App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

295 Dios sufre enormemente para salvar al hombre

Velocidad

295 Dios sufre enormemente para salvar al hombre

I

Mucho tiempo atrás, Dios llegó al mundo humano,

soportó el mismo sufrimiento que el hombre.

Ha vivido con el hombre durante muchos años,

nadie ha descubierto Su existencia.

En silencio ha soportado la miseria del mundo,

llevando a cabo la obra que ha traído con Él.

Por la voluntad de Dios Padre

y las necesidades de la humanidad,

ha sufrido un dolor nunca visto por el hombre,

le ha servido en silencio, humilde ante él,

por la voluntad del Padre y las necesidades del hombre.

II

Porque Su obra requiere que actúe y hable directamente,

porque no hay ningún modo de que el hombre ayude,

Dios ha soportado mucho dolor

en la tierra para hacer la obra.

El hombre es incapaz de sustituirlo.

Por la voluntad de Dios Padre

y las necesidades de la humanidad,

ha sufrido un dolor nunca visto por el hombre,

le ha servido en silencio, humilde ante él,

por la voluntad del Padre y las necesidades del hombre.

III

Dios ha corrido peligros mayores que aquellos

en la Era de la Gracia para ir donde mora el dragón rojo,

para hacer Su propia obra,

poner todo Su pensamiento y cuidado

en redimir a la pobre humanidad,

a aquellos atrapados en el fango.

Por la voluntad de Dios Padre

y las necesidades de la humanidad,

ha sufrido un dolor nunca visto por el hombre,

le ha servido en silencio, humilde ante él,

por la voluntad del Padre y las necesidades del hombre.

Por la voluntad de Dios Padre

y las necesidades de la humanidad,

ha sufrido un dolor nunca visto por el hombre,

le ha servido en silencio, humilde ante él,

por la voluntad del Padre y las necesidades del hombre.

Adaptado de ‘Obra y entrada’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:La voluntad de Dios hacia la humanidad no cambiará nunca

Siguiente:Lo que Dios espera para la humanidad no ha cambiado