301 Ojalá siempre permanezcas en mi corazón

Tú me acompañas en toda estación,

caminas conmigo en frío o calor.

Al ver Tu rostro solitario, mi corazón se llena de dolor.

No conocía Tu soledad, Tu sufrimiento nunca consolé.

Al enfrentar Tus exhortaciones, muchas veces soy tan terca.

Siempre te causo dolor, siempre te decepciono.

Soy ignorante hasta que llega Tu castigo.

Me quedo junto a Ti, Tu carga no puedo aliviar.

¿Cómo alguien sin saber, puede Tu sufrimiento entender?

Con preciado amor y sentimiento, Tu corazón sincero es.

No hay nadie que sea más justo, ni más respetado que Tú.

Siempre en Tu compañía, de Ti nunca me apartaré.

Ojalá que el gozo aparezca en Tu rostro,

quédate en mi corazón.

Por mis deseos, por la carne, olvidé la moral y la verdad.

Cuando me abruma el remordimiento,

yo ya he roto Tu corazón.

Nadie comprende Tu dolor.

Corrupto, yo lamento mis miserias.

Con codicia pido cosas de Ti.

¿Quién es capaz de compartir Tus penas?

Siempre te causo dolor, siempre te decepciono.

Soy ignorante hasta que llega Tu castigo.

Me quedo junto a Ti, Tu carga no puedo aliviar.

¿Cómo alguien sin saber, puede Tu sufrimiento entender?

Con preciado amor y sentimiento, Tu corazón sincero es.

No hay nadie que sea más justo, ni más respetado que Tú.

Siempre en Tu compañía, de Ti nunca me apartaré.

Ojalá que el gozo aparezca en Tu rostro,

quédate en mi corazón.

Anterior: 299 Esperando buenas noticias de Dios

Siguiente: 302 Los caminos de Dios son inescrutables

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

2. En medio de la prueba de la muerte

Por medio de esa revelación finalmente entendí que aunque yo quería ver a Cristo, no estaba capacitado para ver a Cristo porque Satanás me ha corrompido muy profundo, soy arrogante y rebelde por naturaleza, no tengo verdad ni amor por la verdad, no entiendo la esencia de Cristo.

23. Dar mi corazón a Dios

Debido a las necesidades de la obra de la iglesia, fui reubicado a otro lugar para cumplir mi deber. En el momento, la obra del evangelio en ese lugar estaba en su punto más bajo y en general la condición de los hermanos y hermanas no era buena.

Capítulo 3

Hoy ya no es la Era de la Gracia, ni la era de misericordia, sino la Era del Reino en la que el pueblo de Dios se revela, la era en la que...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp