Pregunta acerca de la fe: Dios es amor, pero ¿por qué todavía sufrimos?

17 Ene 2020

Por Xiang Yang

Un día, leí una fábula. Había una vez un agricultor que tenía la esperanza de que su trigo no se viera afectado por un clima terrible mientras crecía, pero solo crecería alto y fuerte con vientos ligeros y sol. Pero cuando su deseo se cumplió y llegó el momento de recoger la cosecha, el trigo no tenía grano. Así las cosas, si el trigo no se bautiza a través de todo tipo de clima duro a medida que crece, no tendrá una rica cosecha.

Pregunta acerca de la fe: Dios es amor, pero ¿por qué todavía sufrimos?

El cultivo del trigo me hizo pensar en nuestras propias vidas y en cómo también necesitamos ser templados por el viento y la lluvia, de lo contrario terminamos como flores creciendo en un invernadero, y nos volvemos muy frágiles, caemos al primer golpe, y somos incapaces de adaptarnos a todo tipo de duros ambientes y realidades crueles. La Biblia dice: “[…] y la complacencia de los necios los destruirá” (Proverbios 1:32). Cuando nuestro entorno es cómodo y fácil, todo lo que hacemos es disfrutar de nuestra carne y simplemente somos incapaces de confiar sinceramente en Dios, mirar a Dios o acercarnos a Él. Nuestra entrada en la vida también puede estancarnos, y cuando nos presentan fracasos y contratiempos, podemos llegar a ser negativos y débiles, podemos perder nuestra fe en Dios y, en casos graves, incluso podemos negar y traicionar a Dios. Por lo tanto, si alguien quiere crecer en vida, entonces debe sufrir algunos contratiempos, fracasos y tribulaciones. Cuando experimentamos muchas dificultades, aprendemos a confiar sinceramente en Dios y mirar a Dios, establecemos una relación normal con Dios, y poco a poco nos volvemos serios y constantes, y nuestra voluntad, nuestra resistencia y nuestra capacidad de juzgar las cosas y manejar los problemas crece a paso sano y lento. También maduramos cada vez más y crecemos en vida con cada día que pasa. Por lo tanto, sólo crecemos al experimentar dificultades y tribulaciones.

Pregunta acerca de la fe: Dios es amor, pero ¿por qué todavía sufrimos?

Del mismo modo, para aquellos de nosotros que creemos en Dios, experimentando dificultades y refinamientos es la mayor bendición de Dios, porque si queremos ganar la vida, debemos sufrir dificultades y sufrimientos. La Biblia dice: “Muchos serán purificados, emblanquecidos y refinados; […]” (Daniel 12:10). “El crisol para la plata, y la hornaza para el oro: Mas Jehová prueba los corazones” (Proverbios 17:3)*. Hay muchos versículos como este en la Biblia, y nos dicen que, sólo al experimentar dificultades y refinamientos somos capaces de ver nuestras propias verdaderas estaturas y descubrir nuestras propias limitaciones y deficiencias. Al mismo tiempo, llegamos a tener un conocimiento real de la voluntad de Dios que se encuentra detrás de Su arreglo de estas dificultades, así como de Su carácter y de lo que tiene y es. Sólo al someterse a estas dificultades y refinamientos se pueden limpiar nuestros caracteres corruptos y las impurezas en nuestra creencia en Dios, y sólo entonces podemos ser hechos por Dios en personas que obedecen a Dios, aman a Dios y satisfacen a Dios. A lo largo de la historia, esos santos y profetas antiguos fueron templados por dificultades antes de que llegaran a tener verdadera fe en Dios y obedecieron a Dios, y sólo entonces se ganaron la alabanza de Dios. Tomemos a Abraham, por ejemplo. Dios le exigió que entregara a su hijo Isaac, que había nacido para Él cuando tenía 100 años, y lo diera a Dios como sacrificio quemándolo y, durante esta prueba, Abraham entregó a su hijo más amado para satisfacer a Dios. La sinceridad y obediencia que mostró a Dios logró la aceptación de Dios, y Dios prometió a Abraham que sus descendientes se multiplicarían y aumentarían, y Abraham se convirtió en el padre de muchas naciones. Moisés sufrió 40 años de penurias en el desierto, y este sufrimiento no sólo desgastó su sangre caliente, sino que también templó su voluntad y resistencia, perfeccionó su verdadera fe en Dios, y después, se convirtió en apto para ser utilizado por Dios. Llevaba la pesada carga de sacar a los israelitas de Egipto y, al confiar en su fe, cumplió la comisión que Dios le había confiado. Durante las dificultades y las pruebas de que su riqueza fue robada, sus hijos se encontraron con fines desafortunados y todo su cuerpo rompiéndose en hervores dolorosos, Job no pecó con sus labios, y él creía que Jehová le había dado todo lo que tenía y también que Jehová se lo había quitado. No importa lo que Dios hiciera, Job todavía ensalzaba el nombre de Jehová, y su fe, obediencia y reverencia por Dios fueron perfeccionadas a través de estas dificultades y pruebas. Dios lo bendijo, permitiéndole oír con sus propios oídos la voz de Dios, y le otorgó a Job aún más riqueza que antes. Luego estaba Pedro que experimentó cientos de pruebas y refinamientos. Las cosas dentro de sí mismo sin darse cuenta de que se rebelaron contra Dios, así como su carácter corrupto, fue limpiado gradualmente, y allí surgieron en él verdadero entendimiento y amor por el Señor. Al final, Pedro fue crucificado boca abajo por el bien del Señor, dando así un testimonio rotundo de obediencia a la muerte y amor supremo por Dios, y se convirtió en un ejemplo a seguir por todos los que aman a Dios.

El Señor Jesús dijo: “Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame” (Marcos 8:34). La creencia en Dios es un camino difícil, sinuoso y accidentado. A medida que viajamos por este camino, debemos someternos a muchas pruebas y refinamientos, como enfermedades, pobreza, ser vilipendiados por personas mundanas, etc. Cuando estas dificultades y refinamientos se nos presenten, ¿somos capaces de mantener firmes, no culpar o malinterpretar a Dios, aprender a aceptarlo de Dios y centrarnos en aprender las lecciones y participar en la autorreflexión, permitiéndonos así crecer en nuestra vida? En realidad, una vez que hemos pasado por dificultades y refinamientos, ¡todos podemos apreciar verdaderamente que las dificultades son la mayor bendición que Dios nos otorga! Sólo sufriendo dificultades y sufrimientos podemos librarnos de nuestros caracteres corruptos y entonces nuestros caracteres de vida pueden cambiar. ¡Sólo cuando nuestros caracteres de vida cambian, llegamos a ser calificados para recibir la herencia de Dios y obtener Su promesa!

* Los textos bíblicos han sido tomados de versión Reina-Valera Antigua. El uso de esta versión es de dominio público.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Deja un comentario