Nunca más me dejaré cegar por las buenas intenciones

20 Abr 2018

Por Meng Yu, provincia de Henan

Una vez, mientras realizaba mi deber, noté que un hermano estaba tratando de complacer a sus hermanas. En mi opinión, una manifestación del aspecto malvado de su carácter. Decidí buscar una oportunidad para recordarle estas cosas. Pasaron los días y noté que su rendimiento era menos fructífero, una prueba de mi juicio anterior sobre él. Entonces decidí hablar con él cara a cara. Sin embargo, cuando mencionamos este asunto, él negó firmemente todos mis comentarios y replicó que yo era muy sentencioso. Él dijo: “Durante todos estos años, siempre que tú te comunicas conmigo, me das una lección con una actitud de superioridad, y hoy tú estás hablando con la misma actitud de superioridad…”. La conversación resultó extremadamente infructífera y acabó en total desacuerdo. Su reacción me condujo hacia una conclusión amarga y yo pensé: “Me comuniqué a fin de ayudarte y no para avergonzarte con la revelación de tus defectos. En lugar de escuchar, has buscado las faltas en mí y me has acusado de ser altivo. ¡Está bien! Te dejaré en paz. Sin embargo, mis intenciones eran buenas y tu rechazo sólo muestra que tú no buscas la verdad”. Desde entonces, siempre consideré que yo estaba en lo correcto y, al mismo tiempo, pensaba que el hermano era el único equivocado. Pero, recientemente, adquirí conocimiento de mí mismo a través del trato con la gente, las cosas y los objetos que Dios ha puesto a mi alrededor.

Hace unos días, la iglesia asignó una nueva tarea a uno de mis hermanos jóvenes. Él solía estar en mal estado; pero, desde el arreglo, se transformó en un hombre nuevo, más energético en mente y más seguro al hablar. Un día, él se comunicó conmigo en un tono, una expresión y unos modales que me dejaron profundamente enfadado. Yo sabía que él comunicaba la voluntad de Dios y que hablaba con sinceridad sobre mí, pero yo, simplemente, no podía escucharlo y, mucho menos, aceptar lo que decía. Cuando estaba a punto de estallar, de repente me vi reflejado en él y recordé el tono y la expresión que yo usé unos meses antes cuando me comuniqué con mi hermano. No es de extrañar que me considerara un altivo. Lo que él sintió fue sincero y yo sentí entonces el mismo desagrado que él experimentó conmigo, como el nauseabundo sentimiento que uno tiene si se come una mosca muerta. Dios dispuso un entorno así para permitirme ver esta verdad: un hombre con buenas intenciones, pero con un carácter inalterado, no tiene lugar en su corazón para Dios; por ende, lo que revela es natural, y la expresión de su carácter satánico. En ese momento, recordé algo de la comunión de Cristo: “La clave para la autorreflexión y el conocimiento de ti mismo es esta: cuanto más sientas que en ciertas áreas has hecho bien o has hecho lo correcto, y más creas que puedes satisfacer la voluntad de Dios o que eres digno de jactarte en esas áreas, entonces más vale la pena que te conozcas en esas áreas y que profundices en ellas para ver qué impurezas existen en ti, así como qué cosas en ti no pueden satisfacer la voluntad de Dios” (‘Sólo conociendo tus opiniones equivocadas puedes conocerte a ti mismo’ en “Registros de las pláticas de Cristo”). Con esto, Dios quiere enseñar a los hombres a que entiendan la falta de pureza en sus palabras y acciones. Como los hombres son naturalmente rebeldes y están llenos de venenos satánicos, sus acciones, salvo que sean corregidas con la verdad, son naturalmente resistentes a Dios. Aquellos que piensan que sus conductas son acordes con la verdad y que son irreprochables, en realidad tienen un carácter inalterado y que Dios aún no ha perfeccionado. Por lo que respecta a su esencia interna, aún se oponen a Dios y muestran su carácter satánico. El hombre tiene muchas impurezas que deben ser analizadas minuciosamente, reconocidas y abordadas. Ahora, al considerar la comunicación con ese hermano, veo que justifiqué mi rectitud con mis buenas intenciones, pero que no me di cuenta de que tenía una postura falsa en mi comunicación. Me posicioné como el maestro de la verdad, alguien que puede decir si los demás se están comportando de forma normal y que discierne a la perfección; yo presioné duramente a mi oyente para que aceptara y, a la menor señal de desacuerdo, lo califiqué de “no ser un buscador de la verdad”. ¿Qué he revelado? Arrogancia, dureza, opresión, disciplina: el carácter repugnante y repulsivo de Satanás. ¿Existe alguna diferencia entre lo que yo revelé y las opresiones políticas de numerosos movimientos políticos con los que el gran dragón rojo azota continuamente? El gran dragón rojo confió sólo en sus propias intenciones cuando sembró acusaciones y sometió a la gente a opresiones brutales. Yo no oré a Dios con honestidad ni tampoco busqué Su guía antes de comunicarme con mi hermano, tampoco confirmé si él realmente estaba equivocado antes de apoyarme en mi impresión anterior; atribuí su rendimiento infructífero a una existencia bajo la influencia del malvado y lo presioné con dureza para que aceptara la acusación. Ahora me doy cuenta de que mi naturaleza inherente es idéntica a la del gran dragón rojo, cada movimiento que hice, mis miradas y mis formas de hablar, todos apestaban con el carácter arrogante que normalmente revela el gran dragón rojo. ¿Cómo puedo beneficiar a los hombres con mi carácter corrupto? ¿Cómo podría obrar el Espíritu Santo en mí? Sin Su obra, ¿cómo puedo esperar producir fruto con mi comunicación? Ahora veo que la comunicación era infructífera, no porque el hermano rechazara la verdad, sino porque yo no puse a Dios en mi corazón y no era un hombre correcto ante Dios. Lo que yo revelé no sólo era detestable para Dios, sino también para los hombres.

Gracias a la obra real de Dios, me conozco y entiendo que, si los hombres no cambian su carácter, no pueden evitar revelar el carácter corrupto de Satanás, incluso si piensan que tienen buenas intenciones y apariencias adecuadas, y entonces deben entenderse a sí mismos. A partir de ahora, buscaré centrarme en los cambios en el carácter de mi vida, conocerme y cambiar mi naturaleza inherente, abstenerme de hacer juicios con miradas superficiales, abstenerme de la tendencia a dejar de buscar faltas en mí cuando tengo buenas intenciones, buscar conocerme en todo a fin de lograr cambios en el carácter y dar consuelo al corazón de Dios.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Los celos, la enfermedad espiritual crónica

¿Acaso no era igual a las personas reveladas por la palabra de Dios que “oprimen y discriminan a los demás con el propósito de mantener su propio estatus”? Cuando vi que la hermana con la que trabajaba era mejor que yo en todos los aspectos y que todos los hermanos y hermanas la apreciaban, me invadieron los celos. Estaba harta de ella, la discriminaba y esperaba que se fuera pronto para salir de aquella situación.

No estoy capacitado para ver a Cristo

Por medio de esa revelación finalmente entendí que aunque yo quería ver a Cristo, no estaba capacitado para ver a Cristo porque Satanás me ha corrompido muy profundo, soy arrogante y rebelde por naturaleza, no tengo verdad ni amor por la verdad, no entiendo la esencia de Cristo.

Esta es una persona verdaderamente buena

No sólo los que las personas ordinarias describen como ‘hombre sumiso’ no tienen ningún sentido de justicia, tampoco tienen metas en la vida. Son meramente personas que nunca quieren ofender a nadie, así que, ¿qué valen? Una persona verdaderamente buena es indicio de alguien que ama las cosas positivas, alguien que busca la verdad y anhela la luz, alguien que puede discernir el bien del mal y que tiene las metas correctas en la vida; sólo a esta clase de persona ama Dios.

Deja un comentario