57 Acepta el juicio de Cristo de los últimos días para ser purificado

Sabes que Jesús descenderá en los últimos días,

pero ¿cómo lo hará exactamente?

Un pecador como tú, redimido, pero no perfeccionado,

¿podría ser conforme al corazón de Dios?

Porque a ti, aún del viejo ser, Jesús te salvó

y no perteneces al pecado, gracias a Su salvación.

Esto no demuestra que estés sin pecado.

¿Cómo puedes ser santo sin ser cambiado?

La segunda encarnación ya no es una ofrenda por el pecado,

sino que es para salvar a los que fueron redimidos.

Así, los perdonados pueden ser purificados de sus pecados,

cambiar su carácter, ser libre así del dominio de Satanás

y regresar ante el trono de Dios.

Solo de esta forma puede el hombre ser santificado.

Te aqueja la impureza, egoísta y ruin,

y deseas descender con Jesús, ¡buena suerte!

Te has saltado un paso en tu fe en Dios:

solo has sido redimido, pero no cambiado.

Para que seas conforme al corazón de Dios,

Él debe realizar la obra de cambiarte y purificarte.

La segunda encarnación ya no es una ofrenda por el pecado,

sino que es para salvar a los que fueron redimidos.

Así, los perdonados pueden ser purificados de sus pecados,

cambiar su carácter, ser libre así del dominio de Satanás

y regresar ante el trono de Dios.

Solo de esta forma puede el hombre ser santificado.

Si solo eres redimido, no puedes ser santo,

de las bendiciones de Dios no puedes participar.

Te has saltado un paso en la gestión de Dios,

el paso clave de cambiar y perfeccionar al hombre.

Y así, tú, un pecador que fue redimido,

no puedes recibir la herencia de Dios.

La segunda encarnación ya no es una ofrenda por el pecado,

sino que es para salvar a los que fueron redimidos.

Así, los perdonados pueden ser purificados de sus pecados,

cambiar su carácter, ser libre así del dominio de Satanás

y regresar ante el trono de Dios.

Solo de esta forma puede el hombre ser santificado.

Adaptado de ‘Acerca de los apelativos y la identidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 56 La obra del juicio habrá de limpiar la corrupción del hombre

Siguiente: 58 ¿Qué se puede hacer para cambiar la naturaleza pecaminosa del hombre?

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Dios mismo, el único IV

La santidad de Dios (I) En nuestra última reunión compartimos algo más sobre la autoridad de Dios. Por ahora, no discutiremos el tema de la...

1. Tengo la fortuna de hacer servicio para Dios

Siempre que veía estas palabras que Dios habló me sentía ansiosa: “Cada frase que he pronunciado contiene el carácter de Dios. Haríais bien en meditar Mis palabras cuidadosamente y con toda seguridad os beneficiaréis en gran medida de ellas”. Me sentía ansiosa porque entender el carácter de Dios es tan importante tanto para la comprensión que el hombre tiene de Dios como para su búsqueda para amarle y agradarle.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp