiencia en estas diecinueve preguntas, entonces no tienes ningún entendimiento ni conocimiento de Dios. ¡Estas diecinueve preguntas son demasiado cruciales! Algunas personas dicen: “Tengo un poco de conocimiento teórico del carácter de Dios, del ser de Dios y de la esencia de Dios. ¿Cuenta esto como conocer a Dios?”. En el pasado, las personas no estaban claras acerca de esta pregunta y pensaban que tenían algo de conocimiento de Dios. Pero después de que Dios nos ha cuestionado de esta manera y ha puesto estas diecinueve preguntas delante de nosotros, entonces entendemos: para medir si alguien conoce a Dios, lo debemos comprobar contra estas diecinueve preguntas. Si tienes experiencia y conocimiento en todas estas diecinueve preguntas, entonces se puede decir que tienes conocimiento y entendimiento de Dios; si no puedes contestar estas diecinueve preguntas, y no tienes verdadera experiencia ni conocimiento en ellas, entonces se podría decir que el conocimiento acerca de Dios del que has hablado en el pasado ha sido todo teórico y sin sentido. ¡Así que estas diecinueve preguntas que hoy Dios plantea contra Su pueblo escogido son demasiado importantes! Ahora bien, muchas personas están dispuestas a buscar la verdad y a buscar conocer a Dios, pero no saben cómo experimentar esto ni cómo buscarlo, o qué sendas pueden conducir al éxito. Ahora bien, esta pregunta tiene una respuesta. ¿Dónde está esta respuesta? Está dentro de estas diecinueve preguntas. Una vez que hayas entendido y te queden claras estas diecinueve preguntas y tengas una respuesta precisa, entonces tu entendimiento de Dios producirá resultados y tu entendimiento de Dios será verdadero. Ahora que tenemos una senda para buscar el conocimiento de Dios y estamos claros en nuestros corazones, entonces hablemos acerca de estas diecinueve preguntas.

Cada uno de vosotros deberíais examinar de nuevo vuestra vida de creencia en Dios”. “Vuestra vida de creencia en Dios” quiere decir el tiempo, experiencia y efecto de tu creencia en Dios, que juntos se llaman “vuestra vida de creencia en Dios”. “En la búsqueda de Dios, habéis verdaderamente entendido, verdaderamente comprendido y verdaderamente llegado a conocer a Dios”. Hablando en términos generales, después de creer en Dios por tres a cinco años, las personas comienzan a llegar a conocer a Dios. Este es el patrón regular. El primer y segundo años de creer en Dios son a menudo el tiempo para poner los fundamentos en las visiones. Es el proceso de estar seguros acerca de las verdades visionarias y de Dios, no de llegar a conocer a Dios. Después del tercer año, comenzarán a experimentar algunas cosas. Las personas que han creído en Dios por más de tres años, sin importar si han creído por diez o veinte años, deben practicar la introspección y examinar: ¿he alcanzado la etapa de “habéis verdaderamente entendido, verdaderamente comprendido y verdaderamente llegado a conocer a Dios”? “Examinar”, también se llama introspección, reflexión y contemplación y tienen el mismo significado. Algunas personas preguntan: “¿Cómo examino? ¿Cómo contemplo? ¿Cómo practico la introspección?”. Habiendo creído en Dios por tantos años, ¿tienes verdadero entendimiento y verdadero conocimiento de Dios? Esto se llama recapitulación. Si alguien dice que no sabe lo que es conocer a Dios ni lo que es entender a Dios, entonces esta persona definitivamente no sabe lo que es buscar la verdad. Si alguien no puede contestar esta clase de pregunta y no tiene palabras en su corazón, entonces esto prueba que no tiene conocimiento. Las personas que realmente tienen conocimiento pueden resumir algún conocimiento después de un poco de examen y contemplación. Por ejemplo, algunas personas dicen: “He desafiado a Dios muchas veces. No busqué la verdad, sino que sólo confié en mis propios conceptos e imaginaciones al creer en Dios. Después de enfrentar algunos reveses, culpé a Dios y dejé la vida de la iglesia y me fui al mundo. Luego sentí en mi corazón que Dios estaba enojado conmigo y me estaba disciplinando, haciendo que enfrentara algunos eventos desafortunados. Después, ¡me di cuenta de que el carácter de Dios no permite ofensa!”. ¿No es esta una verdadera experiencia? (Sí). Hay muchas personas con esta clase de experiencia. Si en su creencia en Dios a menudo ha experimentado esta clase de cosas, entonces esto prueba que esta persona solía no buscar la verdad y que ha traicionado a Dios antes. ¿Qué han experimentado las personas que son más buscadoras y entusiastas? Sirvieron a Dios con su propio entusiasmo y dones, pero fueron disciplinadas y reprendidas y vieron que el carácter de Dios no permite ofensa. ¿Cuenta esto como un poco de reconocimiento del carácter de Dios? Esto cuenta. Algunas personas nunca buscan la verdad. Después de un poco de disciplina y reprensión, aun así no buscan la verdad, sino que tienen esperanzas de recibir bendiciones: “no me iré de la casa de Dios y, si persevero hasta el final, seré salvado”. Al final, son apartados por Dios e ignorados. Entonces sienten que: “No puedo sentir a Dios, he perdido a Dios en mi fe, Dios me está ignorando y ha dejado de cuidarme. ¡Esto está mal! Tengo que buscarlo, de lo contrario, ¡estaré en problemas! ¿Cuál es la diferencia con no creer en Dios?”. Así que comienzan a buscar otra vez. ¿Cuál es la experiencia de las personas así? Tú no has buscado la verdad, y has experimentado la disciplina y la reprensión de Dios, sin embargo, sigues siendo rebelde, no buscas la verdad y no te sometes a Dios. Así que, Dios te ha apartado e ignorado. Sientes que: “No le agrado a Dios, Dios no me aprecia y Dios está harto de mí”. Esta clase de conocimiento es un poco de experiencia, conocimiento obtenido de una experiencia fallida. ¿No hay muchas personas con esta clase de conocimiento? (Sí).

Algunas personas nunca son leales cuando desempeñan sus deberes. Piensan que: “Tengo la libertad de creer en Dios, puedo creer como yo quiera. Desempeñaré los deberes como yo quiera. No debo estar cansado ni ansioso ni debo buscar hacer las cosas eficientemente. Sólo estaré relajado y haré lo que quiera, de cualquier manera no me iré”. Dios también deja a un lado a esta clase de personas y la ignora. Después de un largo periodo, deben ser reveladas y eliminadas. Esta clase de persona está un peligro. Si no buscas la verdad, ¿qué frase de la Biblia se cumple? “Así, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca” (Apocalipsis 3:16). Dios no quiere personas como esta. Entonces, ¿tienen conocimiento de Dios las personas como esta? No tienen ningún conocimiento. A esta clase de personas no le gusta la verdad, así que después de un largo periodo de tiempo, debe ser eliminada. A Dios no le importa qué clase de dones tengas. Así es como la casa de Dios trata a las personas: si eres un nuevo creyente, entonces eres tratado con un poco de piedad; puedes ser perdonado y provisto. Si de principio a fin, durante unos pocos meses, siempre eres como el agua tibia, ni frío ni caliente, sino que actúas de acuerdo a tu personalidad, entonces, lo siento, pero Dios debe estar enojado contigo y debe eliminarte. Este es el carácter de Dios.

Algunas personas, al cumplir con sus deberes, son superficiales, ni precipitadas ni lentas, dan largas al asunto y son ineficientes. Las personas así no reverencian a Dios ni son absolutamente personas que busquen la verdad. Dios está indignado con esta clase de personas, no le agradan. Dios a menudo me pregunta: “¿Quién entre estas personas busca más la verdad? ¿Lo has descubierto?”. Le dije: “He descubierto a algunas personas, pero en algunas personas no puedo ver con claridad las intenciones. Estas personas ahora están a cargo de deberes importantes, pero no he visto mucha eficiencia en su trabajo”. Dios dijo: “Deben ser observadas más”. ¿Qué significa “no he visto mucha eficiencia”? ¿Realmente se preocupan estas personas por la voluntad de Dios? ¿Son leales a Dios al cumplir con sus deberes? ¿Realmente tienen un corazón que ama a Dios? Todas estas son preguntas. No se han observado en estas personas, pero si se hubieran observado por mucho tiempo, debería haber una conclusión, ¿verdad? Si le pregunto a alguien que ha creído en Dios por uno o dos años: “¿Tienes conocimiento de Dios?”, esto sería demasiado pronto; si pregunto esto a alguien que ha creído en Dios por tres o cinco años, entonces eso sería aceptable. Si alguien ha creído en Dios por siete, ocho o hasta diez años, pero no tiene ningún conocimiento de Dios, entonces ¿no es esto algo patético y vergonzoso? Así que ahora, si has “verdaderamente llegado a conocer” y “verdaderamente entendido” a Dios, si eres alguien que se preocupa por la voluntad de Dios y se somete a Dios, todas estas son preguntas que debes tener en claro. ¡Todas las personas que no tienen conocimiento de Dios, ni entendimiento de la voluntad de Dios, ni conocimiento de la obra de Dios, son blancos de eliminación! Cuando el desastre caiga, “¡pum!” las personas así enfrentarán plagas, enfermedades y el castigo de Dios. La iglesia verá que: “¡Ah, él tiene la plaga, él está enfermo, él no puede cumplir con sus deberes, esto es Dios que lo quiere eliminar, esta persona está en problemas!”. Aunque la iglesia no lo elimine, Dios lo hará, y ¡esto es muy problemático! Él no sabe hasta qué punto Dios ha obrado o qué clase de personas Dios quiere eliminar. No conoce el carácter de Dios, piensa que es como el agua tibia. “No puedo ser castigado ni puedo ser eliminado, esto se llama, ‘pedir un aventón’”. ¡Un método de fe de ‘pedir un aventón’ no es sostenible! Alguien que sea como el agua tibia, ni frío ni caliente, es finalmente un blanco para la eliminación. ¿Has recordado esto? (Sí).

En la búsqueda de Dios, habéis verdaderamente entendido, verdaderamente comprendido y verdaderamente llegado a conocer a Dios”. Esta frase es para dejar que todos se den prisa y reflexionen sobre sí mismos. Si en tu creencia en Dios no has llegado a conocerlo a lo largo de muchos años de creencia, esto prueba que no caminas en la senda de buscar la verdad y que estás en peligro de ser eliminado. Se puede decir que esta clase de personas está en peligro. Si has seguido a Dios por muchos años y has llegado a tener algún conocimiento, entendimiento y comprensión de Dios, entonces en tu cumplimiento de los deberes debes ser leal, debes ser capaz de sufrir y debes ser capaz de cuidar de la voluntad de Dios. Debes estar ansioso por lo que Dios está ansioso y pensar lo que Dios está pensando. Sólo las personas así son las que verdaderamente buscan la verdad. ¿Eres esta clase de persona ahora? ¿Cuál es tu verdadera expresión? Si no puedes terminar un deber independientemente de cuánto tiempo te lleve, si no tienes ninguna eficiencia, independientemente de cuánto tiempo trabajes, si las personas están ansiosas y decepcionadas, pero no quieren tratar contigo porque tienes una estatura pequeña y sólo acabas de creer en Dios y no quieren que te vuelvas pasivo y débil, entonces, ¿comprendes la voluntad de Dios o no? Debes entender los pensamientos de Dios, debes saber cuál es la actitud de Dios hacia personas como tú. Si has creído en Dios por unos pocos años y no has llegado a conocer a Dios en absoluto, ¿son las personas como esta unas que buscan la verdad? Esto se puede concluir. Por tanto, debes estar seguro de si eres alguien que busca la verdad.

Si ahora no eres alguien que busque la verdad, entonces, ¿cómo creíste antes? ¿Vas a seguir creyendo de esa manera? ¿Vas a pisar viejas sendas otra vez? Si todavía crees como antes, y si todavía no has llegado a conocer a Dios durante estos años de creencia, entonces serás eliminado. ¿Cómo creíste antes? ¿Has creído por muchos años, pero no tienes conocimiento de Dios? ¿Eres capaz de resumir? Algunas personas dicen: “¡He dejado todo atrás, incluso he sufrido! ¡He dejado atrás mi casa, mi familia está destrozada, hasta he estado en la cárcel!”. A Dios no le importa cuánto hayas sufrido, Dios sólo quiere este resultado: ¿tienes conocimiento de Dios y puedes demostrar este resultado? Tú dices: “¡He sufrido por décadas!”; Dios dice: “No hables acerca de tu sufrimiento, estoy preguntando si tienes conocimiento de Dios”. Luego tú dices: “He estado en la cárcel durante tres años por Dios”; Dios dice: “No estoy preguntando si has estado en la cárcel, estoy preguntando si tienes conocimiento de Dios”. Entonces tú dices: “He dejado mi casa por Dios, mi familia está destrozada”; Dios dice: “No me importa si tu familia está destrozada, estoy preguntando si tienes conocimiento de Dios”. Tú dices: “Si esto es lo único que preguntas, entonces, no lo tengo”. “No lo tienes. ¡Lo siento! No tienes la verdad”. ¡Dios determina el resultado del hombre de acuerdo a si el hombre tiene la verdad! ¡Si no tienes ninguna verdad, no sirve de nada, sin importar cuánto sufrimiento hayas soportado! Es en vano. Esto prueba que estás en la senda equivocada de creer en Dios. ¡Este es el carácter justo de Dios! A Dios no le importa cuántos años has estado siguiendo, o cuanta amargura has soportado, aún menos le importa cuánto has abandonado; ¿cuál es el resultado que Dios quiere? Es si tienes conocimiento de Dios, si temes a Dios y te apartas del mal; este es el resultado que se quiere. Si no puedes tener este resultado o esta respuesta, eso prueba que la senda por la que estás caminando está equivocada, no eres una persona que busque la verdad; por la que estás caminando no es la senda de buscar la verdad. Ahora todavía hay muchas personas que siempre están presumiendo su sufrimiento, se dan aires de un viejo veterano. Piensan: “Como un creyente desde hace mucho tiempo, he abandonado muchas cosas”. Piensan: “He creído en Dios por tantos años, he soportado tantos años de sufrimiento, hasta he sido encarcelado, he soportado tortura, he soportado la persecución severa del gran dragón rojo; esto es capital para alcanzar mi salvación, capital para entrar al reino del cielo”. Estas palabras son inaceptables. ¿De acuerdo a qué digo que son inaceptables? Porque el objetivo de Dios, el efecto de la obra de Dios son hacer que las personas conozcan a Dios, teman a Dios y se aparten del mal. Si este no es el efecto preciso que se logra en ti, entonces debes ser eliminado. Dios determina el resultado del hombre de acuerdo a si el hombre tiene la verdad, ¿qué quiere decir este “si el hombre tiene la verdad”? Significa si alcanzas los resultados de temer a Dios y apartarse del mal en tu experiencia de la obra de Dios.

[…]

Hay otra pregunta más importante: “cómo define Él cada uno de vuestros actos”. Esto es muy crucial. A las personas normales no les queda claro este asunto. Hay muy pocas personas que tienen claro esto. Algunas personas, al cumplir con sus deberes, son superficiales y negligentes y no saben: “¿Aprueba Dios que yo cumpla mis deberes de esta manera o lo condena? ¿Le gusta o le disgusta?”. Esta clase de personas no tiene entendimiento de Dios y está atolondrada y confundida. Las personas dicen: “Cuando haces un trabajo por un periodo de tiempo, ¿te queda claro cuáles de tus comportamientos son detestados por Dios, cuáles son alabados por Dios y cuáles son aprobados por Dios?”. Si las personas no están seguras sobre todos estos asuntos, entonces, ¿qué explica esto? Que esta persona no busca la verdad, que es demasiado descuidada, que nunca ha entendido cuáles son las actitudes de Dios hacia sus acciones y comportamientos. No tiene un verdadero conocimiento de Dios. Para tener un verdadero conocimiento de Dios, debes ser capaz de entender la voluntad de Dios, debes captar la voluntad de Dios y debes entender la actitud de Dios en estas cosas insignificantes. Esto es lo más vital.

Entonces, os preguntaré sobre otro asunto. A lo largo de vuestra vida de creer en Dios, ¿qué habéis hecho que estáis seguros de que Dios detesta y odia? ¿Ha habido tales casos? ¿Habéis hecho algo que enojara a Dios e hizo que Él os disciplinara? ¿Ha sucedido algo como esto? ¿Qué habéis hecho que hizo que perdierais la obra del Espíritu Santo, de modo que Dios cubriera Su rostro de vosotros y os ignorara? ¿Ha habido tales cosas? ¿Qué habéis hecho que engañara a Dios que hizo que perdierais la obra del Espíritu Santo y por lo que Dios comenzara a detestaros? ¿Ha habido tales cosas? ¿Qué habéis llevado a cabo tercamente a las espaldas de Dios sin que os atrevierais a orar a Dios, lo que finalmente os llevara a perder la obra del Espíritu Santo por un largo tiempo y a que Dios os ignorara? ¿Alguna vez ha habido tales casos? Debéis poner en orden estas cosas que habéis hecho y reexaminarlas. De ellas, entender cuál es la actitud de Dios hacia cada cosa que habéis hecho, vuestras acciones y comportamientos, y de esto llegar a conocer el carácter de Dios. Esto es beneficioso para mejorar vuestra vida para alcanzar la salvación. Si no organizas estas cosas, si no reflexionas ni te llegas a conocer de forma diferente ni llegas a conocer el carácter de Dios de una manera diferente, entonces no eres alguien que busque la verdad. Buscar la verdad quiere decir que debes poner un poco de esfuerzo en estas cosas insignificantes para alcanzar los efectos, no las dejas pasar tontamente. También, ¿qué rebeldía y resistencia a Dios aún permanecen en tu corazón? ¿Cómo revela Dios Su actitud hacia lo que has hecho? ¿Lo has descubierto? ¿Estás consciente de ello? Si lo has descubierto o te has vuelto consciente de ello, entonces anótalo, escribe un diario y regístralo. ¡Este es el registro de tu vida de creer en Dios!

Algunas personas son reiteradamente superficiales y negligentes. Sólo más tarde, cuando enfrentaron una severa poda y trato comenzaron a reflexionar. ¿Sabes lo que representa esta severa poda y trato? Representa que Dios está airado contigo. Por medio del hombre usado por el Espíritu Santo o de un líder o colaborador, Dios te revela Su ira, Su indignación y Su odio. ¿Te has concientizado de estas cosas? Si has experimentado la obra de Dios, pero no entiendes los asuntos espirituales, entonces no puedes estar consciente de ello. Si realmente tienes un espíritu y entiendes los asuntos espirituales, entonces debes ser capaz de concientizarte de estas cosas. Algunas personas dicen: “He creído en Dios por muchos años, he salido del paso”. Entonces no eres una persona que busque la verdad y aunque creas en Dios eres un tonto. ¿No es esta la conclusión? Si esta es la conclusión, entonces esto es problemático para ti. Si sigues saliendo del paso, te arruinarás. Si no puedes ver claramente este asunto, ¿aún te atreves a persistir en la senda de fe que has caminado en el pasado? Si te atreves a persistir, ¿te atreves a garantizar que definitivamente alcanzarías la salvación por creer de esta manera? Si no te atreves a prometer de esta manera, entonces debes seleccionar tu senda de creer en Dios de nuevo. La manera en que has creído en el pasado no es sostenible. ¿Por qué no es sostenible? En el pasado, has creído tontamente por tantos años y no tienes un verdadero conocimiento ni entendimiento de Dios. En particular, no conoces la actitud de Dios hacia todas las clases de personas y no conoces los pensamientos de Dios hacia las diferentes cosas que has hecho a lo largo de tu vida de creer en Dios. Esto es suficiente para probar que, de principio a fin, no has buscado la verdad en tu fe durante todos estos años. Has creído en ella tontamente. Así que no has obtenido ninguna ganancia en absoluto hasta ahora. Si continúas creyendo de esta manera, independientemente de cuántos años creas, aún no obtendrás ninguna ganancia. ¿No es este el caso? (Sí). Entonces, ¿es tu método de creer de antes un éxito o un fracaso? (Un fracaso). ¿Por qué es un fracaso? Porque no hay ganancias. Algunas personas sienten: “He creído adecuadamente en el pasado, no he hecho malas obras ni he dejado la vida de la iglesia”. A Dios no le importa si has dejado la vida de la iglesia ni si has cometido malas obras. Ya que no has obtenido ganancias, la senda por la que caminas es equivocada. ¿Entiendes? Si no has obtenido ganancias, entonces por lo menos se confirma un problema: no has buscado la verdad. Si continúas creyendo de esa manera, aún no obtendrás la verdad, no tendrás entendimiento de Dios ni alcanzarás la etapa de temer a Dios y de evitar el mal. ¿Aún se necesita decir esto? No pienses que: “¡Ah! He abandonado tanto y he sufrido mucho”, o “He ido a la cárcel y he sido perseguido por el gran dragón rojo hasta el punto de que no puedo regresar a mi casa”. A Dios no le importa cuánto hayas sufrido. Dios sólo te pregunta: “¿Has llegado a conocer a Dios, has obtenido la verdad?”. Esto es lo que Dios pregunta, Él te está preguntando cuáles han sido tus mayores ganancias. Algunas personas dicen: “Entonces, ¿creí en vano en el pasado?”. No podemos decir que hayas creído en vano, pero si continúas creyendo de esta manera, entonces me temo que pueda ser peligroso porque no has buscado la verdad, tu senda está un poco desviada. ¿Queda claro ahora lo que “tu senda está un poco desviada” significa? Eso quiere decir que no te has enfocado en buscar la verdad. Este es el mayor error. Si sólo te enfocas en sufrir, en los gastos, en trabajar, en predicar, en cumplir con tus deberes y descuidas el asunto más crucial: buscar la verdad, ¿no es esto estar “desviado”? ¿Por qué crees que es causado este “desvío”? Crees que: “Seguir a Dios significa que debo sufrir por Dios y llevar la cruz. Cuanto más sufra, más recibiré la aprobación de Dios. Cuanto mayor sea el sufrimiento, mayores serán las recompensas”. ¿No es tu estar “desviado” causado por este concepto? ¿Ha dicho Dios cosas como: “Yo te apruebo después de sufrir hasta tal punto, cuanto más sufras más te apruebo, el sufrimiento es el requisito para entrar en el reino del cielo”? (No). Entonces, ¿en qué se basa tu entendimiento? En tu imaginación, en tu concepto y en tu malentendido sobre Dios. Tu poca astucia te ha arruinado. Creer en Dios se tiene que basar en la palabra de Dios, debes entender la voluntad de Dios, qué efecto quiere lograr Dios al obrar en las personas, qué quiere ganar Dios y qué quiere Dios obtener. Primero entiende estos asuntos, después define la senda en la que debes caminar. Si no los has aclarado y escoges tu senda basado en tus propios conceptos, ¡¿no es esto ceguera?! Tu ceguera trae las elecciones equivocadas, que te llevan a caminar por la senda equivocada. Al final, has creído en Dios por muchos años sin ganancias reales y sólo tú tienes la culpa. ¿Por qué esos líderes y sacerdotes de las comunidades religiosas finalmente son castigados? Porque no les gusta la verdad, atesoran su propia posición demasiado. Pelean con Dios por el pueblo escogido de Dios y sólo ellos tienen la culpa. ¡Son merecedores y desafortunados! Los anticristos en la familia de Dios son más patéticos que ellos. Estas personas han aceptado la senda verdadera, pero siguen buscando posiciones, siguen peleando con Dios por el pueblo escogido de Dios, luchan por autoridad y siempre quieren controlar a las personas. ¡¿De qué manera son diferentes de los anticristos religiosos?! Así que han cometido muchas malas obras y no hay duda de que recibirán castigos.

Algunas personas al cumplir con sus deberes se enfocan en la vanidad y las apariencias: “Haré cualquier deber que me permita jactarme; no haré esos que impliquen trabajo pesado que las personas no puedan ver, que me oculten o escondan, que se traten de apoyar anónimamente en la sombra. Quiero hacer trabajo externo y trabajo vano”. Quieren jactarse enfrente de otros. Cuando se pueden jactar, están contentos, no importa cuánto tengan que sufrir o cuánto esfuerzo tengan que poner en ello. Siempre están buscando satisfacer su propia vanidad. Las personas así no aman la verdad. Te tienes que preocupar por la voluntad de Dios y someterte al arreglo de Dios. Como quiera que la casa de Dios arregle las cosas, ello conlleva la aprobación de Dios y tienes que ser sumiso. Si te puedes someter a los arreglos de la casa de Dios, eso quiere decir que te puedes someter a Dios. Si no te sometes a los arreglos de la familia de Dios, entonces tu sumisión está vacía, porque Dios nunca te ordenaría directamente hacer algo cara a cara. La familia de Dios arregla que cumplas este o aquel deber en base a los requisitos de la obra. Tú dices: “Tengo una opción, haré cualquier deber que esté dispuesto a hacer y si no me gusta, no lo haré”. Al cumplir con tus deberes de esta manera, ¿es esto someterse a Dios? ¿Son las personas así unas que aman la verdad? ¿Pueden llegar a conocer a Dios? Así que, no son personas que reverencien a Dios. Ser quisquilloso al cumplir con los deberes y ser pasivo y flojo, las personas así no tienen ninguna realidad de la verdad. No tienen una verdadera sumisión, están completamente trabajando y cumpliendo con los deberes en base a sus propias preferencias personales. A Dios no le gustan las personas así. ¿Qué clase de personas le gustan a Dios? Las personas que se ofrecen como voluntarias para llevar cargas para tomar cualquier trabajo que sea más crucial e importante, que son capaces de llevar cargas pesadas. Se pueden someter a los arreglos de la familia de Dios, pueden cuidar de la voluntad de Dios, estar ansiosas por lo que Dios está ansioso y pensar en lo que Dios está pensando. También, son eficientes en trabajar y en cumplir con sus deberes, para poder lograr los resultados en el tiempo más rápido. No dan largas al asunto ni hacen su trabajo de manera descuidada, ni son superficiales ni negligentes ni hacen las cosas de acuerdo a su propia voluntad. Cuando cumplas con los deberes y cuando tengas que sufrir, tienes que sufrir. Cuando las cosas se vuelven tensas, tienes que trabajar como corresponde. A veces tienes que trabajar más de diez horas al día. Cuando es tiempo de aportar trabajo duro, entonces puedes hacer unas pocas horas más. No te agotarás, está bien. Cuando tengas que sufrir debes sufrir. ¿Cómo se llama esto? Cuidar de la voluntad de Dios. Dios está sufriendo por nosotros así que nosotros también tenemos que sufrir por la obra de Dios y para satisfacer a Dios. ¡Esto se llama corresponder al amor de Dios! No uses tu propia personalidad, no hables de razón. ¿De qué razón hablas? Algunas personas dicen: “¡Hasta un empleo cumple con un horario de ocho horas! ¿Por qué me harías trabajar por diez o doce horas?”. Puede que esto suene razonable, pero ¡puedes estar seguro de que eres insensible! Decir esto es estar sin conciencia. Hablas de razón, pero ¿tienes la verdad? ¿Sabes qué es la verdad? ¿Sabes lo que es cuidar de la voluntad de Dios? Hablar de razón en este momento, esto te revela. No aceptas la verdad, estás siendo rebelde con Dios.

[…]

¿Sabes lo que Él obra en ti cada día?”. ¡Esto es crucial! Esto demuestra que has llegado a conocer la obra del Espíritu Santo hasta cierto punto, que has experimentado aspectos insignificantes de la obra del Espíritu Santo. Donde seas disciplinado y donde seas iluminado, de estos puedes confirmar lo que Dios está haciendo sobre ti. Lo que Dios hace sobre las personas es con principios. Hoy, cuando te encuentras con algo, Dios usa este asunto para iluminarte, para que puedas aprender de lo que te has encontrado. Él no habla cuando se encuentran toda clase de cosas, pero Él envía un mensaje, ¿puedes sentir esto? A veces Dios habla a las personas por medio de eventos. No puedes oír Su voz externamente, ni hay lenguaje, pero tu espíritu sabe qué mensaje está siendo enviado, cuál es la voluntad de Dios y cuáles son los requisitos de Dios para ti. Las personas que entienden las cosas espirituales están seguras de ellas, pueden ver la mano de Dios. Si no tienes entendimiento espiritual, entonces cuando te encuentres con cosas no puedes aprender cosas, no puedes experimentar la obra de Dios ni puedes ver la obra de Dios. Las personas así, para decirlo sin rodeos, son animales. Los animales no pueden ver la obra de Dios porque no tienen entendimiento espiritual.

Algunas personas podrían decir: “Todos los días, la mayoría de las veces, no puedo sentir al Espíritu Santo haciendo algo. Tal vez puedo sentir algo de vez en cuando durante varios días”. Esto es algo subjetivo y bastante cierto. Porque las personas que creen en Dios, pero que han experimentado demasiado poco de la obra del Espíritu Santo, son así. La mayoría de las veces no la pueden sentir. Hay muy pocas lecciones que pueden aprender durante un año. En realidad, eres tú quien no las puede experimentar. Confías sólo en tus sentimientos. Cuando sientes cosas sobrenaturales y cosas que provienen obviamente del Espíritu Santo, crees que son del Espíritu Santo. Cuando no son obvias, sales del paso sin ser consciente. Este método de experimentar es un error. De hecho, si oras a Dios sobre todas las cosas con las que te encuentras todos los días, puedes aprender algunas lecciones. Esto es un hecho. Si confías en tus sentimientos, como: “Cuando a veces Dios me disciplina y el Espíritu Santo me ha iluminado especialmente, puedo aprender algunas lecciones”, ¿cómo estás equivocado aquí? Normalmente no eres diligente. La obra del Espíritu Santo no siempre es sobrenatural. Si activamente buscas la verdad y activamente oras a Dios, si buscas la verdad en todas las cosas que te encuentras y captas la voluntad de Dios, entonces se podría decir que las lecciones que deberías y podrías aprender todos los días son demasiadas. Por lo menos puedes aprender lecciones de dos o tres cosas cada día. Dime, lo que digo ¿es la verdad? (Sí). Debido a que eres demasiado distraído, siempre te das cuenta cuando el Espíritu Santo lleva a cabo alguna obra sobrenatural y obvia que puedes sentir, pero has pasado por alto algunas cosas sencillas y pequeñas, perdiendo muchas oportunidades de ser perfeccionado. Debes entender esto ahora. De hecho, las personas pueden aprender lecciones sobre cada asunto. Cuantas más lecciones aprendes, más rápido progresas. Cuanto menos aprendas, más lento progresas. Por ejemplo, si te encuentras difundiendo el evangelio todos los días, después de difundir el evangelio, has experimentado difundir el evangelio, y ¿qué sientes después de esta experiencia? Que te faltó la verdad. Sin la verdad no pudiste conquistar a otros, no los has satisfecho. Esta es una experiencia. Ves lo que te falta. Si te encuentras con un espíritu maligno cuando estás difundiendo el evangelio, ves que es un espíritu maligno y piensas: “No le predicaré”, pero ¿qué lecciones has aprendido? Te has vuelto más discernidor. Eres capaz de discernir y reconocer a los espíritus malignos. ¿Es esto beneficioso para el progreso de tu vida? Por ejemplo, cuando le difundes a una persona errónea, sólo sientes que: “Esta persona es errónea, no tiene entendimiento espiritual”, pero ¿cómo disciernes esta falacia? ¿Qué verdad usas para refutarla? ¿Eres capaz de convencerla? También puedes aprender lecciones de aquí. Refutar a una persona errónea no es sencillo, tienes que conocer verdades desde muchos aspectos. Experimenta de esta manera todos los días: una forma es que puedes conocer a todo tipo de personas y aprender muchas lecciones al difundir el evangelio, y otra es que hay muchos deberes que debes desempeñar todos los días. Cuando desempeñas cada deber, puedes encontrar verdades y principios de práctica correspondientes. De esta manera, puedes llegar a entender y a saber más acerca de algunas verdades. Cuando cada día entras en contacto con los hermanos y hermanas en la iglesia y hablas sobre la verdad con ellos, obtienes de otros la verdad que tú mismo no has experimentado y que no entiendes. Además, hablas y compartes con otros acerca de las verdades que entiendes y de esto obtienes un entendimiento más profundo de la verdad y progresas otro paso. Para lecciones como estas, todo lo que tienes que hacer es desempeñar tus deberes cada día y ejercitarte así, entonces puedes entender muchas verdades. Cuando has tenido muchas experiencias entonces se alcanzará un efecto. ¿Qué efecto? Sabes lo que Dios está haciendo en ti todos los días: “Qué obra lleva a cabo el Espíritu Santo en mí, cómo me ilumina, cómo me guía, cómo me lleva a practicar algunas verdades y a entender algunos principios”, entonces, ¿no están resueltas ahora estas preguntas? Si no experimentas de esta manera, entonces estás desperdiciando tus días y no estás logrando nada. No hay nada que puedas obtener. Así que cuantos menos deberes desempeñes, menos obtienes. Cuantos más deberes desempeñes, más obtienes. Cuanto más obtengas, te queda completamente claro lo que Dios hace en ti cada día. Estás consciente de lo que estás haciendo. Estás demasiado consciente de cómo el Espíritu Santo te ilumina e inspira, de cuán grandes son las recompensas que obtuviste, qué has obtenido y qué has entendido…

¿Qué debes hacer para entender lo que Dios hace en ti todos los días? ¿Hay una senda? Debes desempeñar tus deberes, desempeñar todos los deberes que puedas desempeñar. Entonces, podrás experimentar lo que Dios hace en ti cada día. Cuando desempeñas tus deberes, siempre y cuando te enfoques en buscar la verdad, se te garantiza que obtendrás recompensas. En tanto que estés consciente de esto, sabrás cómo experimentar la obra de Dios. Algunas personas son bastante entusiastas al creer en Dios, pero no saben cómo desempeñar sus deberes y desperdician sus esfuerzos por nada. Si no sabes cómo desempeñar los deberes, ¡entonces es una pérdida de tiempo! Algunas personas, al creer en Dios, siempre se preocupan por qué ponerse, qué comer, de qué jactarse delante de los hermanos y hermanas y qué objetivos lograr para que las personas las puedan admirar. ¿De qué sirve esto? ¡No sirve de nada, es demasiado vano! Aunque los hermanos y hermanas te admiren, ¿te admirará Dios? ¿Puedes alcanzar las bendiciones de Dios? ¿Estás viviendo delante de Dios? No busques el narcisismo desvergonzado. Es inútil buscar la vanidad. Desempeña tus deberes correctamente y haz sinceramente las cosas por amor a Dios. Haz cosas prácticas con el propósito de satisfacer a Dios y corresponder al amor de Dios para que te sientas consolado en tu corazón. Si eres un escritor, entonces guarda silencio delante de Dios cada día, ora a Dios y escribe. Si eres un cineasta, entonces piensa a diario cómo hacer bien las películas para que puedas publicar rápidamente una buena película. Si eres un realizador de videos, entonces piensa a diario y ora a Dios: “Dios, ilumíname y guíame para que pueda ser exitoso en hacer videos con el fin de dar testimonio de ti”. Sin importar qué deberes desempeñes, ora correctamente a Dios y confía en Dios para cumplirlos bien, y muestra a Dios algunos regalos todos los días: “Dios, este es el resultado de lo que creé hoy, esto es para corresponder a Tu amor, esta es una pequeña evidencia de mi parte”. Muestra algunos productos y cuando Dios los vea: “Ahora has hecho algunas cosas reales para Dios, no sólo estás hablando palabrerías. ¡Bien!”. El corazón de Dios está satisfecho y tú también estás en paz. Si vives delante de Dios todos los días y haces algunas cosas prácticas para Dios, si desempeñas bien tus deberes basado en amar a Dios y no eres superficial ni negligente, entonces te sentirás en paz en tu corazón y contento. Después de un largo tiempo, después de obtener la verdad, ¡estarás más consolado! Si no obtienes la verdad y tu corazón siempre está vacío y sin paz, entonces cuando el desastre llegue, estarás aterrado, asustado y muerto de miedo. Si conoces a Dios, entonces estás sin miedo. ¡Vivo o muerto perteneces a Dios!

Ahora bien, la investigación científica ha llegado a una conclusión: cuando las personas mueren en realidad no mueren, sólo muere su cuerpo. Su alma va a otro mundo y a otro reino. Así que admiten que las personas tienen almas. El Creador gobierna sobre las almas y Él arregla dónde están los destinos de las almas y a dónde vienen y van. Ya que has venido al mundo humano una vez, ahora que los desastres vienen y el apocalipsis está llegando, entonces, ¿a dónde iría tu alma? ¿Cuál es su destino? Tienes que seleccionar una senda. Pero, ¿cómo seleccionas una senda? Debes experimentar la obra de Dios cada día, desempeñar bien tus deberes como criatura de Dios y saber qué actúa Dios en ti cada día. De esta manera, sabrás cuál será tu destino futuro. Si no puedes experimentar lo que el Espíritu Santo hace en ti, entonces tu final es muy preocupante. Eres un cadáver viviente, no tienes alma y sólo estás de brazos cruzados y esperando la muerte. ¿Qué significa eso? Quiere decir que sólo estás comiendo cada día y no estás cumpliendo con tus deberes. Cuando llegue el día, mereces morir. Igual que un cerdo, un cerdo mastica y mastica la comida todos los días. Al terminar el año, debe ser sacrificado. El día de un cerdo es el de comer todos los días y esperar la muerte. Si las personas no aman la verdad, no buscan la verdad y viven como cerdos, entonces, ¿cuál es el resultado? Cuando el desastre llegue, serán destruidos. Mira, ahora hay muchas personas que salen del paso al cumplir con sus deberes, sólo se están divirtiendo. Cantan, bailan y se divierten, pero no saben lo que están haciendo. Cuando les preguntas: “¿Sabes lo que es buscar la verdad?”. “No, está bien sólo cumplir los deberes”. ¿No es esto salir del paso? Están viviendo de una manera atolondrada. Independientemente de que estés cantando o bailando, tienes que orar a Dios y pedir la dirección de Dios: “¿Qué baile estoy bailando? ¿Puede este glorificar a Dios? ¿Le gusta esto a Dios? ¿Qué clase de baile y qué clase de acciones le gustan a Dios? ¿Cómo canto de una manera que le guste a Dios? ¿Cómo canto para dar testimonio de Dios? ¿Cómo canto para que las personas disfruten escucharlo, para que las personas puedan entender la palabra de Dios, para que las personas puedan venir delante de Dios y sentir que creer en Dios es demasiado hermoso y demasiado feliz?”. Después de orar de esta manera, entonces tu canto y baile están cumpliendo deberes. Esto es cumplir realmente con los deberes, esto no es simplemente comer y beber y divertirte. Otras personas están cumpliendo con sus deberes cuando cantan y están orando a Dios en sus corazones. Cuando están bailando, también están orando a Dios, están buscando captar la voluntad de Dios, no sólo se están divirtiendo. Las personas insensibles sólo se están divirtiendo: “Mientras que yo esté contento, cantaré y bailaré, entonces estaré satisfecho. No pido otras cosas. Esto es cumplir con los deberes. Cantar, bailar, estar contento, y podré entrar en el reino al final. ¡Qué maravilloso!”. ¡Cómo podría haber cosas tan grandes en el mundo! Las personas así son un poco tontas. No entienden lo que Dios hace en las personas todos los días ni entienden en qué senda están caminando. Esto se llama una creencia tonta.

Que una persona tenga principios al cumplir los deberes, que pueda captar la voluntad de Dios, que esté cumpliendo con los deberes en base a los requisitos de Dios, esto es muy crucial. Si sigues la voluntad y los requisitos de Dios al cumplir con los deberes, entonces puedes buscar la verdad y orar a Dios. Una vez que buscas la verdad y oras a Dios, entonces, ¿no queda claro lo que Dios hace en ti cada día? Si no oras a Dios cada día ni buscas la verdad y siempre sales del paso al cumplir con los deberes, entonces, ¿puedes saber lo que Dios hace en ti cada día? No lo sabes. Si no lo sabes, ¿estás calificado para cumplir con tus deberes? ¿Estás cumpliendo con tus deberes como criatura de Dios? Esto es digno de sospecha. Algunas personas no tienen corazón cuando cumplen con sus deberes, se esfuerzan con los ojos cerrados. Nunca buscan la verdad ni nunca buscan principios. Es como lo que los incrédulos dicen: “tiran de la carreta sin mirar el camino”. ¿Pueden las personas así obtener recompensas después de unos pocos años de cumplir con sus deberes? ¿Pueden lograr un verdadero conocimiento de Dios? No pueden si no oran a Dios lo suficiente ni si no buscan la verdad. No les queda claro lo que Dios hace en ellas cada día. Si creen en Dios por mucho tiempo, pero nunca practican la verdad, si no oran realmente a Dios ni confían en Dios, entonces, ¿son las personas como esta, unas que buscan la verdad? ¿No son muy problemáticas las personas así? ¿Pueden alcanzar verdaderos efectos al practicar sus deberes de esta manera? Si no tienen la verdad, entonces, ¿no sólo hacen un gran esfuerzo? ¿No sólo hacen servicio? ¿Cómo surgen los hacedores de servicio? Ellos desempeñan sus deberes sin buscar la verdad ni implementar la verdad. Esta clase de personas son hacedores de servicio. Cuando buscas la verdad y practicas la verdad al cumplir con los deberes, esto es cumplir con tu deber como criatura de Dios. Algunas personas creen en Dios por muchos años y ponen mucho esfuerzo al final, han sufrido mucho. Pero, ¿por qué terminan como hacedores de servicio? ¿A quién deben culpar? ¿No se deben culpar a sí mismas? ¡Es su propia culpa! ¿Quién te dijo que no buscaras la verdad? Esta es una senda que has escogido. Hay una senda correcta que no seguiste, sino que escogiste una senda equivocada. Se te pidió buscar la verdad y orar a Dios, pero no lo hiciste. Al final, cuando otros estén buscando la verdad y se estén volviendo cada vez más con principios y calificados en el cumplimiento de los deberes, tú seguirás prestando servicio, seguirás estando sin principios al hacer las cosas. Entonces, ¿a quién culpas? Culpa a tu propia estupidez. Las personas crean sus propias sendas.

[…]

¿Conoces la actitud que Él toma ante las variopintas formas en las que te comportas?”. Esta pregunta es muy crucial. “La actitud… hacia las múltiples maneras en las que te comportas”. ¡Esta frase realmente no es fácil de entender para las personas promedio! Algunas personas dicen: “Yo soy el pueblo escogido de Dios, soy un seguidor de Dios, Dios me trata con sólo una actitud y esa es amor. El amor a veces implica un poco de disciplina, poda, y juicio y castigo, ¡pero todo esto es en aras de la salvación! ¡Ah! ¿Cómo es que existe ‘la actitud que Él toma ante las variopintas formas en las que te comportas’? ¿Acaso hay actitudes para tratar las múltiples formas en las que nos comportamos?”. ¿Cuál es el problema aquí? Cuando las personas todavía no han alcanzado la salvación completa, tienen varias expresiones. A veces son algo sumisas debido a la obra del Espíritu Santo. A veces cuidan de la voluntad de Dios y a veces pueden practicar la verdad. La mayoría de las veces, este efecto es producto de la obra del Espíritu Santo. Pero a veces el Espíritu Santo deja de obrar. ¿Qué sucede entonces? Siguen siendo capaces de cometer el mal, de resistir a Dios y de ser superficiales y negligentes. Cuando se enfrentan con circunstancias especiales, incluso son capaces de traición. Al enfrentar pruebas y refinamientos son capaces de quejarse de Dios. Estas situaciones son muy frecuentes. En muchas personas son exactamente de esta manera. Así que, en la casa de Dios tiene que haber líderes y colaboradores que asuman las responsabilidades para resolver problemas continuamente para el pueblo escogido de Dios. También existen problemas entre líderes y obreros. Los líderes y colaboradores se tienen que ayudar y culpar entre ellos, y los de arriba, la casa de Dios, tiene que ser responsable de cuidar de estos líderes y colaboradores. Cada nivel maneja el nivel debajo de él. Así que, durante el periodo de trabajo, Dios debe usar este tipo de vida de iglesia para guiar al pueblo escogido de Dios y a cada nivel de líderes y colaboradores para que cumplan con sus deberes al mismo tiempo. Sólo de esta manera puede el pueblo escogido de Dios ser guiado en la realidad de la verdad. Así que en la casa de Dios, todo el pueblo escogido de Dios puede ver claramente la obra que el Espíritu Santo lleva a cabo en toda clase de personas y se supervisan y se restringen mutuamente por medio de diferentes circunstancias. Si no hay líderes ni colaboradores ni personas de cada nivel restringiéndose entre sí, la mayoría de las personas fácilmente se pueden volver distantes de Dios o desviarse hacia sus propias sendas. Algunas personas son arrogantes y siempre quieren controlar al pueblo escogido de Dios y apoderarse de la autoridad. Quieren mandar a todos y siempre piensan que su propia autoridad es demasiado pequeña. Si realmente puedes manejar las cosas, está bien. Si lo puedes hacer bien, entonces eso es grandioso. Si no puedes manejar bien las cosas y no puedes hacer el trabajo, entonces, ¿no estás perjudicando a las personas? Si quieres manejar todo y convertirte en el jefe de todos, ¿tienes esas habilidades? ¿Puedes alcanzar ese efecto con tu trabajo? ¿Cómo es que no te has sometido? ¿No sabes que sólo eres promedio? Las personas así simplemente son desvergonzadas. ¿Cuál es la actitud de Dios hacia esta clase de personas? Dios las detesta y las odia. Dios detesta y odia a las personas que caminan en la senda del anticristo. Algunas personas dicen: “Yo soy alguien que busca la verdad”. Entonces, ¿tienes expresiones de resistir a Dios? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia tus expresiones de resistencia? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia tus expresiones de sumisión? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia tus expresiones de practicar la verdad? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia tus expresiones de engañar a Dios? Dios tiene Su actitud hacia todo tipo de cosas. No puedes decir de una manera generalizada que “Dios sólo es amoroso conmigo”. Eso está mal. Cuanto te sometes a Dios y amas a Dios, Él te ama. Cuando odias a Dios y te quejas de Él, ¿te ama entonces? Entonces Dios te odia y te detesta. ¿Cómo debe explicarse esto? Esto se basa en el carácter de Dios. Dios es santo, Él no permite manchas, le desagradan la inmundicia, la rebelión y las cosas negativas. Así que cuando expones tu corrupción, le desagradas, te detesta y está indignado contigo. Entonces es por eso que algunas personas a veces pierden la obra del Espíritu Santo. ¿Aún puedes decir que: “Dios me ama sin importar lo que yo haga, Dios se compadece de mí sin importar lo que yo haga”? Esta declaración no es sostenible. ¿Alguna vez has sido disciplinado por Dios? Si no has experimentado ser disciplinado por Dios, entonces no sabes que Dios tiene diferentes actitudes hacia diferentes tipos de expresiones. Si Dios descubre rebelión en las personas que le agradan, aun así Él las disciplina y se enoja. Entonces, ¿diríais que Dios disciplinó y castigó a David? (Sí). ¿Podéis llegar a conocer el carácter de Dios de esto? Así que tienes que estar consciente de la actitud de Dios hacia tus diferentes expresiones. En el pasado, ¿qué provocó que recibieras la disciplina de Dios? ¿Qué provocó que ofendieras a Dios y que lo vieras cubrir Su rostro de ti? ¿Qué hiciste para perder la obra del Espíritu Santo y provocar que Dios te ignorara? ¿Qué hiciste para hacer que Dios te apartara para que no pudieras captar la presencia de Dios contigo? Recuerda todas estas cosas. ¡Es importante llegar a conocer el carácter de Dios en estos asuntos! ¡Es demasiado crucial para nuestra entrada a la vida!

¿Cuál es la actitud de Dios hacia las personas que les desagrada la verdad? Indignación y odio. Cada vez que las personas hablan acerca de la verdad, se disgustan y están reticentes a escuchar. ¿Qué clase de expresión muestran estas personas? Exponen sus expresiones de estar hartas de la verdad y de odiarla. Dios detesta, aborrece y odia a esta clase de personas. Observa a las personas que son nuevas en la fe y que han experimentado un periodo de la vida de iglesia y ven que: “Las reuniones sólo se tratan de comer y beber la palabra de Dios y de hablar acerca de la palabra de Dios. Sólo hay verdad y más verdad. No puedo escuchar esto, es aburrido, renuncio”. ¿Qué clase de expresión es esta? Una expresión de estar harto de la verdad y de odiarla. Si no disfrutan comer y beber las palabras de Dios, son el diablo. Otra expresión es que cuando oyen que cumplir con los deberes implica sufrimiento, menean la cabeza: “No quiero desempeñar este deber. Quiero escoger un deber que no implique sufrimiento”, ¿qué clase de expresión es esta? Una expresión de ser superficial y negligente, de ser rebelde hacia Dios y de traicionar a Dios. ¿Cuál es la actitud de Dios hacia este tipo de comportamiento? Indignación y odio. A Dios le disgustan las personas así. Dios dice: “Esta persona no es leal a Mí. No me gusta. No obraré en ella”. Esta es la actitud de Dios hacia esta clase de expresión. Otro tipo de personas no hacen trabajo práctico al cumplir con sus deberes. No escogen cargas pesadas sino que siempre quieren ordenar a las personas y mangonearlas. ¿Qué clase de expresión es esta? Esta clase de personas no son leales a Dios. Dios dice: “Esta persona sólo escoge responsabilidades fáciles y no puede soportar las pesadas, desea la facilidad y la comodidad para gobernar desde arriba y no hace trabajo práctico”. A Dios le disgusta. La actitud de Dios hacia las personas así es de indignación. Dios tiene actitudes hacia muchas de tus diferentes expresiones. No descuides esto. Si no lo tienes claro, no conoces el carácter de Dios; si alguien realmente conoce el carácter de Dios, definitivamente sabe cuál es la actitud de Dios hacia todas las clases de cosas. Dios tiene diferentes actitudes hacia todas las clases de personas y definitivamente tiene actitudes diferentes hacia cada tipo de expresión de cada persona. Esto es absoluto. Así que, ¿cómo se distinguen estas diferentes actitudes? Eso se tiene que basar en la palabra de Dios. Podemos entender por medio de la palabra de Dios. ¿Cuál es la actitud de Dios hacia las personas astutas? ¿Existen palabras de Dios sobre esto? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia las personas honestas? ¿Existen palabras de Dios sobre esto? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia las personas malvadas? ¿Existen palabras sobre esto? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia las personas que lo resisten? También existen palabras de Dios sobre esto. De esta manera, por medio de leer la palabra de Dios podemos entender cuál es la actitud de Dios hacia cada clase de personas. Si estás más atento, si tienes verdadera experiencia de la palabra de Dios, entonces podrás entender que Dios tiene diferentes actitudes hacia tus propias expresiones diferentes. Si experimentas la obra de Dios hasta este punto, entonces has llegado a conocer el carácter de Dios. En tus experiencias, pasas por mucha disciplina por parte de Dios. En base a cualquier asunto en el que fuiste disciplinado, puedes ver la actitud de Dios hacia tus expresiones en esos asuntos. Por ejemplo, una vez promoviste o recomendaste a una mala persona para ser líder o colaborador, recibiste la disciplina de Dios; por ejemplo, cuando diste tu opinión o discutiste por una persona mala o malvada, Dios se enojó contigo; por ejemplo, al cumplir con tus deberes fuiste negligente en tu responsabilidad, así que provocaste daños a la obra de la casa de Dios y Dios cubrió Su rostro de ti y perdiste la obra del Espíritu Santo. ¿Puedes ver de estos ejemplos la actitud de Dios hacia tus diferentes expresiones? Deberías ser capaz de verla. Algunas personas no cumplen con sus deberes y Dios se enoja con ellas y ya no obra en ellas. ¿Cuál es la actitud de Dios hacia ti al no cumplir con tus deberes? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia ti en cuanto a no gustarte la verdad? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia ti al juzgar a los líderes y colaboradores de todos los niveles? ¿Cuál es la actitud de Dios hacia ti al revelar a los falsos líderes y anticristos? Sin importar que sean cosas positivas o negativas, Dios tiene actitudes. Una vez que conozcas claramente las actitudes de Dios hacia diferentes clases de expresiones y que tengas una clara comprensión, entonces llegarás a conocer el carácter de Dios. Si tú mismo tienes experiencias limitadas y llegas a conocer un poco, si otros tienen más experiencias, entonces por medio de hablar acerca de la verdad con otros, ves más el carácter de Dios y la actitud de Dios hacia toda clase de expresiones en las experiencias de otros. Entonces, ¿no habrás obtenido otro aspecto de tu conocimiento de Dios y del carácter de Dios? Por lo tanto, hablar acerca de la verdad es muy útil para llegar a conocer a Dios. Las propias experiencias de las personas son limitadas. Al hablar acerca de la verdad con otros, es para entender las experiencias de otros y entender cómo Dios obra en otras personas. De esta manera, tendrás un conocimiento de Dios más rico y obtendrás aún más. En el pasado, muchas personas dijeron algo así: “¿Cómo llegas a conocer el carácter de Dios? ¿Cómo se debe experimentar esto?”. ¿Sabes cómo conocerlo por medio de la pregunta de Dios? ¿De qué manera comienzas a saberlo? Eso es de la actitud de Dios hacia toda clase de personas y hacia tus diferentes clases de expresiones.

[…] “¿Sabes si eres una persona amada por Él?”. Esto también es muy importante. ¿Según qué base se confirma esto? ¿Se puede confirmar sólo en base a lo que dijo el Señor Jesús durante la Era de la Gracia: “Porque de tal manera amó Dios al mundo”? Esa fue la actitud de Dios hacia la humanidad durante la Era de la Gracia. Durante la Era del Reino, Dios ama a aquellos que buscan la verdad y no a aquellos que no buscan la verdad. Aquellos que buscan la verdad tienen la obra del Espíritu Santo. Tener la obra del Espíritu Santo prueba que Dios los ama. Si las personas no aman la verdad, no tienen la obra del Espíritu Santo. Si no tienen la obra del Espíritu Santo, ¿son personas amadas por Dios? Por lo menos se podría decir que temporalmente no son amadas por Dios o que no lo son en este momento. Siempre que realmente lleguen a amar la verdad, el Espíritu Santo obrará en ellas. Cuando el Espíritu Santo está verdaderamente obrando en ellas, eso puede probar que son personas que aman la verdad porque ¡Dios examina los corazones de las personas! Teóricamente, entiendes este aspecto de la verdad, pero ¿tienes experiencias verdaderas? ¿Sabes en cuál periodo de tu fe en Dios no buscaste la verdad ni tuviste la obra del Espíritu Santo? ¿Qué te sucedió cuando estuviste sin la obra del Espíritu Santo? ¿En qué tipo de situaciones te encontrabas? Tu corazón estaba oscuro y tus situaciones estaban plagadas de riesgos y peligros. Siempre sentiste que Dios estaba a punto de enojarse contigo y hubo disciplina y cosas desafortunadas que te sucedieron. Entonces supiste: “¡Estoy viviendo para la carne, no amo la verdad ni busco la verdad, así que vivo en oscuridad y realmente no puedo ver la bendición de Dios!”. Si no puedes ver la bendición de Dios, eso prueba que no eres amado por Dios. Algunas personas tienen fe en Dios por un periodo de tiempo, pero dado que estuvieron desinteresadas en la verdad, regresaron al mundo para ganar dinero. ¿Ama Dios a las personas así? Si regresas al mundo Dios te ignora. Pero algunas personas aman un poco la verdad en sus corazones. Cuando Dios ve que todavía tienen esperanza, Él las disciplina, hace que fracasen, deja que se encuentren con reveses y, finalmente, las toca, de manera que se dan media vuelta y regresan a la casa de Dios. Después de regresar a la casa de Dios, dicen: “Durante este periodo traicioné a Dios y busqué el mundo. Mi corazón estaba demasiado oscuro. Encontré mucho castigo y dolor, así que me di media vuelta. Vi que si las personas no buscan la verdad, no tienen una senda en el mundo. ¡Sólo existe un camino que conduce a la muerte!”. Así que, ¿qué aprendieron a través de esta experiencia? Que cuando las personas traicionan a Dios y no cumplen con los deberes, sólo encuentran dolor y castigo. ¡Es demasiado doloroso vivir en la oscuridad sin la guía de Dios, sin la guía de la palabra de Dios! Así que llegan a una conclusión: cuando las personas no aman la verdad ni buscan la verdad, eso es una traición a Dios. ¿Cuál es el resultado de traicionar a Dios? La disciplina de Dios y el castigo de Dios. Todo lo que las personas encuentran es dolor. Por lo que para aquellas personas que no cumplen con sus deberes y que buscan el mundo, todo lo que encuentran es dolor y castigo. ¿Puedes ver el carácter de Dios de esto? ¿Qué personas ama Dios después de todo? Dios ama a las que buscan la verdad.

Entonces, ¿ahora eres alguien a quien le gusta la verdad? ¿La puedes ver claramente? Debes estar seguro. Algunas personas dicen: “En el pasado, no fui alguien que amara la verdad. Ahora he comenzado a amar la verdad”. Ahora que has comenzado a amar la verdad, ¿puedes cuidar de la voluntad de Dios? ¿Puedes sufrir por la verdad? No es suficiente sólo amarla verbalmente. Tienes que sufrir, tienes que pagar el precio para obtener la verdad. Esto es un testimonio. Sólo de esta manera puedes probar que eres alguien que realmente busca la verdad. Ahora bien, ¿tienes este testimonio? Dices que amas la verdad, pero ¿puedes sufrir por la verdad? ¿Puedes pagar el precio? ¿Puedes dejar todo atrás por cumplir con tus deberes? Si cuando desempeñas tus deberes, las personas en tu familia te desacreditan, se burlan de ti y los amigos del mundo te abandonan, ¿puedes padecer este sufrimiento? ¿Aún puedes traicionar a Dios? ¡Todo esto revela a las personas! Si realmente eres alguien que ama la verdad, ¡entonces debes sufrir a través de toda clase de reveses al tomar el camino de buscar la verdad! Sin importar cómo tu familia, las personas del mundo y amigos te abandonen, juzguen y desacrediten, sigues siendo capaz de seguir a Dios y de cumplir lealmente con tus deberes. Sólo esto puede probar que realmente eres alguien que busca la verdad. Sólo esto puede probar que realmente eres bondadoso, que amas la verdad, que tienes el sentido de justicia y que sufres todo el dolor por la causa justa. Ahora bien, muchas personas aman la verdad en sus corazones, pero no han sufrido ni pagado el precio suficiente por la verdad. Cuando el sufrimiento y los reveses son demasiados, ellas comienzan a dar media vuelta y a traicionar a Dios. ¿Se puede decir que las personas así realmente buscan la verdad? Su fe es insuficiente porque no pueden sufrir ni pagar el precio. Algunas personas no tienen confianza. Les preguntas: “¿Puedes sacrificar el resto de tu vida en gastarte para Dios?”. Y dicen: “¡No, definitivamente no! ¡No puedo hacer esto!”. ¿Las personas así cuentan como personas que realmente buscan la verdad? Las personas que realmente buscan la verdad pueden sacrificar toda su vida por Dios, pueden dejar atrás el matrimonio, la familia y todos los enredos de la carne. Pueden alcanzar la verdadera traición a Satanás y liberarse de la influencia de Satanás. Para llevar a cabo la voluntad de Dios, dedican todas sus vidas. Estas son personas que buscan la verdad y anhelan la luz. Ahora bien, las personas realmente tienen determinación. Pero después de tomar esta decisión, enfrentarán muchos reveses y dificultades. La senda hacia el reino está llena de dificultades. Esta es la verdad. Incluso la persecución y la caza del gran dragón rojo y el descrédito y juicio de las personas en el mundo, son difíciles de superar para las personas. Las personas no pueden aguantar esta adversidad. Algunas personas no pueden superar el descrédito y el juicio y la obstrucción de su familia, hijos y parientes. ¿No es su fe demasiado pequeña? No son los buenos soldados de Cristo. ¿Qué clase de personas son los buenos soldados de Cristo? Al amar a Dios, pasan por todas las dificultades. Nada los puede derrotar y nada los puede vencer. No importa cuán salvajes sean las fuerzas satánicas, no te pueden derrotar, no te pueden seducir y no te pueden detener de creer en Dios y seguir a Dios. Sólo las personas así son los buenos soldados de Cristo y los vencedores. Los vencedores ni siquiera están aterrorizados de la muerte, así que, ¿cómo podrían estar aterrorizados de Satanás?

¿Cuántas verdades deben entender las personas para convertirse en personas que realmente aman a Dios? Necesitas tener una idea de esto en tu corazón. ¿Qué tipo de voluntad deben tener las personas al buscar la verdad para alcanzar la felicidad de Dios y la bendición de Dios? Las personas también deben estar conscientes de esto. No es que cuando lo desees, cuando tengas alguna inclinación y voluntad, puedas alcanzar el amor de Dios. Dios tiene que probar tu confianza y tu lealtad también, revelándote mediante diferentes tipos de pruebas y dificultades. Job temió a Dios y se apartó del mal. ¿Qué mantuvo él a lo largo de su vida? Job mantuvo la senda de temer a Dios y de apartarse del mal, mantuvo esta pureza por la que fue famoso. Dios vio que: “Esta persona es leal. ¡Bueno, le daré una prueba!”. Entonces se encontró con una prueba. Cuando la prueba llegó, Job perdió todo, pero aun así agradeció y bendijo a Dios, siguió temiendo a Dios y apartándose del mal. ¿Qué sucedió? Después de perder su familia, a los miembros de su familia y toda su riqueza, cuando no le quedaba nada, ¿qué obtuvo? Aún mantuvo su pureza. Al final, vio la aparición de Dios y obtuvo a Dios. Del testimonio de la experiencia de Job obtenemos una revelación, que es que cuando deseamos obtener la verdad, podremos enfrentar el peligro de perder todo. Cuando lo hayamos perdido todo, es el momento en que obtendremos a Dios. ¿Es esta una senda para ser perfeccionado por Dios? ¡Este es un testimonio! Cuando Job no tuvo nada, realmente fue el más rico. ¿Por qué fue rico? En ese momento, cuando no tenía nada, mantuvo la senda de Dios. Mantener la senda es tener a Dios y obtener a Dios. ¿Lo has experimentado hasta el grado de Job? Ahora bien, tienes todo: familia, hijos, padres, riqueza, fama y posición. ¿Qué te falta? Cuando tienes todo y eres rico, ¿tienes a Dios? ¿Tienes la senda de Dios? Es difícil decirlo, ¿no es cierto? Cuando Job no tenía nada en absoluto, eso reveló que era la persona más rica. Tenía la senda de Dios. Esta es la pureza de Job: “¡Puedo perder cualquier cosa, pero debo aferrarme a la senda de Dios! ¡Puedo perder cualquier cosa, pero no puedo perder la senda de Dios!”. ¡Esta es la creencia de Job, los valores medulares de Job! Entonces, ¿tienes ahora la confianza de Job? Si un día, cuando lleguen las pruebas y no tengas a tus padres ni a tu familia, cuando hayas perdido tu riqueza y tu casa, entonces, ¿podrás mantenerte firme en el testimonio? Como Job: “Es suficiente que mantenga esta senda. ¡Puedo perder todo lo demás!”. ¿Tienes esta confianza? ¡Es difícil responder esto, pero todos deben tener una idea en su corazón! ¿Queda claro ahora a qué clase de personas ama Dios? ¿Son personas como Job? Si dices: “Dios ama a las personas que buscan la verdad”, esto es demasiado general. ¿Qué clase de personas son las que pueden buscar la verdad? Las personas como Job, que puedan dejarlo todo, las personas que mantendrán la senda de Dios incluso cuando sean despojadas de todo. Estas son las personas que realmente buscan la verdad. Dios ama a las personas así.

Anterior:Cómo lograr ser hecho perfecto

Siguiente:Capítulo 7 Sermones y Enseñanza acerca de la Palabra de Dios “Conocer a Dios es el camino hacia el temer a Dios y apartarse del mal” (VII)

También podría gustarte