Palabras diarias de Dios | Fragmento 67 | "Las palabras de Dios al universo entero: Capítulo 43"

Llenaré el empíreo con las manifestaciones de Mis acciones y haré que todo en la tierra caiga postrado bajo Mi poder, implementando, así, Mi plan para la “unidad global” y para que este deseo mío rinda frutos de modo que la humanidad ya no “vague sin rumbo fijo” sobre la faz de la tierra, sino que encuentre sin demora un destino adecuado. Yo me preocupo por la raza humana en todos los sentidos, haciéndolo para que toda la humanidad pronto venga a vivir a una tierra de paz y felicidad, para que los días de sus vidas ya no sean tristes ni desolados y para que Mi plan no se reduzca a nada sobre la tierra. Ya que el hombre existe ahí, construiré Mi nación sobre la tierra, porque una parte de la manifestación de Mi gloria está sobre la tierra. Arriba en el cielo, pondré en orden Mi ciudad y, así, renovaré todo tanto arriba como abajo. Colocaré todo lo que existe tanto arriba como abajo del cielo en una sola unidad para que todas las cosas en la tierra se unan con todo lo que está en el cielo. Este es Mi plan, es lo que lograré en la era final. ¡Que nadie interfiera con esta parte de Mi obra! Difundir Mi obra entre las naciones gentiles es la última parte de Mi obra en la tierra. Nadie es capaz de desentrañar la obra que llevaré a cabo, y, debido a esto, las personas están muy confundidas. Y porque estoy activamente ocupado en Mi obra en la tierra, las personas aprovechan la oportunidad para “entretenerse”. Para impedir que sean demasiado rebeldes, primero las he colocado bajo Mi castigo para que soporten la disciplina del lago de fuego. Este es un paso en Mi obra y usaré el poder del lago de fuego para realizarlo, de otra manera sería imposible llevar a cabo Mi obra. Haré que los seres humanos en todo el universo se sometan delante de Mi trono, dividiéndolos en diferentes categorías de acuerdo a Mi juicio, clasificándolos de acuerdo a estas categorías y ordenándolos más a fondo en sus familias para que la totalidad de la humanidad cese de desobedecerme, cayendo, en cambio, en un arreglo limpio y ordenado de acuerdo a las categorías que he nombrado; ¡que nadie se desplace al azar! He llevado a cabo nueva obra en todo el universo; en todo el universo la humanidad entera está deslumbrada y boquiabierta por Mi aparición repentina, y sus horizontes se expandieron enormemente debido a que he aparecido a los ojos de todos. ¿No es así hoy?

Extracto de “La Palabra manifestada en carne”

DIOS HA HECHO SU NUEVA OBRA EN TODO EL UNIVERSO

Dios llenará el reino empíreo de signos de Su obra para que todo en esta tierra esté bajo Su poder supremo. Se logrará Su plan de unificar a todo el mundo y ya no deambulará la gente, pronto hallará el destino correcto. En el cielo y en la tierra, Dios ha hecho Su nueva obra; a toda la gente deslumbra Su aparición repentina. En el cielo y en la tierra, sus horizontes se expanden más que nunca. Ciertamente así son las cosas hoy.

Dios piensa en el hombre en todos los sentidos, así que la gente pronto vendrá a vivir en una tierra de paz y felicidad donde ya no sentirán tristeza; Su plan se consumará sobre la tierra. Allí es donde el hombre existe, Dios construirá Su nación, porque allí se revela parte de Su gloria. En el cielo y en la tierra, Dios ha hecho Su nueva obra; a toda la gente deslumbra Su aparición repentina. En el cielo y en la tierra, sus horizontes se expanden más que nunca. Ciertamente así son las cosas hoy.

Él pondrá las ciudades celestiales en orden, Él renovará todo en todas partes y unirá todo en el cielo y en la tierra. Este es Su plan (es el plan definitivo de Dios que se cumplirá en la era final). ¡Que nadie interfiera con esta parte de Su obra! Dios hará que el hombre en el universo se someta ante Su trono. Él los juzgará, clasificará y los dispondrá con su familia. Y así ya no lo desobedecerán más y entonces estarán dispuestos perfectamente según Su orden, y nadie se moverá al azar. En el cielo y en la tierra, Dios ha hecho Su nueva obra; a toda la gente deslumbra Su aparición repentina. En el cielo y en la tierra, sus horizontes se expanden más que nunca. Ciertamente así son las cosas hoy.

De “Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos”

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado