363 Las personas no saben lo inferiores que son

En las mentes de los hombres,

Dios siempre es el que los maldice.

Por eso no le prestan atención, siempre fueron fríos hacia Él.

Dios dice que son inmorales, que son irracionales,

porque en su corazón hay errores.

Ni siquiera tienen sentimientos humanos.

No les importan los sentimientos de Dios,

usan la supuesta “justicia” para tratar con Él.

El hombre ha sido así por muchos años, su carácter no cambió.

Los hombres no se valoran, son inútiles y desdichados.

Sin amor propio, solo se dañan.

Despreciables parecen ser.

La humanidad es como una mujer malvada

que se engaña, y se entrega a otros

voluntariamente para ser violada.

Pero el hombre sigue sin ver su bajeza.

Hallan placer en trabajar para otros, o en hablar con otros,

poniéndose bajo su dominio;

esta es la inmundicia de la humanidad.

Como los hombres no se conocen,

exhiben sus encantos y su horrible rostro;

este es el defecto que Dios detesta más.

Las personas se relacionan de forma anormal,

así no puede haber una relación normal con Dios.

Dios ha dicho tanto a la humanidad,

para habitar en su corazón,

para liberarla de todos los ídolos

que ocupan lugar en su corazón.

Entonces Dios Su poder ejercerá sobre toda la humanidad,

y conseguirá Su propósito de que Dios en la tierra esté.

Adaptado de ‘Capítulo 14’ de Interpretaciones de los misterios de las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 362 Dios no permite que ningún ser creado lo engañe

Siguiente: 364 Sois demasiado rebeldes

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

67. Sí, es fabuloso vivir con cierta semejanza a un ser humano

¿Acaso no era igual a las personas reveladas por la palabra de Dios que “oprimen y discriminan a los demás con el propósito de mantener su propio estatus”? Cuando vi que la hermana con la que trabajaba era mejor que yo en todos los aspectos y que todos los hermanos y hermanas la apreciaban, me invadieron los celos. Estaba harta de ella, la discriminaba y esperaba que se fuera pronto para salir de aquella situación.

76. Mi motivación por las bendiciones se reveló a través de la enfermedad

Recordé este pasaje de la palabra de Dios: “Confía en Dios para resolver las dificultades que hay dentro de ti, deshazte de tu carácter caído, conoce tu verdadero estado y lo que debes hacer, y comunica más cosas que no entiendas. Es imperativo que llegues a conocerte. Primero trata tu enfermedad. Vive y actúa por Mis palabras por medio de comer y beber más y de descifrarlas”.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp