App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Práctica y ejercicios para el comportamiento con principios

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

105. Los principios de discernir si uno tiene o no la obra del Espíritu Santo

1. Si es o no capaz de aceptar el juicio y castigo, la poda y trato y las pruebas y refinamiento de las palabras de Dios, y si es o no verdaderamente obediente a la obra de Dios;

2. Si obtiene o no nueva luz por comer y beber las palabras de Dios, si tiene o no su conocimiento práctico de la verdad y si tiene o no un verdadero conocimiento de su propia esencia corrupta;

3. Si ve o no resultados en sus deberes, si exalta frecuentemente a Dios y da testimonio de Dios o no, y si tiene o no un corazón que teme a Dios;

4. Si su carácter de vida ha cambiado o no, si ha progresado o no con el tiempo, si sus relaciones interpersonales se vuelven cada vez más normales o no, y si puede o no tratar a los demás justamente.

Las palabras relevantes de Dios:

Pedro buscó satisfacerle en todas las cosas y obedecer todo lo que viniera de Él. Sin la más mínima queja, fue capaz de aceptar el castigo y el juicio, así como el refinamiento, la tribulación y las carencias en su vida, nada de lo cual pudo alterar su amor a Dios. ¿No es este el máximo amor a Dios? ¿No es esto el cumplimiento del deber de una criatura de Dios? Castigo, juicio, tribulación; eres capaz de lograr la obediencia hasta la muerte y esto es lo que debe conseguir una criatura de Dios, esta es la pureza del amor a Dios.

de ‘El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine’ en “La Palabra manifestada en carne”

Cuando el Espíritu Santo obra, las personas pueden entrar de un modo activo; no son pasivas ni son forzadas, sino que son proactivas. Cuando el Espíritu Santo obra, las personas están contentas y preparadas y están dispuestas a obedecer y son felices de humillarse, y aunque sufran y sean frágiles por dentro, tienen la determinación de cooperar, sufren voluntariamente, pueden obedecer y la voluntad humana no las contamina, el pensamiento del hombre no las pervierte y ciertamente los deseos y motivaciones del hombre no las corrompen. Cuando las personas experimentan la obra del Espíritu Santo son especialmente santas por dentro. Aquellos que poseen la obra del Espíritu Santo viven el amor a Dios, el amor a sus hermanos y hermanas y se deleitan en las cosas que deleitan a Dios y aborrecen las cosas que Dios aborrece. Las personas a las que toca la obra del Espíritu Santo tienen una humanidad normal y poseen una humanidad y constantemente buscan la verdad. Cuando el Espíritu Santo obra dentro de las personas, sus condiciones se vuelven cada vez mejores y su humanidad se vuelve más y más normal y, aunque algo de su cooperación pueda ser imprudente, sus motivos son correctos, su entrada es positiva, no tratan de interrumpir y no hay malevolencia dentro de ellas. […] Si en sus vidas diarias las personas están en un estado positivo y tienen una vida espiritual normal, poseen la obra del Espíritu Santo. En tal estado, cuando comen y beben las palabras de Dios, tienen fe, cuando oran están inspiradas, cuando algo les pasa no están pasivas y, a medida que esto les pasa, pueden ver las lecciones que Dios les exige que aprendan y no son pasivas ni débiles y, aunque tengan dificultades reales, están dispuestas a obedecer todos los arreglos de Dios.

[…] Puedes ser necio y puede no haber diferenciación dentro de ti, pero el Espíritu Santo sólo tiene que trabajar para que haya fe en ti, para que tú siempre sientas que no puedes amar lo suficiente a Dios, para que estés dispuesto a cooperar no importa qué tan grandes sean las dificultades venideras. Te pasarán cosas y no te quedará claro si vienen de Dios o de Satanás, pero podrás esperar y no serás ni pasivo ni negligente. Esta es la obra normal del Espíritu Santo. Cuando el Espíritu Santo obra dentro de ellas, las personas todavía encuentran dificultades reales, a veces lloran y a veces hay cosas que no pueden vencer, pero todo esto es una etapa de la obra ordinaria del Espíritu Santo. Aunque no venzan esas cosas y aunque en el momento sean débiles y se quejen, después pueden seguir amando a Dios con una fe incondicional. Su pasividad no puede detener que tengan experiencias normales y sin importar lo que las otras personas les digan, y cómo las ataquen, todavía pueden amar a Dios. Durante la oración, siempre sienten que solían estar tan en deuda con Dios y cuando otra vez se encuentren con esas cosas resuelven satisfacer a Dios y renunciar a la carne. […]

de ‘La obra del Espíritu Santo y la obra de Satanás’ en “La Palabra manifestada en carne”

En el pasado, el hecho de que Dios se apartase de ti lo determinaba si sentías paz interior y experimentabas gozo. Ahora la clave es si tienes sed de la palabra de Dios, si Su palabra es tu realidad, si eres fiel, y si eres capaz de hacer lo que puedas hacer por Dios. En otras palabras, el hombre es juzgado por la realidad de la palabra de Dios.

de ‘La Era del Reino es la Era de la Palabra’ en “La Palabra manifestada en carne”

La obra del Espíritu Santo esclarece a las personas: por lo general les da un conocimiento de la obra de Dios y de su verdadera entrada y de su verdadero estado, y también les da la resolución, les permite entender el designio entusiasta que Dios tiene y Sus exigencias para el hombre hoy, les da la resolución de abrir cada camino. Incluso cuando las personas sufran derramamiento de sangre y sacrificio, deben actuar para Dios, e incluso cuando se encuentren con la persecución y la adversidad, deben seguir amando a Dios y no tener pesares, y deben mantenerse firme en el testimonio de Dios. Tal resolución son las inspiraciones del Espíritu Santo y la obra del Espíritu Santo, pero debes saber que tales inspiraciones no son posesión tuya cada momento que pasa. En ocasiones, puedes sentirte extremadamente conmovido e inspirado en las reuniones, y alabas y danzas de una forma extraordinaria. Sientes que posees un entendimiento increíble de lo que otros están comunicando en comunión, te sientes por completo nuevo en tu interior y tu corazón lo tiene todo perfectamente claro, sin sensación de vacío. Todo esto pertenece a la obra del Espíritu Santo. Si eres un líder, y el Espíritu Santo te proporciona un esclarecimiento y una iluminación excepcionales cuando bajas a la iglesia a trabajar, y hace que seas formal, responsable y serio, de uno modo increíble, en tu trabajo, esto pertenece a la obra del Espíritu Santo.

de ‘Práctica (1)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Por ejemplo, cuando eres uno de los que trabaja para Dios, cuando vas a las iglesias, el Espíritu Santo te ilumina con algunas palabras, y es aquí cuando el Espíritu Santo está obrando. A veces estás leyendo y el Espíritu Santo te ilumina con algunas palabras y encuentras que eres especialmente capaz de mantenerlas a pesar de tus propias experiencias, lo que te da un mayor conocimiento de tu propia condición; tú has sido iluminado y esta también es la obra del Espíritu Santo. A veces, mientras hablo y vosotros escucháis ahí abajo, sois capaces de medir Mis palabras contra vuestras propias condiciones, a veces sois tocados o inspirados, y esto es la obra del Espíritu Santo.

de ‘Práctica (4)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Las personas que tienen la verdad hacen las cosas así. En realidad, puedes mostrarles a los demás que has cambiado genuinamente tu carácter; ellos verán que, sin duda, posees algunas buenas obras, que haces las cosas con principios y que lo haces todo bien. Verán que eres alguien que entiende la verdad, que sin duda tienes alguna semejanza humana y que, en efecto, la palabra de Dios ha dado resultados contigo.

de ‘Sólo puedes obtener cambios en tu carácter buscando la verdad’ en “Registros de las Pláticas de Cristo”

Las personas que tienen la verdad son aquellas que, en sus experiencias reales, pueden mantenerse firmes en su testimonio, en su posición, permanecer en el lado de Dios, sin retirarse nunca, y pueden tener una relación normal con las personas que aman a Dios, que, cuando les acontecen cosas, son capaces de obedecer totalmente a Dios y pueden hacerlo hasta la muerte. Tu práctica y tus revelaciones en la vida real son el testimonio de Dios, forman parte del vivir del hombre y del testimonio de Dios, y esto es disfrutar verdaderamente de Su amor; cuando hayas experimentado hasta este punto, el efecto esperado sería alcanzado. Estarás poseído de vivir realmente y cada una de tus acciones será vista por otros con admiración. Tu apariencia es ordinaria, pero vives una vida de piedad total, y cuando comunicas las palabras de Dios, eres guiado y esclarecido por Él. Eres capaz de transmitir la voluntad de Dios a través de tus palabras, de comunicar la realidad, y entiendes mucho sobre servir en espíritu. Hablas con sinceridad, eres decente y recto; no buscas confrontaciones y eres decoroso; eres capaz de obedecer los arreglos de Dios y de mantenerte firme en tu testimonio cuando te ocurren cosas, y te sientes tranquilo y sereno, independientemente de aquello con lo que estés lidiando. Este tipo de persona en verdad ha visto el amor de Dios. Algunas personas aún son jóvenes, pero actúan como si fueran de mediana edad; son maduras, poseen la verdad y otros las admiran. Estas son las personas que tienen testimonio, y que son la manifestación de Dios. Es decir, cuando hayan experimentado hasta cierto punto, tendrán en su interior una percepción de Él y, por tanto, su carácter externo también se estabilizará. Muchas personas no ponen en práctica la verdad ni se mantienen firmes en su testimonio. En tales personas no hay amor de Dios ni testimonio de Dios y son las que Dios aborrece más. Comen y beben Sus palabras, pero lo que expresan es a Satanás, y permiten que este envilezca las palabras de Dios. En personas como estas no hay señal del amor de Dios; todo lo que expresan es de Satanás. Si tu corazón está siempre en paz delante de Dios; si siempre prestas atención a las personas y a las cosas que te rodean, así como a lo que está aconteciendo a tu alrededor; si eres consciente de la carga de Dios y siempre tienes un corazón que lo venere, entonces Él te esclarecerá a menudo en tu interior.

de ‘Los que aman a Dios vivirán siempre en Su luz’ en “La Palabra manifestada en carne”

Que una persona busque con sinceridad no es algo determinado por la forma cómo los demás la juzguen o cómo la gente a su alrededor la vea, sino por cómo el Espíritu Santo obra en ella y si ella tiene la presencia del Espíritu Santo, y todo esto se determina más por si su carácter cambia y por si tiene el conocimiento de Dios después de experimentar la obra del Espíritu Santo por un cierto periodo; si el Espíritu Santo obra en una persona, el carácter de esta persona cambiará gradualmente y su punto de vista de creer en Dios poco a poco se hará más pura. Sin importar por cuánto tiempo siga a Dios, mientras haya cambiado, esto quiere decir que el Espíritu Santo obra en ella. Si no ha cambiado, esto quiere decir que el Espíritu Santo no obra en ella. Incluso si estas personas prestan algún servicio, sus intenciones las incitan a obtener una buena fortuna. Un servicio ocasional no puede reemplazar un cambio en su carácter. […]

de ‘Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo’ en “La Palabra manifestada en carne”

Si se trata de la obra del Espíritu Santo, el hombre se hace cada vez más normal, y su humanidad se vuelve cada vez más normal. El hombre tiene un conocimiento cada vez mayor de su carácter, que ha sido corrompido por Satanás, y de la esencia del hombre, y él tiene un anhelo cada vez creciente por la verdad. Es decir, la vida del hombre crece y crece, y el carácter corrupto del hombre llega a ser capaz de más y más cambios, todo lo cual es el significado de Dios que se convierte en la vida del hombre.

de ‘Sólo los que conocen a Dios y Su obra pueden satisfacer a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Justo ahora, hay un grupo de personas cuyas condiciones están mejorando cada vez más. Cuanto más obra el Espíritu Santo más confianza tienen, y cuanto más experimentan más sienten el profundo misterio de la obra de Dios. Cuanto mayor es la profundidad a la que entran, más entienden. Sienten que el amor de Dios es tan grande, y se sienten seguros y esclarecidos en su interior. Tienen un entendimiento de la obra de Dios. Estas son las personas en quienes el Espíritu Santo está obrando. Algunas personas dicen: aunque no hay nuevas palabras de Dios, debo seguir buscando entrar más profundamente en la verdad, en mi experiencia real debo ser serio en todo y entrar en la realidad de las palabras de Dios. Esta clase de persona tiene la obra del Espíritu Santo. Aunque Dios no muestre Su rostro, se oculte de cada persona, no pronuncie una palabra, y haya ocasiones en las que las personas experimenten algún refinamiento interno, Dios no ha abandonado por completo a las personas. Si alguien no puede sostener la verdad que deberían llevar a cabo, no tendrán la obra del Espíritu Santo.

de ‘Debes mantener tu lealtad a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Comunión del hombre:

Si una persona que sirve a Dios puede de verdad lograr resultados en su obra, es decir, si puede llevar personas a la verdad y hacer que conozcan a Dios, entonces es sin duda alguien que exalta a Dios y da testimonio de Él y lo hace en todas las cosas. Si ella misma exalta a Dios, da testimonio de Él y le obedece en todas las cosas, entonces tiene sin duda la obra del Espíritu Santo y la bendición de Dios y su servicio tiene sin duda la guía del Espíritu Santo y viene acompañado por la obra del Espíritu Santo, lo cual es la razón por la que su servicio se conforma a las intenciones de Dios. Si no exalta a Dios ni da testimonio de Él, esto demuestra que Dios no tiene un lugar en su corazón y que ella es especialmente arrogante y engreída, siempre es una santurrona, se vuelve a su propio camino y hace las cosas como le place. Eso demuestra que no tiene a Dios en su corazón y que es una persona arrogante, engreída y un anticristo. ¿Entiendes cómo practicar el exaltar a Dios y dar testimonio de Él? Exaltar a Dios y dar testimonio de Él es hablar de tus experiencias de buscar la verdad, de tus experiencias de las pruebas, disciplina, poda y trato de Dios y de tus experiencias de cómo las palabras de Dios te cambian y perfeccionan en tu corazón. En otras palabras, es hablar de cómo experimentas la obra de Dios. Esto es exaltar a Dios y dar testimonio de Él. Cuanto más exaltan a Dios y dan testimonio de Él las personas que sirven a Dios, más está Él con ellas, más tienen la bendición de Dios y más están acompañadas por la obra del Espíritu Santo. Si una persona que sirve a Dios exalta a Dios y da testimonio de Él muy raramente, entonces sin duda no tiene la obra del Espíritu Santo. Es una persona arrogante y engreída, alguien que se resiste a Dios y su servicio sin duda no se conforma a las intenciones de Dios.

de ‘Tareas que los siervos de Dios deben completar’ en “Sermones y enseñanzas sobre la entrada a la vida (Ⅲ)”

Anterior:Los principios de reportar a los líderes y colaboradores

Siguiente:Los principios de discernir los demonios del anticristo

También podría gustarte