App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Declaraciones de Cristo de los últimos días (Selecciones)

Recital-the-word-appears-in-the-flesh
Declaraciones de Cristo de los últimos días (Selecciones)

Categorías

La Palabra manifestada en carne (Continuación)
Las declaraciones más recientes de Dios Todopoderoso
Recital-god-word-selection
Palabras Clásicas de Dios (Pasajes)

Las riquezas de Mi familia son innumerables e inconmensurables, sin embargo, el hombre no ha venido a Mí para disfrutar de ellas. Él es incapaz de disfrutar de ellas por sí mismo ni de protegerse a sí mismo mediante su propio esfuerzo; en vez de ello, siempre ha puesto su confianza en los demás. De todos aquellos a quienes he mirado, ninguno me ha buscado deliberada y directamente. Vienen ante Mí a instancias de otros, imitan a la mayoría, y no están dispuestos a pagar el precio ni a emplear el tiempo para enriquecer sus vidas. Por lo tanto, entre los hombres, ninguno ha vivido jamás en la realidad, y todas las personas viven vidas que no tienen sentido. Debido a las costumbres y maneras de los hombres establecidas por largo tiempo, los cuerpos de toda la gente están impregnados con el olor del barro de la tierra. Como resultado, el hombre se ha vuelto insensible, insensible a la desolación del mundo, en lugar de ello se ocupa en hacer cosas para disfrutar en esta tierra congelada. La vida del hombre no tiene la menor calidez, y está desprovista de cualquier sabor humano o de luz, sin embargo, se ha habituado a sí mismo a ello, obediente a toda una vida carente de valor en la que corre de un lado al otro sin lograr nada. En un abrir y cerrar de ojos, el día de la muerte se acerca, y el hombre muere de una muerte amarga. En este mundo, nunca ha logrado nada, o ganado nada, él sólo llega apresurado, y se va apresurado. Ninguno de los que están bajo Mi mirada ha traído nunca nada, ni se ha llevado nada, de tal manera que el hombre siente que el mundo es injusto. Sin embargo, ninguno está dispuesto a largarse. Se limitan a esperar el día en que Mi promesa del cielo llegue repentinamente entre los hombres, permitiéndoles, en el momento en que se han extraviado, contemplar una vez más el camino de la vida eterna. Así, el hombre se obsesiona sobre cada una de Mis obras y acciones para ver si realmente he mantenido Mi promesa a él dada. Cuando se encuentra en medio de la aflicción, o en dolor extremo, o acosado por pruebas y a punto de caer, el hombre maldice el día de su nacimiento para escapar cuanto antes de sus problemas y mudarse a otro lugar ideal. Pero cuando las pruebas ya han pasado, el hombre se llena de alegría. Celebra el día de su nacimiento en la tierra y pide que Yo bendiga el día de su nacimiento; en esos momentos, el hombre ya no menciona los juramentos del pasado, profundamente temeroso de que la muerte le llegue por segunda vez. Cuando Mis manos levantan el mundo, la gente baila con alegría, ya no están tristes y todos ellos dependen de Mí. Cuando cubro Mi rostro con Mis manos, y hundo a la gente debajo de la tierra, de inmediato sienten que les falta el aliento, y apenas pueden sobrevivir. Todos claman a Mí, aterrorizados de que los vaya a destruir, ya que todos desean contemplar el día en el que Yo sea glorificado. El hombre considera Mi día como el principal de su existencia y es sólo porque la gente anhela el día en que llegará Mi gloria que la humanidad ha sobrevivido hasta hoy. La bendición decretada por Mi boca es que aquellos que han nacido en los últimos días tienen la suficiente fortuna de contemplar toda Mi gloria.

A lo largo de los siglos, muchos han partido decepcionados y de mala gana de este mundo, y muchos han llegado a él con esperanza y fe. He dispuesto que muchos vengan, y he despedido a muchos. Un innumerable número de personas ha pasado por Mis manos. Muchos espíritus han sido lanzados al infierno, muchos han vivido en la carne, y muchos otros han muerto y renacido en la tierra. Sin embargo, ninguno de ellos ha tenido jamás la oportunidad de disfrutar de las bendiciones del reino presente. He dado tanto al hombre, y, sin embargo, él ha obtenido poco debido a que las arremetidas de las fuerzas de Satanás lo han dejado incapacitado para disfrutar de todas Mis riquezas. Sólo ha tenido la fortuna de contemplar, pero nunca ha sido capaz de disfrutar plenamente. El hombre nunca ha descubierto el baúl del tesoro oculto en su cuerpo para recibir las riquezas del cielo, por lo que ha perdido las bendiciones que he derramado sobre él. ¿Acaso no es el espíritu del hombre la facultad misma que lo conecta a Mi Espíritu? ¿Por qué el hombre nunca me ha tenido contacto con su espíritu? ¿Por qué se acerca a Mí en la carne, pero no obstante es incapaz de hacerlo en espíritu? ¿Pertenece Mi verdadero rostro a la carne? ¿Por qué el hombre no conoce Mi esencia? ¿En verdad no ha habido nunca ningún rastro de Mí en el espíritu del hombre? ¿He desaparecido por completo del espíritu del hombre? Si el hombre no entra en el reino espiritual, ¿cómo puede comprender Mis intenciones? ¿Existe algo en los ojos del hombre que pueda penetrar directamente el reino espiritual? Muchas han sido las veces que he llamado al hombre con Mi espíritu, sin embargo, el hombre actúa como si hubiera sido apuñalado por Mí, mirándome desde la distancia, muy temeroso de que Yo lo guíe a otro mundo. Muchas han sido las veces que he preguntado en el espíritu del hombre, sin embargo, él ha permanecido completamente ajeno, con un profundo temor de que Yo entre en su morada y aproveche la oportunidad de despojarlo de todas sus pertenencias. Por lo tanto, me cierra afuera, dejándome sólo una puerta fría y estrechamente cerrada. Muchas han sido las veces en las que el hombre ha caído y Yo lo he salvado; sin embargo, después de despertar, de inmediato me deja y, sin haber sido tocado por Mi amor, me lanza una cautelosa mirada; nunca he calentado el corazón del hombre. El hombre es un animal sin emociones y de sangre fría. A pesar de que ha sido calentado por Mi abrazo, nunca se ha emocionado profundamente por ello. El hombre es como un salvaje de la montaña. Nunca ha atesorado todas Mis querencias de la humanidad. Está reacio a acercarse a Mí, prefiriendo vivir en las montañas, sufriendo las amenazas de bestias salvajes, y aún permanece reacio a refugiarse en Mí. No le exijo a ningún hombre: Yo simplemente hago Mi obra. El día llegará cuando el hombre nade hacia Mi lado desde el centro del poderoso océano, para poder disfrutar de toda la riqueza de la tierra y dejar atrás el riesgo de ser tragado por el mar.

Tras la finalización de Mis palabras, el reino se forma poco a poco en la tierra y el hombre regresa gradualmente a la normalidad, y por ende se establece en la tierra el reino que yace en Mi corazón. En el reino, todo el pueblo de Dios recupera la vida del hombre normal. Se ha ido el invierno helado, reemplazado por un mundo de ciudades primaverales, donde la primavera perdura todo el año. Ya la gente no se enfrenta con el mundo sombrío y miserable del hombre, ya no sufre el frío escalofriante del mundo del hombre. La gente ya no pelea entre sí, los países ya no se enfrentan en guerras, ya no hay más matanza y la sangre que fluye de la matanza; todas las tierras están llenas de felicidad, y en todas partes rebosa el calor entre los hombres. Me muevo por todo el mundo, lo disfruto desde lo alto de Mi trono, vivo entre las estrellas. Y los ángeles me ofrecen nuevas canciones y nuevos bailes. Ya su fragilidad no causa que lágrimas corran por sus rostros. Ya no escucho en Mi presencia el sonido de los llantos de los ángeles, y ya nadie me presenta quejas de adversidades. Hoy en día, todos vosotros vivís en Mi presencia; mañana, todos vosotros existiréis en Mi reino. ¿No es esta la mayor bendición que pueda conferir sobre el hombre? Gracias al precio que vosotros pagáis hoy, heredaréis las bendiciones del futuro y viviréis en medio de Mi gloria. ¿Aún no deseáis tener contacto con la esencia de Mi Espíritu? ¿Todavía deseáis acabar con vosotros mismos? La gente está dispuesta a perseguir las promesas que puede ver a pesar de que sean efímeras, sin embargo, ninguno está dispuesto a aceptar las promesas del mañana, a pesar de que sean para la eternidad. Las cosas que son visibles para el hombre son las que voy a aniquilar, y lo que es impalpable para el hombre son las cosas que voy a lograr. Esta es la diferencia entre Dios y el hombre.

El hombre ha llevado un registro de Mi día, sin embargo, nadie ha conocido la fecha exacta, y por lo tanto el hombre sólo puede vivir en medio del estupor. Debido a que los anhelos del hombre resuenan a través de los cielos ilimitados y luego desaparecen, el hombre ha perdido la esperanza una y otra vez, lo que ha provocado que él haya descendido a sus circunstancias actuales. El objetivo de Mis declaraciones no es hacer que el hombre persiga fechas, ni que lo lleve a su propia destrucción como resultado de su desesperación. Deseo hacer que el hombre acepte Mi promesa, y deseo que la gente de todo el mundo obtenga una parte de Mi promesa. Lo que deseo son criaturas vivas que estén llenas de vida, no cadáveres que hayan sido impregnados de muerte. Porque me reclino en la mesa del reino, ordenaré a todas las personas en la tierra a recibir Mi inspección. No permito la presencia de ninguna cosa impura ante Mí. No toleraré interferencias de ningún hombre en Mi trabajo; todos aquellos que interfieran en Mi trabajo serán lanzados en calabozos, y aún después de ser liberados estarán acosados por la catástrofe, recibiendo las llamas ardientes de la tierra. Cuando estoy en Mi carne encarnada, quienquiera que discuta Mi obra con Mi carne será aborrecido por Mí. Muchas son las veces que les he recordado a todos los hombres que no tengo parientes en la tierra, y que cualquier persona que me vea como un igual y que me hale hacia ella para que pueda rememorar tiempos pasados conmigo, estará sujeta a la destrucción. Esto es lo que Yo ordeno. En estos asuntos no soy indulgente en lo más mínimo con el hombre. Todos aquellos que interfieran en Mi trabajo y me ofrezcan consejos serán castigados por Mí, y nunca serán perdonados por Mí. Si no hablo claramente, el hombre nunca tomará conciencia, y sin querer caerá en Mi castigo, porque el hombre no me conoce en Mi carne.

20 de marzo de 1992

Declaraciones de Cristo de los últimos días (Selecciones)

