¿Qué es el arrepentimiento?

10 Oct 2020

Por Liu Shuo

Nota del editor: El Señor Jesús dijo: “Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17). Se puede ver que sólo aquellos que se arrepienten de verdad pueden entrar en el reino de los cielos. Muchos hermanos y hermanas piensan que mientras oren al Señor y reconozcan sus pecados, clamando con el corazón, entonces ese es el verdadero arrepentimiento. Sin embargo, algunos plantean dudas: “Aunque podamos orar al Señor y confesarnos, a menudo seguimos pecando y resistiéndonos a Él. ¿Es esto un verdadero arrepentimiento? ¿Podemos realmente ser arrebatados al reino celestial cuando el Señor regrese?” Entonces, ¿qué es el verdadero arrepentimiento? Veamos cómo estos compañeros encuentran las respuestas en una reunión de estudio de la Biblia.

Índice

Discusión sobre el verdadero arrepentimiento

Ejemplos de arrepentimiento en la Biblia

Nueva inspiración sobre el verdadero arrepentimiento

Solo aceptando la obra de juicio en los últimos días, podrán lograr el verdadero arrepentimiento

Discusión sobre el verdadero arrepentimiento

En una reunión de compañeros de obra, Wang Wei, Ma Tao y Hu Zhi se sentaron comprometidos con el estudio de la Biblia.

Wang Wei sonrió y habló al grupo, diciendo: “Compañeros de obra, empecemos leyendo un par de versos de las escrituras. El Señor Jesús dijo: ‘Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado’ (Mateo 4:17). ‘El tiempo se ha cumplido y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio’ (Marcos 1:15). Podemos ver de las palabras del Señor que, si queremos entrar en el reino de Dios, debemos confesar nuestros pecados a Dios y arrepentirnos. Sin embargo, hemos creído en el Señor durante años, y aunque a menudo le confesamos nuestros pecados, todavía somos capaces de cometer pecados y vivimos dentro de un círculo vicioso de confesión y pecado. Parece que todavía no entendemos lo que es el verdadero arrepentimiento, y por lo tanto todavía no estamos libres de pecado. Por lo tanto, tener claro lo que es el verdadero arrepentimiento es extremadamente importante para nuestra posibilidad de entrar en el reino celestial. Hoy, vamos a profundizar en este tema juntos”.

Hu Zhi habló entonces con desprecio: “Creo que mientras nos presentemos de todo corazón ante el Señor Jesús, le roguemos y reconozcamos nuestros pecados, clamando con el corazón, estaremos verdaderamente arrepentidos. Mientras nos confesemos frecuentemente y nos arrepintamos de esta manera, entonces podremos obtener el perdón del Señor, y cuando Él regrese, podremos ser ascendidos al cielo”.

Wang Wei frunció un poco el ceño y respondió: “Pero hemos orado y confesado de esta manera durante tantos años, dando cuenta de nuestros pecados ante el Señor y llorando lágrimas amargas”. Pero en el momento en que nos encontramos con algo real, seguimos cometiendo pecados involuntariamente y, además, cometemos exactamente los mismos pecados una y otra vez. Me preocupa que nosotros, que a menudo vivimos en pecado, seamos abandonados y eliminados por el Señor cuando regrese”.

Ma Tao asintió y dijo: “Yo también he contemplado esto antes. Creo que llorar frecuentemente en oración y confesarse al Señor sólo demuestra que tenemos el deseo de confesarnos y arrepentirnos ante el Señor. Sin embargo, que esto constituya un verdadero arrepentimiento depende de cómo lo practiquemos y de que experimentemos o no un verdadero cambio. Por ejemplo, cuando un ladrón es sorprendido robando algo, confesará su ofensa y prometerá no volver a robar nunca más cosas que pertenezcan a otras personas. Pero esto no demuestra que realmente haya pasado página y que no volverá a robar nunca más. La mayoría de las veces, para evitar asumir la responsabilidad temporal de su delito y evitar el castigo legal, no tiene otra opción que admitir su delito, pero esto no significa que no quiera volver a robar en el futuro. Si es capaz de abstenerse de robar bajo cualquier circunstancia, entonces esto es lo único que probará que realmente se arrepiente. ¿No somos así también? Aunque a menudo confesamos nuestros pecados al Señor y nuestra actitud confesional parece sincera, después de un tiempo cometemos pecados de la misma manera, y no aborrecemos nuestros pecados ni los despreciamos en lo más mínimo. Orar y confesarse de esta manera es, en realidad, tratar de engañar a Dios, y lo hacemos para evadir la disciplina temporal de Dios, y para buscar el consuelo y el perdón del Señor. Y sin embargo no hacemos planes para cambiarnos completamente, así que ¿cómo puede ser esto un verdadero arrepentimiento?”

Ejemplos de arrepentimiento en la Biblia

Wang Wei escuchó con atención la comunión de Ma Tao, y pensó por un momento. Luego dijo: “Habiendo escuchado la enseñanza del hermano Ma, el rey David de repente viene a mi mente. Para tomar por la fuerza a Betsabé para sí mismo, David planeó hacer matar a Urías, y cometió adulterio y asesinato. Jehová Dios envió al profeta Natán para que hablara con David, para que le hiciera saber los pecados que había cometido y que sería castigado. Desde entonces, la espada nunca se apartaría de su casa. David sabía que había violado los mandamientos proclamados por Dios y había ofendido el carácter de Dios. Después de darse cuenta de sus malas acciones, David se arrepintió enormemente y aborreció los pecados que había cometido, por lo que oró sinceramente a Dios, confesó sus pecados y se arrepintió. Cuando envejeció, a David le disgustaba mucho el frío, por lo que sus asistentes eligieron a una chica virgen para calentarle la cama, pero David no tuvo relaciones sexuales con ella. Por el asunto del arrepentimiento de David, podemos ver que poseía un corazón temeroso de Dios, y que no sólo sentía verdadero arrepentimiento y aborrecimiento por sus pecados, sino que también experimentó un cambio real, y sólo esto es una expresión de verdadero arrepentimiento”.

Ma Tao asintió con la cabeza y dijo: “Sí, y el testimonio del verdadero arrepentimiento de la gente de Nínive hacia Dios también está registrado en la Biblia. Cuando el rey de Nínive escuchó al profeta Jonás transmitiendo las palabras de Dios, diciendo: ‘Dentro de cuarenta días Nínive será arrasada’ (Jonás 3:4), lo creyó y obedeció. Dejó a un lado su estatus de rey, se quitó sus ropas de rey y llevó a la gente de la ciudad de Nínive a confesarse y arrepentirse ante Dios, cubriéndose de cilicio y sentándose sobre ceniza, tal como está registrado en las Escrituras: ‘Cuando llegó la noticia al rey de Nínive, se levantó de su trono, se despojó de su manto, se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por decreto del rey y de sus grandes, diciendo: Ni hombre ni bestia, ni buey ni oveja prueben cosa alguna; no pasten ni beban agua, sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios con fuerza, y vuélvase cada uno de su mal camino y de la violencia que hay en sus manos. ¡Quién sabe! Quizá Dios se vuelva, se arrepienta y aparte el ardor de su ira, y no perezcamos’” (Jonás 3:6-9).

En ese momento, Wang Wei dijo emocionado: “Hablando del arrepentimiento del pueblo de Nínive, recientemente leí un pasaje en un libro que se relaciona precisamente con este asunto. Déjame leértelo”.

Wang Wei sacó un cuaderno de su bolso, lo hojeó hasta encontrar la página que buscaba, y luego leyó: “Después de oír la declaración de Dios, el rey de Nínive y sus súbditos llevaron a cabo una serie de acciones. ¿Cuál fue la naturaleza de sus acciones y su conducta? En otras palabras, ¿cuál fue la esencia de la totalidad de su conducta? ¿Por qué hicieron lo que hicieron? En los ojos de Dios se habían arrepentido sinceramente, no sólo porque habían hecho fervientes ruegos a Dios y confesado sus pecados delante de Él, sino también porque habían abandonado su conducta malvada. Actuaron de esta forma porque después de oír las palabras de Dios, se asustaron increíblemente y creyeron que Él haría lo que dijo. Ayunando, vistiendo de cilicio y sentándose sobre cenizas, deseaban expresar su disposición a reformarse de sus caminos y refrenar su maldad, y oraron para que Jehová Dios contuviese Su enojo, rogaron a Jehová Dios para que se retractase de Su decisión y la catástrofe que se cernía sobre ellos. Si examinamos todo su comportamiento se puede ver que ya entendieron que sus actos malvados anteriores eran detestables para Jehová Dios y vemos también que entendieron la razón por la que Él los destruiría pronto. Por este motivo, todos deseaban alcanzar un completo arrepentimiento, alejarse de sus malvadas sendas y abandonar la violencia en sus manos. En otras palabras, una vez conocieron la declaración de Jehová Dios, todos y cada uno de ellos sintió miedo en su corazón; ya no continuaron con su conducta malvada ni cometiendo esos actos que eran tan aborrecidos por Jehová Dios. Adicionalmente, rogaron a Jehová Dios que perdonase sus pecados pasados y que no los tratase de acuerdo a sus acciones pasadas. Estaban dispuestos a no involucrarse más en la maldad y actuar según las instrucciones de Jehová Dios, si así fuera posible nunca más enfurecer a Jehová Dios. Su arrepentimiento fue sincero y profundo. Provino del fondo de sus corazones y no fue fingido ni pasajero” (De “Dios mismo, el único II”).

Nueva inspiración sobre el verdadero arrepentimiento

Wang Wei entonces dio la comunión, diciendo: “Podemos ver en este pasaje que el verdadero arrepentimiento no es sólo admitir nuestros pecados y malas acciones. También debemos saber cuál es la actitud de Dios hacia nuestros pecados, y también debemos entender la esencia y el daño de nuestros pecados. Sólo de esta manera puede surgir en nosotros la verdadera reverencia y el temor a Dios, sentiremos el verdadero arrepentimiento y el aborrecimiento desde el fondo de nuestros corazones por nuestros pecados, ya no caminaremos por el mismo viejo camino como siempre lo hemos hecho, y comenzaremos a hacer un cambio y a convertirnos en nuevas personas; sólo esto es el verdadero arrepentimiento. Como la gente de Nínive, por ejemplo. Se dieron cuenta de que sus actos malvados habían ofendido el carácter de Dios, y sabían que, si no se arrepentían, serían destruidos por Dios. Por lo tanto, todos vistieron de cilicio y se sentaron sobre cenizas para arrepentirse ante Dios desde el rey más alto hasta el plebeyo más bajo. Comenzaron a arrepentirse completamente de sus fechorías y ya no harían el mal ni desafiarían a Dios. Su arrepentimiento fue verdadero, y surgió desde el fondo de sus corazones. ¿Y qué hay de nosotros? Aunque decimos que a menudo vamos ante Dios para arrepentirnos y confesarnos, esto es sólo una confesión verbal, y no es el aborrecimiento o el desdén por nuestros pecados lo que sentimos desde el fondo de nuestros corazones. Cuando nos encontramos con problemas, todavía nos preocupamos sólo por nuestros propios intereses, actuamos bajo el control de nuestra naturaleza pecaminosa interior, codiciamos los placeres del pecado y no sufrimos ningún cambio real. Este tipo de arrepentimiento es sólo un reflejo y está totalmente en desacuerdo con la voluntad de Dios. Dios escudriña el corazón del hombre y el hombre no puede engañar a Dios. Sólo a través del verdadero arrepentimiento podemos ganar la misericordia y la gracia de Dios”.

Ma Tao dijo entonces con sinceridad, “Gracias a la guía de Dios que ahora entendemos claramente lo que es el verdadero arrepentimiento. Con el pecado, el hombre no puede entrar en el reino de los cielos. El Señor Jesús dijo: ‘En verdad, en verdad os digo que todo el que comete pecado es esclavo del pecado; y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí permanece para siempre’ (Juan 8:34-35). Y también dice en otra parte de la Biblia: ‘[...] la santidad, sin la cual nadie verá al Señor’ (Hebreos 12:14). Dios es justo y santo, y el reino de los cielos no permite que nadie que aún sea capaz de cometer pecados entre en él. No importa lo bien que alguien se arrepienta verbalmente, no puede ganar la alabanza de Dios. Sólo desechando la naturaleza pecaminosa de uno y siendo capaz de ser absolutamente obediente y devoto a Dios puede uno estar calificado para entrar en el reino de los cielos. Aunque hemos creído en el Señor durante muchos años, no reverenciamos a Dios en nuestros corazones en absoluto y no tememos a Dios. En cambio, creemos que el Señor es amoroso y misericordioso y que, cuando cometemos un pecado, todo lo que tenemos que hacer es confesar y arrepentirnos ante el Señor para que nuestros pecados sean perdonados, para que Dios no se acuerde de nuestras transgresiones y para que seamos arrebatados al reino celestial cuando el Señor regrese. A través de nuestra comunión, finalmente me he dado cuenta de que nuestra fe es tan confusa. Somos como mendigos que sólo saben extender las manos al Señor y pedir cosas, y sin embargo no entendemos cómo apreciar la preocupación de Dios y la pena que siente en Su corazón por nosotros viviendo en pecado y sin pensar en el arrepentimiento, y también nos falta la resolución y determinación de distanciarnos del pecado. Parece ahora que, si somos incapaces de temer a Dios y de evitar el mal, entonces no podremos arrepentirnos verdaderamente, y nuestra espera de que el Señor venga a llevarnos al reino de los cielos es sólo un sueño ocioso. No podemos seguir creyendo en Dios confiando en nuestros propios conceptos e imaginaciones erróneas, ¡porque eso es demasiado peligroso! Debemos concentrarnos en practicar la verdad y buscar el cambio, porque sólo eso concuerda con la voluntad de Dios”.

Solo aceptando la obra de juicio en los últimos días, podrán lograr el verdadero arrepentimiento

Wang Wei continuó: “Recientemente, tuve una reunión con un hermano sobre las condiciones para nuestra entrada en el reino celestial. Él dijo, ‘El Señor Jesús profetizó: “El que me rechaza y no recibe mis palabras, tiene quien lo juzgue; la palabra que he hablado, esa lo juzgará en el día final” (Juan 12:48). “Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Juan 16:8). Aunque nuestros pecados son perdonados cuando aceptamos la salvación del Señor Jesús, nuestra naturaleza pecaminosa sigue estando profundamente arraigada en nosotros y todavía somos capaces de cometer pecados involuntariamente y desafiar a Dios; hasta que no podamos deshacernos de las ataduras del pecado, no mereceremos entrar en el reino de los cielos. Cuando el Señor regrese, realizará la etapa de la obra de juzgar y purificar al hombre con palabras, y si queremos entrar en el reino de Dios, entonces debemos aceptar la obra de juicio del Señor cuando regrese en los últimos días, reconocer nuestra naturaleza pecaminosa, ser capaces de aborrecernos verdaderamente y abandonar nuestra carne, practicar las palabras de Dios, obedecer a Dios y venerar a Dios, y desechar nuestros caracteres corruptos. Sólo así podemos ser purificados y alcanzar la salvación final de Dios”. Creo que su comunión tiene mucho sentido, así que lo traeré aquí para que se comunique con nosotros, si les parece bien a todos”.

Ma Tao dijo inmediatamente: “¡Genial! Si la obra de juicio del Señor en los últimos días puede permitirnos ser purificados y lograr un verdadero arrepentimiento, entonces tenemos esperanza de entrar en el reino de los cielos. ¡Somos realmente tan afortunados! Hermano Wang, será mejor que te des prisa y traigas a ese otro hermano aquí para que se una a nosotros”.

Wang Wei sonrió mientras decía, “Bien, iré a buscarlo mañana…”.

Nota del editor: Después de leer este artículo, creo que todos tienen una nueva comprensión sobre qué es el verdadero arrepentimiento. ¿Quieren aprender más acerca de la verdad del arrepentimiento? No duden en contactarnos a través de WhatsApp o Messenger, o participar en nuestra reunión evangelística online de forma gratuita para encontrar el camino hacia el verdadero arrepentimiento. ¡Que Dios les bendiga!

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Han llegado los desastres: ¿Cuál es la voluntad de Dios?

El “nuevo coronavirus”, unas palabras que infunden temor en el corazón de la gente, surgió por primera vez en Wuhan (China), desde donde se ha extendido por todo el planeta. A lo largo y ancho del mundo están muriendo personas de forma masiva y muchas otras se hallan en un constante estado de pánico, con la sensación de que los grandes desastres han caído sobre nosotros.