784 Solo al conocer la obra de Dios puedes seguir hasta el final

No asumas que es fácil seguir a Dios.

La clave es conocerlo a Él y Su obra,

estar dispuesto al sufrimiento y a sacrificar tu vida,

dejar que te perfeccione. Esa debe ser tu visión.

Si solo piensas en disfrutar la gracia, ¡errado estás!

Él no está aquí solo por la gracia o el disfrute.

Si por Él no puedes tu vida dar, por Él todo dejar,

entonces no podrás seguirlo hasta el fin.

No asumas que es fácil seguir a Dios.

La clave es conocerlo a Él y Su obra,

estar dispuesto al sufrimiento y a sacrificar tu vida,

dejar que te perfeccione.

Esa debe ser tu visión.

Tus visiones deben ser la base.

¿Qué harás si sufres? ¿Acaso aún seguirías a Dios?

Piensa la respuesta. Mira en qué momento estás.

Puede que seas el pilar del templo,

pero lo gusanos lo destruirán.

El templo caerá por tu falta de visiones.

Solo conoces tu mundo, no puedes buscar bien.

No asumas que es fácil seguir a Dios.

La clave es conocerlo a Él y Su obra,

estar dispuesto al sufrimiento y a sacrificar tu vida,

dejar que te perfeccione.

Esa debe ser tu visión.

No haces caso de la visión de la obra de Dios hoy.

Imagina que alguna vez Dios te manda lejos,

que te lo arrebata todo.

¿Acaso mantendrías tu fe?

Debes conocer la gran visión, “Dios”, mientras lo sigues.

No asumas que es fácil seguir a Dios.

La clave es conocerlo a Él y Su obra,

estar dispuesto al sufrimiento y a sacrificar tu vida,

dejar que te perfeccione.

Esa debe ser tu visión.

Adaptado de ‘Debéis entender la obra, ¡no sigáis confundidos!’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 783 Conocer a Dios es el mayor honor para los seres creados

Siguiente: 785 Para conocer a Dios, debes conocer Sus palabras

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

34. Qué bien sienta quitarse el disfraz

Consideraba las doctrinas que sostenía como mi propio capital, pero no ponía atención en entenderme a mí misma, en buscar la entrada, en ganar la verdad. Y así, ¿cómo podía tener algún cambio en mi carácter de vida? La obra práctica y las palabras de Dios nos proveen de toda la verdad que necesitamos y Él desea que entendamos esa verdad y que, por medio de cumplir nuestro deber, traigamos la luz y el esclarecimiento que obtengamos en nuestras experiencias diarias y entrada, y proveer eso a nuestros hermanos y hermanas.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp