Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

282 Emula la experiencia de Pedro

I

El gran refinamiento que Pedro recibió

se debió a lo que él hizo.

Él sintió que debía tanto a Dios,

que no se lo podía devolver.

Él vio a la humanidad corrupta,

así tuvo cargo de conciencia.

Muchas cosas le dijo Jesús, él sabía tan poco.

A veces se oponía y se rebelaba.

Hasta que crucificaron a Jesús,

entonces Pedro empezó a sentir culpa.

Por fin no volvió a pensar mal.

Tras pasar por la obra de Dios, discernió y comprendió,

captó los principios de servir, e hizo lo que Jesús le asignó.

La razón por la que fue un modelo a seguir

fue porque él sufrió más que nadie,

lo que él vivió tuvo éxito.

Entonces si caminas así la senda,

ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones,

ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones.

II

Pedro conocía su estado muy bien,

él era muy consciente de la santidad del Señor,

así con todo lo que Pedro sabía creció su amor por el Señor,

y se centró más en su vida.

Debido a esto sufrió adversidades.

A veces parecía muy enfermo,

casi a las puertas de la muerte.

Al ser refinado tantas veces,

se entendió a sí mismo mucho más,

y sintió amor real por el Señor.

Vivió siendo refinado, y pasó la vida castigado.

Su experiencia fue diferente,

su amor más grande que el de los imperfectos.

La razón por la que fue un modelo a seguir

fue porque él sufrió más que nadie,

lo que él vivió tuvo éxito.

Entonces si caminas así la senda,

ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones,

ni una sola criatura podrá quitarte tus bendiciones.

Adaptado de ‘Cómo deberías andar la última etapa de la senda’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:La vida más significativa

Siguiente:Deja que Dios entre en tu corazón