App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Testigos por Cristo de los últimos días

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

Pregunta 38: En años recientes, las distintas sectas y denominaciones en el mundo religioso se han vuelto cada vez más deprimentes, las personas han perdido su fe y amor original y se han vuelto cada vez más negativas y débiles. También percibimos el marchitamiento del espíritu y sentimos que no tenemos nada que predicar y que todos hemos perdido la obra del Espíritu Santo. Por favor decidnos, ¿por qué es tan deprimente todo el mundo religioso? ¿Lo odia Dios realmente y ha sido descartado por Dios? ¿Cómo debemos entender la maldición de Dios del mundo religioso en el Libro del Apocalipsis?

Respuesta:

De hecho, la historia de oposición a Dios por parte del mundo religioso se remonta al menos hasta el final de la Era de la Ley. Cuando Dios se encarnó y realizó Su obra por primera vez en la Era de la Gracia, los fariseos y anticristos llevaban mucho tiempo controlando el mundo religioso. Se convirtieron en la oposición a la obra de redención del Señor Jesús. Cuando Dios Todopoderoso, Cristo de los últimos días aparezca y realice Su obra, el mundo religioso se erigirá en enemigo de la obra del juicio de Dios en los últimos días. No sólo condena fanáticamente a Dios Todopoderoso y blasfema contra Él, sino que también colabora con el régimen satánico del PCCh para perseguir y reprimir a la Iglesia de Dios Todopoderoso. Ellos han cometido el terrible pecado de volver a crucificar a Dios. El Señor Jesús no sólo maldijo a los fariseos y reveló la oscuridad del mundo religioso, sino que cuando Dios Todopoderoso realiza Su obra de juicio en los últimos días, Él sigue revelando la verdadera esencia de los pastores y ancianos: su oposición a Dios. Además, maldice a los anticristos que han vuelto a crucificar a Dios. ¡Esto da mucho que pensar! En ambas ocasiones, Dios se ha encarnado y ha condenado y maldecido el mundo religioso. ¿Qué demuestra esto? Los elegidos de Dios por fin comprenden que el mundo religioso, Babilonia la grande, está destinado a caer. El mundo religioso sólo cree en el nombre de Dios, pero nunca lo exalta ni da testimonio de Él. Ellos realmente no ponen en práctica Su voluntad. no pueden llevar ante Su trono a Sus elegidos. Y por supuesto, no pueden guiarles por el buen camino para que comprendan la verdad y conozcan a Dios mediante la práctica y la experiencia de Sus palabras. Los líderes religiosos van totalmente en contra de la voluntad de Dios. Ellos no practican las palabras del Señor, sino que predican conocimientos bíblicos y teoría teológica para presumir y para que la gente los admire y los venere. Guían a los creyentes por el camino hipócrita de los fariseos. Perjudican y destruyen a los elegidos de Dios. Todos los líderes religiosos se han convertido en herramientas de Satanás, en auténticos anticristos. Durante las tres etapas de Su obra de salvación, Dios se ha encarnado dos veces para redimir y salvar a la humanidad. Todo el mundo religioso es enemiga de Cristo y se ha convertido en un obstáculo para la obra de salvación de Dios. Ellos han ofendido Su carácter y, en consecuencia, Dios los ha maldecido y castigado. Como dicen las profecías en Apocalipsis: “¡Cayó, cayó la gran Babilonia! Se ha convertido en habitación de demonios, en guarida de todo espíritu inmundo” (Apocalipsis 18:2). “¡Cayó, cayó la gran Babilonia!; la que ha hecho beber a todas las naciones del vino de la pasión de su inmoralidad” (Apocalipsis 14:8). “¡Ay, ay, la gran ciudad, Babilonia, la ciudad fuerte!, porque en una hora ha llegado tu juicio” (Apocalipsis 18:10).

veamos cómo condena Dios Todopoderoso tanto a estos anticristos que se oponen fanáticamente a Dios como al mundo religioso controlado por ellos. Dios Todopoderoso dice: “Cristo viene en los últimos días para que a todos los que verdaderamente creen en Él les pueda proveer la vida. […] Si no eres capaz de reconocerlo y en cambio lo condenas, blasfemas y hasta lo persigues, entonces estás destinado a quemarte por la eternidad y nunca entrarás en el reino de Dios. Porque este Cristo es Él mismo la expresión del Espíritu Santo, la expresión de Dios, aquel a quien Dios le ha confiado hacer Su obra en la tierra. Y por eso digo que si no puedes aceptar todo lo que el Cristo de los últimos días hace, entonces blasfemas contra el Espíritu Santo. La retribución que deben sufrir los que blasfeman contra el Espíritu Santo es obvia para todos. […] Porque al que tú te opones no es a un hombre, lo que niegas no es algún ser diminuto, sino a Cristo. ¿Eres consciente de estas consecuencias? No has cometido un pequeño error, sino que has cometido un crimen atroz” (‘Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Piensa cómo se arrepintió de sus pecados el pueblo de Nínive en cilicio y cenizas, y recuerda lo que siguió después de que los judíos clavasen a Jesús en la cruz hace 2.000 años. Los judíos fueron expulsados de Israel y huyeron a países alrededor del mundo. Muchos murieron asesinados, y toda la nación judía se vio sometida a una destrucción sin precedentes. Habían clavado a Dios en la cruz —cometieron un crimen atroz— y provocaron Su carácter. Se les hizo pagar por lo que hicieron, se les hizo cargar con las consecuencias de sus actos. Condenaron a Dios, lo rechazaron y, por tanto, sólo tenían un destino: ser castigados por Él. Esta es la amarga consecuencia y el desastre que sus gobernantes trajeron a su país y nación” (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”).

Confiamos en que ningún país o poder pueda interponerse en el camino de lo que Dios quiere lograr. Aquellos que obstruyen Su obra, se resisten a Su palabra, interrumpen y perjudican Su plan serán castigados por Él en última instancia. Quien resiste la obra de Dios será enviado al infierno; cualquier país que lo haga, será destruido; cualquier nación que se levante para oponerse a la obra de Dios será barrida de esta tierra, y dejará de existir” (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”).

No obstante, mientras el viejo mundo continúe existiendo, lanzaré Mi furia sobre sus naciones, promulgando abiertamente Mis decretos administrativos por todo el universo, y enviaré castigo a quien los viole:

Cuando vuelvo Mi rostro al universo para hablar, toda la humanidad oye Mi voz, y ve inmediatamente todas las obras que en todo el universo Yo he forjado. Los que van en contra de Mi voluntad, es decir, los que se oponen a Mí con los hechos del hombre, caerán bajo Mi castigo. […] Las muchas naciones del universo serán divididas de nuevo y sustituidas por la mía, de forma que las naciones sobre la tierra desaparecerán para siempre y serán una sola que me adore; todas las naciones de la tierra serán destruidas, y dejarán de existir. De los seres humanos del universo, todos los pertenecientes al diablo serán exterminados; Mi fuego ardiente abatirá a todos los que adoran a Satanás, es decir que, excepto los que están ahora dentro de la corriente, el resto quedará reducido a cenizas. Cuando Yo castigue a los muchos pueblos, los del mundo religioso regresarán en grados diferentes a Mi reino, conquistados por Mis obras, porque habrán visto la llegada del Santo cabalgando sobre una nube blanca. Toda la humanidad seguirá a su propia especie, y recibirá castigos que variarán según lo que hayan hecho. Todos los que se han levantado contra Mí perecerán; en cuanto a aquellos en cuyos actos sobre la tierra no me han involucrado, seguirán existiendo en la tierra bajo el gobierno de Mis hijos y de Mi pueblo, gracias a cómo se han absuelto ellos mismos. Yo me revelaré a las innumerables personas y naciones, resonando con Mi propia voz sobre la tierra para proclamar la terminación de Mi gran obra, para que toda la humanidad la vea con sus propios ojos” (‘La vigésima sexta declaración’ Las declaraciones de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”).

¡El mundo está cayendo! ¡Babilonia está paralizada! ¿Cómo no iba a poder ser destruido el mundo religioso por Mi autoridad en la tierra? ¿Quién sigue atreviéndose a desobedecerme y a oponerse a Mí? ¿Los escribas? ¿Todos los oficiales religiosos? ¿Los gobernantes y las autoridades sobre la tierra? ¿Los ángeles? ¿Quién no celebra la perfección y la plenitud de Mi cuerpo? Entre todos los pueblos, ¿quién no canta Mis alabanzas sin cesar? […] ¿Cómo no iban a perecer los países de la tierra? ¿Cómo no iban a caer? ¿Cómo no iba a vitorear Mi pueblo? ¿Cómo no iba a cantar con gozo?” (‘La vigésima segunda declaración’ Las declaraciones de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”).

Todas las frases de las palabras de Dios Todopoderoso son la verdad. Tienen autoridad y poder; ellas muestran la justicia, la majestad, la ira y el carácter de Dios, que no admite ofensa. Quienes se opongan a Dios, interrumpan o alteren Su obra, sin duda recibirán de Él las penas y el castigo que merecen. En la Era de la Ley, los ciudadanos de Sodoma renegaban de Dios y se oponían a Él públicamente. Enfurecieron Su carácter y Dios los destruyó a todos hasta dejarlos reducidos a cenizas. En la Era de la Gracia, los principales sacerdotes, escribas y fariseos judíos se oponían y condenaban públicamente al Señor Jesús. Se confabularon con el Gobierno romano para crucificarle. Cometieron un grave pecado que ofendió el carácter de Dios. Toda la nación judía fue sometida a una destrucción sin precedentes. En los últimos días, los líderes religiosos juzgan a Dios Todopoderoso, se oponen a Él y lo condenan abiertamente. Incluso colaboran y se confabulan con el demoníaco PCCh para reprimir, detener y perseguir a los hermanos y hermanas que difunden el evangelio del reino. Hace tiempo que cometieron los pecados atroces de blasfemar contra el Espíritu Santo y de crucificar de nuevo a Dios. Su conducta perversa es incluso peor que la de los hombres de Sodoma e incomparablemente peor que la de los judíos fariseos. Ellos son los anticristos dejados al descubierto por la obra de Dios en los últimos días. ¡Son la malvada fuerza religiosa que se ha opuesto a Dios con mayor severidad y fanatismo en toda la historia! El mundo religioso está formado íntegramente por fuerzas malvadas opuestas a Dios. Es un nido de anticristos demoníacos. Es un firme bastión que intenta estar a la misma altura que el reino de Cristo. ¡Es un campamento satánico de enemigos acérrimos de Dios que se obstinan en rebelarse contra Él!¡El carácter justo de Dios no admite ofensa ni Su santidad puede mancillarse! La obra de Dios en los últimos días es el comienzo de una nueva era y el final de una era antigua. El mundo religioso controlado por todo tipo de anticristos demoníacos, así como este malvado mundo, pronto serán destruidos por los desastres de Dios en los últimos días. ¡Ya ha llegado el justo castigo de Dios! ¡Amén! Como dice Dios Todopoderoso: “¡El mundo está cayendo! ¡Babilonia está paralizada! ¿Cómo no iba a poder ser destruido el mundo religioso por Mi autoridad en la tierra?” (‘La vigésima segunda declaración’ de Las declaraciones de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”).

Hermanos y hermanas, quienes no acepten el juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días, aunque se aferren al nombre del Señor Jesús en el mundo religioso, aunque sigan la Biblia, la salvación de la cruz o las ceremonias religiosas, aunque trabajen, sufran o se sacrifiquen, si no se arrepienten y se vuelven hacia Dios Todopoderoso, serán derribados y destruidos con el resto del mundo religioso. ¡Dios lo predestinó hace mucho y nadie puede cambiarlo! Hace mucho que Dios llamó a Sus elegidos en las profecías del Apocalipsis: “Salid de ella, pueblo mío, para que no participéis de sus pecados y para que no recibáis de sus plagas” (Apocalipsis 18:4).

de “Preguntas y respuestas clásicas sobre el Evangelio del Reino”

Anterior:Pregunta 37: Aunque los pastores y ancianos tienen el poder en el mundo religioso y caminan la senda de los fariseos hipócritas, nosotros creemos en el Señor Jesús, no en pastores y ancianos; así que ¿cómo podéis decir que nosotros también caminamos la senda de los fariseos? ¿Acaso no podemos ser realmente salvados por creer en Dios dentro de la religión?

Siguiente:Pregunta 39: Por dos mil años, todo el mundo religioso ha creído que Dios es una trinidad, y la Trinidad es una teoría clásica de toda la doctrina cristiana. Así que ¿realmente tiene base la interpretación de “el Dios trino”? ¿Realmente existe el Dios trino? ¿Por qué decís que la Trinidad es la falacia más grande del mundo religioso?

También podría gustarte