Sólo el que experimenta la obra de Dios verdaderamente cree en Dios Las declaraciones de Dios al universo entero: La cuarta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La quinta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La sexta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La séptima declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La octava declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La novena declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La décima declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La undécima declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La duodécima declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La decimotercera declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La decimocuarta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La decimoquinta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La decimosexta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La decimoséptima declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La decimoctava declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La decimonovena declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima primera declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima segunda declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima tercera declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima cuarta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima quinta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima sexta declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima séptima declaración Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima octava declaración La aparición de Dios ha traído una nueva época Dios preside el destino de toda la humanidad Contemplando la aparición de Dios en Su juicio y Su castigo Qué punto de vista deben tener los creyentes El hombre corrupto no es capaz de representar a Dios Las formas religiosas de servicio deben ser prohibidas Deberías obedecer a Dios al creer en Dios Promesas a aquellos que han sido perfeccionados Los malvados deben ser castigados Cómo servir en armonía con la voluntad de Dios Cómo conocer la realidad El Reino Milenario ha llegado Deberías saber que el Dios práctico es Dios mismo Conocer la obra de Dios hoy ¿Es la obra de Dios tan sencilla como el hombre imagina? Ya que crees en Dios deberías vivir por la verdad El repique de los siete truenos: profetizando que el evangelio del reino se extenderá por todo el universo La diferencia esencial entre el Dios encarnado y la gente que Dios usa La creencia en Dios se debería enfocar en la realidad, no en los rituales religiosos Sólo los que conocen la obra de Dios hoy pueden servir a Dios Los verdaderamente obedientes seguramente serán ganados por Dios La Era del Reino es la Era de la Palabra Todo se realiza por la palabra de Dios Sólo amar a Dios es realmente creer en Dios Breve charla sobre “El Reino Milenario ha llegado” Sólo aquellos que conocen a Dios pueden dar testimonio de Él Cómo Pedro llegó a conocer a Jesús Los que aman a Dios vivirán siempre en Su luz ¿Has cobrado vida? Tener un carácter inalterable es estar en enemistad con Dios Todos los que no conocen a Dios son los que se oponen a Él Selección de los diez pasajes de la palabra de Dios sobre “Obra y entrada” Parte 1 Selección de los diez pasajes de la palabra de Dios sobre “Obra y entrada” Parte 2 Selección de los diez pasajes de la palabra de Dios sobre “Obra y entrada” Parte 3 Selección de los tres pasajes de la palabra de Dios sobre “La visión de la obra de Dios” Parte 1 Selección de los tres pasajes de la palabra de Dios sobre “La visión de la obra de Dios” Parte 2 Selección de los cuatro pasajes de la palabra de Dios acerca de “Relativo a la Biblia” Parte 1 Selección de los cuatro pasajes de la palabra de Dios sobre “El misterio de la encarnación” Parte 1 Selección de los cuatro pasajes de la palabra de Dios sobre “El misterio de la encarnación” Parte 2 Selección de los cuatro pasajes de la palabra de Dios sobre “El misterio de la encarnación” Parte 3 Selección de los cuatro pasajes de la palabra de Dios acerca de “La verdad interna de la obra de conquista” Parte 2 Selección de los cuatro pasajes de la palabra de Dios acerca de “La verdad interna de la obra de conquista” Parte 1 Las dos encarnaciones completan el sentido de la encarnación ¿Existe la Trinidad? Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio Parte 1 Cómo deberías ocuparte de tu misión futura Cuando se trata de Dios, ¿cuál es tu entendimiento? Qué significa ser un hombre de verdad ¿Qué sabes de la fe? Nadie que es de la carne puede escapar del día de la ira El salvador ya ha regresado en una “nube blanca” La obra de esparcir el evangelio también es la obra de salvar al hombre La obra en la Era de la Ley La verdad interna sobre la obra en la Era de la Redención Deberías saber cómo la humanidad completa ha evolucionado hasta el día de hoy (Parte 1) Deberías saber cómo la humanidad completa ha evolucionado hasta el día de hoy parte 2 Acerca de los apelativos y la identidad Parte 1 Acerca de los apelativos y la identidad (Parte 2) Sólo los perfeccionados pueden vivir una vida significativa ¿Cómo puede el hombre que ha definido a Dios en sus conceptos recibir Sus revelaciones? Sólo los que conocen a Dios y Su obra pueden satisfacer a Dios La diferencia entre el ministerio del Dios encarnado y el deber del hombre Dios es el Señor de toda la creación El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine Parte 1 El éxito o el fracaso dependen de la senda que el hombre camine Parte 2 La obra de Dios y la obra del hombre Parte 1 La obra de Dios y la obra del hombre Parte 2 Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios Parte 1 Conocer las tres etapas de la obra de Dios es la senda para conocer a Dios Parte 2 La humanidad corrupta está más necesitada de la salvación del Dios hecho carne Parte 1 La humanidad corrupta está más necesitada de la salvación del Dios hecho carne Parte 2 La esencia de la carne habitada por Dios La obra de Dios y la práctica del hombre parte 1 La obra de Dios y la práctica del hombre parte 2 La esencia de Cristo es la obediencia a la voluntad del Padre celestial Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso Parte 1 Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo Parte 1 Dios y el hombre entrarán juntos en el reposo Parte 2 Cuando veas el cuerpo espiritual de Jesús será cuando Dios haya hecho de nuevo el cielo y la tierra Aquellos incompatibles con Cristo son seguramente opositores de Dios Debes buscar el camino de la compatibilidad con Cristo ¿Eres un verdadero creyente de Dios? Cristo realiza la obra de juicio con la verdad ¿Sabes? Dios ha hecho algo grande entre los hombres Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna Deberías preparar suficientes buenas obras para tu destino ¿A quién eres leal? Tres advertencias Es muy importante entender el carácter de Dios Cómo conocer a Dios en la tierra Los diez decretos administrativos que el pueblo escogido de Dios debe obedecer en la Era del Reino Deberíais considerar vuestros hechos Dios es la fuente de la vida del hombre El suspiro del Todopoderoso El hombre sólo puede salvarse en medio de la gestión de Dios Las declaraciones de Dios al universo entero: La vigésima novena declaración Los mandamientos de la nueva era Selección de los diez pasajes de la palabra de Dios sobre “Obra y entrada” Parte 4 Selección de los cuatro pasajes de la palabra de Dios acerca de “Relativo a la Biblia” Parte 2 Las experiencias de Pedro: su conocimiento del castigo y del juicio Parte 2 Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso Parte 2 Muchos son llamados, pocos escogidos

00:00
00:00

0Resultado(s) de búsqueda