App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

85. Los principios de regar a los recién llegados

1. Debemos proveer a los nuevos creyentes con riego y sustento adecuados en los aspectos de las visiones de la verdad para que se puedan arraigar bien en el camino verdadero lo antes posible;

2. Los recién llegados deben ser regados y apoyados con amor. Deben ser alentados, inspirados y guiados suavemente para que puedan comer y beber apropiadamente las palabras de Dios y hablar sobre la verdad;

3. Tratar sabiamente con los recién llegados y ocuparse de observar sus estados y dificultades. Resolver de manera oportuna nociones y cuestiones actualmente conservadas;

4. Hacer que los recién llegados entiendan la importancia de creer en Dios y de desempeñar su deber, y sean capaces de amar y buscar la verdad con el fin de entrar en la vía correcta de la creencia en Dios.

Las palabras relevantes de Dios:

Debes entender las verdades del aspecto visionario y, en cuanto a las verdades relacionadas con la práctica, necesitas encontrar las sendas de práctica apropiadas una vez las hayas entendido; necesitas practicar según las palabras, y entrar según tus condiciones. Las visiones son el fundamento, y si no prestas atención a ello no podrás seguir hasta el final. Cuando experimentes así, te extraviarás o caerás y fracasarás. ¡No habrá manera de tener éxito! Las personas que no tengan grandes visiones como fundamento sólo pueden fracasar y no tener éxito. ¡No puedes mantenerte firme!

Cuando una persona tiene visiones tiene un fundamento. Cuando practiques con este fundamento por base, será mucho más fácil entrar. Por ello, no tendrás recelos respecto a esta base para entrar, y te será muy fácil entrar. Este aspecto de entender las visiones, de entender la obra es la clave, y debéis estar equipados con él. Si no estás provisto de este aspecto de la verdad, y sólo habláis acerca de las sendas de la práctica, sería un defecto enorme. He descubierto que muchos de vosotros no hacéis hincapié en este aspecto, y cuando escucháis esta faceta de la verdad es como si oyerais palabras doctrinales. Te arriesgarás a perder un día. Hay algunas palabras ahora que no se entienden ni se asimilan, en cuyo caso deberías buscar pacientemente, y llegará el día en que entiendas. Equípate poco a poco. Aunque sólo entiendas algunas doctrinas espirituales, esto es mejor que no prestarles atención. Es mejor que no entender ninguna en absoluto. Todo esto es útil para tu entrada, y disipará tus dudas. Esto es mejor que estar lleno de nociones. Es mucho mejor tener estas visiones como fundamento. Sin recelos de ningún tipo se podría entrar pavoneándose y con arrogancia. ¿Por qué molestarse siempre en seguir confusamente y de forma dudosa?

de ‘Debéis entender la obra; ¡no sigáis confusamente!’ en “La Palabra manifestada en carne”

Vosotros debéis llegar a conocer la visión de la obra de Dios y captar la dirección general de Su obra. Esta es la entrada de una manera positiva. Cuando domines con precisión las verdades de la visión, tu entrada estará segura; no importa cómo cambie Su obra, vas a permanecer firme en tu corazón, estarás seguro de la visión y tendrás una meta para tu entrada y tu búsqueda. De esta manera, toda la experiencia y el conocimiento que haya dentro de ti irán profundizando más y se volverán más refinados. Una vez que hayas captado el panorama general en su totalidad, no sufrirás pérdida en la vida y ni te perderás. Si no llegas a conocer estos pasos de la obra, sufrirás pérdida en cada uno de ellos. No podrás dar la vuelta en pocos días, y no podrás emprender el camino correcto ni siquiera en unas cuantas semanas. ¿No te está retrasando esto? Mucho hay acerca de la entrada de una manera positiva y de esas prácticas que debéis dominar, y también debes captar varios puntos de la visión de Su obra, tales como la relevancia de Su obra de conquista, el camino para ser perfeccionado en el futuro, lo que se debe alcanzar a través de la experiencia de las pruebas y las tribulaciones, la relevancia del juicio y del castigo, los principios de la obra del Espíritu Santo, y los principios de la perfección y de la conquista. Todas estas son las verdades de la visión. El resto son las tres etapas de la obra de la Era de la Ley, la Era de la Gracia y la Era del Reino, así como el testimonio futuro. Estas también son las verdades que pertenecen a la visión y que son las más fundamentales así como las más cruciales.

de ‘La diferencia entre el ministerio del Dios encarnado y el deber del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Debes tener un entendimiento de las personas con quienes compartes y debes hablar sobre asuntos espirituales de la vida; sólo entonces puedes proveer vida a otros y enmendar sus deficiencias. No debes adoptar un tono de reprensión con ellas, pues esta es fundamentalmente una postura errónea. En la comunión debes tener un entendimiento de los asuntos espirituales. Debes tener sabiduría y ser capaz de entender qué hay en los corazones de otras personas. Debes ser una persona correcta si vas a servir a otros y debes compartir con lo que tienes.

de ‘Capítulo 13’ en “La Palabra manifestada en carne”

Sin que en realidad comprendas muchas situaciones, eres incapaz de conseguir la transformación en tu carácter. Si has comprendido muchas condiciones, podrás entender diversas manifestaciones de la obra del Espíritu Santo, y comprender claramente la obra de los espíritus malignos, y de discernir gran parte de ella. Debes dejar al descubierto las muchas nociones de los hombres, e ir directamente al corazón del asunto; también debes señalar muchas de las desviaciones en la práctica de las personas o sus problemas al creer en Dios para que puedan reconocerlos. Como mínimo, no debes hacer que se sientan negativas o pasivas. Sin embargo, debes entender las muchas dificultades que existen, de un modo objetivo para las personas, no debes ser irrazonable ni “intentar enseñar a cantar a un cerdo”; esa conducta es insensata. Para resolver las muchas dificultades de los hombres, debes entender la dinámica de la obra del Espíritu Santo, cómo la lleva Él a cabo en diferentes personas, las dificultades y las deficiencias de los hombres, identificar los asuntos clave del problema, y llegar a la fuente del mismo sin desviaciones ni errores. Sólo esta clase de persona está cualificada para coordinarse y servir a Dios.

de ‘Con qué debería estar equipado el pastor adecuado’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Para que todos los del pueblo escogido de Dios puedan entender la verdad, los líderes y colaboradores de la iglesia deben emplear un método de “exhortación, inspiración y guía amables, pensamiento unificado y logro del estándar apropiado juntos” en su obra. Durante las reuniones, pasar por el proceso pensando “Es suficiente con decir algo y una vez que hayas hablado está bien” está absolutamente prohibido. Esto es una demostración de salir del paso y engañar a Dios. No es llevar a las personas a entrar en la verdad.

de La comunión de los de arriba

Como los nuevos creyentes carecen de fundamento, se encuentran en un período peligroso. Hay más piedras potenciales donde tropezar para ellos. Como carecen de varios aspectos de la verdad, son propensos a tropezar en cualquier aspecto concreto. La mayor seña de identidad de los nuevos creyentes es que se aferran a demasiadas doctrinas religiosas, por lo que es probable que desarrollen nociones sobre Dios y sean engañados por otros. Esto lleva a algunas personas a tropezar porque sus nociones son demasiado grandes y esto se debe a que no tienen un verdadero entendimiento de Dios, así que toman sus propias imaginaciones, nociones y doctrinas como la verdad. Desarrollan nociones sobre cualquier cosa que no esté en sintonía con sus propias imaginaciones ni con su propia voluntad. Este aspecto de los recién llegados es el más difícil de tratar, así que debemos tener una enorme paciencia con ellos y apresurarnos para regarlos con la verdad con el fin de evitar que tropiecen en sus propias nociones.

de La comunión de los de arriba

Para guiar a las personas a entrar en la verdad de las palabras de Dios, la vida en la iglesia para hacer que las personas conozcan su propia esencia corrupta no puede depender de sí misma. También es necesario agarrarse de cómo las personas realmente revelan su carácter corrupto y resolver eso a tiempo; es necesario agarrarse de las nociones y juicios de las personas y resolver eso a tiempo. Sólo de esta manera las personas pueden ser guiadas a entrar completamente en la verdad.

de ‘Los líderes de todos los niveles de la iglesia deben reconocer la batalla del mundo espiritual’ en “Anales selectos de los arreglos de la obra de la Iglesia de Dios Todopoderoso”

