22 Qué maravilla que Dios Todopoderoso haya venido

¡Qué suerte encontrarnos con Dios encarnado!

Cristo de los últimos días aparece y obra.

Él expresa verdad y también juzga.

Para salvar al hombre, obra personalmente.

Él es normal, siente alegría y pena.

Es práctico, ríe y se comunica.

El significado de Su encarnación es muy profundo,

al Dios real podemos ver.

Tenemos el honor de ver a Dios Todopoderoso.

Encontramos el gozo en la alabanza.

Orarle nos libera y esclarece.

Nuestras vidas no son en vano, porque lo conocemos.

En los últimos días, Dios aparece encarnado.

Él mismo perfecciona a quienes lo aman.

Sus declaraciones guían a Su pueblo,

concede verdad y vida al hombre.

Si Sus palabras revelan o exhortan,

es para salvar y purificar al hombre.

Al pasar por el juicio de Sus palabras,

vemos que Dios es justo y santo.

Dios sufre por el hombre y entiende su debilidad.

Sus palabras sustentan y esclarecen al hombre.

Él le da fe y lo ilumina,

completa las carencias del hombre y guía su camino.

Dios experimenta el sufrimiento del hombre

y lo apoya cuando es castigado.

Piensa en la vida del hombre todo el tiempo.

Solo Dios es el que más ama a la humanidad.

En silencio, Él sufre el rechazo.

Con tribulaciones, está junto al hombre.

Él abre camino para guiar hacia delante.

La imagen de Dios Todopoderoso me inspira.

Desde la antigüedad, ha sido difícil ver a Dios.

Celebremos el buen momento que compartimos con Dios.

Ahora es la oportunidad de ver Su belleza.

¡Que todos lleguemos a conocer a Dios Todopoderoso!

¡Qué maravilla que haya venido Dios Todopoderoso!

Anterior: 21 Toda la humanidad viene a alabar a Dios

Siguiente: 23 Las palabras de Dios crean milagros

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro