534 Sólo al cumplir tu deber puedes satisfacer a Dios

I

No prestes atención a las cosas negativas.

Todo lo que te derriba, deja todo atrás.

En todo momento y lugar, a Dios debes buscar,

que tu corazón se someta a Él.

Poder cumplir con el deber de uno

para la satisfacción de Dios

es el primer paso, es el primer paso.

Cuando la verdad puedas comprender

y entres en la realidad de la palabra de Dios,

serás perfeccionado, serás perfeccionado.

II

Si descubres tus debilidades,

pero no te controlan e igual realizas tu deber,

es un acto positivo.

Los ancianos tienen nociones religiosas,

pero tú puedes orar y leer las palabras de Dios,

someterte y cantar.

Poder cumplir con el deber de uno

para la satisfacción de Dios

es el primer paso, es el primer paso.

Cuando la verdad puedas comprender

y entres en la realidad de la palabra de Dios,

serás perfeccionado, serás perfeccionado.

III

No importa qué puedas hacer, cuál sea tu función,

todo de ti debes dar, todo de ti debes dar.

Toda tu fuerza debes usar, no esperes con pasividad,

todo a Dios debes dar, todo a Dios debes dar.

Sea lo que sea que puedas hacer,

cualquiera que sea tu función,

todo de ti debes dar, todo de ti debes dar.

Toda tu fuerza debes usar, no esperes con pasividad,

todo a Dios debes dar, todo a Dios debes dar.

Poder cumplir con el deber de uno

para la satisfacción de Dios

es el primer paso, es el primer paso.

Cuando la verdad puedas comprender

y entres en la realidad de la palabra de Dios,

serás perfeccionado, serás perfeccionado,

serás perfeccionado, serás perfeccionado.


Adaptado de ‘Acerca de que todos cumplan su función’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 533 La responsabilidad de un creyente de verdad

Siguiente : 535 Lo que un creyente en Dios debe buscar

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

45. Todas las palabras de Dios representan el juicio mismo sobre el hombre

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

1. Cada palabra de Dios es una expresión de Su carácter

Siempre que veía estas palabras que Dios habló me sentía ansiosa: “Cada frase que he pronunciado contiene el carácter de Dios. Haríais bien en meditar Mis palabras cuidadosamente y con toda seguridad os beneficiaréis en gran medida de ellas”. Me sentía ansiosa porque entender el carácter de Dios es tan importante tanto para la comprensión que el hombre tiene de Dios como para su búsqueda para amarle y agradarle.

Capítulo 6

En los asuntos del espíritu, debes ser delicadamente sensible; a Mis palabras debes ser cuidadosamente atento. Debes aspirar al estado en...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro