App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

30. Los principios de defender la obra de Dios en los deberes propios

1. Defender la vida de iglesia sin reserva, permitir que el pueblo escogido de Dios coma y beba las palabras de Dios y comunique la verdad normalmente, que cumpla con sus deberes normalmente y permitirle no ser perturbado ni restringido por personas malvadas;

2. Los falsos líderes y colaboradores que no tengan la obra del Espíritu Santo deben ser despedidos. Debes elegir como líderes y colaboradores a aquellos que busquen la verdad y que tengan la obra del Espíritu Santo;

3. Debes usar la verdad para exponer y refutar todas las herejías y falacias para que Satanás sea avergonzado y debes dejar que la verdad de las palabras de Dios domine en la iglesia y le traiga la gloria a Dios;

4. Debes cumplir totalmente con el trabajo de la iglesia de acuerdo con los arreglos de la obra de los de arriba; tener cuidado de los anticristos y de las personas malvadas que hacen lo que les conviene y que toman el control del pueblo escogido de Dios.

Las palabras relevantes de Dios:

2. Deberías hacer todo lo beneficioso para la obra de Dios, y nada que vaya en detrimento de los intereses de la misma. Deberías defender el nombre, el testimonio y la obra de Dios.

de ‘Los diez decretos administrativos que el pueblo escogido de Dios debe obedecer en la Era del Reino’ en “La Palabra manifestada en carne”

¿Qué significa interrumpir la gestión de Dios? ¿Qué significa demoler el edificio de la iglesia? ¿Qué significa interrumpir la obra del Espíritu Santo? ¿Qué es un lacayo de Satanás? Estas verdades deben entenderse con claridad y no pasarlas sencillamente por alto de un modo vago. […] No hubo comer ni beber en esta reunión; todos han dicho que considerarían la carga de Dios y defenderían el testimonio de la iglesia. Sin embargo, ¿quién ha considerado realmente la carga de Dios? Hazte esta pregunta: ¿Eres alguien que ha mostrado consideración por la carga de Dios? ¿Puedes tú practicar la justicia por Dios? ¿Puedes levantarte y hablar por Mí? ¿Puedes poner firmemente en práctica la verdad? ¿Eres lo bastante valiente para luchar contra todos los hechos de Satanás? ¿Serías capaz de arrinconar tus emociones y dejar a Satanás al descubierto por causa de Mi verdad? ¿Puedes permitir que Mi voluntad se cumpla en ti? ¿Has ofrecido tu corazón cuando llega el momento crucial? ¿Eres alguien que lleva a cabo Mi voluntad? Pregúntate a ti mismo y piensa a menudo en ello. Los regalos de Satanás están en tu interior y tú eres el culpable de ello, ya que no entiendes a las personas y eres incapaz de reconocer el veneno de Satanás; estás conduciéndote a ti mismo a la muerte. Satanás te ha confundido por completo hasta el punto de que estás completamente desconcertado; estás borracho del vino de la promiscuidad y te tambaleas, incapaz de aferrarte a un punto de vista firme y sin senda de práctica alguna. No comes ni bebes de manera adecuada, luchas y peleas como un loco, no distingues lo correcto de lo incorrecto y sigues a cualquiera que dirija; ¿posees alguna verdad? […] no llevas carga por la iglesia? Por lo general haces bien en gritar consignas, pero cuando las cosas acontecen en realidad, eres ambiguo al respecto. Algunas personas entienden pero sólo murmuran tranquilamente mientras los demás hablan de lo que entienden, pero nadie más añade una palabra. No conocen lo que procede de Dios ni cuál es la obra de Satanás.

de ‘La decimotercera declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Aquellos en la iglesia que ventilan su conversación venenosa, aquellos entre los hermanos y hermanas que difunden rumores, fomentan la desarmonía y forman grupitos […] Todo lo que hacen es interrumpir y perturbar la obra de Dios, alterar la entrada a la vida de hermanos y hermanas y destruir la vida normal de la iglesia. Estos lobos con piel de oveja deben ser eliminados tarde o temprano, y hay que adoptar una actitud despiadada hacia estos lacayos de Satanás que no sea de ninguna manera cortés; hay que adoptar una actitud de abandono hacia ellos. Sólo haciendo esto se puede estar del lado de Dios y aquellos que no pueden hacerlo están aliados con Satanás […].

[…] Aquellos que practican la verdad dentro de la iglesia son abandonados y son incapaces de alcanzar su potencial, mientras que los que molestan a la iglesia y propagan la muerte tienen rienda suelta en la iglesia. Lo que es más, la mayoría de las personas los sigue. Este tipo de iglesia está simplemente bajo el control de Satanás y el diablo es su rey. Si las personas de la iglesia no se levantan y echan a los demonios principales, entonces también llegarán a la ruina tarde o temprano. A partir de ahora, se deben tomar medidas contra este tipo de iglesia. Si aquellos que son capaces de practicar un poco de verdad no están dispuestos a buscarla, entonces esa iglesia será inhabilitada. Si no hay nadie en una iglesia que esté dispuesto a practicar la verdad, nadie que pueda ser testigo de Dios, entonces esa iglesia debe ser completamente condenada al ostracismo, y se deben cortar sus conexiones con otras iglesias. Esto se llama sepultar a la muerte y expulsar a Satanás.

de ‘Una advertencia a los que no practican la verdad’ en “La Palabra manifestada en carne”

La iglesia está siendo construida y Satanás está haciendo todo lo posible por demolerla. Quiere demoler Mi construcción por cualquier medio posible, por lo tanto, la iglesia debe ser purificada rápidamente. No debe quedar ni escoria ni ningún resto de males; debe ser purificada para que se vuelva impecable y permanezca tan pura como antes. Debéis estar despiertos y esperando en cada momento, y debéis orar más delante de Mí. Debéis reconocer las diversas tramas y argucias engañosas de Satanás, conocer el espíritu, conocer a la gente y ser capaces de discernir todo tipo de personas, asuntos y cosas; debéis comer y beber más de Mis palabras y, lo que es más importante, debéis ser capaces de comerlas y beberlas por vosotros mismos. Equipaos con toda la verdad, venid delante de Mí para que Yo pueda abrir vuestros ojos espirituales y permitiros ver todos los misterios que se encuentran dentro del espíritu… Cuando la iglesia entra en su fase de construcción, se produce una batalla de los santos contra Satanás[a]. Los muchos horribles rasgos de Satanás son colocados delante de vosotros; ¿os detenéis y retrocedéis, u os levantáis y camináis hacia adelante confiando en Mí? ¡Expón a fondo los rasgos corruptos y feos de Satanás, no escatimes sentimientos y no muestres misericordia! ¡Lucha contra Satanás hasta la muerte! ¡Yo soy tu respaldo y tú debes tener el espíritu del hijo varón! Satanás está arremetiendo en su agonía de muerte final, pero aun así será incapaz de escapar de Mi juicio. Satanás está bajo Mis pies y también está pisoteado debajo de vuestros pies, ¡es verdad!.

Todos aquellos interruptores religiosos y aquellos que demuelan la construcción de la iglesia no deben ser tolerados en lo más mínimo y los juzgaré inmediatamente. Exponer a Satanás, pisotearlo, destruirlo completamente y no permitirle que se esconda en ninguna parte. Toda clase de demonios y fantasmas ciertamente revelarán sus verdaderas formas ante Mí y los arrojaré a todos en el pozo del abismo de donde nunca saldrán libres; todos están bajo nuestros pies. Si quieres pelear la buena batalla por la verdad, entonces, antes que nada, no hay que darle a Satanás ninguna oportunidad de obrar, y para hacer esto habrás que pensar unánimemente y ser capaz de hacer las cosas coordinadamente, renunciar a las propias nociones, opiniones, puntos de vista y maneras de hacer las cosas, tranquilizar el corazón dentro de Mí, enfocarte en la voz del Espíritu Santo, estar atento a la obra del Espíritu Santo y experimentar las palabras de Dios en detalle. Debes tener sólo una intención, y es que Mi voluntad se pueda llevar a cabo. No debes tener otra intención. Debes mirarme con todo tu corazón, observar con atención Mis acciones y la forma en que hago las cosas, y no ser negligente en absoluto. Tu espíritu debe ser agudo y tus ojos deben estar abiertos. Comúnmente, aquellos cuyas intenciones y objetivos no son correctos, aquellos que aman ser vistos por otros, aquellos que están ansiosos por hacer cosas, los que son propensos a interrumpir, los que son fuertes en la doctrina religiosa, los lacayos de Satanás, etc., cuando estas personas se levantan, se convierten en dificultades para la iglesia y el comer y beber de los hermanos y hermanas no llega a nada; cuando te encuentres con este tipo de personas haciendo su juego, expúlsalas inmediatamente. Si no cambian a pesar de las repetidas amonestaciones entonces sufrirán mucho. Si aquellos que persisten obstinadamente haciendo lo suyo vienen en su propia defensa y tratan de encubrir sus pecados, la iglesia debe sacarlos inmediatamente y no darles espacio para maniobrar. No hay que perder mucho intentando salvar poco, y hay que mantener los ojos en el panorama completo.

de ‘La decimoséptima declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Debes entrar de una manera positiva, ser activo y no pasivo. No te dejarás amedrentar por nada ni nadie en ninguna situación, ni te pueden influenciar las palabras de nadie. Debes tener un carácter estable, lo que sea que las personas pudieran decir, practicarás enseguida lo que sabes que es verdad. Siempre debes tener Mis palabras obrando dentro de ti, independientemente de a quién te estés enfrentando; debes poder permanecer firme en tu testimonio de Mí y mostrar consideración por Mis cargas. No te puedes confundir, acordando a ciegas con la gente sin tener tus propias ideas, sino que debes tener el valor para ponerte de pie y objetar las cosas que no provienen de Mí. Si claramente sabes que algo está mal, pero no expresas tus preocupaciones, entonces no eres alguien que practique la verdad. Si sabes que algo está mal y después tuerces el tema, pero entonces Satanás bloquea tu camino y hablas así sin ningún efecto y no puedes perseverar hasta el final, entonces todavía llevas miedo en tu corazón y, ¿no está tu corazón todavía lleno de los pensamientos de Satanás?.

de ‘La duodécima declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

En la iglesia, deberíais permanecer firmes en vuestro testimonio de Mí, defended la verdad —lo correcto es correcto, y lo incorrecto es incorrecto— y no confundáis lo negro y lo blanco. Estad en guerra con Satanás y debéis vencerlo por completo para que nunca más se levante. Debéis sacrificarlo todo para proteger Mi testimonio. Este será el objetivo de vuestros actos, no lo olvidéis.

de ‘La cuadragésima primera declaración’ en “La Palabra manifestada en carne”

En su trabajo, los obreros deben prestar atención a dos puntos: uno es realizar el trabajo exactamente según los principios estipulados en las disposiciones para el trabajo. Los obreros no deben violar estos principios ni trabajar según su propia imaginación, ni de acuerdo con su propia voluntad. Deberían mostrar preocupación por la obra de la familia de Dios y poner los intereses de ésta por delante en todo lo que hagan. El otro punto también es clave y es que, hagan lo que hagan, presten atención a seguir la dirección del Espíritu Santo y hacerlo todo estrictamente en armonía con la palabra de Dios .

de ‘Principios básicos de cómo trabajan los obreros’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Nota al pie:

a. El texto original omite “contra Satanás”.

Comunión del hombre:

Si alguien realmente está manteniendo la obra de Dios debe poder mantener al pueblo escogido de Dios en todos los sentidos para comer y beber la palabra de Dios, comunicar la verdad, llevar una vida de la iglesia apropiada y ser capaz de defender al pueblo escogido de Dios en todos los sentidos para entender la verdad y entrar en la realidad. Independientemente de las dificultades que encuentre, debe poder usar la verdad para apoyar, regar y proveer a las personas, para que las personas no sean negativas ni débiles y desarrollen gradualmente el conocimiento de Dios. Además, debe ser capaz de exponer a los falsos líderes y a las personas perversas, restringir y sancionar a las personas perversas. Si puede producir resultados y servir la voluntad de Dios al hacer todas estas cosas, esto se llama mantener la obra de Dios.

de La comunión de los de arriba

¿Qué tipo de cosas que haces se pueden considerar como defender la obra de Dios? Hay varias sendas de práctica. Primera, mantener bien la vida de la iglesia para que el pueblo escogido de Dios pueda comer y beber la palabra de Dios, comunicar la verdad y cumplir con sus deberes normalmente. ¿Cómo la debes mantener bien? Separa a las personas perversas que causan disturbios y perturbaciones en el grupo B, lejos de aquellas en el grupo A, para que las personas perversas no puedan causar disturbios. Que las personas perversas se fastidien entre sí. Cuando aquellos que verdaderamente creen en Dios y buscan la verdad no son perturbados por las personas perversas, de esta manera la vida de la iglesia es completamente normal. Cuando alguien puede mantener la vida de la iglesia siempre normal de esta manera restringiendo y separando a las personas perversas para que se congreguen en el grupo B, este es el ejercicio de la defensa de la obra de Dios. Esto es lo que se debe practicar primero al defender la obra de Dios. […] El segundo ejercicio de la defensa de la obra de Dios es supervisar a los líderes y colaboradores en todos los niveles. Si se descubre que existe alguien malo en humanidad o una persona perversa que se ha convertido en líder o colaborador, debe ser denunciada y expuesta. Debe ser completamente expuesta y finalmente despedida. Tercero, no permitas que todo tipo de herejías y absurdos existan y se descontrolen en la iglesia. Si se descubre que hay herejías y absurdos que se difunden en la iglesia, que algunos líderes y colaboradores están difundiendo absurdos, deben ser expuestos y refutados para que Satanás sea humillado y los absurdos sean por fin prohibidos. Este es el tercer ejercicio de la defensa de la obra de Dios. Cuarto, uno debe hacer bien el trabajo de la iglesia en absoluta conformidad con los arreglos de la obra, los sermones y enseñanzas de los de arriba al cumplir con su deber. Si hay lugares donde el trabajo de la iglesia viola los arreglos de la obra, los sermones y enseñanzas de los de arriba, se debe exponer y restringir. Si se descubre que el trabajo de ciertos líderes o colaboradores no siempre es conforme a los arreglos de la obra, ellos deben ser completamente expuestos y despedidos. […] ¿Cuál es la quinta práctica de la defensa de la obra de Dios? Es elegir a las personas que verdaderamente entienden la verdad, que pueden comunicar la realidad de la verdad, que pueden guiar al pueblo escogido de Dios a entrar en la realidad de la verdad, para convertirse en líderes y colaboradores. Mejorarán los resultados de la vida de la iglesia y permitirán que el pueblo escogido de Dios entienda la verdad y entre en la realidad más pronto. Este es también el mejor ejercicio y práctica para defender la obra de Dios.

de La comunión de los de arriba

Quienes están sin la obra del Espíritu Santo no pueden ser líderes o colaboradores; sólo pueden predicar letras y doctrinas y son totalmente incapaces de ayudar o guiar a otros. Para nada se puede ver ningún cambio en el carácter de vida de este tipo de persona ni se puede ver un corazón temeroso de Dios o cualquier expresión de búsqueda de la verdad, y tampoco se puede ver la piedad que un creyente debe tener ni ningún corazón amoroso hacia los hermanos y hermanas. No importa quién se haya llevado bien con personas así a lo largo de los años, serán incapaces de obtener ninguna provisión de vida ni el menor beneficio de ellas. Por lo tanto, se puede decir con certeza que aquellos que están sin la obra del Espíritu Santo no poseen la verdad y que son los artículos genuinos de los falsos líderes y colaboradores. Sólo pueden perturbar e interrumpir la obra de Dios e interferir, perjudicar y arruinar al pueblo escogido de Dios y deben ser reemplazados.

de ‘Cómo discernir a los falsos líderes y colaboradores que están sin la obra del Espíritu Santo’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

No importa quién sea que esté esparciendo nociones, expresando opiniones absurdas, creando una atmósfera mortal, todos ellos deben ser corregidos por medio de comunicar la verdad. Dios debe ocupar el poder soberano en la casa de Dios y la palabra de Dios debe tener soberanía. Ahora la justicia ejerce poder y después veremos a la magnificencia de Cristo ejerciendo el poder. Con la verdad caminarás por todo el mundo; sin la verdad, no llegarás a ninguna parte. Aquellas en la iglesia que son incapaces de defender la obra de Dios, definitivamente son personas que no tienen la verdad y sin duda alguna tampoco tienen la vida. Sólo son aquellas que son capaces de practicar la verdad y defender los principios de la verdad, quienes tienen la verdad. Todos los que actúan en el papel de Satanás son figuras peligrosas. Los debemos mantener a distancia para evitar sufrir daño y esperar para ver su destino mientras sufren retribución y reciben castigo.

de ‘Practicando la verdad y el deber que uno debe cumplir’ en “Provisión para la vida: Recopilación de sermones”

Anterior:Los principios de obedecer la obra del Espíritu Santo

Siguiente:Los principios de protegerse contra lo absurdo

También podría gustarte