Dios es abundante en Su misericordia y libera Su ira profundamente

908 |28 May 2017

La misericordia y la tolerancia de Dios existen realmente;

pero cuando libera Su ira, Su santidad y Su justicia

también le muestran al hombre ese lado de Dios que no tolera la ofensa.

Cuando el hombre es totalmente capaz, capaz de obedecer los mandatos de Dios

y actúa según Sus requisitos,

Él es abundante en Su misericordia, es abundante en Su misericordia;

cuando el hombre se ha llenado, llenado de corrupción, odio y enemistad hacia Él,

Dios se enoja profundamente.

¿Y hasta qué punto lo hace?

Su ira se mantendrá hasta que Él deje de ver resistencia y los hechos malvados del hombre,

hasta que dejen de estar ante Sus ojos.

¿Y hasta qué punto lo hace?

Su ira se mantendrá hasta que Él deje de ver resistencia y los hechos malvados del hombre,

hasta que dejen de estar ante Sus ojos.

Sólo entonces desaparecerá la ira de Dios.

No importa quién sea la persona, si su corazón se ha distanciado de Dios

y se ha apartado de Dios para no volver jamás,

independientemente de que sea en apariencia o en términos de sus deseos subjetivos,

que deseen adorar, seguir y obedecer a Dios en su cuerpo o su pensamiento,

tan pronto como su corazón se aparta de Dios, Su ira se desatará sin cesar.

Y será tal que cuando Dios la libere con intensidad,

habiéndole dado al hombre suficientes oportunidades,

ya no habrá forma de volver atrás.

Él no volverá, no volverá a ser, ser misericordioso ni tolerante con esa persona.

Este es un lado del carácter de Dios que no tolera ofensa.

Él es tolerante y misericordioso con las cosas amables, bellas y buenas;

con las que son malas, pecaminosas y malvadas,

es intensamente iracundo, tanto que Su ira no cesa, tanto que Su ira no cesa.

Estos son dos aspectos principales y destacados del carácter de Dios,

y además revelados por Él de principio a fin:

misericordia abundante e ira profunda.

Este es un lado del carácter de Dios que no tolera ofensa.

Él es tolerante y misericordioso con las cosas amables, bellas y buenas;

con las que son malas, pecaminosas y malvadas,

es intensamente iracundo, tanto que Su ira no cesa, tanto que Su ira no cesa.

Estos son dos aspectos principales y destacados del carácter de Dios,

y además revelados por Él de principio a fin:

misericordia abundante e ira profunda.

Este es el carácter justo de Dios:

misericordia abundante e ira profunda.

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Deja un comentario

Compartir

Cancelar