685 Mantente firme a lo que el hombre debe hacer

Ofrecer una virgen pura y un sagrado cuerpo espiritual,

es mantener un corazón de sinceridad enfrente de Dios.

Para la humanidad, poder ser sinceros a Dios es la pureza.

La obra del Espíritu Santo tiene una regla:

El hombre buscará con toda la fuerza del corazón,

no dudar de las acciones de Dios, siempre mantener su deber.

Solamente así se alcanza la obra del Espíritu Santo.

Este camino es verdad ya lo sabes,

debes seguirlo hasta el final, mantén tu devoción a Dios.

Ya que has visto que Él mismo vino a perfeccionarte a la tierra,

le deberías entregar tu corazón.

Sin importar lo que Él haga, aunque tu resultado sea malo,

aún puedes siempre seguirlo a Él.

Esto es mantener la pureza.

En cada paso de la obra de Dios,

la humanidad debe tener enorme fe, y debe buscar frente a Dios.

Sólo por la experiencia

puede la gente hallar la belleza de Dios,

ver cómo obra el Espíritu Santo.

Si tú no experimentas, si no sientes tu camino así,

si no buscas, no obtendrás nada.

Por la experiencia verás los actos de Dios

y cuán maravilloso, cuán insondable Él es.

Este camino es verdad ya lo sabes,

debes seguirlo hasta el final, mantén tu devoción a Dios.

Ya que has visto que Él mismo vino a perfeccionarte a la tierra,

le deberías entregar tu corazón.

Sin importar lo que Él haga, aunque tu resultado sea malo,

aún puedes siempre seguirlo a Él.

Esto es mantener la pureza.

Cumple el deber de una criatura,

sin importar cómo sea el resultado,

busca amar y conocer a Dios,

no te quejes de la forma que Dios te trate.

Adaptado de La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. Debes mantener tu lealtad a Dios

Anterior: 684 Todos los que busquen a Dios con sinceridad pueden alcanzar Sus bendiciones

Siguiente: 686 Solo quienes alcancen la salvación de Dios son seres vivientes

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Dios mismo, el único V

La santidad de Dios (II)Ahora, hermanos y hermanas, cantemos un himno. Buscad uno que os guste y cantéis habitualmente. (Cantaremos el...

86. Día tras día en la prisión del PCCh

A través del sucesivo juicio y castigo de Dios Todopoderoso, mi carácter arrogante fue cambiando gradualmente. Pude convertirme en una persona discreta, pude escuchar pacientemente a los demás hablar, y pude tomar en cuenta las sugerencias de otros. Pude solicitar las opiniones de los hermanos y hermanas sobre algunos temas, y colaborar armoniosamente con ellos.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp