509 Principios de acción para creyentes

Cuando seas capaz de satisfacer a Dios

y cuando aceptes Su cuidado y protección,

entonces podrás ser llamado justo.

A los que aceptan la protección de Dios,

aceptan Su cuidado y son ganados por Dios,

Él los considera justos y valiosos.

Revisa si practicas la justicia,

si tus acciones son vistas por Dios, en lo que haces.

Ciertamente, este es el principio de acuerdo

con el cual viven sus vidas los que creen en Dios.

Cuanto más aceptes las palabras de Dios,

más comprenderás y recibirás Su voluntad,

y más podrás satisfacer

Sus requisitos y vivir Sus palabras.

Y esta es la comisión de Dios para ti,

y debe ser realizada por todos.

Revisa si practicas la justicia,

si tus acciones son vistas por Dios, en lo que haces.

Ciertamente, este es el principio de acuerdo

con el cual viven sus vidas los que creen en Dios.

Revisa si practicas la justicia,

si tus acciones son vistas por Dios, en lo que haces.

Ciertamente, este es el principio de acuerdo

con el cual viven sus vidas los que creen en Dios,

los que creen en Dios.


Adaptado de ‘Los malvados deben ser castigados’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 508 Las palabras de Dios son el camino que el hombre debe cumplir

Siguiente : 510 El propósito que la fe del hombre en Dios debería tener

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 22

El hombre vive en medio de la luz, pero no es consciente de lo precioso de ella. Ignora la esencia de esta, su fuente y, además, a quién...

45. Todas las palabras de Dios representan el juicio mismo sobre el hombre

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro