31 Todo el pueblo de Dios le da su entera alabanza

Embelesados ante Dios, vamos al banquete tan felices.

Gozamos y entendemos Sus palabras,

liberado nuestro espíritu, somos libres.

Loas y gratitud llenan nuestro corazón. Queremos cantar.

No se puede expresar la alegría en nuestro corazón.

Alaba con alegría. Dios se merece honor y gloria.

Se hace la voluntad de Dios en la tierra.

Todo Su pueblo le da su entera alabanza.

Cada día practicamos y gozamos

las palabras de Dios, en la realidad.

Pasamos por el juicio y la purificación,

vivimos la semejanza de la nueva humanidad.

Dios Todopoderoso nos salvó de Satanás.

Cambiamos de verdad. ¡Gloria a Dios Todopoderoso!

Alaba con alegría. Dios se merece honor y gloria.

Se hace la voluntad de Dios en la tierra.

Todo Su pueblo le da su entera alabanza.

Dios Todopoderoso venció a Satanás,

convirtió en vencedores a un grupo de gente,

perfeccionados por pruebas y tormentos.

¡Son los vencedores ante Satanás!

Se ha revelado el carácter justo de Dios.

Los rebeldes perecerán.

¡Dios Todopoderoso venció a Satanás!

Alaba con alegría. Dios se merece honor y gloria.

Se hace la voluntad de Dios en la tierra.

Todo Su pueblo le da su entera alabanza.

Los que buscan la verdad obtienen Su salvación.

Los que tienen fe de verdad reciben Su gracia.

¡Alabamos el carácter justo de Dios!

¡Las canciones de alabanza llegan hasta el cielo!

La obra de Dios Todopoderoso es milagrosa.

Sus palabras lo consiguen todo.

Toda la gente regresa ante Dios

y alaba Sus palabras, Su omnipotencia.

Alaba con alegría. Dios se merece honor y gloria.

Se hace la voluntad de Dios en la tierra.

Todo Su pueblo le da su entera alabanza.

Anterior: 30 Gracias y alabanzas a Dios Todopoderoso

Siguiente: 32 Te alabamos, Dios Todopoderoso encarnado

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

88. La adversidad de la prisión

¡Gracias al castigo y al juicio de Dios por salvarme y permitirme renacer! En mi camino futuro de creer en Dios no voy a escatimar ningún esfuerzo en ir tras la verdad, en recibir más castigo y juicio de Dios, y en despojarme por completo de las toxinas de Satanás para lograr la purificación, obtener un verdadero conocimiento de Dios y convertirme en una persona que ama a Dios genuinamente.

Dios mismo, el único VI

La santidad de Dios (III)El tema que compartimos la última vez fue la santidad de Dios. ¿A qué aspecto de Dios mismo corresponde Su...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp