124 Sigue siempre a Dios

Escucho la voz de Dios y regreso ante Él.

Acepto que Sus palabras me rieguen.

Recibo el juicio y paso por las pruebas,

sufro un gran dolor y soy purificado.

I

Gracias a los reveses y fracasos,

gracias al sufrimiento y al dolor,

al ser forjado tantas veces,

aumenta la fuerza de mi amor por Dios.

Dios es tan justo, hay bondad en Su corazón.

Yo lo venero por dentro, no soporto estar alejado de Él.

Seguimos a Dios, siempre seguiremos a Dios.

Aceptamos el juicio, seguimos adelante y buscamos cambiar.

Nos libramos de la corrupción,

nuestro carácter cambia y vivimos a semejanza humana.

El juicio de Dios es amor, es Su gran salvación.

Su gran salvación es el amor.

II

El hombre es polvo, pequeño y humilde;

aún así recibe la salvación de Dios.

Vivimos con dignidad humana y nuestro carácter es cambiado.

Por medio del juicio y el castigo, tenemos el amor de Dios.

Dios obra en persona para perfeccionarnos y cambiarnos.

Seguimos a Dios, siempre seguiremos a Dios.

No se hacen tratos ni hay impurezas extrañas.

Cumplimos con nuestro deber para

completar nuestra misión y complacer el corazón de Dios.

Tras consolar a Dios, nuestros espíritus pueden disfrutar.

III

No hay vida en sólo disfrutar de la gracia de Dios.

Todo está vacío al final si no se puede obtener la verdad.

La vida del hombre es tan corta;

amar a Dios es lo más excelso.

Si damos un buen testimonio de Dios,

no tendremos ningún remordimiento en la vida.

Seguimos a Dios, siempre seguiremos a Dios.

No importa lo difícil que sea el camino del reino,

no volveré atrás por más que

me opriman o sufra adversidades.

Las palabras de Dios me guían y me dan fe.

Seguimos los pasos de Dios, trabajamos duro para avanzar.

Amamos a Dios y no volveremos atrás.

Seguimos a Dios, siempre seguiremos a Dios.

Él se dedica por completo a salvar a la humanidad.

El amor de Dios se arraiga en nuestros corazones

y nunca volveremos atrás.

Siempre seguiremos a Dios.

Anterior : 123 Para vivir, una persona debe tener la verdad

Siguiente : 125 Decidido a seguir a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Práctica (1)

En el pasado hubo muchas desviaciones e, incluso, absurdos en las formas en las que las personas practicaban. Ellas sencillamente no...

¿Cómo la encarnación de Dios para la realización de Su obra de juicio pone fin a la era de la creencia de la humanidad en el Dios vago y a la era oscura del dominio de Satanás?

El hombre reconoce que el Dios al que buscó en tiempos pasados es ambiguo y sobrenatural. Lo que puede lograr este efecto no es la guía directa del Espíritu, mucho menos las enseñanzas de un cierto individuo, sino el Dios encarnado. Las concepciones del hombre se ponen al descubierto cuando el Dios encarnado hace de manera oficial Su obra, porque la normalidad y la realidad del Dios encarnado es la antítesis del Dios ambiguo y sobrenatural que hay en la imaginación del hombre.

99. Una juventud que no se lamenta

Si bien los mejores años de mi juventud los pasé en prisión, durante esos siete años y cuatro meses sufrí mucho debido a mi creencia en Dios. Pero no tengo quejas ni lamentos, porque comprendo algo de la verdad y he experimentado el amor de Dios. Siento que hay un significado y valor en mi sufrimiento, que esta es una excepción de exaltación y gracia que Dios ha hecho por mí.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro