Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

181. Dios es quien más ama al hombre

I

Dios se encarna en los últimos días para al hombre salvar,

porque al hombre ama Él.

Movido por Su amor, Él realiza la obra de hoy.

Este se basa en el amor.

Dios se hace carne y sufre deshonra

para salvar a los corruptos y rotos.

Soporta tal dolor.

Y así, una y otra vez, muestra Su infinito amor.

No quiere Dios ningún alma perder.

El hombre no piensa cómo su futuro será.

No sabe cómo su vida valorar.

Pero Dios sí. Sólo Dios ama al hombre. Oh… oh…

II

Las palabras de Dios sanan, al hombre animan;

juzgan y maldicen, revelan y prometen.

No importa lo que Sus palabras digan, vienen de Su amor.

Esta es de Su obra la esencia.

¿Por qué tantos le siguen de cerca?

¿Por qué están tan llenos de energía?

Todos han visto el amor y la salvación de Dios.

Su hora es perfecta. Él no se retrasa jamás.

No quiere Dios ningún alma perder.

El hombre no piensa cómo su futuro será.

No sabe cómo su vida valorar.

Pero Dios sí. Oh… Sólo Dios ama al hombre.

III

El hombre cree que él se quiere más.

Pero, ¿qué clase de amor es este?

Sentirás que el amor de Dios es el más real.

Si Dios no se hubiera encarnado,

guiado y vivido con el hombre sin cesar,

le habría sido difícil conocer el amor de Dios.

No quiere Dios ningún alma perder.

El hombre no piensa cómo su futuro será.

No sabe cómo su vida valorar.

Pero Dios sí. Oh… Sólo Dios ama al hombre.

Sí, sólo Dios ama al hombre. Oh sí, lo hace.

¡Lo ama tanto! ¡Lo ama tanto!

De “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior:Las pruebas exigen fe

Siguiente:Debes buscar el progreso

También podría gustarte