Si los incrédulos están dispuestos a aceptar la obra de Dios, debemos guiarlos a aceptar Su obra en los últimos días y llevarlos ante Dios. Este es nuestro deber ineludible. Cada iglesia debe ser responsable de la buena gestión y sustento de los recién llegados que no habían creído antes en Dios en su zona. Aquellos en la iglesia que entienden la verdad deben asumir la obra de dar sustento y riego a los recién llegados que no habían creído antes en Dios. A esos recién llegados que solían ser incrédulos y ahora creen genuinamente, que están dispuestos a participar en reuniones y tienen una humanidad aceptable se les debe dar buen sustento y gestión. Ni uno solo de ellos puede ser abandonado. Con respecto a los que no tienen una buena humanidad ni creen genuinamente en Dios o que dudan de si hay o no un Dios, no puedes dejar de cumplir tus responsabilidades con ellos. Debes actuar con la mayor paciencia y generosidad de corazón. Si de verdad no creen, no puedes obligarlos. Debes proveer buena gestión y sustento a quienes creen genuinamente en Dios y están dispuestos a unirse a las reuniones y escuchar sermones. No puedes renunciar a ninguno de ellos. Esta es la voluntad de Dios y Su comisión.

de La comunión de los de arriba

La voluntad de Dios es salvar totalmente a la humanidad. Mientras que haya un hilo de esperanza para el hombre, Dios no se rendirá. Sin embargo, la mayoría de los líderes de la iglesia desprecian a los recién llegados que llegaron mediante la dura obra de difundir el evangelio. Incluso los ven como innecesarios y los ignoran; no disponen que las personas más capaces los rieguen y provean sustento para ellos de forma que puedan volverse verdaderamente a Dios. Esto es algo gravemente destructivo y perturbador para la obra de Dios. Estos líderes de la iglesia sólo miran sus propias bendiciones y no podría importarles menos que los demás vivan o mueran. Eso es realmente egoísta y despreciable. Con el fin de salvar a quienes ya han reconocido y aceptado la obra de Dios, los líderes de la iglesia a cualquier nivel deben poner todo su esfuerzo en obtener una buena comprensión de la obra de regar a los recién llegados. Con el fin de garantizar su salvación en la mayor medida posible y para que ellos puedan volverse de verdad para estar ante Dios, puede adoptarse el principio de gestión de distrito. De esta forma, por muchos recién llegados que haya, siempre habrá alguien responsable de ellos y ninguno pasará inadvertido. Los principios de la gestión de distrito son los siguientes. Cada persona debe ser responsable de al menos una parte (cualquier cantidad entre varias personas y veinte) y debe garantizar que ninguna de ellas que crea genuinamente en Dios y tenga una humanidad relativamente buena se pierda. Los coordinadores designados por el equipo regional de toma de decisiones deben tener un control directo sobre esta obra y los líderes de cada distrito deben asumir la responsabilidad directa de esto. Deben reasignar a todos los que son efectivos y experimentados en el riego de los recién llegados para completar estas tareas. Los que no son adecuados para regar a los recién llegados no deben utilizarse en absoluto en esta capacidad y deben ser transferidos para que esta obra no se retrase. Puede decirse que esta obra es la más importante y si las personas que están en la necesidad más urgente de salvación son dejadas a un lado y no son salvadas, entonces llevar a cabo cualquier otra clase de obra no tiene sentido. La obra de la iglesia es la de salvar a la humanidad y por muchas tareas importantes que haya en la iglesia, si hay una necesidad urgente de riego de los recién llegados, la obra de que estos echen raíces debe llevarse a cabo en primer lugar. Esta obra es de una importancia fundamental. Por supuesto que hay alguna obra importante que debe tener lugar al mismo tiempo, pero la obra de difusión del evangelio, así como la de regar y dar sustento a los recién llegados, no puede demorarse en lo más mínimo. La obra de permitir a los recién llegados arraigarse en el verdadero camino es la más básica. Los líderes y colaboradores de cada nivel de la iglesia deben poder distinguir entre tareas para la casa de Dios que sean pesadas o ligeras y las graduales o urgentes. Sólo estos son siervos inteligentes y perspicaces.

de La comunión de los de arriba

Anterior:Los principios de servir en coordinación

Siguiente:Los principios de regar y proveer al pueblo escogido de Dios

También podría gustarte