App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

95. Los principios de cómo tratar a las personas que han creído en Dios por muchos años y han sido expuestas

1. Todos aquellos que han creído por muchos años, que nunca han buscado la verdad ni cumplido con su deber, son incrédulos y falsos creyentes. Pertenecen a los gentiles y deben ser desechados;

2. Si alguien nunca ha buscado la verdad, pero es capaz de prestar servicio, entonces mientras no sea malvado ni un anticristo, entonces lo debes tratar sabiamente con un corazón amoroso y darle la oportunidad de arrepentirse;

3. Debes tratar con un corazón amoroso a aquellos que han creído en Dios por muchos años, que tienen una humanidad relativamente buena y que son capaces de prestar servicio fielmente. Usa toda tu fuerza para ayudarlos y apoyarlos a entrar a la realidad de la verdad;

4. Aquellos que nunca han sido capaces de prestar servicio, que frecuentemente hacen el mal y que desempeñan un mal papel en la iglesia, deben ser purgados o expulsados.

Las palabras relevantes de Dios:

Si has creído en Dios por muchos años, pero nunca lo has obedecido ni aceptado todas Sus palabras, y en cambio le has pedido a Dios que se someta a ti y siga tus nociones, entonces eres el más rebelde de todos y eres un incrédulo. ¿Cómo puede alguien así obedecer la obra y las palabras de Dios que no se conforman a las nociones del hombre? La persona más desobediente es una que de manera intencional desafía a Dios y lo resiste. Él es el enemigo de Dios y es un anticristo.

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿Qué exige la palabra de Dios como principio para tratar a los demás? Ama lo que Dios ama, odia lo que Dios odia. Es decir, las personas amadas por Dios que buscan realmente la verdad y que llevan a cabo la voluntad de Dios, son las personas a las que deberías amar. Aquellos que no llevan a cabo la voluntad de Dios, lo odian, le desobedecen, y son despreciadas por Él, son las personas a las que deberíamos despreciar y rechazar. Eso es lo que la palabra de Dios exige.

de ‘Conocerte a ti mismo requiere que conozcas tus pensamientos y tus visiones profundamente arraigados’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Están los que no buscan seriamente la verdad, pero siguen creyendo. Hacen lo que se les dice y tienen una humanidad decente. Están dispuestos, hasta cierto punto, a dedicarse, a abandonar la mundanalidad y a soportar el sufrimiento. Esa persona será capaz de mantenerse firme y de recibir la salvación, pero su carácter no se transformará porque no persigue seriamente la verdad y está satisfecha con sólo entender doctrinas. Oye la doctrina, piensa que es buena y la guarda, y después de entenderla lleva a cabo su obligación, hasta cierto punto. Puede actuar de cualquier forma adecuada para ella. Sin embargo, no es seria respecto a la verdad; su corazón está nublado, y ella es incapaz de entender la esencia de la verdad. Esa persona también puede recibir la salvación y ser perdonada[…]

de ‘Cómo conocer la naturaleza del hombre’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Aquellos entre los hermanos y hermanas que siempre están mostrando su negatividad son lacayos de Satanás y perturban a la iglesia. Estas personas deben ser expulsadas y eliminadas un día. En su creencia en Dios, si las personas no tienen dentro de ellos un corazón reverente a Dios, si no tienen un corazón que es obediente a Dios, entonces no sólo no podrán hacer ninguna obra para Dios, sino que se convertirán en personas que alteran la obra de Dios y que desafían a Dios. La mayor desgracia para un creyente es cuando alguien que cree en Dios no obedece a Dios ni reverencia a Dios, sino que lo desafía. Si el habla y la conducta de un creyente son siempre tan casuales y desenfrenadas como las de un incrédulo, este creyente es aún más malvado que el incrédulo; es un típico demonio. Aquellos en la iglesia que ventilan su conversación venenosa, aquellos entre los hermanos y hermanas que difunden rumores, fomentan la desarmonía y forman grupitos deben ser expulsados de la iglesia. Pero estas personas han sido restringidas porque esta es una era diferente de la obra de Dios, porque están condenados a ser objetos de eliminación. Aquellos que han sido corrompidos por Satanás tienen un carácter corrupto. Pero mientras que algunas personas sólo tienen un carácter corrupto hay otras que no son así, no sólo tienen carácter satánico corrupto, sino que sus naturalezas también son malignas en extremo. Todo lo que hace y dice este tipo de persona no sólo está expresando su corrupto carácter satánico, sino que ellos mismos son el verdadero diablo Satanás. Todo lo que hacen es interrumpir y perturbar la obra de Dios, alterar la entrada a la vida de hermanos y hermanas y destruir la vida normal de la iglesia. Estos lobos con piel de oveja deben ser eliminados tarde o temprano, y hay que adoptar una actitud despiadada hacia estos lacayos de Satanás que no sea de ninguna manera cortés; hay que adoptar una actitud de abandono hacia ellos. Sólo haciendo esto se puede estar del lado de Dios y aquellos que no pueden hacerlo están aliados con Satanás.

de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

En verdad, tales hombres son incapaces de llevar a cabo su función en la obra en lo absoluto y todos son unos buenos para nada. No sólo fracasan en llevar a cabo su función, sino que, de hecho, colocan mucha tensión innecesaria en la iglesia. Exhorto a estos “ancianos venerables” a apurarse y abandonar la iglesia para que los demás ya no tengan que verte. Tales hombres no tienen un entendimiento de la nueva obra, sino que están llenos de nociones interminables. No tienen en lo absoluto ninguna función en la iglesia; más bien, instigan y esparcen negatividad por todas partes, incluso hasta el punto de involucrarse en todo tipo de conductas inadecuadas y en disturbios en la iglesia, como consecuencia, arrojan a la confusión y al desorden a los que carecen de discriminación. Estos diablos vivientes, estos malvados espíritus, deben dejar la iglesia tan pronto como sea posible, no sea que la iglesia se deteriore como consecuencia. Puedes no temer la obra de hoy, pero, ¿no temes al justo castigo de mañana? Hay un gran número de personas en la iglesia que son aprovechadas, así como un gran número de lobos que buscan interrumpir la obra natural de Dios. Todos estos son demonios enviados por el Diablo y son lobos feroces quienes buscan devorar a los corderos inocentes. Si estos así llamados hombres no son expulsados, se vuelven parásitos en la iglesia y polillas que devoran las ofrendas. ¡Estos despreciables, ignorantes, viles y repugnantes gusanos, pronto serán castigados algún día!

de ‘Los que obedecen a Dios con un corazón verdadero, con seguridad serán ganados por Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Quienes son incapaces de cumplir con los deberes del hombre son personas sin la verdad, sin humanidad y, más aún, son personas sin realidad. Los hombres que no cumplen mínimamente con sus deberes son precisamente degenerados que han perdido la conciencia y la razón por la extrema desobediencia a Dios, falsos creyentes e incrédulos que no pueden ser rescatados.

de ‘Practicando la verdad y el deber que uno debe cumplir’ en “Provisión para la vida: Recopilación de sermones”

No se puede decir que alguien que no practica la verdad es obediente a Dios. ¿Puede alguien que ha creído en Dios durante muchos años sin practicar la verdad alcanzar la salvación? De ninguna manera. Tal vez un creyente puede hacer algunas buenas obras, desempeñar sus deberes y pagar un cierto precio, pero si no busca la verdad, ¿alcanzará la salvación? No lo hará. Una persona así es un verdadero hacedor de servicio porque hace su deber. Cualquiera que cumpla con sus deberes sin buscar la verdad es un hacedor de servicio y aquellos que ni llevan a cabo sus deberes ni buscan la verdad son incrédulos. Esta es la diferencia entre hacedores de servicio e incrédulos. Os pregunto, ¿es mejor que sean hacedores de servicio en la iglesia o que sean incrédulos? Es mejor que sean hacedores de servicio porque si un hacedor de servicio tiene humanidad y presta servicio hasta el final, logrará sobrevivir y Dios lo tratará con benevolencia. En la palabra de Dios vemos a algunas personas que son leales hacedores de servicio y Dios les concederá suficientes bendiciones y sobrevivirán, por lo que aquellos en la iglesia que hacen sus deberes pero no buscan la verdad y tienen buena humanidad también son hermanos y hermanas, y son mucho mejores que quienes no hacen sus deberes en lo más mínimo ni buscan la verdad. Si alguien en la iglesia ha creído en Dios durante años sin hacer en absoluto sus deberes y tampoco busca la verdad, puede ser eliminado; si alguien ha creído en Dios durante menos de tres años, se le debe ayudar, pero si alguien ha sido ayudado durante años sin resultado y sigue sin buscar la verdad ni hacer sus deberes, deséchalo y no le hagas caso, trátalo como si no existiera y no lo anotes en las listas de la membresía de la iglesia porque tales personas no cuentan en la casa de Dios.

de La comunión de los de arriba

Si alguien cree en Dios durante 2-3 años sin buscar la verdad y en su naturaleza vemos odio y aborrecimiento por la verdad, si la ira y el odio se forman en su corazón cada vez que alguien trata de compartirle la verdad y se niega a escuchar, ¿qué clase de persona es esta? Si alguien desprecia y no ama la verdad, ¿está predestinado a ser escogido por Dios? En este momento es demasiado pronto para llegar a una conclusión final, pero podemos decir con certeza que tales personas son problemáticas y si un día comienzan a hacer el mal podemos decir sin temor a equivocarnos: esta persona no es uno de los predestinados y escogidos de Dios, pertenece a Satanás y debe ser eliminada. En el momento en que comienza a hacer el mal y a perturbar las cosas, se revelará a sí misma. Cuando no hace ruido, no dice ni hace nada bueno ni malo, no será completamente revelada y no podremos estar 100 % seguros. Pero si se detecta el fondo de alguien que desprecia y no ama la verdad, ¿debe seguir teniendo una participación en nuestra iglesia? En el momento en que haga el mal y se encuentre cierta evidencia puede ser expulsado, pero antes de que se encuentre una clara evidencia, puede ser aislado y enviado al Grupo B para que sea desenmascarado en las reuniones. Si después de uno o dos años en el Grupo B sigue siendo el mismo, si todavía causa disturbios, no practica la verdad, no difunde el evangelio y no progresa, eso demuestra que esta persona es un creyente falso, un incrédulo y es correcto discernirlo como tal. […] Al final de este año la iglesia comenzará a limpiar a las personas y quienes no busquen la verdad ni la practiquen y además sean capaces de muchas obras perversas (refiriéndose principalmente a los diez tipos de personas) serán aislados o expulsados. Antes de que sean expulsados, estos diez tipos de personas se deben separar y colocar en el Grupo B para las reuniones, donde se les dará un plazo de medio año. Quienes se arrepientan dentro de la fecha límite permanecerán en el Grupo B y los que no lo hagan serán expulsados. Este es un arreglo de la obra administrativa de la iglesia que se debe llevar a cabo por cada iglesia. Estos diez tipos de personas se deben aislar y enviar al Grupo B para las reuniones. Aquellos que puedan prestar servicio y estén dispuestos a arrepentirse pueden permanecer en el Grupo B, mientras que los que no presten servicio ni se arrepientan serán expulsados directamente.

de La comunión de los de arriba

Básicamente se ha visto claramente ahora quién está buscando genuinamente la verdad y quién no. Sólo hay algunos que no buscan la verdad pero que aún poseen algo de humanidad y no han hecho ningún gran mal, por lo que a estas personas se les debe dar otra oportunidad y ayudarlas con un corazón amoroso. Si desean cumplir su deber, entonces entre ellas habrá algunos que todavía tengan esperanza de alcanzar la salvación. Todos aquellos cuya humanidad sea demasiado mala, demasiado malvada, demasiado engañosa y astuta, que han creído durante muchos años pero que siempre han sido descuidados en los deberes que han hecho y que no buscan la verdad en absoluto, básicamente se pueden confirmar como expuestos y descartados.

de ‘Cómo distinguir y tratar a los diferentes tipos de personas expuestas y descartadas en la obra de Dios’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Si las personas han creído en Dios por muchos años, pero su carácter corrupto todavía no cambia y sus transgresiones y comportamiento malvado continuamente aumentan, entonces esto es suficiente para probar que el estado de aquellas que no buscan la verdad constantemente se vuelve peor, al punto que la corrupción se vuelve intratable. Cuando el trigo crece hasta la madurez, toda la cizaña —las personas que no han obtenido la verdad (aquellas sin vida)— también crecen en cizaña no deseada. Se conforman cada vez menos con aquellas que han obtenido la verdad hasta que comienzan a ponerse hostiles, que es cuando deben ser eliminadas. Esta es la ley natural. Todos aquellos que han creído en Dios por muchos años sin obtener la verdad, que no han tenido el más mínimo grado de transformación en su carácter corrupto, sino que más bien muestran un comportamiento cada vez más malvado, están sujetos a eliminación.

de ‘Las cuatro etapas de la experiencia de vida para ser salvo y perfeccionado’ en “Provisión para la vida: Recopilación de sermones”

Os pregunto, si en las reuniones celebradas en un lugar concreto hay una persona perversa, ¿serán tranquilas las reuniones que se celebren allí? Una persona perversa a menudo causa problemas. Es la fuente del problema y a menudo causa disturbios. Siempre provoca problemas, incita disputas, suscita enemistades, un problema hoy y otro mañana, cada día saca a relucir nuevas dificultades y no ofrece nada más que falsa sofistería. Esta es una persona perversa. Si alguien en la iglesia se trae una personalidad y humanidad odiosas, si su hedor puede hacer que nueve de cada diez personas se desmayen y todos los que la ven gritan para advertir a otros de su venida, ¿cómo se debe tratar con ella? Debe ser expulsada. Los perversos deben ser expulsados de todas las iglesias porque son demonios y no pueden ser salvados. El esfuerzo de retenerlos, para que luego no hagan servicio y en cambio sólo causen perturbaciones, no vale la pena. Ahora, si alguien es considerado una persona perversa, alguien que no busca ni practica la verdad en absoluto, pero que no provoca problemas ni perturba a la iglesia y que a veces hace servicio, ¿debería ser expulsada una persona así? No hay necesidad de expulsarla porque puede hacer servicio, a veces puede sondear a alguien y difundir el evangelio, a veces se las arregla para ayudar a la iglesia, no es codiciosa y no se aprovecha. Tal vez cause algunos disturbios mientras hace servicio, pero al menos hay servicio del que hablar. Podemos sopesar si ese servicio compensa los problemas que causa. Si en general es beneficioso contar con ella, una persona así debe mantenerse. Si causa demasiados disturbios y presta muy poco servicio, no vale la pena y pierdes más de lo que ganas; entonces debe ser expulsada. ¿Acaso no es esa la manera apropiada de lidiar con el problema? Entonces mejor hacerlo así.

de La comunión de los de arriba

Anterior:Los principios de hospedar al pueblo escogido de Dios

Siguiente:Los principios de reportar a los líderes y colaboradores

También podría gustarte