Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

787 Dios exhorta al hombre para que únicamente sea testigo para Él

1 Esa es la razón por la que sigo preocupándome por vosotros: abandonado a vivir por su cuenta, ¿realmente acabará el hombre mejor de lo que es hoy o comparable a cómo él es hoy? ¿No estáis inquietos por vuestra estatura infantil? ¿Podéis ser realmente como el pueblo escogido de Israel, leal a Mí y sólo a Mí bajo cualquier circunstancia? Lo que se revela en vosotros no son las travesuras de los niños que se han alejado de sus padres, sino la bestialidad que estalla de los animales que están fuera del alcance del látigo de sus amos. Deberíais conocer vuestra naturaleza, que es también la debilidad que todos compartís, vuestra enfermedad común. Así pues, Mi única exhortación para vosotros hoy es que seáis testigos para Mí. No dejéis, bajo ninguna circunstancia, que la vieja enfermedad brote de nuevo. Lo más importante es dar testimonio. Ese es el núcleo de Mi obra. Deberíais aceptar Mis palabras del mismo modo que María aceptó la revelación de Jehová que vino a ella en un sueño, creyendo y después obedeciendo. Sólo esto cumple los requisitos de ser casto.

2 Porque vosotros sois los que más oís Mis palabras, los que Yo más bendigo. Os estoy dando todas Mis posesiones valiosas, concediéndooslo todo. Sin embargo, vuestro estatus y el del pueblo de Israel son tan diferentes, mundos completamente distintos. No obstante, en comparación con ellos estáis recibiendo mucho más. Mientras ellos esperan desesperadamente Mi aparición, vosotros pasáis días agradables conmigo, compartiendo Mis riquezas. En comparación, ¿qué os da el derecho de graznar y reñir conmigo y exigir porciones de Mis posesiones? ¿Acaso no estáis recibiendo suficiente? Os doy tanto, pero lo que me dais a cambio es tristeza desgarradora, ansiedad, resentimiento incontenible y descontento. Sois tan repugnantes, pero también sois dignos de compasión, así que no tengo otra opción que tragarme todo Mi resentimiento y expresar Mis objeciones una y otra vez.

Adaptado de ‘Cuando se trata de Dios, ¿cuál es tu entendimiento?’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:La obra final que Dios hace en el hombre

Siguiente:Tu deber como creyente es dar testimonio de Dios