Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

Después de escuchar con el corazón, he recibido el regreso del Señor

Max (Estados Unidos)

Nací en Estados Unidos en 1994. Mis padres son chinos. Mi madre era el clásico ejemplo de una mujer de carrera exitosa. Tiene sus propias ideas y es muy competente. Quiero mucho a mi madre. Cuando estaba en segundo de primaria, mis padres me llevaron de vuelta a China para que pudiera aprender chino. Fue también por aquel entonces cuando empecé a conocer al Señor Jesús. Recuerdo que un día en 2004 al llegar a casa del colegio había una invitada en nuestra casa. Mi madre me la presentó y me dijo que era una pastora de Estados Unidos. Estaba muy contento porque fue entonces cuando descubrí que mi madre había creído en el Señor Jesús durante algún tiempo. Antes no creía. Cada Año Nuevo Chino quemaba incienso y adoraba a Buda. Sin embargo, cuando mi madre empezó a creer en el Señor Jesús dejé de tener que oler el tufillo a quemado del dinero de papel de Joss y del incienso. Aquel día la pastora estadounidense me contó una historia sobre el Señor Jesús. Poco después me llevaron al baño y antes de que pudiera reaccionar, “plop”, la pastora me había metido la cabeza en la bañera y la sacó pasado un momento. Lo único que escuché fue a mi madre y a la pastora diciéndome: "Bienvenido al abrazo del Señor Jesús. Todos somos ovejas perdidas”. De esta manera emprendí sin darme cuenta un nuevo viaje de vida. Sin embargo, mi corazón estaba muy feliz porque el Señor estaba conmigo. Después de esto iba a la iglesia cada domingo para adorar y para escuchar a la pastora hablar de las historias de la Biblia y leer las escrituras. Durante todo aquel tiempo fui muy feliz. Mi corazón estaba tranquilo y sentía que creer en el Señor Jesús era algo realmente bueno.

En 2008 mi padre me acompañó a Estados Unidos para que pudiera estudiar allí. Durante aquel tiempo iba a la iglesia y participaba en comunicaciones. En 2012, después de graduarme del instituto, mi padre me compró un billete de avión para que pudiera volver a China a visitar a mi madre. Justo antes de irme, mi padre se sentó conmigo y me dijo unas sentidas palabras. Me contó que mi madre había empezado a creer en el Relámpago Oriental en China. Esperaba que a mi regreso pudiera hablar con mi madre y hacerle abandonar su fe en el Relámpago Oriental. Como estudiante a punto de entrar en la universidad, por supuesto, no iba a escuchar sólo la versión de mi padre. Poco después me metí en Internet y busqué información relacionada con el Relámpago Oriental. Quería tener un entendimiento más realista sobre ellos. Como resultado, encontré algunas opiniones provenientes del gobierno del PCCh y de los pastores y ancianos del mundo religioso que condenaban y calumniaban al Relámpago Oriental. Empecé a sentirme preocupado por mi madre. Decidí ir a casa a ver cómo estaba. Cuando lo hice, todo me pareció normal respecto a ella. Su preocupación y amor hacia mí no habían cambiado. Su fe y amor a Dios habían crecido y era más devota que antes. Entonces me sentí un poco menos preocupado por ella.

Durante el tiempo que pasé de vuelta en China, mi madre, como esperaba, me habló del Relámpago Oriental. Dijo: “El Señor Jesús ya ha regresado y ha empezado a llevar a cabo una etapa de la obra de juicio empezando por la casa de Dios…”. Por las palabras de mi madre entendí que en esta ocasión el Señor Jesús se había hecho carne y venido como una mujer para llevar a cabo Su obra. Sólo recuerdo que en aquel momento la miré fijamente, perplejo porque aquello era completamente diferente de lo que me habían contado acerca del Señor Jesús cuando estaba en Estados Unidos. En los sermones mi pastor siempre hacía énfasis en que Jehová Dios es el Padre santo y en que el Señor Jesús es el Hijo santo. Puesto que Ellos eran Padre e Hijo, ambos eran varones. Además, todos los retratos del Señor Jesús que había colgados en la iglesia y todas las cruces con el Señor Jesús indicaban que Él era varón. Sin embargo, mi madre me dijo que esta vez el Señor Jesús ha regresado como una mujer. Esto excedía completamente mi conocimiento del Señor Jesús. Mi corazón no podía aceptarlo y le dije a mi madre: “El Señor Jesús es varón. Cuando regrese el Señor, ¿cómo es posible que lo haga como mujer?”. Mi madre respondió: “Dios es Espíritu en esencia. Dios no tiene género. Sólo eligió un género diferente porque Él se ha hecho carne para llevar a cabo la obra de la salvación…”. Sin embargo, puesto que el punto de vista que me había inculcado mi pastor era la primera impresión y la más fuerte, independientemente de lo que dijera mi madre, yo no lo creía.

Unos días después, mi madre quería llevarme a asistir a una congregación con ella. Aunque yo no quería ir, fui con mi madre porque la respetaba. Recuerdo que allí había una hermana del noreste de China que dijo: “Los últimos días ya han llegado. El Señor Jesús ya ha vuelto en la carne y vive entre nosotros. Él está llevando a cabo la obra de la Era del Reino. En la actualidad las iglesias de la Era de la Gracia ya no tienen la obra del Espíritu Santo y están completamente desoladas…”. Sin embargo, como mi corazón estaba ya cerrado, todavía sostenía que el Señor Jesús es varón y que cuando regresara seguramente volvería como varón. Esa era la razón básica por la que no creía en lo que decía aquella señora. Durante el resto de mi estancia en China seguí muy desconcertado: ¿Por qué iba a volver el Señor Jesús como una mujer? Me preocupaba que mi madre estuviera caminando por la senda equivocada. Lo único que podía hacer era orar por mi madre: “¡Señor Jesús! Por favor, guarda a mi madre y asegúrate de que no camine por la senda equivocada. Guíala de vuelta a tu abrazo…”.

Tras volver a Estados Unidos seguí asistiendo a la adoración en mi iglesia. Sin embargo, descubrí poco a poco que la mayoría de lo que decía mi pastor era anticuado y repetitivo. Además trataba específicamente sobre donar a la iglesia. Como creyentes, no nos era posible obtener una auténtica guía. Muchas personas se quedaban dormidas durante las congregaciones y el número de asistentes disminuyó gradualmente. En 2014 la iglesia donde iba se topó con una desgracia significativa. El pastor había utilizado dinero público para comprarse una casa en otro estado y a consecuencia de ello nuestra iglesia cayó en la quiebra. Al ver todo aquello me sentí muy decepcionado. Entonces mis compañeros de clase me llevaron a su iglesia a participar en la adoración. Ésta era mucho más grande que la iglesia donde yo iba antes. Cada domingo, cuando el pastor daba su sermón, me sentaba en la fila superior a escuchar. Sin embargo, de nuevo, noté que muchas personas se quedaban dormidas. A veces, incluso yo empezaba a quedarme dormido. A menudo el pastor alzaba la voz deliberadamente en un intento por despertar a los hermanos y hermanas. Pero sus intentos de hacer que escucháramos sus sermones fracasaron. Recordé la iglesia anterior a la que asistía, donde el pastor había desviado el dinero de la iglesia para comprarse una casa. Sus sermones no podían satisfacer las necesidades de la vida espiritual de los hermanos y hermanas. En cambio, ¡básicamente iban a la iglesia a dormir! La iglesia a la que acudía en aquel momento también era así. Me pregunté: “¿Es posible que todas las iglesias estén desoladas?”. De repente recordé mi regreso a China en 2012 y las cosas que habían dicho mi madre y esa señora del noreste de China. Me habían dicho: “Dios ha empezado la obra de la Era del Reino. La Era de la Gracia ha concluido. Dios ya no obra en las iglesias que pertenecen a la Era de la Gracia. Sólo siguiendo la obra de Dios en la Era del Reino puede uno obtener la obra del Espíritu Santo”. Esa fue la primera vez que me pregunté: “¿Es posible que el Señor Jesús haya regresado realmente?”.

En un abrir y cerrar de ojos, ya era finales de 2015. Recibí la noticia de que mi madre había viajado a San Francisco para visitar a mi hermano mayor. Compré un billete de avión para poder ir a verla. Una vez más, mi madre mencionó el Relámpago Oriental, el segundo advenimiento del Señor Jesús. También me hizo ver muchos videos del evangelio de la Iglesia de Dios Todopoderoso, así como leer muchas de las palabras de Dios Todopoderoso. Esta vez no me resistí como antes porque en los últimos dos años había visto muchas escenas de desolación en las iglesias a las que iba. Eso me confirmó lo que me decían de la desolación en las iglesias. ¡En efecto, es verdad! Empecé a calmar mi corazón y a escuchar lo que decía mi madre para poder abrir los grilletes que había en mi corazón. En ese momento mi madre se enfocó en mis nociones. Me leyó las palabras de Dios acerca del aspecto del género de Dios. Aquello me impresionó profundamente. También explicaba la confusión que yo tenía desde el principio con respecto al género del Señor que ha regresado. Dios todopoderoso dice: “Cada etapa de la obra realizada por Dios tiene un sentido real. Cuando Jesús llegó, era varón, y en este momento es mujer. A partir de esto, puedes ver que Dios creó al varón y a la mujer para Su obra y que con Él no hay distinción de género. Cuando Su Espíritu llega, Él puede adoptar cualquier carne a voluntad y esta lo representa. Sea varón o mujer, ambos representan a Dios mientras sean Su carne encarnada. Si Jesús hubiera llegado y aparecido como una mujer, en otras palabras, si una niña recién nacida, no un niño, habría de ser concebido por el Espíritu Santo, esa etapa de la obra se habría completado de todas formas. Igualmente, si un varón tuviera que completar esta etapa de la obra, la misma se completaría también. La obra llevada a cabo en ambas etapas es significativa; ninguna de las dos obras se repite ni ellas entran en conflicto entre sí […]. Si Él no se hubiera hecho carne en esta etapa para realizar personalmente una obra de la que el hombre fuera testigo, este tendría siempre la noción de que Dios es sólo varón, no mujer” (‘Las dos encarnaciones completan el sentido de la encarnación’ en “La Palabra manifestada en carne”). “La sabiduría, lo maravilloso, la justicia, y la majestad de Dios nunca cambiarán. Su esencia y lo que Él tiene y es nunca cambiarán. Sin embargo, Su obra siempre está progresando hacia adelante, profundizando, porque Dios siempre es nuevo y nunca viejo […]. Si Dios sólo se encarnó como varón, las personas lo definirían como tal, como el Dios de los hombres, y nunca creerían que es el Dios de las mujeres. Entonces, los hombres creerían que Dios es del mismo género que los hombres, que Él es la cabeza de los hombres; ¿y qué hay de las mujeres? Esto es injusto; ¿no es un trato preferencial? Si fuera el caso, todos aquellos a quienes Dios salvó serían hombres como Él, y no habría salvación para las mujeres. Cuando Dios creó a la humanidad, creó a Adán y a Eva. No sólo creó a Adán, sino que hizo tanto al varón como a la mujer a Su imagen. Dios no es sólo el Dios de los hombres, también lo es de las mujeres” (‘La visión de la obra de Dios (3)’ en “La Palabra manifestada en carne”). Después de terminar de leer las palabras de Dios el asunto que me reconcomía desapareció casi al instante. Sentí en mi corazón que aquellas palabras eran correctas. Al principio Dios creó a Adán y Eva. En el origen, hombres y mujeres eran iguales. Siendo ese el caso, ¿¡por qué no puede volver Dios como mujer!? La esencia de Dios es Espíritu. Por supuesto, Él puede asumir una identidad de cualquier género cuando viene entre nosotros para llevar a cabo Su obra. Independientemente de si Dios se encarna como varón o mujer, es elección de Dios. Él tiene derecho a elegir con qué género encarnarse porque Dios es el gobernador de todas las cosas y Él es el Creador. ¿La obra de Dios está limitada por las personas? ¿Qué es el hombre comparado con Dios? ¿Acaso el hombre no es sólo polvo? ¿Cómo puede el hombre comprender la sabiduría de Dios? Antes yo creía que Dios sólo podía ser varón. Verdaderamente definí a Dios y eso revela que no tenía ningún conocimiento de Dios. Era demasiado arrogante y tonto.

Después de leer más de las palabras de Dios, se extinguieron completamente mis nociones acerca de Dios encarnándose esta vez como una mujer para llevar a cabo la obra. También pude aceptar que Dios ya ha regresado para llevar a cabo una nueva obra. Sin embargo, todavía no estaba cien por cien seguro de la obra de Dios Todopoderoso porque había leído propaganda negativa en Internet sobre resistirse y condenar a la Iglesia de Dios Todopoderoso. Como consecuencia tenía todavía un poco de aprensión en mi corazón. Pensé que tal vez debería analizarlo detenidamente y ver si la Iglesia del Dios Todopoderoso era así. A consecuencia de ello, a partir de febrero de 2016, con una mirada objetiva, tuve oficialmente reuniones en Internet con los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso. También oré a Dios que me guiara y me llevara a distinguir qué es verdadero y qué es falso respecto a la propaganda negativa.

Después de un período de investigación, descubrí que cada vez que teníamos una congregación los hermanos y hermanas leían la palabra de Dios, comunicaban la verdad y hablaban sobre las intenciones de Dios. Además, las palabras de Dios Todopoderoso requieren que las personas vivan una humanidad normal y se conviertan en personas honestas. El contenido de las palabras de Dios Todopoderoso también incluye cómo conocer el carácter de Dios, cómo perseguir la verdad para alcanzar la salvación de Dios, etc. Todo esto es necesario cuando se trata de nuestras necesidades de vida espiritual y es beneficioso para que nosotros vivamos auténticamente como seres humanos. Por lo que decían los hermanos y hermanas, pude ver que realmente muestran cuidado y preocupación y se ayudan mutuamente en la vida espiritual. Las intenciones de la conducta de un individuo son evidentes por lo que dice y por los puntos de vista que expresa. A partir de mis interacciones con los hermanos y hermanas de la Iglesia de Dios Todopoderoso, pude sentir que simplemente no son como aseguraban las informaciones en Internet. En cambio, son muy bondadosos y sinceros. Tienen un corazón que reverencia a Dios en todo lo que dicen y lo que hacen. Además, sentí que la obra del Espíritu Santo está ahí. Estos hermanos y hermanas buscan la verdad con pasión. En su comunicación de las palabras de Dios en las congregaciones y en sus experiencias y conocimiento individuales, ciertamente estaban presentes el esclarecimiento y la iluminación del Espíritu Santo. Cada vez que teníamos una congregación me era posible obtener un cierto entendimiento de la verdad y ganar algo. Aquello era algo que no había experimentado en las iglesias a las que asistí en el pasado. La verdad triunfa sobre la mera retórica y los rumores se ponen en duda frente a los hechos.

En una reunión posterior le hablé a la hermana sobre los rumores inventados por el gobierno del PCCh y por los pastores y ancianos del mundo religioso. Yo no lo entendía: la Iglesia de Dios Todopoderoso tiene la obra del Espíritu Santo y es la iglesia que ha hecho Dios tras aparecer para llevar a cabo Su obra en los últimos días. ¿Por qué se enfrenta a la oposición y a la condena frenéticas del gobierno del PCCh y de los pastores y ancianos del mundo religioso? La hermana habló conmigo sobre la verdad de ese tema: “Debemos comprender los rumores que circulan por Internet. ¡No es extraño que el gobierno del PCCh y los pastores y ancianos del mundo religioso ataquen y juzguen la obra de Dios de los últimos días y condenen a la Iglesia de Dios Todopoderoso porque desde tiempos antiguos el verdadero camino ha sido perseguido! Satanás siempre ha sido enemigo de Dios. Inventa y difunde todo tipo de rumores para engañarnos y perturbarnos para que nos abandonemos y traicionemos a Dios. Su objetivo es controlarnos y poseernos. Esto es parecido al principio, cuando Satanás usó rumores para engañar a Eva para que negara la palabra de Dios y lo traicionara. Cuando el Señor Jesús vino a hacer su obra, los sumos sacerdotes, los escribas y los fariseos también se apoyaron en todo tipo de rumores para engañar al pueblo llano judío. Denigraron al Señor Jesús por ser hijo de un carpintero. Blasfemaron que el Señor Jesús se apoyaba en el gobernador de los demonios para expulsar a los demonios e incluso conspiraron con el gobierno romano para crucificar al Señor Jesús. Después de la resurrección del Señor Jesús, incluso sobornaron a los soldados para que mintieran y dijeran que el Señor Jesús no había resucitado y así impedir que el pueblo llano judío regresara al Señor. En los últimos días Dios se ha encarnado una vez más para llevar a cabo una etapa de obra de juicio para limpiar y salvar al hombre completamente. El evangelio del reino de Dios ya es conocido en la China continental. En la actualidad la obra de Dios Todopoderoso está en proceso de ser difundida a todos los rincones del mundo. Bajo la guía de las palabras de Dios cada vez más personas pueden distinguir las fuerzas malignas que se originan en Satanás. También ven claramente la esencia satánica y demoníaca de los líderes del mundo religioso y del régimen político ateo del Partido Comunista chino. Los rechazan completamente y han empezado a regresar a Dios, a buscar la verdad y a caminar por la senda correcta de la vida. ¿Acaso Satanás va a quedarse de brazos cruzados mientras Dios viene a llevar a cabo la obra de salvar al hombre y de ayudarlo a escapar de la oscura influencia de Satanás? No está dispuesto a ser derrotado. Luchará hasta el final contra Dios por el pueblo elegido de Dios. El mundo religioso y el régimen satánico del PCCh se han unido y, mediante Internet y los medios de comunicación, difunden rumores acerca de la Iglesia de Dios Todopoderoso y calumnian su nombre sin control para engañar a quienes no tienen la verdad ni pueden distinguir. Están intentando obtener el control sobre la raza humana para siempre. Su malvado objetivo es corromper y devorar a la humanidad. Es exactamente como dice la Biblia: “… todo el mundo yace bajo el poder del maligno” (1 Juan 5:19). El Señor Jesús dijo: “Y este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, pues sus acciones eran malas. Porque todo el que hace lo malo odia la luz, y no viene a la luz para que sus acciones no sean expuestas” (Juan 3:19-20). En términos de cómo comprender los ardides malignos de Satanás y para no ser engañados por él, Dios Todopoderoso nos exhorta diciendo: “Cuando hayas sufrido experiencias, serás capaz de diferenciar muchas cosas, serás capaz de distinguir entre el bien y el mal, entre la rectitud y la maldad, entre lo que es de carne y hueso y lo que es de la verdad. Tú debes ser capaz de distinguir entre todas estas cosas, y al hacerlo, sin importar las circunstancias, nunca te perderás. Sólo esto es tu verdadera estatura. El conocimiento de la obra de Dios no es una cuestión simple: Debes tener estándares y un objetivo de tu búsqueda, debes saber cómo se busca el camino verdadero, cómo medir si es o no es el camino verdadero, y si es o no es la obra de Dios” (‘Sólo los que conocen a Dios y Su obra pueden satisfacer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”). Cuando pensamos en el trasfondo de la obra del Señor Jesús y basándonos en la verdad, sopesamos la obra de salvación de Dios en los últimos días y los rumores y mentiras que difunde Satanás para impedir que el hombre regrese a Dios, no es difícil ver las intenciones siniestras de Satanás. Tampoco es difícil comprender las razones por las que el gobierno del PCCh y el mundo religioso se resisten, condenan, reprimen y persiguen a la Iglesia de Dios Todopoderoso”.

Después de escuchar la comunicación de la hermana, gané un poco de discernimiento sobre los ardides de Satanás. También adquirí cierto conocimiento sobre la esencia de Satanás de resistirse a Dios. Además entendí que uno simplemente tiene que analizar y entender prácticamente la obra de Dios para distinguir todos estos rumores y separar la verdad de las mentiras. Si sólo crees ciegamente en la historia parcial y no buscas la verdad ni investigas los hechos, serás engañado por los rumores del Partido Comunista chino y los pastores y ancianos del mundo religioso. Si este es el caso te habrás perdido la salvación de Dios en los últimos días. En aquel momento, mi corazón se sintió agradecido a Dios Todopoderoso por guiarme para entender estas verdades y por ayudarme a estar completamente seguro de que Dios Todopoderoso es el segundo advenimiento del Señor Jesús, para poder seguir los pasos de Dios y dar la bienvenida al regreso del Señor. ¡Gracias a Dios! ¡Amén!

Siguiente:Yo di la bienvenida al retorno del Señor

También podría gustarte