296 Ojalá siempre permanezcas en mi corazón

I

Tú me acompañas en toda estación,

caminas conmigo en frío o calor.

Al ver Tu rostro solitario, mi corazón se llena de dolor.

No conocía Tu soledad, Tu sufrimiento nunca consolé.

Al enfrentar Tus exhortaciones,

muchas veces soy tan terca.

Siempre te causo dolor, siempre te decepciono.

Soy ignorante hasta que llega Tu castigo.

Me quedo junto a Ti, Tu carga no puedo aliviar.

¿Cómo alguien sin saber, puede Tu sufrimiento entender?

Con preciado amor y sentimiento, Tu corazón sincero es.

No hay nadie que sea más justo, ni más respetado que Tú.

Siempre en Tu compañía, de Ti nunca me apartaré.

Ojalá que el gozo aparezca en Tu rostro, quédate en mi corazón.

II

Por mis deseos, por la carne, olvidé la moral y la verdad.

Cuando me abruma el remordimiento,

yo ya he roto Tu corazón.

Nadie comprende Tu dolor.

Corrupto, yo lamento mis miserias.

Con codicia pido cosas de Ti.

¿Quién es capaz de compartir Tus penas?

Siempre te causo dolor, siempre te decepciono.

Soy ignorante hasta que llega Tu castigo.

Me quedo junto a Ti, Tu carga no puedo aliviar.

¿Cómo alguien sin saber, puede Tu sufrimiento entender?

Con preciado amor y sentimiento, Tu corazón sincero es.

No hay nadie que sea más justo, ni más respetado que Tú.

Siempre en Tu compañía, de Ti nunca me apartaré.

Ojalá que el gozo aparezca en Tu rostro, quédate en mi corazón.

Anterior : 295 Dios me ha dado mucho amor

Siguiente : 297 La vida es preciosa

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

52. Experiencias sobre la práctica de la verdad

Los verdaderos practicantes de la verdad pueden practicar la verdad porque comprenden su propósito. Saben que practicar la verdad es lo que significa ser humanos, es una cualidad intrínseca a todo ser humano. Por tanto, no lo hacen para exhibirse; lo ven como un deber. Están dispuestos a atravesar penalidades y a pagar el precio; están desprovistos de intenciones y deseos personales.

Capítulo 27

El comportamiento del hombre nunca ha tocado Mi corazón ni tampoco me ha parecido precioso. A los ojos del hombre siempre estoy tratándole...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro