Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Selecciones clásicas de sermones y enseñanza sobre la entrada a la vida

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

Varias cuestiones que se deben resolver para que el trabajo de la iglesia se encamine correctamente

Cómo tratar a los líderes y colaboradores para que sean justos y razonables

Es responsabilidad de los líderes y colaboradores en todos los niveles de la iglesia guiar al pueblo escogido de Dios a que experimente la obra de Dios, a que coma y beba Sus palabras, a que comparta sobre la verdad, para que pueda entender la verdad, entrar en la realidad y, al final, convertirse en personas salvadas por Dios. Si algunos líderes y colaboradores no pueden hacer trabajo práctico, o si los resultados de su trabajo práctico son demasiado pobres, la forma en que el pueblo escogido de Dios los debe tratar es un problema real. En el pasado, los falsos líderes y colaboradores en su mayoría decían letras y doctrinas y sólo sabían cómo hacer trabajo administrativo y dar órdenes para que las personas hicieran esto o aquello. Si alguien no los escuchaba ni los obedecía, lo segregarían o lo expulsarían. Esas eran las medidas adoptadas por los falsos líderes y colaboradores. Por lo tanto, las personas que no poseen la verdad simplemente confían en su poder y estatus o en dar órdenes para hacer el trabajo. Por tanto, el pueblo escogido de Dios no aprueba ni apoya a tales líderes. Si estos falsos líderes y colaboradores pueden incluso hacer el mal y perjudicar al pueblo escogido de Dios, este los despreciará. Es apropiado que el pueblo escogido de Dios aborrezca a los falsos líderes y colaboradores. Dondequiera que hay opresión hay resistencia. Dondequiera que hay persecución hay rebelión. Esta es una ley natural. ¿Cómo deben los líderes y colaboradores electos de la iglesia en todos los niveles hacer su trabajo y llevar a cabo sus deberes para satisfacer al pueblo escogido de Dios? Sólo hay una ruta y esa es que los líderes y los colaboradores de todos los niveles posean la realidad de la verdad. Si puedes resolver los problemas reales del pueblo escogido de Dios mediante enseñar acerca de la verdad, el pueblo escogido de Dios se sentirá convencido y te aprobará. Cuantos más problemas del pueblo escogido de Dios puedas resolver, más te admirará y le gustarás y así serás capaz de convertirte en su confidente. El pueblo escogido de Dios estará especialmente de acuerdo con cualquier líder o colaborador que le proporcione la máxima y la mejor ayuda para que entre en la vida, le agradará y lo apoyará. No importa lo que diga o arregle, el pueblo escogido de Dios estará dispuesto a obedecer y a escuchar. Ese un hecho. No hay duda al respecto. Si confías simplemente en tu estatus y poder para trabajar, ¿serás capaz de lograr este tipo de resultado? El pueblo escogido de Dios no será convencido por ti y pensará: “Tú no posees la verdad. Siempre confías en el estatus para ordenarme y reprimirme para que te escuche y te obedezca. No te admiro en mi corazón. Si yo tuviera estatus, haría un mejor trabajo que tú”. Esto es lo que el pueblo escogido de Dios pensará. Todos aquellos que confían en el estatus, el poder y los trucos para hacer el trabajo no poseen la verdad ni la obra del Espíritu Santo. Es por eso que tales personas son dignas del nombre de “falsos líderes” o “falsos colaboradores”. ¿Cómo debería uno distinguir si un líder es un líder auténtico o falso? Observa si confía en el poder y el estatus para hacer su trabajo o si depende de la realidad de la verdad para hacerlo. Este es el estándar más preciso por el cual medirlos. ...

¿Es apropiado tener demandas sumamente altas de los líderes y colaboradores? Si el estándar de tus demandas sólo puede ser alcanzado por personas perfeccionadas, no puede ser alcanzado por ninguno del pueblo escogido de Dios y ningún líder o colaborador en ningún nivel está calificado si es juzgado por él, entonces el estándar de tus demandas es inválido y poco realista. Debes tratar correctamente a los líderes y colaboradores de todos los niveles y elegir estándares adecuados para medirlos de acuerdo con la situación objetiva. Si tu estándar no es correcto, entonces no serás capaz de tratarlos correctamente. Algunas personas usan al hombre usado por el Espíritu Santo como el estándar para medir a los líderes y colaboradores. ¿Es esto razonable? ¿Por qué no es razonable? Medirlos de esta manera es incorrecto e inapropiado. La mayoría de los líderes y colaboradores han creído en Dios de 8 a 10 años. ¿Cómo se pueden comparar conmigo? Yo he creído en Dios por más tiempo que ellos y también he soportado más sufrimiento que ellos. ¿Pueden alcanzar mi estatura sólo por creer por 8-10 años? No es tiempo suficiente. Debes basar el estándar en el tiempo que un líder o colaborador ha creído en Dios y lo que puede lograr en base a sus experiencias y luego medirlo de acuerdo con este estándar. Esto es justo y razonable. ¿Cómo debemos evaluar exactamente a un líder o colaborador? Yo os diré los estándares más realistas. En primer lugar, debe creer sinceramente en Dios y ser un buscador de la verdad. ¿Está libre de cualquier transgresión un buscador de la verdad? No, tendrá transgresiones y exhibirá corrupción. Esto es normal. Debido a que tiene transgresiones es probable que cometa errores y que trate con una persona o situación de una manera que no esté de acuerdo con la verdad. A veces, cuando se trate de asuntos que involucren sus propios intereses incluso resistirá o traicionará a Dios. Estos contarían como transgresiones, pero las cosas triviales no. Sólo ir en contra de la verdad cuenta como una transgresión. Cosas como resistir a Dios o interrumpir Su obra o traer problemas al trabajo de la iglesia cuentan como transgresiones. Por lo tanto, cada líder o colaborador tiene transgresiones y esto es normal. Si establecieras el estándar de que ningún líder o colaborador tendrá transgresiones, y que si alguno de ellos tiene, significa que es un líder o colaborador falso, eso simplemente no funcionaría. En segundo lugar, si estás seguro de que un líder o colaborador en particular es un verdadero buscador de la verdad y un creyente sincero, entonces definitivamente revelará su corrupción y es cierto que no sea más claro que el agua acerca de algunas verdades. Definitivamente cometerá un error o interrumpirá la obra de Dios a veces. Pero cuando haya hecho tales cosas, el Espíritu Santo lo disciplinará y lo esclarecerá e iluminará. Otros líderes y colaboradores lo criticarán, lo amonestarán o lo podarán y tratarán y el pueblo escogido de Dios lo puede reprobar o criticar y también pedirle cuentas. Sin embargo, en tanto que esté dispuesto a arrepentirse y pueda aceptar la verdad, conocerse a sí mismo y manejar correctamente la poda y el reproche del pueblo escogido de Dios y de otros líderes y colaboradores, entonces este tipo de persona se puede mantener y se puede contar como alguien que puede hacer trabajo práctico. Después de que haya cometido una transgresión o de que haya exhibido corrupción, puede aceptar la verdad. Tiene esta experiencia y exhibe tal comportamiento y esto está dentro del alcance de lo que uno esperaría de un buscador de la verdad. No albergan nociones fantasiosas para definir a los verdaderos buscadores de la verdad ni aseguran definitivamente que pueden practicar la verdad, amar a Dios en su corazón, poseer humanidad, tener compasión por las personas y no tener transgresiones y, además, no puedan asegurar que rara vez exhiban cualquier tipo de corrupción. Tal opinión es incorrecta y poco realista. Si fuera como imaginas, ¿podría incluso un buscador de la verdad cumplir esos estándares? ¿Sería eso posible? Simplemente no pueden cumplir esos estándares. Entonces, ¿qué son los buscadores de la verdad? Los buscadores de la verdad pueden buscar la verdad y ponerla en práctica al llevar a cabo sus deberes. Sin embargo, cuando se trata de cuestiones que involucran su beneficio o reputación personal, o cuando son tentados, existe la posibilidad de que fracasen. Habrá ocasiones en que tomarán la senda equivocada o cometerán errores, pero estas son experiencias normales para los buscadores de la verdad. Esto se debe a que todos los buscadores de la verdad tienen transgresiones y pueden exhibir corrupción antes de que hayan sido hechos perfectos. Esto es algo normal. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre las personas que son buscadoras de la verdad y las que no lo son? La diferencia es que los buscadores de la verdad pueden buscar la verdad cuando llevan a cabos sus deberes. En muchos casos son capaces de poner la verdad en práctica o no se desvairán lejos de ella ni irán en contra de ella ni se opondrán a ella. Esto es típico. Sin embargo, también hay momentos en los que pueden ir en contra de la verdad o cometer transgresiones o errores. Esta es una conducta normal para los buscadores de la verdad. En cuanto a aquellos que no son buscadores de la verdad, no hacen nada para practicar la verdad y confían en sus propias opiniones y sólo hablan y hacen trabajo con el fin de promover su propio estatus y reputación. Todo lo que dicen y hacen gira en torno a su propio poder y reputación y está enraizado en sus propias preferencias personales. Toda su plática es sobre letras y doctrinas. Lo que sea que hagan, no están ejecutando realmente sus deberes y mucho menos están practicando la verdad. Simplemente están llevando a cabo ceremonias religiosas y siguiendo reglas religiosas. Las personas así rara vez practican la verdad. Muy rara vez pueden compartir acerca de la realidad de la verdad y la mayoría de las veces están hablando de letras y doctrinas y están gritando consignas y sermoneando a las personas. Así que, este tipo de persona se puede designar como alguien que no busca la verdad. Si alguien tiene estas manifestaciones de no buscar la verdad, es decir, si pocas veces pone la verdad en práctica, si sólo rara vez practica la verdad al ejecutar sus deberes, si casi nunca trae edificación al pueblo escogido de Dios o lo beneficia de alguna manera y si no hace nada beneficioso para el trabajo de la familia de Dios, entonces puedes decir con seguridad que esa persona no es un buscador de la verdad. Las personas que no son buscadoras de la verdad muestran todos estos tipos de comportamientos, así que podemos estar seguros de que carecen de la obra del Espíritu Santo. Sólo cuando estamos seguros de que un cierto líder o colaborador carece de la obra del Espíritu Santo lo podemos designar como un falso líder o colaborador. Así que, nuestros estándares para los líderes y colaboradores son los siguientes: En primer lugar, deben ser buscadores de la verdad. Ciertamente cometerán transgresiones y a veces exhibirán corrupción, pero eso es normal y no va en contra de la premisa de que sean buscadores de la verdad. En segundo lugar, si han cometido una transgresión o exhibido alguna corrupción, la pueden manejar correctamente. Si el pueblo escogido de Dios los poda y trata, los critica, los condena o incluso los reprueba, lo manejarán correctamente y no responderán de una manera malvada. Además, se pueden llegar a conocer a sí mismos y están dispuestos a arrepentirse. Este es un hecho que prueba que son buscadores de la verdad. En tercer lugar, deben ser capaces de hacer algún trabajo práctico. Al igual que alguien que es una madre o un padre en un hogar, aunque no lo puedan hacer muy bien, siempre y cuando lo que hagan sea básicamente comparable con las responsabilidades de una madre y un padre y logren estas cosas, esto significa que pueden hacer trabajo práctico. El pueblo escogido de Dios debe discernir si puede hacer trabajo práctico con base en lo siguiente: En primer lugar, pueden compartir acerca de alguna realidad de la verdad, lo que de hecho edifica al pueblo escogido de Dios. En segundo lugar, su compartición de la verdad de alguna manera puede ayudar a resolver los problemas que surjan en la iglesia. En tercer lugar, pueden manejar varios asuntos en la iglesia con justicia y decoro, ser flexibles en el proceso, mostrar sabiduría y proteger el trabajo y la seguridad de la iglesia. Si alguien puede hacer estas cosas, entonces puede hacer algún trabajo práctico. Si el pueblo escogido de Dios puede determinar que un cierto líder o colaborador posee estas tres cualidades, incluso si ha cometido algunas transgresiones o exhibido algo de corrupción, no debe ser considerado como un falso líder o colaborador, porque en esencia es un líder o colaborador calificado. Por lo tanto, es apropiado evaluar a los líderes y colaboradores con base en estos tres puntos. Si uno posee estas tres cualidades y, sin embargo, alguien todavía lo considera un líder falso y lo quiere quitar de su posición entonces, ¿cómo debe el pueblo escogido de Dios manejar esto? El pueblo escogido de Dios primero debe apoyar y proteger el trabajo de este líder. Los pasos a practicar son encontrar primero a la persona que “expuso” a este líder y preguntarle: “¿Cuál es tu base para considerar a esa persona un falso líder o colaborador? Cuéntanos tu base. ¿Se conforman tus bases a los estándares y principios para medir a los falsos líderes y con los arreglos de la obra?” Después de aclarar esto, entonces comparte: “Dices que son falsos, pero el pueblo escogido de Dios puede corroborar que son auténticos y reconoce que ellos hacen un trabajo práctico, que son alguien que busca la verdad y que básicamente tratan al pueblo escogido de Dios con misericordia, tolerancia y paciencia y que no han atacado, reprimido ni incriminado a nadie”. Antes que nada, son una persona que busca la verdad y obtiene la confirmación de las personas. En segundo lugar, cuando tienen transgresiones o revelaciones de corrupción, sin importar cómo el pueblo escogido de Dios los trate, son capaces de manejarlo de manera correcta. En tercer lugar, pueden hacer algún trabajo práctico. En cuarto lugar, de hecho, nunca han atacado, reprimido, intimidado ni condenado a otros. Si un líder posee todos estos cuatro, entonces se puede decir que es alguien que el pueblo escogido de Dios debería apoyar y proteger y no permitir que ninguna persona perversa perturbe o incrimine de manera irrazonable. Sin embargo, algunas personas dirán: “¿Cómo puede este líder ser un buen líder si tiene transgresiones y revelaciones de corrupción?” Diré: debes tratar a esta persona con imparcialidad y comparar proporcionalmente su trabajo positivo y sus revelaciones de corrupción. Como diría un incrédulo: ¿es 70% de logros y 30% de errores? ¿O es 60% y 40% u 80% y 20%? También es apropiado medirlos de esta manera. Es la manera más simple, la manera de los incrédulos. Algunas personas dicen: “Ya que tienen transgresiones y revelaciones de corrupción entonces, ¿por qué no podemos encontrar a alguien mejor?” ¿Cómo debes responder esta pregunta? Debes decir: “Tu sugerencia es muy buena. A todos nos gusta y la aprobamos. Ve a encontrar a alguien mejor que ellos y los reemplazaremos. Pero esta persona que encuentres debe ser aprobada por todos. Lo que tú solo digas no cuenta”. Déjalos que encuentren a una mejor persona para reemplazar a este líder o colaborador. La casa de Dios está de acuerdo con esto, el pueblo escogido de Dios también estará de acuerdo y el líder o colaborador seguramente también estará dispuesto: “Si puedes encontrar a alguien mejor que yo para trabajar para el pueblo escogido de Dios, eso sería aún mejor. Yo también estaré feliz. Lo aceptaría con agrado”. Pero me temo que no serán capaces de encontrar a tal persona. ¿Por qué? Porque la humanidad está corrompida de una manera demasiado profunda. Esto es un hecho. Si pueden percatarse de la verdadera condición corrupta de la humanidad corrupta, entonces deben admitir este hecho. Por lo tanto, si quieres encontrar a una persona entre la humanidad extremadamente corrupta que sea conforme al corazón de Dios, que sea santa e intachable y que no tenga ninguna transgresión o revelación de corrupción, no serás capaz de encontrarla. Esto cumple las palabras de Dios: “no hay justos sobre esta tierra, los justos no están en este mundo” (‘Los malvados deben ser castigados’ en “La Palabra manifestada en carne”). Es decir, el mundo no tiene personas justas. No hay personas justas en el mundo. Uno sólo puede ser una persona verdaderamente justa cuando haya sido perfeccionado. Pero, ¿hasta qué medida alcanzarán cuando hayan sido perfeccionadas? Sólo una persona que puede practicar todos los aspectos de la verdad y que se ha convertido genuinamente en alguien que practica la verdad, es una persona justa. ¿Cuánto de la verdad puedes practicar ahora? ¿Cuántas verdades puedes practicar? ¿Bajo qué circunstancias puedes practicar un poco de la verdad? ¿Bajo qué circunstancias todavía no puedes practicar la verdad? ¿Eres capaz de percatarte de esto? Has creído en Dios por tantos años pero, ¿cuántas verdades has practicado? Por tanto, tratar de encontrar a una persona irreprensible entre los líderes y colaboradores ¿no es sólo una ilusión? ¿Dónde puedes encontrar a una persona irreprensible? Ya es lo suficientemente bueno si puedes encontrar a alguien que pueda hacer algo de trabajo práctico y, sin embargo, ¿quieres encontrar a alguien sin ninguna transgresión? ¿Existe una persona tan completamente ideal? Primero debes ser capaz de medirte y ver qué estándar es apropiado para medirte y luego usar también este estándar para medir a otras personas. No tengas dos estándares, uno con el cual medirte y otro con el cual medir a otros. ¿Es bueno que alguien en la iglesia se aproveche de las transgresiones pasadas de un líder y no lo suelte, insistiendo en considerarlo un líder falso para bajarle los humos y quitarlo de su posición? ¿Ha cometido este líder todo tipo de mal o sólo ha cometido transgresiones ocasionalmente? Debes llegar al fondo de esto. Si realmente ha cometido todo tipo de mal, entonces todos te apoyarán para que lo quites de su posición. La iglesia también lo debe apoyar y los de arriba lo deben apoyar aún más. Pero si no ha cometido todo tipo de mal y no ha incurrido en la ira del pueblo y si la mayoría de las personas tiene una buena opinión de él y si sólo son ciertas personas las que se aprovechan de sus transgresiones y no lo dejan ir, entonces te debe quedar claro cuál es la naturaleza del problema. La casa de Dios aboga por tratar a las personas con imparcialidad. Si no tratas a las personas con imparcialidad o de acuerdo con los principios, entonces estás siendo un poco fastidioso y un poco irrazonable. Si no puedes tratar esto correctamente, entonces al final se te tratará de acuerdo con los principios. Será demasiado tarde para que limpies el desastre una vez que hayas enfurecido a las personas. Por lo tanto, sin importar lo que vayas a hacer, debes considerar cuidadosamente: “¿Lo que voy a hacer se conforma con la verdad y con los arreglos de la obra?” Luego, decide si persistir o darte por vencido. Si no entiendes completamente esta cuestión y sin embargo causas problemas de la nada y sigues quejándote, ¿crees que la casa de Dios lo ignorará? Si es así, estás equivocado. Cada paso del trabajo de la casa de Dios tiene sus propios arreglos. Qué problemas se deben manejar en qué momentos, todo tiene sus propios arreglos así que, ¿crees que las personas perversas no serán tratadas? Es porque no fue el momento de manejarlo, pero ahora lo es. Ahora es el momento de comenzar a ajustar cuentas con ellas. Algunas personas nunca son capaces de percatarse de las cosas. Piensan: “El de arriba apoya a algunas personas para que comiencen a tomar medidas enérgicas contra los falsos líderes y quitarlos de su posición, así que si los líderes o colaboradores tienen alguna transgresión, me aprovecharé y no los dejaré ir. Los etiquetaré. Esto es legítimo y la casa de Dios lo apoya”. Esto debe ser con principios. La casa de Dios no lo apoya indiscriminadamente. Si aquellos que atrapas y agarras realmente son falsos líderes, entonces la casa de Dios te apoyará. Pero si no lo son y tú causas problemas de la nada, la casa de Dios te castigará.

Cómo deben los líderes y colaboradores manejar las críticas y la poda de los hermanos y hermanas

Las personas que carecen de la realidad de la verdad no pueden hacer trabajo; aunque tengan estatus, nadie las reconocerá. Entonces, ¿en qué confiaría alguien para ganar el amor y la aprobación de las personas? Según las personas externas a la iglesia, confiarían en la realidad y en hacer las cosas. Sin embargo, en la casa de Dios, dependería de la verdad y de la realidad que alguien entienda para convencer a las personas y obtener la aprobación y el apoyo de ellas. Por lo tanto, un verdadero líder o colaborador, un líder o colaborador que sea conforme al corazón de Dios, es un buscador de la verdad y es alguien que es capaz de enseñar acerca de la verdad y contar sus propias experiencias y testimonios reales. Es capaz de usar la verdad que entiende para resolver los problemas reales que el pueblo escogido por Dios enfrenta, así como es capaz de usar sus propias experiencias reales para guiarlo a entrar en la realidad de la verdad. Sólo este tipo de líder o colaborador puede ser un verdadero líder o colaborador en los corazones del pueblo escogido de Dios. ¿Estáis dispuestos a ser este tipo de líder o colaborador? Si es así, ¿cómo lograríais eso? Debes ser un buscador de la verdad, pero eso no es algo fácil de hacer. No puedes simplemente decirlo en voz alta; tienes que estar dispuesto a pagar un precio. ¿Cuál es el precio? Debes practicar cumpliendo con tu deber. Cuando estás practicando cumplir con tu deber, seguramente mostrarás muchas corrupciones y harás algunas cosas que causen interrupción y perturbación. Seguramente también harás algunas cosas malas, cosas egoístas y corruptas, cosas que requieren conspirar en tu propio nombre. En estas situaciones, el pueblo escogido de Dios no considerará tus sentimientos. Algunos incluso pueden exponerte o incluso intentar tener algo contra ti para castigarte. Algunos colaboradores y líderes incluso pueden tratar de podarte y tratarte. Si buscas la verdad entonces, ¿cómo tratarás con estas cosas? ¿Cómo resolverás estos problemas? ¿Puedes lidiar con ser podado y tratado? Si no puedes, ¿puedes obtener la verdad? ¿Puedes cambiar? ¿Te puedes arrepentir? Además, algunos del pueblo escogido de Dios pueden tratar de tener algo contra ti y armar un gran escándalo por tus transgresiones. Te pueden condenar y atacar. ¿Cómo tratarías con eso? Esta es una cuestión muy seria. Buscar la verdad es algo fácil de decir pero algo difícil de hacer. En esta situación uno debe poner la verdad en práctica y someterse a ella, pero su orgullo, respeto por sí mismo y vanidad son difíciles de dejar a un lado. Todos tienen este problema. A las personas le gusta gritar: “Estoy dispuesto a buscar la verdad” pero en la práctica dicen: “No estoy dispuesto a aceptar que me podes y que trates conmigo”. Y si me condenas, te condenaré. Si me atacas, te rechazaré. Te mostraré ojo por ojo y diente por diente”. Esta no es la manera de buscar la verdad. Entonces, ¿qué debe hacer alguien para buscar la verdad? ¿Te puedes rebelar contra tu carne? No es fácil de hacer. Si alguien te quiere atacar, oprimir y condenar y tiene algo contra ti, ¿cómo tratarías con eso? Si está de acuerdo con los hechos y la verdad, entonces lo debes aceptar. Si no lo está, entonces puedes compartir con él. Esta es la práctica correcta. Te puedes sentir angustiado cuando practiques esto pero, ¿no deberías soportarlo? Dios encarnado ha soportado una tremenda humillación así que, ¿qué es esta poca adversidad para nosotros? ¿Es importante ser tratado injustamente? Cuando algunos líderes y colaboradores ven que el pueblo escogido de Dios los estigmatiza como falsos líderes y colaboradores, se vuelven pasivos y lanzan una letanía de quejas contra ellos: “No cumpliré con mi deber. ¿Qué estoy buscando hacer aquí en realidad? ¿Para quién estoy haciendo esto? ¿Por qué me están atacando y presionando? ¿No estoy siendo acusado erróneamente?” ¿No escuchamos estas quejas a menudo? ¡Absolutamente todos se quejan! Si, después de que haces un poco de trabajo o llevas a cabo algunos de tus deberes, no puedes soportar la humillación ni puedes aguantar los ataques, la opresión, la condenación, el abuso o las maldiciones de algunos miembros de la iglesia, si no puedes manejar una adversidad tan menor, ¿es eso estar en el espíritu de llevar la cruz? ¿Eso es seguir el ejemplo de Cristo? Algunas personas se enfocan mucho en la vanidad en su trabajo y satisfacer su vanidad es el único estándar que tienen y podrían decir: “Nadie me puede perjudicar, nadie me puede culpar, llevaré a cabo mi deber. Si alguien me acusa de ser un falso líder o colaborador, sencillamente renunciaré. No lo haré más”. Si las personas así no pueden manejar ni siquiera un poco de adversidad, ¿cómo pueden ser hechas perfectas? Debes pagar un precio para buscar la verdad y ponerla en práctica. ¿Qué incluye este precio? Lo más importante que se implica en él es sufrir vergüenza y soportar humillación, maldiciones, condenación, ataques y juicios de otras personas. Si un líder o colaborador pueden soportar estas adversidades así como llevar a cabo sus deberes correctamente para satisfacer a Dios, ¿posee este líder o colaborador la realidad de la verdad? ¿Es este líder o colaborador alguien que ama a Dios? Puede poner la verdad en práctica y puede soportar muchas humillaciones y adversidades por Dios para que pueda llevar a cabo sus deberes como ser creado en correspondencia al amor de Dios. Sólo este tipo de persona tiene verdadero amor por Dios y es realmente sumisa a Él. Así que, si alguien que es un líder o colaborador quiere cumplir bien con su deber, no es suficiente que sólo entienda la verdad; debe ser capaz de soportar muchas adversidades. No pienses que soportar estas adversidades es algo simple que puedas hacer confiando en tu fuerza de voluntad o en tu determinación; debes tener un corazón amoroso para Dios y la voluntad para someterte a Él, la voluntad de hacerlo así hasta la muerte, como Pedro que fue crucificado boca abajo por el Señor; si careces de este tipo de voluntad, entonces tu deseo de llevar a cabo la voluntad de Dios es sólo tu ilusión y tu propia noción tonta, porque careces de estatura. ¿Te queda claro el precio que debes pagar por buscar la verdad y ser hecho perfecto? Por un lado debes esperar encontrarte con todo tipo de pruebas y desastres en cualquier momento y por el otro debes soportar la opresión y persecución del gran dragón rojo. En la casa de Dios también debes soportar la condenación, los ataques, el abuso y el escarnio de unas cuantas personas.

Cuando algún líder o colaborador es confrontado con algunas preguntas del pueblo escogido por Dios, comienza a decir algo para defenderse. Cuando el pueblo escogido de Dios, que puede discernir esto, ve que este líder o colaborador no acepta la verdad, puede decir algunas palabras críticas para podarlo y el líder o colaborador podría pensar: “Si digo lo mismo, seguiré defendiéndome, así que no diré nada”. Al darse cuenta de que no habla, el pueblo escogido de Dios no lo dejará ir diciendo: “No tienes la verdad porque si la tuvieras, ¿por qué no hablarías?” Así que, ¿qué debería decir el líder o colaborador en esta situación si tiene la verdad? ¿Cómo debería actuar si tiene la verdad? Si no tiene la verdad, será impotente y no encontrará un camino que tomar. Si alguien con la verdad se encuentra con esta situación, su actitud sería así y pensaría: “Si el pueblo escogido de Dios, ya sea que haya diez o treinta de ellos, me hace preguntas o me exige una explicación, está bien. También está bien si intenta podarme y tratar conmigo, criticarme o refutar lo que digo; puede decir lo que quiera”. Esta sería la manera correcta en que alguien con la verdad manejaría esta situación. ¿Cómo explicaremos “la manera correcta de manejar la situación”? Eso sería: “Si es mi problema lo aceptaré, reconoceré y aceptaré las cosas honestamente. Si he cometido un error, me disculparé sinceramente y garantizaré que me arrepentiré”. Si hiciste eso, ¿cómo podría el pueblo escogido de Dios estar más que satisfecho? Entonces, ¿por qué no puedes hacer eso? Si no tienes la verdad, sencillamente no lo puedes hacer. Si el pueblo escogido de Dios te denuncia y te critica por algo que no se basa en los hechos, ¿cómo manejarías eso? Si tuvieras que negar y rehusarte a reconocer eso diciendo: “Yo no hice eso. No hables tonterías”, ¿está bien decir eso? Entonces, ¿cuál es la forma correcta de manejar eso? En cambio lo puedes aceptar y decir: “Aunque no estoy al tanto de este problema del que estás hablando, podría haber sido algo que yo, con un carácter tan corrupto, podría haber hecho. Aunque no estoy consciente de eso, no obstante lo acepto. Aceptaré la responsabilidad. Sin embargo, en los detalles, necesito algo de tiempo para poder reflexionar y entender. Entonces, acepto la sugerencia que me has dado y te lo agradezco”. ¿Es esta una buena manera de frasearlo? Los requisitos del pueblo escogido de Dios no son excesivamente estrictos y se satisfarán si eres justo y razonable. Así que, ¿por qué no puedes ser justo y razonable? ¿Por qué no puedes abordar esto correctamente? Este es tu propio problema, que no tienes realidad de la verdad y careces de una humanidad normal. Si tuvieras una humanidad normal, el pueblo escogido de Dios ¿no sería paciente contigo? Supongamos que uno del pueblo escogido de Dios te ha malinterpretado y que podría decir: “Me has atacado y angustiado”. Y tú podrías responder: “¿Puedes explicar cómo te he atacado y angustiado? Por favor ayúdame a entender”. Y él podría decir: “Dijiste eso el otro día que realmente me hizo sentir mal y me presionó. Esto significa que me has atacado y angustiado”. Y tú podrías responder: “Lo que dije entonces se debe tomar en contexto. Déjame hablar de corazón. No tenía intenciones de atacarte ni de angustiarte y no sabía que te presionara tanto. Si sientes que te ataqué y angustié, entonces acepto eso. No haré eso otra vez. Te quiero ofrecer mis sinceras disculpas”. ¿Es esta la manera correcta de manejar las cosas? Si manejas las cosas de esta manera, lo estás haciendo de acuerdo con la realidad y las palabras vienen de tu corazón. Aunque no lo hiciste deliberadamente, lo aceptas. Podrías decir algo como: “En ese momento lo que dije no fue deliberado y no estaba consciente de lo que hice. Sin embargo, con base en los hechos objetivos, veo cuáles fueron las consecuencias. Admito que pude ejercer una cierta presión sobre ti. Te quiero pedir disculpas formalmente. Lo siento. No dejaré que eso vuelva a suceder”. Esta es la manera correcta de manejarlo. Esto cumple los estándares de la humanidad normal. Por lo que se prueba que tu práctica de esto es completamente precisa y es conforme al corazón de Dios. Al buscar la verdad y al compartirla de esta manera, estamos seguros de que nuestra práctica de esto está de acuerdo con la verdad en esta situación. Lo manejaremos así si nos encontramos con este problema en el futuro. Si las personas, y especialmente los líderes y colaboradores, pueden usar esta actitud apropiada al tratar al pueblo escogido de Dios, ¿hay algo que no puedan manejar? El único problema que no puede resolver es si una persona malvada intenta incriminarte o si insiste en atacarte o desplazarte. Te podrías sentir de esta manera: “Soy un buscador de la verdad. Nunca he hecho cosas malas como esa. Estás tratando de hacer una acusación falsa contra mí, echarme la culpa e incriminarme y no puedo aceptar eso”. No hay nada más que puedas hacer en una situación como esa. ¿Cómo se debe manejar esa situación? Buscaremos la verdad una vez más. Por ejemplo, ¿y si alguien te acusa de ser un falso líder o colaborador y tiene pruebas y hechos para respaldarlo, pero esos hechos son parciales? Tal vez en la superficie la evidencia parece ser convincente de cierta manera, pero la realidad es diferente. Quizás haya sacado algo de contexto o torcido los hechos, ¿qué se puede hacer entonces? No puedes aceptar eso por completo, por lo que podrías decir: “Hay algunas discrepancias en tu reporte. Por lo menos no tenía ese tipo de intención. Esto es lo que realmente sucedió. Tu visión de lo que sucedió va demasiado lejos y es una exageración. Es muy disparatada. Dijiste que soy un líder falso con base en estos hechos. ¿Cumple esto los estándares para discernir a un líder falso como se manifiesta en los arreglos de la obra? ¿Cuáles crees que son los principios detrás de la obra del Espíritu Santo en las personas? ¿Crees que una transgresión, un movimiento equivocado o una ocasión de ir en contra de Dios o resistirlo son suficientes para que el Espíritu Santo abandone a alguien? ¿Es ese el principio detrás de la obra del Espíritu Santo? El Espíritu Santo es paciente con nosotros y nos perdona nuestras transgresiones. ¿Por qué buscas condenarme y desplazarme con base en una sola transgresión? ¿Es eso conforme al corazón de Dios?” ¿No es esto un ejemplo sobre compartir acerca de la verdad? ¿Podría ser que el Espíritu Santo sólo obra en aquellos que nunca hacen nada malo, que nunca muestran ninguna corrupción y que han sido hechos perfectos? ¿El Espíritu Santo sólo trabaja en los santos e intachables? No, ¡así es como podemos ver que Dios nos ama! La salvación de Dios de la humanidad corrupta muestra cuánto perdón y misericordia tiene Él. Aunque hemos transgredido una y otra vez, en tanto que nos levantemos y oremos a Dios y digamos: “He transgredido y me arrepiento. Me esforzaré por buscar la verdad y trataré de satisfacer a Dios”, Dios nos perdonará y el Espíritu Santo seguirá obrando en nosotros”. Este es un ejemplo del amor de Dios. Por lo tanto, que el Espíritu Santo obre en nosotros se basa en lo que hay en nuestro corazón. Siempre y cuando estemos dispuestos a buscar la verdad y a arrepentirnos, el Espíritu Santo continuará Su obra en nosotros sin interrupciones. El Espíritu Santo nunca ha dejado de obrar en nosotros debido a una sola transgresión nuestra y este también es un ejemplo del amor de Dios. Les podrías preguntar: "¿Por qué buscáis condenar y desplazar a un líder o colaborador por una sola transgresión? ¿Está eso de acuerdo con la voluntad de Dios? ¿Me ha desplazado Dios? ¿Me ha abandonado el Espíritu Santo? El Espíritu Santo no me ha abandonado y esto prueba que no soy un falso líder o colaborador. Dios me está ejercitando y me está entrenando ahora mismo. Dios me está guiando y me está haciendo perfecto así que, ¿por qué me quieres desplazar? ¿Puedes tú representar a Dios? Puedes compartir con ellos la verdad de esta manera: “Si me puedes acusar y condenar por esta transgresión, entonces ¿qué tipo de problema es este? ¿No estás tratando de incriminarme, atacarme y oprimirme? Esto claramente es incriminar, atacar y oprimir a alguien. Las reglas sobre discernir a los falsos líderes y colaboradores se han estipulado en reiteradas ocasiones en los arreglos de la obra de la casa de Dios: discernir si alguien es un líder o un colaborador falso se basa únicamente en si alguien tiene la obra del Espíritu Santo. Dijiste que no tengo la obra del Espíritu Santo y tu acusación en sí misma no es suficiente. Requiere que muchos otros líderes y colaboradores y todos los que entienden la verdad lo confirmen y verifiquen para probar que yo realmente no tengo la obra del Espíritu Santo”. Este tipo de comunicación es la manera correcta de manejar este problema.

Anterior:La senda hacia la práctica para entrar en la vida y lograr un cambio en el carácter

Siguiente:Varios aspectos de los problemas que se deben resolver para entrar en la realidad de la verdad

También podría gustarte