899 Las vidas de todos los seres creados vienen de Dios

I

La vida que Dios le ha conferido al hombre es eterna,

sin la restricción de la carne, el tiempo y el espacio.

Este es el misterio de la vida otorgada por Dios al hombre

y la prueba de que la vida viene de Él.

La gente puede creer o no que la fuente de la vida viene de Dios,

pero disfrutan de todo lo que viene de Dios, lo que viene de Dios.

Si Dios cambiase de idea en su pensamiento

y reivindicara todo el mundo y Su vida,

el mundo entero y los seres vivos,

la creación desaparecería para siempre.

II

Dios usa Su vida para abastecer

a todas las cosas vivientes e inanimadas.

Su poder y autoridad ponen todo en buen orden,

una verdad incomprensible que es el testimonio

de la fuerza vital de Dios, de Dios.

Ahora Dios quiere revelarte un secreto:

la grandeza y el poder de Su vida van más allá

del alcance de todas Sus criaturas.

Es así ahora y para siempre.

El segundo secreto que Dios impartirá es el siguiente:

Dios es la fuente de vida de toda la creación en todas sus formas.

Todas las cosas vivientes siguen el sendero que Dios creó.

Igualmente, todo lo que Dios desea es que el hombre entienda

que sin el cuidado, custodia y provisión que Dios concede,

el hombre no puede recibir todo lo que iba a recibir,

no importa cuán grande sea el esfuerzo o la lucha.

La vida del hombre pierde el sentido y el valor

si Dios no lo abastece de vida.


Adaptado de ‘Dios es la fuente de la vida del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 897 Esta es la humanidad a la que Dios pretende salvar

Siguiente : 898 Dios es el único Soberano del destino del hombre

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿A quién eres leal?

Cada día que vivís ahora es crucial y muy importante para vuestro destino y vuestra suerte, así que debéis valorar todo lo que poseéis y...

62. Mis principios de vida me dejaron maltrecha

La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro