265 El juicio de Dios es amor

I

¿Qué testimonio dan los hombres al final?

Ellos testifican que Dios es justo,

Él es ira, castigo y juicio.

El hombre testifica la justicia de Dios.

Dios usa el juicio para hacer perfecto al hombre.

Él ha estado amándolo y salvándolo.

Pero ¿qué es lo que contiene Su amor?

Maldición, juicio, ira y majestuosidad.

Él te maldice para que lo ames

y conozcas la esencia de la carne.

Él te castiga para que despiertes

y conozcas tu falta de dignidad.

De Dios el juicio, maldición y majestuosidad,

la justicia que Él muestra en ti,

todo lo que Él hace es para perfeccionarte.

Este es el amor de Dios que se halla en ti.

II

Aunque Dios pudo maldecir al hombre en el pasado,

este no fue lanzado al pozo sin fin,

ni se le dio muerte, su fe fue refinada.

El propósito de Dios fue hacerlo perfecto.

La esencia de la carne es de Satanás.

Y cuando Dios lo dijo, Él estaba en lo cierto.

Mas, sin embargo, los actos hechos por Dios

no están hechos como dijeron Sus palabras.

Él te maldice para que a Él lo ames

y conozcas la esencia de la carne.

Él te castiga para que despiertes

y conozcas tu falta de dignidad.

De Dios el juicio, maldición y majestuosidad,

la justicia que Él muestra en ti,

todo lo que Él hace es para perfeccionarte.

Este es el amor de Dios que se halla en ti, en ti.


Adaptado de ‘Sólo al experimentar pruebas dolorosas puedes conocer el encanto de Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 264 Grandes son los beneficios de creer en el Dios práctico

Siguiente : 266 Debes atesorar las bendiciones de hoy

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

62. Mis principios de vida me dejaron maltrecha

La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro