893 Dios otorga sin esperar recompensa la verdad y la vida a la humanidad

1 Dios ha otorgado al ser humano lo más preciado. Esto es, Dios ha dado Su vida y lo que tiene y es a las personas sin esperar recompensa para que estas puedan vivirlos, para que logren transformar lo que Dios tiene y es y la verdad que Él les otorga en la dirección y la senda que van a vivir, en su propia vida, para que así puedan vivir según esta vida. Además de otorgar vida a las personas, el único requisito que Él tiene para ti es que tomes esta vida de Dios, la conviertan en tu propia vida y la vivas. Cuando Dios ve que las personas viven esta vida, Él se siente satisfecho.

2 Al aceptar las palabras de Dios como su vida, las personas también llegan a entender la verdad, obtienen los principios de lo que es ser humano, desarrollan las raíces que necesitan para ser humanos y obtienen la dirección que necesitan para seguir para ser humanos. Satanás ya no los engaña ni los ata; las personas malvadas ya no los engañan ni los utilizan, y las tendencias malvadas no los contaminan, manchan, atan ni seducen. Los humanos viven libres entre el cielo y la tierra y son liberados. Pueden vivir genuinamente bajo el dominio de Dios sin que ninguna fuerza malvada u oscura les haga daño. Así, al experimentar la obra de Dios, los seres humanos cosechan las mayores ganancias; son los mayores beneficiarios.

3 Mientras viven esta vida, ya no sienten ningún dolor, sino que viven felices y sin dificultades; viven libremente y tienen una relación normal con Dios. Ya no pueden rebelarse contra Dios ni oponerse a Él; por el contrario, pueden vivir genuinamente bajo la soberanía de Dios. Viven una vida correcta y adecuada, de adentro hacia afuera, y se convierten en auténticos seres humanos. Solo aceptando la vida que proviene de Dios puedes salvar tu propia vida. Si obtienes esta vida, entonces la tuya será ilimitada; esto es la vida eterna.

Adaptado de ‘El hombre es el mayor beneficiario del plan de gestión de Dios’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior: 883 Solo cuando Dios se hace carne el hombre tiene la oportunidad de ser salvo

Siguiente: 898 Dios se consuela cuando la gente se aparta de sus errores

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro