486 Equiparte con las palabras de Dios es tu máxima prioridad

Conocer la realidad y ver la obra de Dios

es algo que puedes ver en las palabras de Dios.

Sólo Sus palabras te pueden esclarecer,

debes equiparte más con Sus palabras.

Comparte tu entendimiento de las palabras de Dios.

Si la gente obtiene luz de tu comunicación,

y así puedes señalarles un camino a seguir,

este camino es real, es práctico.

Vuestro trabajo, urgente prioridad,

es equiparos con las palabras de Dios.

Esto es lo primero que debéis hacer

antes de que Dios cree ambientes para vosotros.

Primero debes comer y beber Sus palabras.

En cuanto a todo lo que no puedes hacer,

busca un camino para practicar según Sus palabras,

búscalas para hallar respuestas a dificultades.

Haz de Sus palabras la fuente de tu provisión,

para ayudarte a resolver problemas prácticos

y permitir que Sus palabras se conviertan en tu ayuda.

Esto requiere que le pongas esfuerzo.

Vuestro trabajo, urgente prioridad,

es equiparos con las palabras de Dios.

Esto es lo primero que debéis hacer

antes de que Dios cree ambientes para vosotros.

Para alcanzar resultados, come y bebe las palabras de Dios,

aprende a venir ante Él y calmar tu corazón.

Pon en práctica Sus palabras ante los problemas;

y cuando no haya problemas, sólo bebe y come.

Ora y piensa en el amor de Dios,

comparte acerca de Sus palabras,

comparte esclarecimiento,

comparte tu reacción ante ellas,

ayuda a otros a encontrar la senda;

esto es algo que es práctico.

El objetivo de esto es que las palabras de Dios

se conviertan en tu provisión.

Vuestro trabajo, urgente prioridad,

es equiparos con las palabras de Dios.

Esto es lo primero que debéis hacer

antes de que Dios cree ambientes para vosotros,

antes de que Dios cree ambientes para vosotros.

Adaptado de ‘Aquellos que de verdad aman a Dios son los que pueden someterse completamente a Su practicidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 485 La experiencia de la obra de Dios es inseparable de Su palabra

Siguiente: 487 No se puede perseguir la vida sin la palabra de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Capítulo 3

Hoy ya no es la Era de la Gracia, ni la era de misericordia, sino la Era del Reino en la que el pueblo de Dios se revela, la era en la que...

¡Ay de Quienes Crucifiquen a Dios Otra Vez!

Durante los últimos días Dios se ha encarnado en China para obrar y ha expresado millones de palabras, y ha conquistado y salvado a un grupo de personas con Su palabra y ha iniciado la nueva era del juicio, comenzando con la casa de Dios. Hoy, la difusión de la obra de Dios durante los últimos días ha alcanzado su clímax en China continental. La mayoría de las personas de la Iglesia Católica y de todas las denominaciones y sectas cristianas que buscan la verdad regresaron ante el trono de Dios. El Dios encarnado ha realizado la obra de “la venida secreta del Hijo del Hombre” profetizada en la Biblia y pronto aparecerá públicamente ante todas las naciones y lugares del mundo. Todas las personas en cada nación y lugar que estén sedientas de la aparición de Dios verán la aparición pública de Dios. Ninguna fuerza puede obstaculizar o destruir el reino de Dios y cualquiera que se resista a Dios será castigado por Su ira, tal y como lo dicen las palabras de Dios: “Mi reino se está formando sobre todo el universo y Mi trono se está apoderando de los corazones de trillones de personas. Con la ayuda de los ángeles, Mi gran logro pronto se llevará a un término exitoso. Todas las multitudes de Mis hijos y Mi pueblo esperan ansiosamente Mi regreso, anticipando Mi reunión con ellos, para nunca más volver a separarnos. ¿Cómo podría todo el pueblo de Mi reino no correr de un lado a otro celebrando los unos con los otros que esté junto a ellos? ¿A quién se le ocurriría ahorrar costos en esta reunión? Soy honorable a los ojos de todos; soy proclamado en las bocas de todos. Cuando regrese, voy a conquistar a todas las fuerzas enemigas aún más. ¡El momento ha llegado! ¡Quiero poner Mi obra en marcha; quiero reinar supremo entre los hombres! ¡Estoy regresando! ¡Me estoy yendo! Esto es lo que todos están anticipando, lo que están esperando. ¡Quiero dejar que todos vean la llegada de Mi día y que gozosamente le den la bienvenida al arribo de Mi día!”

La visión de la obra de Dios (1)

Juan obró siete años para Jesús, y había allanado el camino cuando este llegó. Antes de ello, el evangelio del reino de los cielos tal como...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp