Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

323 Aquellos que aman a Dios entrarán en Su reino

I

¡En el reino, en el reino!

Todos los vencedores serán sacerdotes o seguidores

según sus roles, según sus testimonios.

¡En el reino, en el reino!

El cuerpo estará conformado por aquellos que triunfan,

los que triunfan en la tribulación.

¡En el reino, en el reino!

Los que aman realmente a Dios

se quedarán en el reino al final,

y Dios no maltratará a nadie que realmente lo ame.

II

El cuerpo de sacerdotes se formará

cuando la obra del evangelio finalice,

y el evangelio se difunda por todo el universo.

¡En el reino, en el reino!

Cuando ese tiempo llegue, el hombre vivirá con Dios

y el hombre con su deber en el reino cumplirá.

¡En el reino, en el reino!

Los que aman realmente a Dios

se quedarán en el reino al final,

y Dios no maltratará a nadie que realmente lo ame.

III

En el cuerpo de sacerdotes

habrá sumos sacerdotes y sacerdotes.

Los demás serán los hijos y el pueblo de Dios.

¡En el reino, en el reino!

Sus testimonios determinarán su estatus.

La obra de Dios finalizará

cuando se establezca el estatus del hombre.

¡En el reino, en el reino!

Los que aman realmente a Dios

se quedarán en el reino al final,

y Dios no maltratará a nadie que realmente lo ame.

Los que aman realmente a Dios

se quedarán en el reino al final,

y Dios no maltratará a nadie que realmente lo ame.

IV

Cuando el hombre sea clasificado, vuelva a su lugar,

será señal de que Dios ha concluido Su obra.

Es el resultado de Su obra, de la práctica humana.

Es la cristalización de

las visiones de Su obra y la cooperación del hombre.

Al final, el hombre encontrará reposo en el reino.

¡En el reino, en el reino!

Y Dios también regresará a Su morada para reposar.

Es el resultado final de seis mil años

de cooperación entre Dios y el hombre.

¡En el reino, en el reino!

Los que aman realmente a Dios

se quedarán en el reino al final,

y Dios no maltratará a nadie que realmente lo ame.

Adaptado de ‘La obra de Dios y la práctica del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Sólo los purificados reposarán

Siguiente:Cuando el relámpago brilla desde el Oriente