Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

503 La clave para obedecer a Dios es aceptar la nueva luz

I

Si no puedes aceptar nueva luz

y comprender la obra de Dios hoy,

y no lo buscas o tienes dudas,

o lo juzgas o lo estudias y lo analizas,

entonces no estás preparado para obedecer a Dios.

Si, cuando la luz del aquí y ahora aparezca,

todavía atesoras la luz de ayer

y te opones a la nueva obra de Dios,

entonces eres un chiste.

Eres de los que deliberadamente están en contra de Dios.

La clave para obedecerle es aceptar la nueva luz

y ser capaz de apreciarla.

La clave para obederle es apreciar la nueva luz,

y ponerla en práctica.

La clave para obedecerle es practicar la nueva luz.

Esa es la verdadera obediencia.

II

Los que no tienen voluntad de tener sed de Dios

son incapaces de tener una mente que obedece a Dios.

Sólo pueden oponerse a Dios.

Sólo pueden oponerse a Dios

como resultado de su satisfacción con el status quo.

La clave para obedecerle es aceptar la nueva luz

y ser capaz de apreciarla.

La clave para obederle es apreciar la nueva luz,

y ponerla en práctica.

La clave para obedecerle es practicar la nueva luz.

Esa es la verdadera obediencia.

III

Los que no tienen la más mínima obediencia a Dios,

quienes simplemente reconocen Su nombre,

y tienen un sentido de Su afecto y hermosura,

pero no siguen los pasos del Espíritu Santo,

quienes no obedecen la obra presente

o las palabras presentes del Espíritu Santo,

esa gente vive entre la gracia de Dios,

no serán perfeccionados o ganados por Él.

La clave para obedecerle es aceptar la nueva luz

y ser capaz de apreciarla.

La clave para obederle es apreciar la nueva luz,

y ponerla en práctica.

La clave para obedecerle es practicar la nueva luz.

Esa es la verdadera obediencia.

Adaptado de ‘Deberías obedecer a Dios al creer en Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:La obra del Espíritu Santo hace que el hombre progrese de forma activa

Siguiente:La senda de la fe exitosa en Dios