211 Obtener la verdad por medio de la fe en Dios es invaluable

1 Durante unos años yo creí en el Señor, trabajaba duro y con entusiasmo yendo de aquí para allá. Creía que sería arrebatado al reino de los cielos, que sería recompensado y bendecido. Por medio del juicio de las palabras de Dios pude ver lo profundamente corrompido que estoy. Mi sufrimiento y mis esfuerzos fueron para ganar bendiciones, eran transacciones con Dios. Cada día peco y luego me confieso, sigo mintiendo a menudo e intento engañar a Dios. Lleno de un carácter satánico, ¿cómo podría ser digno de entrar en el reino de Dios? Tras pasar por el juicio de Dios, finalmente he despertado sobresaltado. Entiendo que obtener la verdad y la vida es lo más importante de la fe. A partir de ahora, nunca más me esforzaré por mi futuro y mi destino. Estoy decidido a buscar la verdad y a vivir acorde a las palabras de Dios.

2 Aunque he pasado por muchas adversidades y mi fe ha tenido muchos altibajos, las palabras de Dios me han guiado a través de las pruebas. Aunque he sufrido en la carne, mi carácter corrupto ha cambiado. Ya no soy arrogante o rebelde, ahora obedezco a Dios. Dios ha obrado en mí y así he entendido muchas verdades. He visto con claridad que Satanás es la raíz de la oscuridad en el mundo. El gran dragón rojo persigue al pueblo elegido de Dios y es un enemigo de Dios. Odio profundamente a Satanás y abandonaré por completo al gran dragón rojo. Estoy feliz de dejar todo atrás y estoy firmemente decidido a seguir a Cristo. Al cumplir con mi deber y obtener la verdad, no habré vivido mi vida en vano.

Anterior : 210 Lo que deberían buscar los que creen en Dios

Siguiente : 216 Un despertar por medio del juicio

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

45. Todas las palabras de Dios representan el juicio mismo sobre el hombre

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Dios mismo, el único VIII

Dios es la fuente de vida para todas las cosas (II) Parte 4 2. El alimento y la bebida cotidianos que Dios prepara para la humanidad...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro