Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

270 Mantente firme a lo que el hombre debe hacer

I

Ofrecer una virgen pura

y un sagrado cuerpo espiritual,

es mantener un corazón

de sinceridad enfrente de Dios.

Para la humanidad,

poder ser sinceros a Dios es la pureza.

La obra del Espíritu Santo tiene una regla:

El hombre buscará con toda la fuerza del corazón,

no dudar de las acciones de Dios,

siempre mantener su deber.

Solamente así se alcanza la obra del Espíritu Santo.

Este camino es verdad ya lo sabes,

debes seguirlo hasta el final,

mantén tu devoción a Dios.

Ya que has visto que Él mismo

vino a perfeccionarte a la tierra,

le deberías entregar tu corazón.

Sin importar lo que Él haga,

aunque tu resultado sea malo,

aún puedes siempre seguirlo a Él.

Esto es mantener la pureza.

II

En cada paso de la obra de Dios,

la humanidad debe tener enorme fe,

y debe buscar frente a Dios.

Sólo por la experiencia

puede la gente hallar la belleza de Dios,

ver cómo obra el Espíritu Santo.

Si tú no experimentas, si no sientes tu camino así,

si no buscas, no obtendrás nada.

Por la experiencia verás los actos de Dios

y cuán maravilloso, cuán insondable Él es.

Este camino es verdad ya lo sabes,

debes seguirlo hasta el final,

mantén tu devoción a Dios.

Ya que has visto que Él mismo

vino a perfeccionarte a la tierra,

le deberías entregar tu corazón.

Sin importar lo que Él haga,

aunque tu resultado sea malo,

aún puedes siempre seguirlo a Él.

Esto es mantener la pureza.

Cumple el deber de una criatura,

sin importar cómo sea el resultado,

busca amar y conocer a Dios,

no te quejes de la forma que Dios te trate.

Adaptado de ‘Debes mantener tu lealtad a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:La exhortación que Dios nos hace

Siguiente:Dios espera que el hombre lo ame con todo su corazón, mente y fuerza