Pregunta (6) ¿Cómo podemos resolver el problema de seguir a las personas? ¿Cómo practicamos entrar para esto? ¿Qué principios deben trazarse para que evitemos seguir a las personas?

La respuesta es la siguiente:

Primero debes saber cómo obra Dios. ¿Cuál es el principio más importante que discurre mediante el conocimiento de la obra de Dios? La obra de Dios es llevada a cabo por Dios mismo y sólo Dios mismo puede llevar a cabo la obra de Dios. Esto significa que, independientemente de lo que haga el hombre usado por Dios, la fuente es el Espíritu Santo. Todo ello proviene de Dios. Debes ser consciente de que la obra de Dios sólo puede ser llevada a cabo por Dios mismo y de que la obra llevada a cabo por el hombre usado por el Espíritu Santo también proviene del Espíritu Santo, del esclarecimiento e iluminación del Espíritu Santo. Todo lo que hace el hombre usado por el Espíritu Santo, al final del día es que Dios lleva a cabo Su propia obra, la cual no es una obra que las personas puedan llevar a cabo. Una vez que seas consciente de eso no tendrás a las personas en una consideración demasiado elevada, sino que adorarás a Dios en su lugar. Por tanto, ¿qué verdad necesitamos entender para resolver este problema? Conocer cómo obra Dios. Este aspecto de la verdad es muy importante. Sólo Dios puede llevar a cabo Su obra y el Espíritu Santo lo controla todo y es la fuente de la obra. Si tienes un corazón que teme a Dios, puedes presentarte ante Dios y buscas a menudo las verdades, entonces el Espíritu Santo te guiará y dispondrá tu entorno y tu camino por delante, trayendo personas o cosas a tu vida que servirán para el crecimiento de la misma. Independientemente de si sigues o no el liderazgo, riego y pastoreo del hombre usado por el Espíritu Santo, o de si buscas o no verdades en las palabras de Dios, cumples o no tus deberes y buscas o no verdades según las palabras de Dios, la fuente es la misma, y es adoración y obediencia a Dios. En tu corazón debe haber una comunicación real con Dios y este principio nunca cambia. Una vez que dejas a Dios, una vez que pierdes la comunicación sincera con Él, todo se vuelve vacío. No importa quién esté guiándote, es inútil. Dios es la fuente de la vida humana y el Espíritu Santo lo controla todo por medio de Su obra, por lo que debemos adorar a Dios en todo momento. Independientemente de cómo obre Dios por medio de las personas o de lo que haga el hombre que Dios usa, la fuente sigue siendo Dios mismo, sigue siendo el Espíritu Santo. Por tanto, si tu relación con Dios no es correcta, entonces el Espíritu Santo no podrá obrar en ti, y si el Espíritu Santo no está obrando en ti, entonces acabas siguiendo a las personas. Malgastarás tu tiempo siguiendo a las personas porque el Espíritu Santo no obrará en ti, e independientemente de si las personas que seguías eran correctas o erróneas no habrás obtenido ningún resultado. Tienes que ver esto claramente y entonces no seguirás a las personas sino a Dios. Te centrarás en adorar, obedecer y orar a Dios y en mantener una relación normal con Él. Así es como resolvemos el problema acerca del cual preguntaste, ¿correcto? Por tanto, debes buscar conocer la obra de Dios y Dios es la fuente de la vida humana. Si tu relación con Dios se vuelve anormal, si rompes la relación con Dios y te apartas de Él, todo se vuelve vacío. E independientemente de si las personas a quienes sigas y obedezcas entonces son correctas o erróneas, nada tendrá sentido. Algunas personas dicen: “Sólo escucharé al hombre usado por el Espíritu Santo y a nadie más”. ¿Cuál es el error aquí? Me preocuparía que esta clase de persona pudiera no tener una relación normal con Dios y si la relación es anormal, aunque siguiera a alguien que fuera correcto, el Espíritu Santo seguiría sin obrar en ella y la persona a quien estuviera siguiendo no podría salvarla porque no es Dios, ¿correcto? Independientemente de a quién admires más, en tu corazón sólo debes adorar a Dios, porque sólo Dios puede salvarte. Algunas personas preguntan: “¿Cómo debemos tratar entonces al hombre usado por el Espíritu Santo?”. Las palabras de Dios indican que debemos obedecer el liderazgo del hombre usado por el Espíritu Santo y debemos escuchar las palabras de Dios. Pero cuando seguimos al hombre usado por el Espíritu Santo no debemos perder nuestra relación normal con Dios. Debemos obedecer y adorar a Dios, así como tener una fe absoluta en Él. Este es el origen y nunca cambiará. Manten una relación normal con Dios y sobre este fundamento podemos seguir al hombre usado por el Espíritu Santo. Esto es lo que llamamos obedecer y seguir a Dios verdaderamente, ¿entendido?

Anterior: Pregunta (5) No podemos discernir claramente cuáles son las trabas del Espíritu Santo cuando cumplimos deberes.

Siguiente: Analizando la vida de la iglesia y la vida real

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

¡Ay de Quienes Crucifiquen a Dios Otra Vez!

Durante los últimos días Dios se ha encarnado en China para obrar y ha expresado millones de palabras, y ha conquistado y salvado a un grupo de personas con Su palabra y ha iniciado la nueva era del juicio, comenzando con la casa de Dios. Hoy, la difusión de la obra de Dios durante los últimos días ha alcanzado su clímax en China continental. La mayoría de las personas de la Iglesia Católica y de todas las denominaciones y sectas cristianas que buscan la verdad regresaron ante el trono de Dios. El Dios encarnado ha realizado la obra de “la venida secreta del Hijo del Hombre” profetizada en la Biblia y pronto aparecerá públicamente ante todas las naciones y lugares del mundo. Todas las personas en cada nación y lugar que estén sedientas de la aparición de Dios verán la aparición pública de Dios. Ninguna fuerza puede obstaculizar o destruir el reino de Dios y cualquiera que se resista a Dios será castigado por Su ira, tal y como lo dicen las palabras de Dios: “Mi reino se está formando sobre todo el universo y Mi trono se está apoderando de los corazones de trillones de personas. Con la ayuda de los ángeles, Mi gran logro pronto se llevará a un término exitoso. Todas las multitudes de Mis hijos y Mi pueblo esperan ansiosamente Mi regreso, anticipando Mi reunión con ellos, para nunca más volver a separarnos. ¿Cómo podría todo el pueblo de Mi reino no correr de un lado a otro celebrando los unos con los otros que esté junto a ellos? ¿A quién se le ocurriría ahorrar costos en esta reunión? Soy honorable a los ojos de todos; soy proclamado en las bocas de todos. Cuando regrese, voy a conquistar a todas las fuerzas enemigas aún más. ¡El momento ha llegado! ¡Quiero poner Mi obra en marcha; quiero reinar supremo entre los hombres! ¡Estoy regresando! ¡Me estoy yendo! Esto es lo que todos están anticipando, lo que están esperando. ¡Quiero dejar que todos vean la llegada de Mi día y que gozosamente le den la bienvenida al arribo de Mi día!”

La Difusión del Evangelio del Reino de Dios Todopoderoso en China

En 1995, la obra de dar testimonio del evangelio del reino de Dios Todopoderoso comenzó formalmente en China Continental. Por medio de nuestra gratitud a Dios y con un amor que era verdadero, dimos testimonio de la aparición y de la obra de Dios Todopoderoso a los hermanos y hermanas en varias denominaciones y sectas. Poco esperábamos tener que someternos a la resistencia extrema y a la calumnia de sus líderes. Sólo podíamos venir ante Dios Todopoderoso para orar fervientemente, suplicando a Dios que obrara en persona. A partir de 1997 vimos la obra del Espíritu Santo en gran escala. Hubo un rápido aumento en la cantidad de miembros de las iglesias en varios lugares. Al mismo tiempo, ocurrieron muchas señales y maravillas y muchas personas en varias denominaciones y sectas regresaron a Dios Todopoderoso como resultado de recibir las revelaciones de Dios o de ver estas señales y maravillas. Si el Espíritu Santo no hubiera obrado, ¿qué podría hacer la gente? Esto nos hizo darnos cuenta de que, aunque entendíamos algunas verdades, no podíamos dar testimonio de Dios Todopoderoso solamente a través de nuestra fuerza humana. Después de que estas personas de diversas denominaciones y sectas aceptaron a Dios Todopoderoso, poco a poco se sintieron seguras de Dios Todopoderoso en sus corazones por medio de comer, beber y disfrutar de la palabra de Dios Todopoderoso y, después de un período de tiempo, se produjo en ellas una fe y obediencia genuinas. De esta manera, personas de todas las denominaciones y sectas fueron levantadas ante el trono y ya no esperaban “encontrar al Señor en el cielo” como lo habían imaginado.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp